Real Federación Española de Atletismo







 jueves, 26 de mayo de 2022   ENTREVISTA WEB 33/2022
Gonzalo Parra: "El atletismo siempre es justo"

Por : Alfredo Varona


"He tenido muchas lesiones desde los 16 años. Me han tenido que operar dos veces del pie. Llegué a estar más de un año sin correr por ese motivo", explica Gonzalo Parra que, a los 25 años, acaba de ser campeón iberoamericano de 3.000 obstáculos.

Gonzalo es un joven de Pozuelo que estudia fisioterapia tras haberlo intentado tres años en matemáticas.

"Al final, he convivido mucho con los fisios y, de los sanitarios, es quizá la rama más cercana al deporte"
, añade él, atleta vocacional por encima de todo. "De pequeño hacia fondo pero de junior bajé al 800 porque haciendo cosas más cortas lo llevaba mejor, aunque yo sigo pensando que la prueba que mejor se me adapta es el 1.500, donde he hecho 3:42 en una carrera que no fue la idónea. Me quedé solo a falta de 500 metros".

Sin embargo, el 1.500 deberá esperar, porque ahora mismo su batalla está en los 3.000 obstáculos.

"Un día mi club necesitaba en una Liga en Andújar que participase en esa distancia. Hice 8:36 y decidí apostar por ello". Gonzalo lleva seis años entrenando con Juan del Campo y Luismi Berlanas.

"Me encanta entrenar y estar con el grupo porque me permite estar motivado todos los días. Sé que, pase lo que pase, me lo voy a pasar bien". Y eso le ha permitido superar las peores épocas.

"Hace año y medio pensé en dejarlo. De hecho, lo hablé con Juan y Luismi porque no tenía ni pase para entrenar en la Blume. Tenía un problema en los peroneos que me hacía estar siempre con dolor. Pero entonces me di cuenta de lo que me gusta esto y lo cogí aún con más ganas y me dije a mí mismo que había que intentarlo como fuera". El año pasado hizo 8:29 en Huelva, una marca muy seria que dio la razón a su intención.

"Me gustaría estar en el Europeo este verano, pero sé que es complicado. No me voy a engañar. Aunque haga 8:22 puedo quedar quinto en el Campeonato de España. Hay mucho nivel y hay que aceptar las dificultades. No todo depende de ti en la vida". Se ve que Gonzalo Parra es un joven realista.

"Sé que tengo mis puntos fuertes y débiles. Si puedo acercarme a 8:22 y con mi final, podría tener posibilidades, porque aún conservo ese final del 800. Pero es que sé que eso tampoco garantiza nada".

Por eso entiende que es preferible vivir al día.

"Al final, se trata de ponerse objetivos más personales que te permitan ir a más en vez que de decir 'quiero ir al Europeo' porque, al final, eso es algo que no depende solo de ti".


Gonzalo se califica como "un tío tranquilo". Tiene la cabeza fría. "Es parte de mi personalidad. No me dejo llevar por impulsos en carrera. Pero sé que hay veces que sale bien y otras mal".

¿Y en qué debe mejorar? "En el fondo, ir mejor por arriba, y eso lleva mucho tiempo. Hay que ir poco a poco y, al final, posiblemente dará sus frutos. Ahora estoy entorno a 100 kilómetros semanales y sé que son pocos. Pero la universidad no me deja tanto tiempo porque fisioterapia es una carrera que exige muchas horas de prácticas. Pero ahora que se termina el curso veremos qué puedo hacer".

¿Qué ha significado para Gonzalo Parra ser campeón iberoamericano? "Más que el título en sí es la internacionalidad, estrenarme con España. Eso no tiene precio. A partir de ahí reconozco que una medalla con la selección es muy bonita. Me ha hecho mucha ilusión que suene el himno gracias a mí. Pero tampoco hay que perder la perspectiva. Lo importante es estar ahí", recalca.

"Hay gente que igual se pone más nerviosa con el uniforme de España. Pero yo lo suplí con motivación. Quizá también va con la edad. Tengo 25 años. Hace seis o siete igual hubiese sido diferente. Pero ahora sabes que has de aprovechar las oportunidades y la mejor forma de aprovecharlas es disfrutando. Llevo un par de años que cada vez que salgo a competir es para disfrutar y eso ha mejorado mis resultados"
, insiste. 

¿Y se puede disfrutar a esos ritmos? "Sí, y es lo más bonito que hay. Entrenando hay días en los que se sufre mucho. Sin embargo, la competición es como un premio y como has bajado de carga te encuentras bien de sensaciones. Y como los obstáculos me gustan mucho… Eso es lo que realmente me ayuda a confiar en mí porque, al final, se trata de confiar en uno mismo". Nada es tan importante.

"Cuanta más estabilidad tengas, mejor te va a ir. Al final, lo que más vale es la tranquilidad y el hecho de haberme liberado de las lesiones también ayuda. Ahora no entreno tanta intensidad y eso quizás es lo que también ha cambiado",
explica Gonzalo.

¿Hasta ahora se siente bien tratado por el atletismo? "Sí. Al final, el atletismo es justo. Lo pensaba cuando estaba lesionado: las lesiones son parte del juego. No hay justicia ni injusticia. Cada uno tiene unas posibilidades y de lo que se trata es de utilizarlas lo mejor posible. Hay veces que salen bien y otras que salen mal, pero hablar de justicia o injusticia en este deporte quizá no es lo más correcto".

¿De quién ha aprendido más Gonzalo Parra? "He tenido cuatro o cinco entrenadores y he aprendido mucho de todos. Ahora con Juan (Del Campo) y Luismi (Martín Berlanas)… Más. Pero no hay que olvidar a nadie. Podría hablar hasta de mi hermano mayor que hacía 400 vallas (51.58) hasta que lo dejó. Estudió Periodismo. Se fue a Brasil con una beca de la Agencia EFE y aparcó el atletismo, pero a mí me influyó mucho".

"De todos he aprendido mucho", añade Parra. "Incluso le hablaría de mi compañero Andreu Blanes, con el que empecé a entrenar mis primeros obstáculos. Él siempre me ha guiado y ayudado en todo y, al final… El otro día, que estaba allí en la grada de La Nucia, me hizo mucha ilusión verle porque Andreu es parte de mi proceso como atleta".

Gonzalo regresa al pasado.

"Me acuerdo cuando Andreu se preparaba en Madrid para ir a los JJOO de Tokio. Entrenaba muy bien. Hacía entrenos brutales, aunque no lo plasmó en competición. Y pareció todo perdido. Pero los que le veíamos entrenar sabíamos que estaba para ir. Y, sin embargo, no le salió. Pero él lo sigue intentando y, para mí, siempre será un ejemplo. Porque se trata de seguir intentándolo".


Y sería bonito compartir internacionalidad con él. "Sería brutal", responde rotundo. "Pero no solo con él, sino con cualquier compañero. Otro con el que iba a compartirla en el Iberoamericano era con Tariku Novales y no pudo ser por una lesión suya. Y es una pena, porque verte con el uniforme de la selección rodeado de gente con la que entrenas a diario no tiene precio. Y yo no desespero. ¿Por qué no algún día?"

Lo importante es que haya suerte.

"Sí, seguir intentándolo y, si no puede ser aquí, que sea en otra cosa. La vida es así. Sea como sea, quiero seguir ligado de fisio al atletismo. Tarde o temprano, me pasaré al otro lado. Pero no hay prisa. Aún soy joven, pero como he tenido tantas cosas no he podido hacer mucho volumen y aún debo tener mejoría. La motivación me acompaña".


Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |



Real Federación Española de Atletismo. Av. Valladolid, 81, 1º - 28008 Madrid – Tel. 91 548 24 23 – Fax: 91-547 61 13 / 91-548 06 38