Real Federación Española de Atletismo







 viernes, 06 de agosto de 2021   ENTREVISTA WEB 93/2021
Así han preparado los Juegos nuestras maratonianas y maratonianos

Por : Vicente Capitán


Las maratonianas y maratonianos españoles se han preparado estos meses, con mucha incertidumbre, porque además apenas han tenido pruebas comerciales para mostrarse, pero con mucha seriedad para afrontar su exigente competición olímpica. Todos ellos y sus preparadores saben las exigentes condiciones climatológicas que se van a encontrar en Sapporo, la ciudad sede de la prueba, los próximos días 7 (las mujeres) y 8 (los hombres) en ambos casos con salida a las 00:00 hora española.

Medio año antes de la celebración de estos Juegos, en su fecha original prevista de 2020, la organización decidió cambiar la sede para las pruebas de marcha y maratón a Sapporo, en lugar de la ciudad de Tokio, debido al calor y humedad extremas de la capital nipona. Sapporo se encuentra situada al norte de la isla y tiene un clima continental húmedo y las temperaturas máximas en agosto suelen rondar los 26 ºC, y 19 ºC las mínimas, con un 75% de humedad relativa del aire. Con todo esto, los seis representantes españoles en los 42.195 metros, junto con sus entrenadores y quienes les asesoran o ayudan en su preparación física, han cuidado pormenorizadamente los detalles, para pasar con nota su experiencia olímpica.

Laura Méndez, la atleta valenciana discípula de Manuel Ripollés desde que Laura tiene 19 años, debutará estos Juegos en su primera gran competición al aire libre y sólo unos meses después de su estreno maratoniano en la peculiar prueba disputada en el aeropuerto nerlandés de Enschede, en el que acabó 9ª con 2h29:28. "Estuve primero en Font Romeu, donde coincidí con Marta Galimany preparando mi debut. Lo bueno es que vivo en Valencia, en Puerto Sagunto concretamente, y aquí tenemos bastante calor y humedad. He repetido en altitud en Font Romeu después de recuperarme de mi debut, para preparar el maratón de los Juegos y luego he venido aquí a Valencia y hemos buscado salir algunos días a las horas de más calor y hemos buscado también los horarios a los que nos va a tocar correr allí. También nos ha servido mucho los consejos que nos ha dado Marta por su experiencia de correr el Mundial de Doha en 2019, en aquellas condiciones tan extremas".

"Hemos probado igualmente el famoso chaleco con hielo, justo antes de salir para una tirada larga y es muy curioso, sales fresquito pero tampoco dura mucho. Lo de usar la gorra con hielo para poder bajar la temperatura también lo hemos probado, como soy novata, lo que me han ido diciendo, es todo nuevo para mí".

La valenciana no tiene intención de variar su hidratación habitual en pruebas largas, "tomaré las sales que he tomado otras veces, tendré que beber más agua eso está claro, pero no voy a variar el producto". Por último, Laura tiene claro que "me habría gustado estar en la Villa con el resto de deportistas aunque en Tokio las condiciones serían mucho peor para competir, pero bueno, también este año son condiciones diferentes por la COVID y no se podría estar en la Villa como en otros Juegos".

Marta Galimany, la mejor maratoniana española de los últimos años, sabe de primera mano lo que es competir en unas condiciones extremas, porque estuvo en el Mundial de Doha en 2019. Allí, además, la atleta de Valls (Tarragona) lo hizo muy bien (16ª) y eso sin duda es un buen estímulo para ella.

Marta es entrenada por su pareja Jordi Toda y aprovecha mucho su entorno cercano para ponerse a punto para las citas importantes. "Hemos entrenado mucho aquí en casa, en Valls, porque tenemos bastante humedad y algunos días hemos ido a Tarragona, donde también tenemos circuitos en el Puerto por el Espigón y buscamos la humedad ya pegados al mar. Hemos buscado las horas de más calor para hacer algunos entrenamientos como hicimos para Doha. Pero no tiene nada que ver con lo de Qatar, porque allí fue muy extremo, y en Sapporo no debería ser así. Este año hemos hecho más hincapié en la altitud, y estuvimos cuatro semanas en Font Romeu en marzo, que es cuando coincidí con Laura. Luego estuvimos más adelante tres semanas en Soria que fue cuando los test de lactatos de la RFEA, nos habían hablado muy bien de Soria y queríamos conocerlo y por último hemos regresado en mayo y parte de junio a Font Romeu de nuevo. Hemos estado más en altitud esta temporada porque el año pasado vimos que nos había venido bien, pero lo que hemos tenido claro es que el último mes tenía que ser en casa, en Valls, por el tema de la humedad y así hacer como siempre hemos hecho en otros maratones con las últimas semanas con lo más específico en nuestro entorno".

"Respecto a cosas especiales para hacer antes o durante la carrera, sí que usaré gorra con hielo durante la carrera y la iremos cambiando en el avituallamiento, lo hemos practicado en los entrenamientos. En Qatar me fue muy bien esto del frío en la cabeza porque alivia esa sensación, y creo que es muy importante. El chaleco frío para antes de salir también lo tenemos pensado hacer".

Marta está en manos de una nutricionista para soportar unas condiciones tan extremas "y haré las pautas que ella me diga, en Sapporo vamos a tener avituallamiento especial cada 5 km y luego cada 2,5 km creo que agua y en principio tomaré algo parecido a otros maratones". Por último, nos indica que estas últimas semanas cada cuatro días ha ido adelantando una hora el reloj, para irse aclimatando al jet laj que es algo que a todos los deportistas también preocupa.

"Lo de que corramos en Sapporo no me gusta, porque había preferido que fuera en Tokio como todos los deportes, acabar la carrera dentro del estadio olímpico y todo esto. Pero al final vamos a competir y nos adaptamos a lo que nos digan y ya está".

La alavesa Elena Loyo también certificó el billete a Tokio en la pasada Maratón de Valencia como hizo Marta, y en su caso, no ha hecho entrenamientos muy especiales para preparar este maratón olímpico. "Hemos ido acumulando bien los entrenamientos y para intentar asimilar la humedad que tendremos allí he ido haciendo sesiones en San Sebastián y también en Sopelana, pero no estancias largas allí, sino ir a entrenar y volver a casa en el día. Al final hemos optado por esto con el fin de no desgastarnos mucho para la prueba, ya que se supone que va a ser una prueba por eliminación y hemos dado prioridad a llegar lo más enteros posibles. También hemos hecho entrenos en el gimnasio con mascarilla para pasar más calor… Por otro lado, he realizado algunas sesiones en altitud pero también cerca de casa, subiendo a Opakua, que es lo más alto que tenemos por aquí. Lo que sí hago es entrenamiento de hipoxia intermitente. Lo hice por primera vez para el pasado Maratón de Valencia y como me fue bien pues hemos metido algunas sesiones más, pero hago sesiones en reposo y ya está". Elena no tiene experiencia de competir en un lugar con tanta humedad, "en Berlín tuvimos mucho calor en el Europeo, pero no he competido en algo parecido a Sapporo. Sí que vamos a usar el chaleco con hielo antes de salir y el tema de la gorra con hielo, que nos han dicho que viene bien, pero lo probaré por primera vez en el mismo maratón olímpico. Respecto a otros maratones no voy a cambiar los electrolitos que tomo normalmente, aunque sí que hay que tener presente que habrá que hidratarse sí o sí en todos o casi todos los punto que haya". Por último, Elena no ve mal el tema de correr en Sapporo y no en Tokio: "Pienso que se hizo el cambio por nuestro bien y ahora con esto de la pandemia pues creo que hasta nos va a venir bien no estar en la Villa Olímpica y estar más aislados y con menos contactos. Es verdad que da un poco de pena perderse eso, pero como son mis primeros Juegos, prefiero minimizar los riesgos porque lo que queremos es correr por fin".

El recordman español de maratón, Ayad Lamdassem (2h06:35 en Valencia 2020), tiene muy claro que, "esta carrera para mí va a ser la más importante de mi vida, y me he preparado con todas mis energías como si fuera la última. Ha sido mi única preocupación esta última temporada, he sacrificado estar más con mi familia, por estar plenamente concentrado y he entrenado muy bien para ello".

Ayad, entrenado desde hace muchos años por el catalán Antonio Cánovas, suele realizar entrenamientos en altitud en su tierra de origen, Marruecos, "y he estado en Ifrane, en las montañas del Altas, pero esta vez con el COVID no he podido hacerlos en grupo porque no dejaban a la gente moverse y sí he echado de menos poder entrenar más con gente que es lo que he hecho las últimas temporadas allí. Además, tampoco pude estar mucho tiempo porque cerraron las fronteras y me tuve que volver. Sí que he estado luego 15 días en Font Romeu justo antes de la Media Maratón de Granollers, que ha sido mi única competición del año, porque no quería distraerme y perder entrenamientos. Luego también he estado entrenando en Lyon (Francia) y buscando más humedad tres semanas en Mallorca, para tratar de simular lo que tendremos en Japón. Y por último he estado también en Barcelona para apurar la preparación".

Lamdassem, a punto de cumplir los 40 años, y con dos JJ.OO. en sus piernas, pero en los 10.000 metros, admite que "me adapto muy bien al calor, pero no tanto a la humedad y mi mayor experiencia en este sentido es la Media Maratón de Doha en 2018. Tengo claro que tendré que subir la cantidad de sales en cada avituallamiento, pasar de los 30ml a 50ml más o menos y es algo que he practicado entrenando. La federación me mandó un chaleco para poner frío en el cuerpo y lo usaremos el día de la carrera. He cuidadoa todos los detalles como nunca, para mí estos Juegos son mi gran reto, por mi edad y por mi estado de forma. Llego para pelear por lo máximo y claro que me gustaría haber ido a correr a Tokio, a la capital como todos los deportistas, aquí en Sapporo parece que estamos en un maratón comercial normal, nosotros solos, sin el ambiente de la Villa que es algo muy especial".

Daniel Mateo, el soriano pupilo de Enrique Pascual en su Soria natal viene avalado por su gran experiencia y actuación en el Mundial de Doha, en el que acabó 10º y se "ganó" el billete para Tokio, aunque luego lo tuvo que refrendar ante el aplazamiento de los Juegos por la pandemia. "El objetivo para estos Juegos ha sido llegar en forma, pero sin desgastarnos porque en Doha nos dio resultado esta táctica, sin hacer cosas extraordinarias como meternos en la cámara de calor del Ejército del Aire, que probamos en su día y que nos pareció una barbaridad. Yo sudo mucho y vivo en un clima seco, pero en Doha me adapté bien con la estancia de los días previos. Hemos estudiado las condiciones de Sapporo, pero no nos hemos vuelto locos, hemos hecho básicamente lo mismo que para el Mundial de Doha. Nos fuimos en la semana 4 y semana 8 de preparación a Valencia y a Ibiza, eran semanas de bajada de entrenamiento y allí hemos trabajado el tema de la humedad bien. El tema de la altitud al vivir en Soria no nos hace falta trabajarlo mucho. En Font Romeu he estado antes de la preparación específica, pero es más que nada por cambiar de aires".

Mateo no varía tampoco su planificación de complementos de hidratación para esta carrera: "Uso la misma hidratación que utilicé en Doha y en Valencia después cuando hice mi marca personal. Lo que tengo claro es que hay que hacer también lo del chaleco de hielo para bajar la temperatura antes de salir y luego ponernos la gorra en cada punto en el que nos la vayan dando. Recuerdo que en Doha como hacía tanto calor, la gorra al ponerla y caer el agua por la espalda, al poco tiempo de llevarla, era desagradable porque te caía por la parte baja de la ya caliente. Respecto a los complementos tomo sólo sales para este tipo de carreras, similares a otras ocasiones, algún gel también, pero eso no tiene nada que ver con la humedad y el calor".

Y por último recogemos la opinión de Javier Guerra, el maratoniano más sólido de los españoles estos últimos tiempos, que tiene unas ganas locas de mostrar su mejor versión ya que en los Juegos de Río vivió la amargura de viajar y no poder competir por una tromboflebitis. "Estamos deseando ya competir, todo ha ido muy bien y creo que hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano". Javi cambió hace algo más de un año de aires en lo que a entrenador se refiere, y ahora le dirige Jesús Álvarez Herms, amigo de Javi desde hace años y fisiólogo. Guerra ha competido en situaciones de humedad extrema en el Mundial 2013 en Moscú y luego en 2015 en Beijing, "esas dos han sido experiencias para mí con mucha humedad y me he defendido bien allí y ahora he hecho una preparación aún más específica. Mi entrenador Jesús es especialista, como fisiólogo, en temas de hipertermia y hemos creado un habitáculo especial en mi casa y aquí he estado haciendo entrenamientos o simplemente estar en él dentro, desde febrero. Intentamos crear una temperatura muy alta similar a la de allí. Es como un invernadero, tengo dentro una cinta de correr y una bici. Y con un generador y una estufa conseguimos recrear casi 45 grados. No hemos hecho entrenos de calidad ahí, solo rodajes sin más o kilómetros en bici y sí que he hecho muchas estancias en estático dentro, y creo que me ha venido bien. Luego he estado en Valencia, en Tarragona… han sido estancias de una semana más o menos y me he visto bien, pero creo que no hay que hacer más tiempo así porque si no te desgastas mucho".

Respecto a la altitud al vivir en Segovia Javi tiene bastante ganado, de forma similar a Dani Mateo que también reside en una ciudad a 1.000 metros sobre el nivel del mar. "He subido a hacer algunos entrenamientos largos a Navacerrada, como otras veces, y luego yo trabajo la hipoxia intermitente y ahí las sesiones específicas las ha decidido Jesús que es un especialista en esa materia. Desde que comencé a trabajar con él siempre la hemos hecho y antes de entrenar con él ya la hacía… creo que son estímulos buenos para meter en los entrenamientos". Con el tema de la hidratación, "Guerrita" se va a basar en las sales que ha tomado otras veces y potenciando el porcentaje de las mismas en función de lo que le orienta su patrocinador de nutrición.

"Lo de correr con el hielo en la cabeza ya lo hice en Moscú y en Pekín y la verdad es que ayuda mucho, y recuerdo que deseaba llegar a los puntos de avituallamiento para ponérmela porque la sensación de calor era muy grande".

"Hace 5 años pude vivir el ambiente de la Villa, aunque luego no pudiera correr, pero qué le vamos a hacer, lo que nos ha tocado ahora es esto y al final vamos a competir y nos adaptamos" Y por último nos quedamos con un apunte del segoviano: "Habrá que ser muy calculadores porque aparte del calor y la humedad el circuito es muy rompepiernas y creo que será una carrera para no movernos hasta llegar al kilómetro 25".

Los dos últimos días de estos Juegos Olímpicos, veremos en acción a estos tres hombres y tres mujeres, que pondrán el broche (y esperamos que sea bueno) a la actuación española en estos singulares Juegos de Tokio… aunque ellos corran en Sapporo.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia

















































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |