Real Federación Española de Atletismo







 miércoles, 14 de julio de 2010   NOTICIA WEB 244/2010
La ciudad asturiana ya fue protagonista hace más de 60 años
Avilés ya celebró los Campeonatos de España en 1948 y 1952

Por : Miguel Villaseñor (Miembro de la Asociación Española de Estadísticos de Atletismo - AEEA)


    La encantadora ciudad asturiana de Avilés será el marco incomparable del 90ª Campeonato de España de Atletismo. Los mejores atletas de nuestro país se reunirán en el estadio del Complejo Deportivo de Avilés para la disputa de los 38 títulos nacionales en liza. Pero la ciudad asturiana ya fue escenario del campeonato hace seis décadas. Vamos a rememorar aquellos históricos días del atletismo avilesino. En agosto de 1945 se inauguraban las pistas del estadio Municipal de la Exposición, con la celebración del Campeonato de España Juvenil. Fue un enorme hito en la historia del atletismo en Avilés y en Asturias, pues aquellas pistas de ceniza del estadio fueron en su día las terceras en importancia de España, tras las del estadio de Montjuïc barcelonés y las de Berazubi en Tolosa.


    Los días 10 y 11 de julio de 1948, sábado y domingo, se celebraron en el estadio de la Exposición los vigésimo octavos Campeonatos de España de Atletismo, en sesiones de mañana y tarde. Estuvieron presentes casi 200 atletas de las 10 federaciones regionales entonces existentes: Andalucía, Aragón, Cataluña, Castilla, Galicia, Guipúzcoa, Levante, Montañesa, Vizcaya y la anfitriona, la Federación Asturiana de Atletismo. Aclaremos para los menos versados que, entre otras cosas, los atletas madrileños competían por Castilla, que la federación Montañesa era la Cántabra y que Levante comprendía la actual Comunidad Valenciana, Murcia, Albacete y Baleares.


    El Campeonato fue un gran éxito. La Asociación Atlética Avilesina, la Federación Asturiana, la ciudad de Avilés y toda Asturias se volcaron completamente con el certamen con una dedicación, un trabajo y una disposición encomiable. El lleno en las gradas fue la nota predominante los dos días del campeonato. A destacar el carácter entusiasta del numeroso público, ovacionando y aplaudiendo en todo momento a los atletas más destacados, respirándose un gran ambiente deportivo en encantó a todos. Numerosos aficionados se desplazaron desde Oviedo, Gijón y otras ciudades y pueblos de Asturias. La ciudad estuvo de fiesta desde el viernes, organizándose visitas, excursiones, recepciones, verbenas y bailes, todo ello en honor de los atletas participantes, delegados, federativos y visitantes en general. El tradicional espíritu hospitalario y acogedor de Asturias se puso de nuevo de manifiesto, recibiendo a todos con los brazos abiertos. Los que en aquellos días visitaron Avilés se llevaron un recuerdo imborrable del campeonato, de la ciudad y de sus gentes.


    El nivel deportivo de los Campeonatos de 1948 fue muy aceptable. Pocas semanas más tarde se disputarían los Juegos Olímpicos en Londres; España acudiría con un reducido número de participantes, habían sido preseleccionados trece atletas y el campeonato de Avilés era la última prueba para confeccionar la lista de españoles que se desplazarían a la capital británica. Efectivamente, al finalizar el campeonato, el entonces seleccionador nacional, el antiguo olímpico Diego Ordóñez, facilitó inesperadamente la lista de los siete atletas que nos representaron en los Juegos Olímpicos, que, por cierto, quedaron concentrados en Salinas, junto a Avilés, antes de viajar a Londres.


    Pero no se pudo poner la guinda al campeonato pues no se batió ningún récord de España. Sin embargo, el domingo, en un intento de récord de los que entonces eran habituales una vez terminada la competición oficial, el vizcaíno Pedro Apellániz mejoró su propia plusmarca de lanzamiento de jabalina con 62.20 metros. Apellániz había ganado la prueba el día anterior con 59.70. Por todo ello recibió una copa al atleta más destacado; el de Galdácano batiría dos veces más ese año el récord. Hubo más intentos de récord, entre ellos el de los 10.000 metros marcha. El gallego José Ruiz pulverizó el récord español con 44:00.5, pero no fue homologado por marcha irregular; según las crónicas, la irregularidad era evidentísima. No es seleccionado para Londres (donde el vencedor ganaría con 45:13.2) y Ruiz, decepcionado, abandona el atletismo. Por otra parte, dejó un regusto amargo entre el público la actuación de los atletas asturianos, animados hasta la extenuación; aspiraban a los primeros lugares Antonio Huergo en 1.500 y 5.000 metros, Manuel Polo en los 10.000 y José Luis Rubio en 400 vallas, campeón el año anterior, pero no pudieron obtener los éxitos deseados.


    Las pistas de ceniza, de 400 metros de cuerda y seis calles, se encontraban en excelentes condiciones y eran reconocidas unánimemente entonces como las mejores de España en ese momento; nos permitimos reproducir lo que escribió el gran Gerardo García en "El Mundo Deportivo" del 11 de julio de 1948: "Con gran brillantez, y en el excelente marco del estadio avilesino, que por otra parte cuenta con unas magníficas pistas, quizá, hoy día (…) las mejores de España". Sin embargo, las marcas en los 100 metros y 110 metros vallas no fueron válidas, pues la recta principal, según se comprobó más tarde, tenía un declive superior al 1 por 1000 permitido por el reglamento; ese desnivel, para muchos evidente a simple vista, era del 2,4 por mil. Por ello, los 10.9 de Francisco Sánchez Madriguera y Juan Ruano, igualando la plusmarca nacional de 100 metros, y los 15.5 de Manuel Suárez Molezún y Sebastián Junqueras, igualando la de 110 vallas, puestos en cuarentena en el propio campeonato, aunque homologadas en principio, no subieron finalmente a la tabla de récords. Quizá la mejor prueba fue la de 1.500 metros, emocionantísima, muy reñida y que levantó al público de sus asientos, y que ganó el guipuzcoano Juan Bautista Adarraga. Como anécdota muy comentada entonces digamos que el madrileño Juan Manuel Leirana, favorito en los 400 metros, sufrió una apendicitis el mismo viernes, siendo operado con éxito en la propia Avilés.


    Entonces existía una clasificación por federaciones regionales (entonces llamadas demarcaciones) que era muy importante y muy disputada. Los catalanes hicieron buenos los pronósticos y se impusieron con enorme autoridad. Esta fue la clasificación: 1. Cataluña 155 puntos, 2. Castilla 83, 3. Guipúzcoa 66, 4. Vizcaya 49, 5. Asturias 23, 6. Montaña 22, 7. Aragón 20, 8. Galicia 17, 9. Levante 4, y 10. Andalucía, 1 punto. Y eso que el equipo catalán se presentaba con algunas bajas significativas; ganó 10 de los 21 títulos. La clasificación por sociedades (así se llamaban los clubes) quedó encabezada por el Real Club Deportivo Español de Barcelona con 66 puntos, seguido del SEU de Madrid con 57 y el Club Natación Barcelona con 36. Hay que recordar brevemente, una vez más, que en esos años no existía el Campeonato femenino.


    Cuatro años más tarde, en 1952, el estadio de la Exposición fue de nuevo escenario de los Campeonatos de España. El nivel de esta edición fue ligeramente inferior a la de cuatro años antes, pues en una comparativa de las marcas de los ganadores entre una edición y otra arroja un saldo favorable a 1948 de 11 a 9, y hubo cierta sensación de decepción respecto a las marcas conseguidas. No se batió ningún récord nacional. La marca más destacada fue la de Cesáreo Marín, que quedó a un segundo del récord nacional entonces vigente en los 1.500 metros. Pero es que Marín había sido campeón el día anterior en 800 metros y tercero en 400 metros vallas (con eliminatorias incluidas en ambas pruebas y en 1.500). Repitieron en 1952 la victoria de 1948 José Luis Torres en peso, Pedro Apellániz en jabalina y el relevo largo de Cataluña. Los catalanes presentaron numerosas bajas pero aún así se hicieron de nuevo con el título por federaciones, aunque con menos diferencia que cuatro años antes; aventajaron a Castilla en 34 puntos (128 a 94). Galicia fue tercera con 54 puntos por 50 de Vizcaya, cuarta. Por clubes el SEU de Madrid fue líder con gran diferencia, seguido del Club Natación Barcelona.


    Conviene recordar a aquellos atletas que se proclamaron campeones de España en los certámenes celebrados en Avilés:

  1948     1952  
100 m Francisco Sánchez 10.9   Ángel Planelles  11.2
200 m Ricardo Saénz de Heredia  22.6   Juan Ruano 23.5
400 m Juan Víctor 52.3   Bernardo Álvarez 51.5
800 m Juan Bautista Adarraga 1:57.3   Cesáreo Marín 1:58.3
1.500 m Juan Bautista Adarraga 4:06.4   Cesáreo Marín 4:03.0
5.000 m Gregorio Rojo 15:07.2   Buenaventura Baldomá  15:38.0
10.000 m José Coll 31:45.4   Buenaventura Baldomá 32:38.0
110 m vallas Manuel Suárez Molezún 15.5   Sebastián Junqueras 15.8
400 m vallas Aureliano Moret 57.3   Gaspar Gómez 56.3
3.000 m Obst. Constantino Miranda 9:25.1   Benito Losada 9:39.7
Altura Manuel Suárez Molezún  1.79   Pedro Martínez 1.80
Pértiga Joaquín Rallo 3.32   Juan Cano 3.52
Longitud Raúl Navarro 6.52   Sebastián Junqueras 6.78
Triple Raúl Navarro 13.36   José del Real 13.42
Peso José Luis Torres 13.60   José Luis Torres 13.47
Disco  Félix Erausquin 43.83   José Luis Torres 43.39
Martillo Ramón Montes 41.30   Lorenzo Martínez 44.00
Barra Joaquín  Aguirre 41.83   Edalgi 45.46
Jabalina Pedro Apellániz 59.70   Pedro Apellániz  55.40
10000m Marcha         José Ruiz  50:39.6
4 x 100 m Castilla 44.7   Cataluña  45.3
4 x 400 m Cataluña  3:35.7   Cataluña  3:32.9


    Avilés ya no acogerá más el Campeonato de España absoluto hasta la edición que se iniciará en pocos días. Sí lo hizo Asturias; cuatro años más tarde del segundo campeonato de Avilés, en 1956, las pistas del Cristo de las Cadenas de Oviedo serían la sede del certamen. Por lo tanto, en el lapso de nueve años Asturias celebró tres campeonatos absolutos. Hubo que esperar 29 años para que se viera en aquellas tierras otra edición: se disputaría en Gijón en 1985, en las pistas de Las Mestas. Se han necesitado 25 años hasta hoy, un cuarto de siglo, para que el atletismo español de primer nivel vuelva al Principado de Asturias.


    La ciudad de Avilés acogería también otros campeonatos nacionales de atletismo: el ya comentado juvenil en 1945, el de pruebas combinadas en 1951 y el júnior en 1965, en el mismo estadio pero ya llamado Román Suárez Puerta, alcalde de Avilés. También se han celebrado tres ediciones del campeonato de 10.000 metros, ya en este siglo, y una edición del campeonato de maratón, en 1979. Hagamos un resumen de los Campeonatos de España celebrados en Asturias, del que cabe deducir la amplia experiencia en estas lides:


Absoluto: Avilés 1948 y 1952, Oviedo 1956 y Gijón 1985.
Absoluto en Pista Cubierta: Oviedo 1979, 1980 y 1982.
Pruebas Combinadas: Avilés 1951.
Pruebas Combinadas en Pista Cubierta: Oviedo 1981 y 1982.
10.000 metros: Gijón 2000; Avilés 2005, 2006, 2007 y 2009.
Relevos: Oviedo 1959.
Promesa en Pista Cubierta: Oviedo 1992, 2004 y 2007.
Júnior: Oviedo 1956 y 1968, Avilés 1965.
Júnior en Pista Cubierta: Oviedo 1977, 1990, 2003 y 2005.
Juvenil: Avilés 1945 y 2007, Oviedo 1958, Gijón 1972.
Juvenil en Pista Cubierta: Oviedo 1976, 2002, 2009 y 2010.
Cadete en Pista Cubierta: Oviedo 2006 y 2008 a 2010.
Veteranos: Oviedo 1979 y Gijón 1990.
Veteranos en Pista Cubierta: Oviedo 1981, 1995, 2003 y 2005 a 2008.


    Estamos completamente seguros de que el nonagésimo Campeonato de España de Atletismo será un gran éxito. Y no realizamos esta afirmación a la ligera sino que nos basamos en el excelente y completísimo trabajo realizado por los organizadores. El estadio Román Suárez Puerta, antiguo estadio de la Exposición, ya sin sus admiradas pistas de antaño, se encuentra a escasos metros del moderno Complejo Deportivo de Avilés; simbolizan y representan el pasado y el presente del atletismo avilesino. Pasado y presente juntos, dándose la mano con un objetivo común: que el Campeonato de España sea de nuevo inolvidable y que perdure para siempre en la memoria de todos los que estos días visitarán Avilés.


Enlaces relacionados:

Web Oficial - Comité Organizador Avilés 2010
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


1948: Juan Bautista Adarraga llegando por delante de Manuel Macías en la final de 800m
1948: Juan Bautista Adarraga llegando por delante de Manuel Macías en la final de 800m

1948: Constantino Miranda, vencedor sin oposición en 3.000m obstáculos; poco después en Londres, se convertiría en el primer finalista español de la historia.
1948: Constantino Miranda, vencedor sin oposición en 3.000m obstáculos; poco después en Londres, se convertiría en el primer finalista español de la historia.

1948: Manuel Suárez Molezún, un especialista en vallas ganando en altura
1948: Manuel Suárez Molezún, un especialista en vallas ganando en altura

1948: Gregorio Rojo dominando los 5.000m
1948: Gregorio Rojo dominando los 5.000m

1948: Félix Erausquin (vemcedor en disco) saludando al campeón de barra, Joaquín Aguirre
1948: Félix Erausquin (vemcedor en disco) saludando al campeón de barra, Joaquín Aguirre

Sebastián Junqueras, campeón en 110m vallas en 1952
Sebastián Junqueras, campeón en 110m vallas en 1952

1952: José Luis Torres logró doblete en peso y disco
1952: José Luis Torres logró doblete en peso y disco









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |