Real Federación Española de Atletismo







 martes, 07 de junio de 2022   ENTREVISTA WEB 37/2022
Jaime Guerra y la fortaleza mental

Por : Emeterio Valiente


Es un duelo de titanes, cruento y sin piedad: salta Jaime a lo grande en triple y a continuación la envidiosa lesión le visita; decide regatear hábilmente al infortunio cambiando de especialidad, prepara la longitud con la esperanza de que las lesiones se reduzcan a un tercio y, en vísperas del Europeo sub-23 sufre otro trallazo; para retos él, se rehace milagrosamente y se incrusta en la final con la mejor marca de los finalistas; una vez allí, la falta de entrenamiento le lastra, pero remonta de nuevo y se marca un capicúa 8.08 que le selecciona para los Iberoamericanos; hace unas semanas, inverosímilmente, otra rotura en el isquiotiobal mientras practicaba técnica de salto le alejó de La Nucía, pero él ya piensa en volver "con más fuerza" 'Jaime, el Nadal de la longitud'.

En un mes. abril, nada proclive a las grandes marcas y pasto de sesteo entre la agitada pista cubierta y el capital aire libre Jaime demostró que no había enterrado el hacha de guerra después de la sesión indoor y brincó por vez primera más allá de los 8.00 en la primera jornada de Liga, "siendo sincero, sabía que estaba en muy buen estado de forma y que podía saltar mucho, pero no esperaba hacerlo en la primera competición ya que siempre está el factor viento y nulos, pero en los entrenamiento tanto mi entrenadora María Durán como yo sabíamos que podíamos aspirar a una marca como ésa". Como bien apunta el protagonista, no en pocas ocasiones el saltador hace pulcramente su tarea pero el Dios Eolo se encarga de marchitar su alegría invalidando su registro a efectos de ránking, este es es relato del final feliz de su tercer salto, "lo primero que supe fue la marca. Realmente el viento en ese momento no me importó mucho por la emoción del momento, pero al ver que el viento también era válido (+1.7) me alegré mucho ya que significaba marca personal que podía figurar en el registro como válido y no como ventosa; luego, al acabar la competición y pensando más fríamente, me alegré incluso más ya que es una marca que te abre las puertas a muchos mítines internacionales".

Despues de la tempestad siempre ha llegado la calma, tal vez por ello Jaime no realizó su cuarto y quinto intentos, "realmente, yo iba a continuar saltando, pero mi compañero Dani Pacheco me aconsejó que pasara el cuarto para coger aire y relajarme un poco ya que soy bastante propenso a lesionarme; luego pasé el quinto salto también ya que mi entrenadora me dijo por teléfono, ya que estaba en la liga femenina, que hiciera el ultimo, que suele ser mi mejor salto, para intentar la mínima europea, 8.10". El aterrizaje de ese postrero intento fue medido en 7.94, pero su objetivo para esta campaña a cielo abierto va más allá aún y amanaza con salirse del foso, "yo soy una persona a la que no le gusta conformarse nunca, siempre busco mejorar y superarme a mí mismo para conseguir mis objetivos, así que, por supuesto intentaré conseguir la mínima de Europeo y también la del Mundial de Eugene (8.22), por intentarlo que no quede".

Éso es inmimente futuro, pero echando la vista atrás nos apercibimos de que, tal cual sucediera con el gran Yago Lamela, la primera disciplina en la que sobresalió Jaime triplicabla los apoyos y, con ello, las temidas lesiones, "al principio, la longitud la tenía muy apartada y el 90% de mis entrenos de técnica eran de triple salto; personalmente, me gusta más el triple salto que la longitud, aunque las dos pruebas me encantan, pero tuve que dejar de hacer triple debido a una tendinitis rotuliana crónica que se me creó a causa de los impactos al realizar esa disciplina". Fue 2019, aún en triple salto, el año en el que explotó, convirtiéndose en un jovencísimo campeón de España absoluto con apenas 19 años, "la mejora ya la había realizado tiempo atrás, pero una lesión en pista cubierta no me dejó reflejar en las competiciones todo lo mejorado en los entremamientos; ya en mayo de 2019, después de varias competiciones con corta carrera, probé suerte en el meeting de Gandía a carrera completa para intentar la mínima europea, 16.00, y fue ahí donde di el salto de calidad con 16.01m. A partir de esa competición, lo demás vino todo rodado, el Europeo sub 23, el meeting de saltos internacional y por último mi primer campeonato de España absoluto al aire libre, en La Nucía". En ese Nacional derrotó, nada más y nada menos, que al plusmarquista nacional Pablo Torrijos, quien no acudió en plenitud física, pero no fue el único..."está claro que teniendo a Pablo como contrincante siempre esperas que te acabe superando, aunque es verdad que no llegaba en su mejor momento ya que tuvo varios problemas en la espalda. Algo que recuerdo y me gustaría decir, que pocas personas saben, es que yo también llegaba bastante tocado a ese campeonato, ya que me hice una lesión dos semanas antes en el calcáneo. Por suerte, gracias a la ayuda de los fisioterapeutas, me pude hacer un vendaje que me permitió saltar con bastante menos dolor y mucho más confiado al apoyar el pie". Jaime lideró ese concurso desde la segunda ronda con 16.25 y remató la faena con 16.45 en el último ensayo.

Los males, para la sociedad en general y para los atletas en particular, comenzaron en marzo de 2020 con la dichosa pandemia pero nuestro héroe de hoy ya había iniciado su particular calvario unos meses antes, "para mí, 2020 fue el año más duro de mi vida a nivel atlético, ya que dos meses después de La Nucía me hice una tendinitis rotuliana crónica, lo cual me impedía saltar triple salto y apenas entrenar; después tuve una época de mejoría de esta lesión que me permitió asistir al campeonato de España de pista cubierta, pero sin conseguir ningún buen resultado ya que no había podido entrenar. Ya después de eso vino la pandemia y fue lo peor que me podía pasar para la situación que estaba viviendo atléticamente, ya que la tendinopatia fue a peor a causa del poco movimiento y el sedentarismo de esa época; perdí esa temporada de aire libre y la siguiente de pista cubierta estuve rehabilitándome con un fisioterapeuta de Barcelona, Pedro Fagnani, (fisiodeportiva) haciéndome un tratamiento especial llamado EPI con el fisioterapeuta Jordi Soriano, que es especialista en esto. No fue hasta abril de 2021 cuando pude volver a realizar un entrenamiento de foso, cambiando ya por completo al salto de longitud y dejando de lado al triple salto; si por mí hubiera sido, habría seguido compitiendo en ambas disciplinas a la vez, pero mi cuerpo, al tender tanto a la sobrecarga, no soportaba hacer dos pruebas con tan poco margen de recuperación".

Sus doloridas rodillas respiraron aliviadas cuando supieron que la batalla del triple había finalizado; la longitud, en comparación, era todo un bálsamo, "claro, sobre todo por la ligereza del impacto en la rodilla en comparación al triple salto. Gracias a eso y a los meses de rehabilitación, en esta disciplina podía dar el 100% en los entrenamientos sin ningún tipo de dolor". Henchido de moral encaraba la sesión estival en donde su brinco de 7.71 le aseguraba el billete para su segundo Europeo-23, y ya en Tallinn se produjo el 'booooom' en la calificación, con un vuelo sin motor de 7.96 que le llevaron a liderar a los finalistas, "la verdad es que no esperaba rendir tan bien allí porque dos semanas antes del campeonato de España sufrí una rotura de 2cms en el isquitibial, lo que me dejaba totalmente fuera de los entrenamientos; afortunadamente, me trataron durante esas dos semanas en Fisiodeportiva con una atención excelente y pude llegar a poder competir al campeonato de España donde, si no competía, no tenía opciones de ser seleccionado; la semana siguiente fueron los Europeos y simplemente iba con la mentalidad de disfrutar y hacer lo que pudiera, por eso nunca imaginé que podría llegar a saltar tanto en las condiciones que venía, fue una gran sorpresa".

Al día siguiente, en la gran final, la realidad de su precaria puesta a punto se impuso y, aunque dicen que no hay quinto malo, Jaime no pudo volver a enganchar un salto similar al de la calificación, lo que le hubiera catapultado al pódium; fue una limitación estrictamente física, no hubo nada de nervios ni de presión mal gestionada, "para nada, de hecho a mí la presión es algo que me va muy bien a la hora de competir. Mi principal problema fue que llevaba prácticamente tres semanas sin entrenar y apenas hacia un mes y medio que había empezado a competir; fue un factor físico, mis piernas no aguantaron dos competiciones de tanto nivel seguidas; ya al despertarme el día de la final me desperté con muchas molestias en el 'isquio' y cuádriceps, y cuando llegó la hora de calentar, a medida que pasaba el tiempo más me molestaba. Solo gracias a los 'fisios' de la federación, que antes de competir me estuvieron tratando, pude competir medio en condiciones".

En la última sesión de pista cubierta, las perspectivas resultaban ser muy halgüeñas, pero de nuevo la temida lesión apareció en escena, si bien fue cumplidamente derrotada en forma de medalla de bronce en el Nacional de Orense, "por una parte no estoy satisfecho de mi temporada bajo techo, ya que me encontraba en un estado de forma increíble pero cuatro días antes de empezar a competir me rompí el soleo y fue una lesión que me condicionó toda la pista cubierta, pero por otra parte quedé muy satisfecho ya que, aun habiendo tenido esos problemas, pude conseguir un bronce absoluto y buenas sensaciones al acabar la temporada".

De bien nacidos es ser agradecido, imperdible el testimonio de Jaume sobre la brújula que le guía, María Durán, "mi entrenadora es una persona increíble, tiene dos hijos y mucha faena en el trabajo y aún así siempre saca tiempo para hacer las planificaciones de mis entrenos y las de todos mis compañeros, aparte de estar en la pista cada día. Es una persona que siempre está atenta y se preocupa cuando alguno de nosotros no está en un buen momento y siempre intenta buscar soluciones, lo cual quita más tiempo aún. Llevo prácticamente desde que empecé a hacer atletismo con ella y es la que me ha enseñado todo lo que sé actualmente de este deporte, pero no siempre ha sido mi entrenadora. Mi primer año y medio estuve con Nacho Ruiz, que junto a mi profesor de Educación Física, Jaume, en 6º de Primaria, me introdujeron en el mundo del atletismo, cuando tenía 10 años".

Cuando le pedimos la complicada tarea que es siempre autodefinirse como atleta, espérabamos que nos detallara sus cualidades físicas o que nos impresionara con alguna estadística curiosa de sus tests de entrenamientos, pero realmente su punto fuerte es el mejor de los posibles, "yo creo que mi mayor virtud es mi cabeza, más allá de lo físico; creo que mi fuerte y mi capacidad de superarme viene de ahí. Soy una persona que siempre se pone objetivos y nunca para hasta conseguirlos, me da igual si estoy medio año, un año o dos años lesionado, que me gane uno o que me gane otro, porque nunca voy a perder de vista mi objetivo principal; también es cierto que eso es un arma de doble filo, ya que algunas veces el exceso de motivación me ha llevado a cometer errores técnicos en alguna que otra competición, ya que, por muy motivado o fuerte que estés, si ejecutas una mala técnica no vas a hacer un salto que merezca la pena, y muchas veces, María es la que me echa el freno y me dice: "eh Jaime, cálmate, relájate un poco". Otro punto fuerte que tengo a mi favor es la grada del Cornella Atletic, que cuando está presente siempre es un plus a la hora de saltar y la gente que me quiere está siempre de mi lado, mi familia, mi novia Paula y mis amigos. A nivel físico, mi mayor ventaja es mi velocidad de entrar a tabla y mi mayor debilidad, ahora que he empezado a hacer la técnica del 'tres y medio', diría que es el vuelo y la caída".

El siguiente párrafo, a respuesta de si tiene algún ritual antes de la competición, a buen seguro que va a provocar la hilaridad del lector y, en todo caso, el método funciona, "la verdad es que yo no tengo ninguna costumbre ni ritual, pero algunos compañeros de entreno, en especial Julen Sayago y su familia, a veces encienden una vela para que no me lesione y todo vaya bien, y la verdad que, las veces que lo han hecho no he tenido nunca ningún tipo de problema".

Por muy lejos que llegue a saltar Jaime en el futuro, se antoja proceloso que su brinco le lleve hasta tierras extremeñas, donde tiene raíces maternas, "también tengo, por parte de padre, raíces gallegas; me paso por Azuaga (Badajoz) algunas veces cuando mis abuelos están allí por temporadas, pero suelo veranear más en un pueblo de Andalucía (Villanueva de Algaidas), donde vive la hermana de mi madre. En Azuaga estoy muy a gusto porque además tengo familia muy cercana y esa tierra también me tira, pero mis padres y yo somos catalanes y así me siento".

Lo que está cantado es que su vuelta la triple salto, si llegara a materializarse, no se producirá en el corto plazo, "no me gusta descartar nunca nada, nunca se sabe lo que puede pasar el día de mañana, lo que sí sé es que ahora voy a centrar todas mis energías y tiempo de entrenamiento al salto de longitud"; lo que sí ha combinado siempre muy bien son los entrenamientos y los estudios, "la verdad es que mi horario de clases siempre ha sido perfecto para compaginar mis estudios con mis entrenamientos, excepto en Bachillerato y ESO, donde la tarea de después era incluso peor que la que hacíamos en horario escolar. Siempre he estudiado por las mañana, y entrenado por las tardes; actualmente he acabado de cursar Técnico de Sonido especializado en Producción Musical y estoy pendiente de entrar a trabajar en prácticas a un estudio de grabación".

Antes de ese trabajo ya 'oficial' Jaume ya ha hecho sus pinitos colaborando con sus colegas de selección española, que se lo digan a Tariku Novales y su videoclip 'Suficiente'..."realmente yo solamente puse la instrumental y cuando me pasó las voces grabadas las mezclé para crear la canción. El rapeo y la escritura es todo mérito de Tariku y la parte de producción estuvo a mi cargo. La idea surgió en el confinamiento, cuando vi que Tariku subía a Instagram sus canciones sin mezclar. Yo ya le conocía de antes de vernos en competiciones y me llevo genial con él, por eso le escribí para ver si estaba interesado en hacer una colaboración conmigo, enseguida me respondió y nos pusimos manos a la obra. Diría que entre hacer el 'beat', grabar todas las voces y mezclarlas, y hacer el videoclip, tardamos unas tres semanas aproximadamente. A partir de ahí también surgió la idea de crearme una cuenta especializada de música llamada Alejandre's beats, que ya existía, pero en oculto, y empecé a subir ahí todas mis producciones".

Jaime trabaja ya en la música que le pondrá a sus siguientes capicúas, 8.18, 8.28....y es que, ¿alguien duda de que vencerá en su guerra con las lesiones?

Enlaces relacionados:

HISTORIAL DEPORTIVO DE JAIME GUERRA
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |



Real Federación Española de Atletismo. Av. Valladolid, 81, 1º - 28008 Madrid – Tel. 91 548 24 23 – Fax: 91-547 61 13 / 91-548 06 38