Real Federación Española de Atletismo







 jueves, 27 de mayo de 2021   ENTREVISTA WEB 63/2021
Manuel Alonso: "El atletismo me dio la vida tras la jubilación"

Por : Vicente Capitán


Hasta la fecha contabiliza 36 récords de España, 17 plusmarcas europeas y 6 récords del Mundo, el último obtenido justo cuando cerramos la edición de esta entrevista, el domingo 23 de mayo con los 6:40.25 hechos en la Milla en pista, en Sabadell "en el que me dijeron que pasé el 1.500 por debajo del récord del Mundo que había hecho el 1 de mayo en Arganda, con 6:18.66", nos cuenta un exultante Manolo, un hombre nacido en Madrid en 1936 meses antes que estallara la Guerra Civil española.

Los que a finales de los 90 y principios de siglo frecuentábamos las instalaciones del INEF madrileño y el entorno de la Residencia Blume, veíamos por allí a "Manolito" Alonso, que no pasaba desapercibido, por superar los 60 años entonces, en una época en la que correr a esas edades no era tan frecuente como hoy en día, pero más aún porque su zancada cortita y de mucha frecuencia, su respiración entrecortada y el grito de "pista" pidiendo paso de vez en cuando mientras hacía series por el anillo exterior, eran señas de identidad de este hombre, bajito, que desde luego provocaba admiración entre muchos atletas de alto nivel. Pero lo que resulta admirable de verdad es que 25 años después, siga siendo incluso más competitivo que entonces.

El pasado 21 de marzo, el atleta del TCR madrileño inició su última serie dorada en lo que a registros se refiere. Aquel día batió el récord del Mundo de 800 metros en pista cubierta M85, con 3:08.06. Era el día de su cumpleaños, además de su aniversario de bodas. Una semana más tarde y en la misma pista de Gallur, superaba la plusmarca universal de los 1.500 metros con 6:28.30, y al día siguiente llegaba el turno de los 3.000 también indoor, y entonces cayó un nuevo récord de Europa. Poco después, en abril al inaugurarse la temporada al aire libre empezó cayendo el récord continental de 1.500 y luego los dos topes universales ya mencionados. "En 2016, hice también de forma consecutiva los récords de Europa de 800 y 1.500 en la recién inaugurada pista de Gallur, pero está claro que lo de este año ni me lo podía imaginar. Creo que en parte estos éxitos se los debo, y lo quiero agradecer, a que la Federación de Atletismo de Madrid, pese a la pandemia, ha mantenido una gran actividad en pista, hemos tenido muchísimas competiciones, incluso para poder elegir y renunciar a alguna".

Deportista desde chaval y corredor popular a los 40
Manolo siempre ha sido deportista, desde bien joven ya iba al gimnasio, pero luego sus obligaciones laborales le alejaron del deporte, y no fue hasta pasados los 40 años cuando empezó a correr de forma sistemática. Fue uno de esos corredores populares de finales de los 70 y principios de los 80 que se enganchó a las primeras maratones populares que se hicieron en España y a las medias maratones que llegaron una década después. "Fui de los que vi como espectador la primera edición de la Maratón Popular de Madrid, en el 78 y eso me hizo engancharme a correr para participar en la segunda edición. Entrenaba por mi cuenta, solo corría sin más y acabé en 4h35 y muy contento. En 1990 conseguí hacer en esa misma maratón 2h48", nos cuenta Manolo que presume de haber sido directivo del Mapoma madrileño entre los años 1991 y 1998, y encargarse su maratón de organizar la comida de la pasta del día de antes. Y también fue unos años el encargado de ir cerrando carrera con el coche escoba: "Era muy duro tener que decir a los atletas que cerraban carrera que estaban pasando ya con tiempo por encima del fuera de control y que teníamos que abrir el tráfico… y por el contrario disfrutaba mucho organizando la comida de la pasta. Recuerdo mucho de aquellos años los entrenamientos en el Retiro con gente ilustre como José Luis Desviat (padre de Esther), Isidro López 'Bikila' o Fernando Pineda, entre otros. Mi entrenador empezó a ser Juanjo Marián, un amigo mío, que fue el que me enseñó a correr de verdad. También me hizo algún plan en mis inicios Joaquín Arenas y alguna temporada posterior entrené con Xuxín Castelló, y en aquel grupo coincidía con otro ilustre atleta máster como Sergio Fernández".

Manolo estuvo muchos años enganchado a la distancia de Filípides "y recuerdo que cuando hacía un maratón, al acabar terminaba deshecho, pero seguía luego preparando el siguiente. Fue Valentín Cueje que me veía entrenando, el que me sugirió que empezase a entrenar con Antonio Serrano y así fue hace 22 años aproximadamente. A partir de entonces dejé de ser corredor de ruta y me centré en la pista y el medio fondo".

Primeras medallas y récords
Pero volvamos a sus primeras pequeñas gestas. Mucho antes de conocer a Antonio Serrano llegó su primera medalla y fue en 1989 siendo subcampeón de España de 10.000 metros M50 y en el 91 le llegó su primer título, el de campeón de España de 1.500 metros. En el 93 hizo lo propio en la Media Maratón, "en una media en Vigo que recuerdo que a nivel absoluto ganó el gran Alejandro Gómez", añade Manolo. Fue en 1996 en San Sebastián cuando consiguió su primer récord de España, en los 1.500, en la categoría M60 y bajo las órdenes de Juanjo Marián. "El primer récord de San Sebastián, me enteré tras cruzar la meta, porque me lo dijo un atleta, que era justo el compañero al que yo lo quitaba el récord… pero mi primera gran alegría, la que más me emocionó fue aquel primer título de campeón de España en el 91".

Su primer viaje internacional fue a Noruega y aquello fue muy emocionante para Manolo: "Era el año 92 y tengo esa foto con la medalla de bronce bien presente… el campeonato estuvo muy bien organizado, pero está claro que no tiene nada que ver con el nivel de hoy en día, y no te digo nada en España. Aquellos años los campeonatos eran ir a pasar un fin de semana juntos varios amigos y competir, pero desde que Fernando Marquina cogió las riendas de los Máster en la RFEA, esto es otra historia, todo mucho más serio y organizado como si fuera un campeonato absoluto".

Entrenando con Antonio Serrano
El cambio que Alonso experimentó al empezar a entrenar con Antonio Serrano fue enorme. "Con Antonio empecé a entrenar de forma más constante, digamos que era un entrenamiento más profesional, me lo tomé mucho más en serio… fue clave que dejé de trabajar y por tanto tenía todo el tiempo para entrenar y para estar en casa el resto del día con mi mujer. Yo había tenido mi pequeña empresa y me jubilé con 68 años, y al dejar de trabajar lo pasé mal, sentía un vacío, no sabía qué hacer cada día y está claro que el atletismo llenó ese hueco, porque al principio se me quitaban hasta las ganas de comer al no trabajar ya. Volcarme con el deporte levantó de nuevo mi vida".

De su primer título internacional, recuerda Manolo que fue en Jyvaskila (Finlandia) en el Mundial en Pista Cubierta en 2012, "y fue muy curioso porque el día anterior a la medalla de oro corrí el 3.000, y pese a llevar una gran ventaja sobre los demás, entré haciendo eses en los metros finales que casi no llego, acabé segundo, pero con un susto importante, sobre todo mi mujer que estaba allí. No hubo una explicación a lo que me había pasado y curiosamente al día después corrí fenomenal y gané el oro en los 1.500".

La llegada de los récords internacionales
A partir de los 80 años, Manolo empezó a fijarse en cómo estaban los récords de Europa y del Mundo de su edad "y vi que tal y como yo me encontraba tenía muchos a mi alcance". Y efectivamente empezaron a llegar las plusmarcas internacionales. "Sin duda uno de los momentos más especiales que viví entonces fue cuando Jesús España me hizo de liebre para batir el récord de Europa de los 1.500 metros en Moratalaz, en 2016, aquello fue tremendo y tengo la foto con Jesús cruzando la meta, una foto que tengo dedicada por el propio Jesús, en la que me escribió 'Para mi admirado señor Manolo, gracias por hacerme tan feliz ese día', fíjate qué dedicatoria. Curiosamente meses más tarde de aquel registro de 5:50.33, tuvimos la Copa de Clubes Máster en Castellón y ante la competencia de otro ilustre veterano como Arsenio, del Lynze de Parla, me llevó a exigirme más y sin liebres, batir el récord con 5:47.35, mi primer récord del Mundo. También en otra ocasión me hizo de liebre Pedro Esteso en otro récord y el pasado 21 de marzo, en Gallur fueron James Atten y José Rifaterra los que me acompañaron en el récord del Mundo de 800 metros, un lujo para mí".

Sin ningún género de dudas, una de las claves de la longevidad de Manolo, es que las lesiones han pasado por su vida siempre de refilón, "es verdad que apenas he tenido lesiones y yo creo que la claves es que estiro mucho, mis 20 minutos diarios no me los quita nadie. Cuando voy a darme masaje, que también lo hago a menudo, los fisios me dicen que estoy fenomenal. También creo que es importante que hago bastante técnica de carrera y 400 abdominales, que los hago a diario menos cuando tengo series".

"Cuando vamos cumpliendo años vamos haciendo mejores puestos, pero no tiempos y eso es porque cada vez quedamos menos deportistas en activo, esta frase me le decía Antonio Postigo y qué razón tiene", reflexiona en alto Manolo. Su mentalidad le dice que hará atletismo toda la vida y que seguirá compitiendo hasta llegar al límite de "tener que ir arrastrándome… pero eso te lo tienen que decir desde fuera alguien que sepa quién eres, porque desde dentro tú no te das cuenta, y yo tengo claro que, si llego a dar esa imagen, será el momento de dejarlo y te pongo un ejemplo: el llegar algún día en un 1.500 y tener que hacer parte de la última vuelta andando porque ya no pueda correr más".

Un hombre de costumbres que se sigue poniendo nervioso antes de salir
Manolo, con la vacuna del COVID ya puesta, reconoce que: "He pasado miedo, está claro. En la época más dura y cuando nos dejaban salir un ratito a la calle, sólo salía a correr y comprar y nada más. He tomado muchas precauciones, pero te digo que en cuanto pude salir a correr por la normativa, lo hice desde el primer momento. Tengo suerte de que dónde vivo no interaccionaba con mucha gente en las calles".

Manolo Alonso, es un hombre de costumbres deportivas arraigadas, antes de la pandemia las pistas del INEF eran su lugar habitual de entrenamientos aparte de la Casa de Campo y ahora lo es Vallehermoso. Reconoce que le gusta hacer series, pero unas más que otras "y los 600 metros son una distancia que se me atraviesa. Suelo hacer 65/70 km a la semana, lo hemos ido aumentando los últimos años y reconozco que me viene muy bien, unos 10km los días normales de rodaje y tirada de 14-15 km los fines de semana. Descanso un día a la semana y otro día hago gimnasio con 8 km previos de rodaje… los días de gimnasio hago 4x125 metros para soltar" y entre sus rituales afirma que "el día antes de competir hago un trote de más de 25 minutos, pero menos de 30. Y luego hago un 100, un 200 y un 100 para activarme. Me encanta competir, pero me sigo poniendo mucha presión antes de las carreras y estoy nervioso siempre antes de salir, luego cuando se da el pistoletazo de salida, ya estoy tranquilo. Soy muy metódico en las previas de las carreras, eso es cierto".

Resulta obligatorio preguntarle si por parte de médicos, familiares cercanos etc, no le han pedido o recomendado que lo deje, que no se exija tanto y Alonso es contundente: "No, nunca me lo han pedido, hago reconocimientos periódicos y me dicen que estoy bien, mi mujer Rosa respeta lo que hago y como ya he dicho me dedico a entrenar por las mañanas y el resto del día a mi casa. Mis hijas siguen lo que hago y lo respetan también y tengo cuatro nietos, y tres bisnietos y estos sí que se ponen contentos cuando me ven por la tele. Alguna vez han ido a verme algún campeonato fuera, pero no a menudo. Mi mujer sí ha viajado muchas veces conmigo a los grandes campeonatos".

De sus rivales históricos nos cuenta: "No descubro nada si digo que para mí lo mejorcito que ha habido ha sido Manuel Rosales, porque además era capaz de ganarme en distancias cortas y a partir de 3.000 metros ni le veía… también hay gente muy buena que viene detrás de mí por edad como José Vicente Rioseco".

Por último, comentamos con Manolo el uso del nuevo tipo de calzado que se ha generalizado entre la élite del atletismo y nos confiesa que sí usa esos nuevos modelos de zapatillas de clavos "y sí que notas que te permiten correr más tiempo con la zona delantera del pie y por tanto ir más rápido". Cualquiera diría que estamos hablando con un chaval sub20, pero es que así es Manuel Alonso, un atleta de mentalidad joven, nada que ver con los 85 años que acredita en su DNI. En su trayectoria ha pasado por los clubes Mapoma, Rodper. A.D. Marathon, Lynze de Parla y el TCR actual. Manolo planifica sus temporadas con su míster, Antonio Serrano, pero siempre asesorado por Fernando Marquina en tema de calendarios, pruebas a las que atacar récords, ritmos, etc.

Enlaces relacionados:

HISTORIAL DEPORTIVO DE MANUEL ALONSO
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





Junto a Antonio Serrano, a su derecha y Juan Marián (su primer entrenador) a su izquierda
Junto a Antonio Serrano, a su derecha y Juan Marián (su primer entrenador) a su izquierda













Junto a Fernando Marquina, de quién tiene grandes referencias en su día a día deportivo
Junto a Fernando Marquina, de quién tiene grandes referencias en su día a día deportivo















Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |