Real Federación Española de Atletismo







 martes, 27 de julio de 2021   ENTREVISTA WEB 89/2021
Antía Chamosa, una medalla a lo 'Chuso' y forjada por Montse

Por : Antonio Aparicio


En los tres años escasos que lleva entrenando a las órdenes de Montse Pastor (combinando sesiones a distancia en su tierra gallega con concentraciones en Barcelona o Guadix para estar con su entrenadora), Antía Chamosa Dacasa (7-oct-1999) se ha especializado en desafiar al ranking previo de las listas de salida. Ya lo hizo con su 5º puesto en el Europeo sub-23 de Gavle 2019… Pero el no va más llegó el pasado 9 de julio en Tallín, con una medalla de bronce en su regreso a esa competición que superó las expectativas de todos; incluido su propio entorno.

En esta entrevista, la joven pontevedresa nos revela los secretos que la llevaron a ascender de la teórica 9ª posición que dictaba el ranking hasta un espléndido podio, imponiéndose a varias marchadoras que partían con marcas ¡entre 4 y 9 minutos mejores que la suya! Sobre todo, destacan las dos personas a las que califica como "mi salvación y mi ilusión" desde 2019: una Montse que, entre otras muchas cosas, "hace que entrenar un 20 km sea distinto y más ameno"; y un mito viviente de la especialidad como Jesús Ángel García Bragado que, el día anterior, le dio un consejo de lo más valioso. Asimismo, esta estudiante de Fisioterapia nos habla de sus inicios en el atletismo y en la propia marcha, sus primeras internacionalidades, su espectacular doble estreno en los 35 km y con la selección absoluta, o sus expectativas de futuro; así como del heroico resurgir este año de su hermano mayor Daniel, también marchador.

Enhorabuena por tu bronce en Tallin, Antía. ¿Qué supone para ti esa primera medalla internacional, y emular a solo otras 4 marchadoras españolas que habían subido al podio en un Europeo sub-23: María Vasco (1997), Julia Takacs (2011), Laura García-Caro (2015) y María Pérez (2017)?
¡Muchas gracias! La verdad, es increíble estar al lado de grandes marchadoras como ellas y no puedo estar más feliz; especialmente con mi compañera July, que me ha ayudado mucho esta temporada.

Viendo el gran nivel de algunas rivales, Montse Pastor nos decía que el objetivo era ser finalista (entre las 8 primeras). De hecho, llegabas con la 9ª mejor marca entre las 20 participantes (1h36:27). ¿Coincidías con tu entrenadora en tus aspiraciones? ¿Llegaste a pensar en la posibilidad de medalla, o te parecía algo totalmente descabellado?
Sí, el objetivo era quedar entre las ocho primeras. Sabía que las rivales estaban muy fuertes y muchas de ellas preparando los Juegos Olímpicos. Además, pasé una temporada complicada con el 20km, ya que no realicé ninguna marca que me diera la suficiente confianza como para pensar en una medalla europea. En el Campeonato de Europa [Sub-23] de 2019 también llegué con la décima mejor marca y finalmente conseguí un 5º puesto, así que [lograr medalla] no era una idea descabellada, pero sí muy complicada.

El comienzo de la prueba pareció seguir la lógica, escapándose el trío de turcas y la rusa Khasanova (tres de ellas con marcas personales por debajo de 1h30), y también sacándote unos metros las demás atletas que te precedían en el ranking. ¿Cómo viviste esos primeros kilómetros?
Viendo la competición de los chicos [con numerosos abandonos], me asusté un poco. Y además, me acordé del consejo que nos dio Chuso [García Bragado] el día anterior: "Hace humedad; salid de menos a más", nos dijo. Por tanto, estaba tranquila. Son muchos quilómetros y, aunque se separaron algunas atletas al principio, tenía claro que iba a luchar por ese puesto de finalista hasta el final.

Sin embargo, Khasanova no tardó mucho en ver su tercer aviso, y otras marchadoras de cabeza empezaron a perder ritmo mientras tú iniciabas tu imparable remontada poniéndote 8ª en el km 8. ¿Hubo un momento clave en el que decidiste subir el ritmo e ir a por todas? ¿Cuándo pensaste que la gesta era posible?
Lluvia y humedad… Como gallega no podía estar más contenta y, una vez que conseguí colocarme en el 8º puesto, toda la competición fue a más. Me encontraba muy fuerte, confiaba en mí, e iba adelantando cada vez más rivales sin saber qué ritmo llevaba. Pero no empecé a soñar con la medalla hasta las tres últimas vueltas, cuando vi delante de mí a la marchadora griega [Kiriaki Filtisakou, que fue 2ª mucho tiempo y acabó abandonando]. Y la última vuelta ya fue la llorera de mi vida [risas].

Al final solo te precedieron en meta Meryem Bekmez, coleccionista de medallas en categorías inferiores (y 1h28:48 de MMP) y, por 17 segundos, Pauline Stey. ¿Pero eres consciente de que a la ilustre turca le recortaste más de 1 minuto en los últimos 5 km, y de que cada vez te acercabas más a la francesa? ¿Te habría gustado que durase más kilómetros la prueba? Como te dije, no era consciente del ritmo que llevaba; me guié por sensaciones y la motivación de ir adelantando cada quilómetro a las rivales. La francesa Stey, al igual que yo, remontó y no perdió el ritmo durante la competición, así que siempre me quedará la duda de si con más quilómetros habría podido recortarle esos 17 segundos.

Si bien no hubo tantos abandonos como en la prueba masculina (celebrada esa misma tarde), la mayoría de registros fueron bastante flojos. Sin embargo, tú mejoraste tu marca ¡por más de un minuto! (de 1h36:27 a 1h35:04). ¿Cómo explicas eso?
Ha sido uno de los peores circuitos en los que he competido; subida, bajada y demás giros, a los que hay que añadir que el suelo estaba mojado y se resbalaba. Por otro lado, el circuito me ayudaba a saber cuánto les recortaba a las rivales, porque, psicológicamente, en las curvas las veía cerca. Llegaba al campeonato muy fuerte, y la marca que había conseguido en el Campeonato de España de Murcia no reflejaba mi estado de forma de la temporada. Aun así, el objetivo era el puesto, por lo que no puedo estar más contenta de esta mejor marca personal.

Aunque ahora entrenes bajo la dirección de Montse Pastor, no procedes de uno de los tres actuales grandes núcleos de la marcha (Guadix, Cieza, Madrid). Cuéntanos un poco cómo y cuándo empezaste a practicar la marcha en tu Galicia natal, y qué te motivó a hacerlo.
Empecé con 7 años a participar en carreras populares con mi padre y mi hermano. A mi padre ya de joven le gustaba correr, y decidió meternos en un club de atletismo. El entrenador con el que empecé se dedicaba principalmente a la marcha y, aunque al principio la aborrecía, le fui cogiendo cariño; me gustaba el ambiente y entrenar con gente. Era un hobby para mí; no me lo tomaba muy en serio y en muchas competiciones en Galicia quedaba última, pero era muy feliz [risas]. Todo cambió con mis primeros Campeonatos de España en Cadete; desde ese momento me enamoré de esta disciplina.

¿Desde cuándo y por qué entrenas con Montse, y en qué te está beneficiando su forma de entrenar desde varios puntos de vista?
Montse es mi entrenadora desde el 2019 y, para mí, ella y Chuso han sido mi salvación y mi ilusión desde entonces; me han acogido y han cuidado de mi hermano y de mí. A nivel de entrenamientos ha cambiado todo: [Montse] hace que entrenar un 20 km sea distinto y más ameno; me da la confianza que nunca he tenido a la hora de competir y mejorar como atleta. Me entiende y confío en ella plenamente.

Tras tus primeras experiencias internacionales como sub-17 en 2015 y 2016, todas tus actuaciones posteriores han sido bastante buenas y yendo a más, incluido un 7º puesto en el Europeo sub-20 de 2017, y un 5º en el Europeo sub-23 de 2019. ¿Cuáles de esos campeonatos te dejaron mejor sabor, y por qué?
De estos últimos años destacaría el Campeonato del Mundo Juvenil en Cali 2015. En lo que fue la competición no tengo muy buenos recuerdos [22º puesto], pero fue mi primera experiencia en un internacional y le tengo cariño. La que mejor sabor de boca me dejó fue el Europeo sub-23 de 2019: una temporada de superaciones, una nueva distancia y mi primer año con Montse.

Este año has mejorado marca en 5.000m, 10.000m, 20 km… y 35 km, donde, en tus dos primeras carreras, te clasificaste para tu primera gran cita con la selección absoluta, y dejaste en 2h57:51 la plusmarca nacional sub-23 (11ª en la Copa de Europa de Podebrady). ¿Qué te ha parecido esta distancia? ¿Te gusta más o menos que los 20 km con vistas al futuro?
Mirando para atrás, ha sido una temporada increíble. Si me hubieran dicho en el Campeonato de España de 35km que iba a terminarlos y clasificarme por primera vez con la selección absoluta, no lo habría creído. Era una distancia que decidimos preparar un mes y medio antes de la competición, y no era mi objetivo para esta temporada. Después de este año, me ha gustado la experiencia, y por qué no seguir preparándolo en un futuro...

Después de esta medalla tan sabrosa, ¿cómo ves tu evolución, y qué objetivos de marcas y resultados te gustaría conseguir en los próximos años?
Esta medalla me da ánimos y fuerzas para seguir entrenando y afrontar el próximo año ya en la categoría absoluta. Me gustaría seguir mejorando marcas e intentar otra vez clasificarme a nivel absoluto; siempre disfrutando del proceso, que es lo más importante.

Tienes un hermano dos años mayor y también marchador, Daniel Chamosa, con una trayectoria más discreta que la tuya, pero que este año ya ha pulverizado su MMP de 20 km por más de 5 minutos, hasta 1h24:15. ¿Qué puedes contarnos de él?
No muchos saben por lo que ha pasado estos últimos años: dos operaciones de los dos pulmones por neumotórax y una rotura del 'isquio'; y aun así ha vuelto y de qué manera, colocándose entre los mejores del ranking de España. Para mí este año tenerle al lado ha sido mi gran apoyo; es un ejemplo de superación como deportista y no puedo estar más orgullosa de lo que ha conseguido esta temporada.

Enlaces relacionados:

HISTORIAL DEPORTIVO DE ANTÍA CHAMOSA
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




















Junto a su hermano Daniel
Junto a su hermano Daniel









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |