Real Federación Española de Atletismo







 jueves, 04 de noviembre de 2021   NOTICIA WEB 197/2021
Los hermanos Daniel y Álvaro Osanz: presente y futuro del trail running español

Por : Vicente Capitán


Que uno llegue a ser campeón de España de atletismo a nivel absoluto nunca es empresa fácil, pero que ese mismo día, en otra localidad de nuestro país, tu hermano pequeño haga lo propio en otro Nacional de su categoría, pues es algo insólito, y eso es lo que vivieron el pasado 12 de septiembre los hermanos Osanz, Daniel y Álvaro, en Cardeña de Arriba (Palencia) y Canfranc (Huesca) respectivamente.

Zaragoza a Jaca y allí empezaron su vinculación con el atletismo los pequeños Daniel y Álvaro. Han sido y siguen siendo atletas de pista y cross, para posteriormente haberse adentrado ya más en el trail running.

Inicios en Jaca y medalla en el cadete de cross

Daniel es atleta del año 98, acaba de cumplir los 23 años y sus inicios fueron con atletas populares de Jaca junto a su padre, con 13-14 años. “Luego ya empecé a entrenar en Jaca en mi primer año de cadete, con Alberto Puyuelo en el Club de Atletismo Oroel. Hacíamos un poco de todo, sobre todo cross y pista, pero a mí la pista no me gustaba tanto”. De aquella época encontramos un Daniel campeón cadete en el Cross Memorial José Luis Alós de Huesca, y marcas de 3:05 en los 1.000 metros y 10:18 en los 3.000. “Al año siguiente, de cadete de segundo ya fui medalla de bronce en el campeonato de España de Cross, en Ávila, que es mi única medalla nacional de aquella época, recuerdo que ganó Miguel González y segundo quedó Oukhelfen. Los años siguientes, 2014 y 2015 como juvenil conseguí buenos puestos en cross también y alguna medalla por equipos. Y con 16 años cambié a entrenar con José Luis Mareca y animado por mi padre me apunté para hacer mi primera carrera de montaña, fue en Sabiñánigo, en un Kilómetro Vertical y se me dio muy bien, acabé en el top ten absoluto con Luis Alberto Hernando (que por cierto es vecino suyo en Jaca) y otros ilustres participantes entre ellos, y tuve una sensación buenísima, yo no entrenaba nada en montaña, de echo corrí con unas zapatillas de atletismo normales”.

Daniel siguió dos años más entrenando con Mareca, hasta que a los 18 años se trasladó a Zaragoza para iniciar sus estudios de medicina. “Aquellos años competía en montaña pero hacía entrenos casi siempre en llano, alguna vez sí que metíamos algún fartlek con algo de desnivel, pero nada muy específico, pero lo cierto es que competía bien. En algún campeonato de aquellos recuerdos que acabé segundo tras Jan Margarit, por ejemplo, es decir que tenía buenos resultados, y yo estaba muy enganchado”.

Tras su época con Mareca, inició los entrenamientos a las órdenes de Jesús Romero, un entrenador de buenos medio fondistas, entre otros de Isabel Macías. “Me costó adaptarme a los entrenamientos, pero no por Jesús y sus métodos, sino porque al iniciar los estudios de medicina era todo muy difícil para mí, cogí mucho peso y confiaba poco en mí para el atletismo aquellos años. Jesús me dio esa confianza y así volvimos a crecer de nuevo”.

Primera internacionalidad absoluta en 2018

En Penyagolosa, en 2018, Osanz tuvo su primera presencia en el podio de un Nacional de Carreras de Montaña, no había cumplido los 20 años aún y acabó tercero tras Enrique Meneses y Walther Becerra, dos hombres muy contrastados. Ello le llevó a su primera internacionalidad absoluta en el Europeo de Macedonia. “Estuve muy contento con aquel resultado, el objetivo era poder meternos para el Europeo, al que sólo íbamos los atletas sub23, y cumplimos. Luego el Europeo me sorprendió por el nivel, los corredores eran muy rápidos, yo estaba acostumbrado a otros ritmos en las carreras que había hecho hasta entonces, mi sensación fue que para esos perfiles tenía que hacer otros entrenamientos más específicos. Con Jesús empecé a hacer aquellos años entrenos más específicos. Al año siguiente en el campeonato de España de Todolella, esperaba meterme de nuevo en la selección y gané el sub23, pero quedé sexto absoluto y no pude clasificarme, estaba también preparando Transvulcania que tenía ya 2.000 de desnivel positivo y era algo muy diferente”.

Como el tema del trail running ha ido evolucionando bastante en el ámbito de la World Athletics y RFEA, ampliando distancias y disciplinas, hay que preguntar a este campeón de España de Carrera Vertical, el primero de nuestra historia, pero también buen corredor en distancias “classic”, lo que antes era el campeonato de España de carreras de montaña, sobre qué distancia se encuentra más a gusto y cuál o cuáles va a preparar en el futuro inmediato: “Me gustan las carreras entre 20 y 30 km y me adapto mejor a terrenos duros, que a los que son muy rápidos, nos gusta competir en lo que se pueda, aunque las pruebas cortas tipo classic, se me quedan demasiado rápidas, no me terminan de enganchar. El objetivo más inmediato lo tenemos en el Mundial de Thailandia que se aplazó y será en febrero. Allí competiré Carrera Vertical, que es en lo que más especialista me siento, es en lo que más he tenido éxitos internacionales (medallista en varios mundiales júnior y absoluto del ámbito del montañismo) hasta este momento, aunque por ejemplo este año en Sierre Zinal (31 km y 2.200 metros de desnivel) acabé séptimo y cerca de los mejores”.

Daniel está muy satisfecho “de toda la temporada y el remate con el título de Carrera Vertical, y por la temporada en general. La Carrera Vertical tenía un poco de todo y la parte final era donde estaba concentrada la mayor pendiente, me regulé bien al principio porque había atletas muy rápidos, y luego llegaba mi punto más fuerte, lo más técnico”.

Trabajando por abajo y sin grandes desniveles

Los Osanz, se basan en invierno en el cross, nunca han tocado el esquí de travesía o fondo como hacen otros especialistas. “Nos viene muy bien esa base de invierno en atletismo y yo hace un par de años estuve a punto de meterme en un Europeo de Cross sub23, por ejemplo”, cuenta Daniel, que demuestra que se puede ser gran corredor de trail running, entrenando a diario sin grandes desniveles (en su caso en Zaragoza) y de vienes a domingo ya trabajando más el medio natural montañero en Jaca, cuando vuelven a casa. “Es cuestión de buscarse la vida cuando toca, por ejemplo, desde marzo sí que trabajamos en el Parque Grande de Zaragoza y nos adaptamos con un circuito que sacamos 30-40 metros de desnivel y ahí le damos vueltas o hacemos series… pero como dice mi entrenador, tenemos que trabajar por abajo, ser rápidos, para competir bien. Por otro lado, no somos de trabajar mucho la fuerza específica en gimnasio, solemos trabajar más escaleras, multisaltos, vallas… y con eso nos va bien”.

El que la RFEA y la World Athletics hayan metido el Trail Running de lleno en sus calendarios es algo muy bueno para todos los que competimos en montaña, supone competir contra los mejores y a mí me motiva mucho”, nos dice Daniel, que pese a ser un gran especialista de pruebas verticales no usa bastones casi nunca, como suelen hacer muchos de sus rivales, “llevo mal lo de correr con ellos, casi nunca los uso, yo soy más de correr sin más. Yo trabajo mucho en competición por el pulso y con los bastones no lo controlo tanto”.

Daniel, es el hermano mayor, el bueno, la referencia en la familia y eso Álvaro lo tiene claro, que empezó en el atletismo más pequeño que Daniel, como alevín. Mientras que Daniel defiendo los colores del Adidas, Álvaro lo hace con el Zenit Twinner y comparte entrenamientos con Jesús Romero. Va haciendo montaña-trail, pero poco aún, es un atleta muy alto, que mide ahora 1,92 y según su hermano Daniel: “Tiene una enorme adaptación a las carreras cortas y rápidas, de manera que, si corriéramos una juntos, estoy seguro de que estaría ahí, pegado a mí”.

Primeras medallas y títulos para Álvaro en este 2021

Álvaro fue a su primer campeonato de España de Carreras de Montaña-Trail Running en Liencres, el pasado mes de abril, carrera en la que acabó tercero muy cerca del campeón, era su primer podio nacional sub20, al que ha unido su título sub20 en Canfranc, en el Trail de Promoción, carrera en la que cruzó la meta en segunda posición tras el también aragonés y buen corredor de obstáculos, Sergio del Barrio, atleta sub18.

Cronológicamente aquel 12 de septiembre, Álvaro fue campeón antes de que lo hiciera su hermano mayor en tierras palentinas en la carrera vertical. De momento, el pequeño está metido muy de lleno en el atletismo tradicional. “Estudio enfermería, que acabo de empezar en Zaragoza y como soy casi cinco años más pequeño que mi hermano, he vivido los éxitos de él con bastante admiración, y lo veo como algo complicado de conseguir, también me doy cuenta de que como soy más joven, tengo que ir tranquilo y creciendo deportivamente poco a poco”, nos cuenta Álvaro.

Álvaro va probando carreras verticales y pruebas en línea “y estas son las que me están viniendo mejor y voy entrando en el trail running poco a poco. En invierno sigo con más cross y pista y luego ya me centro más en el trail. Ahora, por ejemplo, estoy entrenando ya motivado para los crosses de esta primera época del año y vamos a ver si puedo estar cerca de los puestos para meterme al Europeo de Cross sub20, al menos me veo motivado aunque sea difícil conseguirlo”.

El pequeño de la casa nos cuenta que “me gustan perfiles que tengan subida dura pero que se pueda correr y hacia abajo también me va bien que se pueda estirar la zancada, si hay algo técnico me defiendo… y de momento entre 8-15 km es el margen en el que me muevo”.

No somos de hacer un trabajo técnico en montaña muy exagerado, pero cuando estamos en Jaca tocamos todos los terrenos y creo que eso hace que nos defendamos bien”. Álvaro esta preseleccionado para el Mundial de Thailandia en la categoría sub20, lo que les supondría compartir selección española por primera vez, y esa es la ilusión y gran objetivo para los hermanos Osanz a medio plazo, que también esperan compartir selección en el ámbito autonómico en el próximo campeonato de España de Trail por Federaciones Autonómicas (8 de mayo en Bega, Barcelona), evento relativamente joven al que de momento no ha acudido la selección de Aragón.

Álvaro quiere seguir explotando en pista porque apenas tiene marcas de referencia: “Es un poco mi asignatura pendiente, a ver si puedo competir más de 1.500 a 5.000 y luego quizá algo en ruta. Nosotros entrenamos un día a la semana las series en pista, y espero poder hacer marcas en estas distancias, porque apenas he competido”.

Y nos despedimos de los hermanos Osanz Laborda, con cierta emoción y nostalgia por lo vivido un servidor como deportista de la selección española, en mi caso junto a mi hermano mediano José Luis, con el que tuve la fortuna de compartir dos podios nacionales y tres Europeos de Carreras de Montaña, momentos irrepetibles e impagables para cualquier deportista, y que espero que Daniel y Álvaro puedan vivir próximamente.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia








































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |