Real Federación Española de Atletismo







 martes, 22 de marzo de 2022   ENTREVISTA WEB 19/2022
Francisco García, vocación tardía

Por : Aurora Pérez


A principios de enero de 2022, sin apenas dejar que empiece el año, Francisco García (Medina de las Torres, Badajoz, 1961), en nombre de todos los masters que le irán secundando a lo largo del nuevo año, apunta su nombre por primera vez en la lista de agraciados con un récord mundial, a saber: 9:38.14 en la prueba de 3000 m en pista cubierta M60. Ya dio un aviso a finales de 2021, pero fue formando parte del equipo que consiguió el récord del mundo de 4x800 en la categoría M55 y fue en la misma pista que ahora ha visto su nueva plusmarca, esta vez en solitario, el polideportivo Gallur en Madrid. Madrid es donde está afincado desde los 3 años, aunque son extremeñas sus raíces y allí es donde están sus padres.

"Nunca es tarde si la dicha es buena" o "no por mucho madrugar amanece más temprano" son dos refranes que nos aplicamos muchas veces y que para algunos atletas master cobra un significado claramente identitario, son los masters de vocación tardía que descubren que aquello que no hicieron de jóvenes no tiene porqué no pasar a formar parte de su vida cuando tienen ya unas décadas de años cumplidos y la vida encaminada. En el caso de Francisco esto no se traduce en resquemor por no haber empezado a una edad menor, ni tampoco podemos decir que sea resignación, sino una positiva aceptación de las circunstancias, "pienso que si hubiera tenido una base en mi juventud mis marcas serían un poco mejores ya sea por la técnica u otros factores, pero esto es pura teoría, ya que igual estaría muy castigado y el rendimiento no sería el mismo", y en sus palabras también se vislumbra un no mirar atrás consciente de que son el presente, "visto desde la distancia, claro que me hubiera gustado tener una formación de joven, pero el pasado no se puede cambiar, estoy contento con lo que me está aportando ahora el atletismo", y el futuro lo que tenemos que aprovechar "tengo claro que me gustaría estar corriendo siempre que me divierta y mi salud me lo permita. Lo de competir cuando apenas hay participantes a ciertas edades pues tampoco me atrae, a no ser que te lo tomes como un reto personal"

Una de las cosas que también aporta el deporte y de la que tomamos conciencia cuando nos iniciamos en él es la constatación de todo aquello ajeno al propio entrenamiento físico y que ayuda en el rendimiento, como es el descanso, la alimentación, etc. y aunque no es algo que Francisco obviara de joven sí es cierto que ahora lo tiene más en cuenta y lo aplica con la lógica aplastante del atleta master que ha captado el mensaje de lo que debería ser un deporte competitivo, pero a su vez también sano y que sabe que todo ayuda menos las obsesiones, "obviamente antes era más descuidado, pero tampoco es que llevara una mala alimentación. Lo que ocurre es que ahora sí que me cuido más, aunque tampoco lo llevo al límite, si me tengo que dar un capricho me lo doy sin ningún problema. Considero que esto es para disfrutarlo y no por ello tengo que dejar de disfrutar de otros placeres".

En el terreno propiamente deportivo Francisco asoma sus zancadas por el atletismo en 2012 a la edad de 51 años corriendo la prueba de 1500 m. (4:42.71). Y a partir de ahí cuando ya cantan los números y las distancias y se busca afinar los dígitos, va poco a poco ampliando su currículo de pruebas y de marcas. Así, 2013 lo termina con: 1500 m en 4:41.80 y 5000 m en 18:51.23; 2014 lo resuelve con 4:33.21 en los 1500 m además de competir en pruebas hasta los 10 km ruta. En 2015 avisa con 4:29.26 y 9:51.39. Ya con 55 años, en 2016, hace más caso a los 800 m con 2:14.86 y se atreve con un medio maratón. 2017 lo salda con 2:13.61 en 800 m y 9:46.02 en 3000 m en PC que ya van aproximando su futuro. 2018 se presenta con importantes logros: la pista Cubierta de Madrid con su europeo le proporciona una plata (3000 m M55) y un bronce (1500 m), el europeo de ruta de Alicante le da un oro en 10 km, y finalmente cierra la temporada con otro oro (10 km ruta) y dos platas en el Mundial de Málaga (1500 m y 5000 m). Curiosamente la marca de los 10 km ruta tanto del europeo de Alicante como del Mundial de Málaga es exactamente igual, 34:41, imposible si se hiciera adrede. En el mundial de Torun en 2019 consigue bronce tanto en 3000 m como en 10 km ruta. Y tras un parón en 2020, realiza las marcas mundiales que comentaba al principio y que le traen a estas páginas, ya instalado por todo lo alto, en la categoría M60 desde mediados de 2021. Hay que añadir que desde que iniciara su participación en los campeonatos de España, allá por 2016, son en torno a 20 las veces que ha subido al podio, en sus diferentes escalones y desde que asciende a M60 atesora los récords de España de las distancias de medio fondo, 1500 m y 3000 m.

Todos estos logros no serían posibles sin los que gestionan, crono en mano, que las zancadas y los tiempos sean los adecuados, los entrenadores que sufren, disfrutan, se alegran o entristecen con el atleta, y siempre se debe hablar del entrenador cuando se habla del atleta, "ahora me prepara los planes de entrenamiento Héctor del Pozo, anteriormente lo hacía Ángel Pino del club Boadilla del Monte a los cuales tengo que darles las gracias porque mis logros son también suyos", también los que dan soporte proporcionando un entorno agradable, clubes y compañeros, "mi primer club fue el Club Atletismo Boadilla del Monte, del que sigo formando parte por sentimentalismo. Como no estaba federado y me gusta competir me fui al E.A. Majadahonda. Por otra parte, Barberá Casillas es mi compañero y amigo del Club y en los días de entreno de calidad solemos entrenar en grupo en la pista de Majadahonda, lo que se agradece mucho", quizá sobre todo para esos entrenamientos de series, que son los que más le gustan, aunque sin olvidar el necesario trabajo de fuerza y movilidad a los también dedica una importante cuota semanal, en un entreno enfocado "por arriba" para llegar a su distancia preferida "aunque no es en donde más rendimiento he sacado, a nivel de marcas, mi distancia favorita es el 1500, ya que es parte estrategia, velocidad y resistencia" y que le ha permitido conseguir el récord mundial de 3000 m. Con sus amigos y conocidos del deporte comparte esa horquilla de hora a hora y tres cuartos que dedica al entrenamiento cada tarde de la semana, salvo los fines de semana que entrena por la mañana.

Aunque su vida en el atletismo es aún muy corta y no se plantea un horizonte a corto ni a largo plazo "hasta que el cuerpo aguante…No lo sé, tal vez, hasta que deje de disfrutar. En realidad no me veo corriendo con 80 años, pero…nunca se sabe", sí ha conocido los sinsabores de las lesiones, "me lesioné en el 2019 y hasta el verano del 2020 no volví a entrenar, estuve 18 meses que se hicieron eternos. Realmente, es la única lesión importante que he tenido y en parte fue culpa mía por no parar cuando empecé a sentir molestias, lo que agravó la lesión, pero bueno, de los errores se aprende".

Y parece que sí aprendió porque además del récord del mundo ha conseguido otras metas importantes para él y que ha afrontado con mucha motivación como el reciente Campeonato Europeo Master de Pista Cubierta en Braga (Portugal) donde consiguió dos platas que le supieron a gloria a pesar de los nervios que le acompañan ante las competiciones, "ahora me pongo más nervioso que antes, no sé si será porque siento algo de presión y eso me genera cierta ansiedad. En este europeo he estado ahí delante disputando hasta el último metro el oro y finalmente consiguiendo 2 platas, en el 1500 y el 3000 por lo que estoy muy contento".

Se considera una persona con una vida feliz y que ahora gracias al atletismo ha sumado una muesca más a su bienestar, "he sido bastante feliz, lo que ocurre que, ahora, con el atletismo le he añadido un aliciente más…nuevos amigos, viajes". En esa vida ha estado incluida su familia, la que le vio nacer, sus seis hermanos y sus padres, y la que él ha formado. Curiosamente empezó en el atletismo, en Boadilla del Monte, al acompañar a su hijo al futbol, pues para no aburrirse mientras le esperaba comenzó a correr con el padre de otro chico. Resultado: el hijo dejó el fútbol y se inició en el atletismo, que le gustaba mucho, pero por los estudios hubo de abandonarlo y el padre empezó una senda de no retorno que le ha llevado a ser plusmarquista mundial. Ahora encuentra en su familia a sus mayores fans, "Mi familia está encantada con mis logros y disfrutan tanto o más que yo. Mis padres alucinan y me dicen eso de "fíjate si hubieras empezado más joven"".

Pero como eso no puede ser ya ahora, imbuido del espíritu deportivo, encuentra tanto deleite entrenando como compitiendo, "me gusta mucho entrenar y notar los progresos que haces, pero también me gusta mucho competir, por las estrategias de carrera, me resulta divertido. Aun así, no pienso que tengan que ir unidos. Podría perfectamente sólo entrenar y disfrutar igualmente".

Y él es uno más de tantos atletas veteranos que se han adherido a esta expansión del atletismo master, positiva a su modo de ver y que en su opinión: "a nivel de competición, creo que se podía mejorar algunas cosas, pero entendiendo que los medios y presupuestos para esta actividad son escasos, me parece que bastante se hace"

Respecto a sus próximos objetivos tiene que calibrar, como la gran mayoría de atletas master "no jubilados" aún de la vida laboral, sus días de vacaciones para ver si puede acudir al Campeonato de España en Arona y al Mundial en Tampere, si la situación mundial lo permite.

Y hasta que lleguen próximos eventos seguirá, de forma tranquila y segura, buscando las bondades del atletismo, "me evade de los problemas, me relaja y me desintoxica mentalmente. Después de un entreno y una ducha mi mente y mi cuerpo están como si se hubiera reseteado, listos para seguir adelante".

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |



Real Federación Española de Atletismo. Av. Valladolid, 81, 1º - 28008 Madrid – Tel. 91 548 24 23 – Fax: 91-547 61 13 / 91-548 06 38