Real Federación Española de Atletismo







 miércoles, 15 de septiembre de 2021   ENTREVISTA WEB 102/2021
Fernando Aguilar: nuestro primer sub-29

Por : José Javier Etayo


En 1954 Emil Zatopek consiguió por primera vez bajar de los 29 minutos en 10.000 metros. Sólo diez años más tarde ese hito se logró en España gracias a Fernando Aguilar, el gran fondista de la primera mitad de los años 60.

Fernando Aguilar nació en 1938 en el pueblo jienense de Frailes. Desde los 11 años se trasladó a Alegría de Alava, y a los 14 se instaló en Arechavaleta, y a lo largo de toda su carrera atlética representó a Guipúzcoa. Su llegada al atletismo fue tardía, y no es sino en 1959, ya con 21 años, cuando se hace notar. El primer éxito notorio llegó en el Campeonato de cross, en la categoría junior de entonces, donde quedó campeón por delante del salmantino Atilano Amigo y de su colega de selección guipuzcoana José María Alday. En la pista revalidó el título sobre 5.000 metros, en campeonato celebrado en Valencia. Se proclamó campeón con 15:21.8, por delante del vizcaíno Dimas Ramos, y del otra vez tercero José María Alday. También este año llegó su estreno en la selección española. Primero en la categoría junior frente a Portugal. Los representantes españoles en los 5.000 fueron Aguilar y Alday, que quedaron segundo y tercero, tras el portugués Alberto Xavier que superó a Aguilar que había dosificado mal su esfuerzo. En septiembre, sorprendentemente, España ganó a Francia en un encuentro junior, y en los 3.000 metros la superioridad española fue manifiesta, con victoria de Aguilar y segundo puesto de Dimas Ramos. En lo cronométrico, lo mejor del año llegó el 1 de agosto, en un encuentro entre la selección guipuzcoana y un equipo militar francés, en el que registró 14:48.8 en los 5.000 metros. Y en el ámbito nacional absoluto, compitió por primera vez en el Campeonato de España, celebrado en Tolosa, donde quedó cuarto en los 5.000, tras un podio de alto nivel formado por Carlos Pérez, José Molins y Luis García, en la mejor prueba del campeonato, en la que el gallego Pérez rozó el récord de España.

En 1960 ya estaba en la primera línea nacional. El Campeonato de España se celebró en Barcelona, los días 30 y 31 de julio, y Aguilar fue doble subcampeón absoluto. Primero en los 5.000 metros, registrando 14:33.6 detrás de José Molins, y después en los 10.000, con 30:51.0, tras el campeón Carlos Pérez. También este año se estrenó en la selección absoluta. Compitió en Santiago de Chile, en los I Juegos Iberoamericanos, llegando con agobios por la tardanza en obtener el permiso militar para salir al extranjero. Lo mejor en marcas fue el 14:29.8 que consiguió en San Sebastián el 1 de octubre.

El año 1961 fue más flojo en resultados. En el Nacional quedó tercero en 1.500 tras Tomás Barris y Julio Gómez Almazán, y cuarto en 5.000 tras Manuel Augusto Alonso, José Molins y Mariano Haro. Sus mejores marcas del año fueron 3:54.8, que logró en un festival internacional en Anoeta el 26 de agosto, y 14:38.6, también en San Sebastián, el 18 de julio, segunda marca española del año tras la del campeón Alonso.

En 1962 vuelve a ser tercero en el Nacional de 1.500, tras Tomás Barris y Alberto Esteban, y quinto en 5.000, tras los grandes fondistas de la época: Mariano Haro, que haría doblete con el 10.000, Alonso, Molins y Pérez. Pero consigue la mejor marca del año en 5.000, con 14:19.8 en San Sebastián el 7 de julio.

Y llegamos ya al gran bienio en el que Aguilar explotó definitivamente. El primer aldabonazo llegó el 18 de julio de 1963, en San Sebastián, en un festival con participación de atletas daneses. Corrió prácticamente solo, pues José Fernández, previsto como liebre, había corrido otro 5.000 por la mañana, y enseguida se despegó de los daneses. Tras una carrera muy regular, completó los 5.000 metros en 14:02.2, batiendo muy ampliamente el récord español de 14:16.6 que Manuel Augusto Alonso había registrado en 1958. Dos semanas después, en el campeonato de Guipúzcoa, se hizo con el récord de 10.000, en 29:22.2, que mejoraban los 29:31.4 de Antonio Amorós en el Campeonato de Europa de 1958. Los días 17 y 18 de agosto, en Montjuic, consolidó en el campeonato de España su dominio: primero ganó los 5.000, en 14:21.2, y al día siguiente los 10.000, con 29:27.0. En ambas pruebas quedó subcampeón Mariano Haro; y en ambas, Aguilar impuso un ritmo durísimo que descolgó a todos sus oponentes. Con sus récords nacionales aparecía por primera vez en las listas mundiales del año, quedando 43º en los 5.000, y 22º en los 10.000.

Estos resultados fueron aún mejorados en 1964, el año olímpico de Tokio. A la búsqueda de las mínimas olímpicas, el 17 de junio se celebró en Rennes, Francia, una reunión internacional que incluyó un 10.000 de alto nivel. El ganador fue el francés Jean Fayolle con 28:56.2, seguido por el belga Gaston Roelants que batió el récord nacional con 28:57.2. Aguilar quedó cuarto con 28:59.0, batiendo su propio récord nacional y la barrera de los 29 minutos. De vuelta a San Sebastián, el 4 de julio en un encuentro inter-regional frente a Castilla y Cataluña, mejoró por dos décimas de segundo su récord nacional de 5.000 metros, en 14:02.0, en una carrera que ganó el colombiano Alvaro Mejía. Sin embargo, este fue uno de los récords españoles más efímeros: esa misma tarde a las 8, en Berlín, Francisco Aritmendi superaba la barrera de los 14 minutos al conseguir unos extraordinarios 13:53.4, quedando tercero tras el australiano Ron Clarke y el alemán oriental Harald Norpoth. Como pasa siempre en los años olímpicos, el nivel mundial subió mucho, de modo que sólo fue 76º en la lista mundial de 5.000, pero el 19º en la de 10.000, y lo que es más, al final del año era el 36º mundial y 26º europeo de todos los tiempos. La marca de los 29 minutos era realmente significativa. Con esas marcas logró las mínimas olímpicas en ambas pruebas, y acudió a Tokio. El 14 de octubre corrió la final de 10.000, en la que hubo de abandonar, y dos días después la eliminatoria de 5.000, quedando duodécimo. El Campeonato de España se celebró avanzado septiembre, y Mariano Haro hizo doblete en 5.000 y 10.000. Aguilar quedó segundo en los 5.000, por delante del recordman Aritmendi, que tuvo una gran actuación en la eliminatoria olímpica de los 5.000.

Ya no mejoraría esas marcas, pero se mantuvo una década más en el alto nivel nacional. En el Campeonato de 1965 bajó a los 1.500 metros, y quedó campeón con 3:48.7 delante de José María Morera y Tomás Barris; en 1966 hizo lo mismo, pero sólo pudo ser cuarto, en carrera ganada por Morera. Pero en cuanto a marcas seguía destacando en los 5.000, pues en 1965 consiguió 14:06.8 (87 del mundo), y en 1966, 14:04.0. Hay que señalar también en 1966 el récord español en pista cubierta de 2.000 metros que logró en el encuentro España-Francia en el Palacio de los Deportes de Madrid.

El año 1967 comenzó batiendo este récord indoor de 2.000 metros con 5:16.6 en el encuentro contra Alemania Federal. Sólo duró una semana, pues José María Morera logró en Lyon unos 5.10.6 que se mantendrían en los libros por dos décadas, mientras el propio Aguilar también mejoraba su marca con 5:16.0. En el campeonato nacional volvió a las distancias largas, y fue tercero en 5.000, y campeón en 10.000, tras luchar con Carlos Pérez. Sus marcas del año fueron 13:54.4 y 29:30.4, respectivamente 51º y 81º del mundo. Recojamos para completar que tanto este año como el anterior fue campeón de España de cross.

En 1968 fue subcampeón nacional de 5.000, tras Javier Alvarez Salgado. Su mejor resultado en cuanto a marcas llegó el 2 de junio en Tolosa con 29 minutos justos en los 10.000 metros, rozando su propio récord de España, y siendo el 45º mundial del año.

En el Campeonato de 1969 repitió subcampeonato de 5.000 metros detrás de Mariano Haro, que a la semana siguiente le batió por la mínima el récord nacional de 10.000 metros con 28:58.8 en una carrera en la que también participó Aguilar. En junio, había señalado 29:20.6, que le dieron su última aparición en las listas mundiales, 90º del año.

Ya en los años 70 no volvió a los Campeonatos de España. Siguió compitiendo, en 5.000 y 10.000, y lo mejor lo hizo en 1973 con 29:41.0, y en 1974 con 14:13.0 ya a los 36 años, ambas marcas récords nacionales veteranos. Su última campaña fue en 1975, pero ya retirado corrió un maratón a los 40 años en 2:33.11.

Aunque tuviera grandes éxitos en la pista, no podemos olvidar su historial de cross. Fue dos veces campeón de España absoluto, en 1966 y 1967, segundo en 1964, y tercero en 1961 y 1965. Su nivel le llevó a la selección para el Cross de las Naciones desde 1959, en el que compitió nada menos que doce veces. Sus puestos más destacados fueron el 13º en 1964, y el 15º en 1962, y llegó hasta el que ya era Campeonato del mundo, en Monza 1974. En la clasificación por equipos logró para España el segundo puesto en 1962, con José Molins, Iluminado Corcuera, Francisco Guardia, Antonio Amorós, Francisco Aritmendi, Alfonso Vidal, Luis García y Mariano Haro; y también el tercero en 1968.

Sus récords guipuzcoanos fueron muy numerosos. En 1964 batió el de 1.000 metros con 2:28.5. En 1.500 lo consiguió por primera vez en 1961 con 3:58.5, y lo batió siete veces más, hasta llevarlo a 3:46.3 en 1964; una marca que duró hasta que Iñigo Arzac primero lo igualó y después lo bajó a 3:45.2 en 1981. Curiosamente en la milla logró una marca de 4:15.0 en Rennes el 9 de junio de 1965, que es todavía la mejor de Guipúzcoa. Lo mismo ocurre en 2.000 metros, en que hizo sucesivamente 5:31.2, 5:19.2 y 5:15.6, esta última marca en 1963, que aún no ha sido superada. En 3.000 metros su primer récord guipuzcoano fueron 8:42.6 en 1959, su primer año atlético, y tras batirlo varias veces, llegó a 8:11.2 en 1964, y 8:09.0 en 1966 en Umea, Suecia, marca que en su momento pasó inadvertida en España, y que todavía no se ha batido. Once veces batió el récord guipuzcoano de 5.000 metros, desde los 15:13.8 de 1959, hasta los 13:54.4 de 1967, que superó Santiago Llorente con 13:52.27 en 1984. Finalmente, en 10.000 metros empezó con 31:13.8 y 30:51.0 en 1960, y luego vinieron sus dos récords nacionales. No fue hasta 1992 cuando Diego García fue el segundo guipuzcoano en bajar de 29 minutos, batiendo el récord de Aguilar con 28:48.5.

Desde 1959 había trabajado en el Ayuntamiento de San Sebastián. Se jubiló en 2001, y se retiró a Torrevieja, donde falleció en 2013.

Enlaces relacionados:

HISTORIAL DEPORTIVO DE FERNANDO AGUILAR
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |