Real Federación Española de Atletismo





 viernes, 26 de marzo de 2021   ENTREVISTA WEB 32/2021
Plusmarquista mundial de triple salto (W60)
Alicia Hernández: "Volví al atletismo máster por problemas en el corazón"

Por : Vicente Capitán


Alicia Hernández cumplió el pasado 20 de febrero los 60 años y para celebrarlo, se marcó el día 21, un récord del Mundo de triple salto W60, con 10,25, registro que mejoró dos centímetros una semana más tarde, teniendo lugar ambos concursos en el emblemático Palau Sant Jordi.

Esta barcelonesa, afincada en el barrio de Gracia defiende la camiseta del Muntanyec Sant Cugat, un club tradicional de montaña que ha ido potenciando su sección de atletismo esta última década, coincidiendo con el regreso a la competición de Alicia, que había sido atleta en sus años mozos y lo había dejado hasta su regreso en 2011.

"Mi relación con el atletismo comienza en mi época escolar. Yo estudié en la Escuela Alemana y allí el deporte era importante y hacíamos bastante atletismo, pero sólo lo practicábamos en el colegio, de puertas para adentro, nunca íbamos a competir fuera. También practiqué el patinaje porque enfrente de casa tenía una pista para ello. Era una niña inquieta y me gustaba la actividad física pero no fue hasta los 18 años, cuando empecé a estudiar INEF, cuando estuve en una pista de atletismo por primera vez", nos cuenta Alicia.

El lujo de entrenar con atletas olímpicos
Y allí, esta mujer tuvo la enorme fortuna de coincidir en aula o en los pasillos con gente como Roberto Cabrejas, Antonio Corgos, Carlos Sala… "Me enteré que se podía entrenar atletismo allí y empecé con Jordi Campmany y con él descubrí las vallas, porque en el colegio no teníamos. Probamos y se me daba bien y ya aquel primer año estuve en la final de los 100 metros vallas en el Campeonato de España absoluto. Un tiempo después, Roberto Cabrejas, que aún seguía en activo empezó a ejercer como entrenador y me pasé a entrenar con él, era la única chica en aquel grupo, en el que también estaban Corgos, Sala, Ricardo Diéguez y Manel González, nada menos que cuatro atletas olímpicos (entre ellos Cabrejas) y yo ahí con ellos".

Alicia fue una habitual en las finales de los campeonatos de España absolutos, y competía tanto en vallas como en lisos. De aquellos años 80 dejó en su casillero unas marcas personales de 12.11 (100m), 24.96 (200), 14.64 (100 vallas), 46.64 (4x100) y 5,97 (longitud). "Me defendía bien en vallas y lisos, y en 1989 me propuso Roberto dejar las vallas y probar en longitud, y no se dio mal. Nunca pude ser medalla y sí quedé alguna vez 4ª y 5ª, pero en el 90, ya cerca de los 30 años decidí dejarlo, yo pensaba que ya era muy mayor y que debía dedicarme a otras cosas, aunque mi entrenador y mi grupo me animaron a seguir, Cabrejas me ponía como ejemplo que él había batido el récord de España con 30 años, pero yo lo tenía decidido. Con el tiempo me arrepentí".

Pese a esa decisión firme, Alicia no dejó de ejercitarse y empezó a darle más cancha al patinaje bicicleta de montaña, "la verdad es que intenté evitar todo lo relacionado con el atletismo, tenía nostalgia del pasado reciente y me mantuve al margen del mundillo atlético".

Retirada temprana y llegada al atletismo máster
El contacto de Alicia con el mundo máster se remonta a su época de atleta absoluta, cuando iba al Miting de Tolosa que organizaba su entrenador Roberto Cabrejas: "Allí nos hospedábamos en casas particulares y a mí me tocó la de Armando Roca, que entonces era una referencia en el atletismo veterano. Me llamaba la atención el espíritu competitivo de aquel hombre mayor, con sus campeonatos máster". Pero lo que condujo a nuestra protagonista a engancharse de nuevo al atletismo fue más un problema de salud, que el simple deseo personal. "Con el paso de los años, tras dejar los entrenamientos, empecé a tener arritmias, me miraron los médicos y la conclusión era clara, al haberlo dejado tras una actividad intensa se había producido una descompensación en el corazón por lo que, o volvía a hacer deporte periódicamente, o me tenía que medicar y es por ello que me reenganché al atletismo. Mi pareja, Lluis, es bombero y siempre hacía deporte y en atletismo entrenaba para hacer 400 vallas, yo le acompañaba y volví a prepararme para hacer velocidad".

Entonces era 2011 y Alicia participó ya en 2012 en el campeonato de España Máster en pista cubierta (1ª en 60 metros) y luego fue bronce en los 100 metros al aire libre. "Poco después empecé a entrenarme con Antonio Corgos, que era el director técnico del club Muntanyec Sant Cugat y con él compartía entrenamientos con sus chavales cadetes y juveniles, varios de ellos hoy en día están en las finales de los campeonatos de España absolutos. Y lo más importante es que el tema del corazón pasó a estar controlado sin medicación, por volver a hacer deporte".

Antonio Corgos: "Vas a hacer triple y te haré campeona del Mundo"
En 2013 Alicia ya tocó el salto de longitud y fue campeona de España de su edad y al empezar la temporada siguiente fue cuando su entrenador decidió que era el momento de probar con el triple salto. "Yo estaba un poco alucinada porque en nuestra época de juventud no existía esta prueba pero Toni me dijo que si lo hacía bien no me pasaría nada. Y recuerdo que me dijo 'te enseñaré a saltar triple y te haré campeona del Mundo' y yo pensé que se le había ido la olla". Su debut en la disciplina fue en el Mundial en Pista Cubierta de Budapest, en el que Alicia acabó 3ª en W50. "Fue una gran experiencia, me gustó cómo estaba organizado, el ambiente, y la medalla estuvo bien, pero para mí lo principal siempre ha sido la superación personal, soy competitiva conmigo misma. Recuerdo que a Budapest viajamos mi pareja y yo junto con mi padre, que es fotógrafo, que ya era mayor, y que disfrutó muchísimo".

Alicia, que mantiene su complexión delgada y es alta (1,80), entrena desde entonces cuatro días a la semana en los que reparte sus cargas de la siguiente manera: "un día de series de velocidad corta, movilidad de vallas; otro de pesas y multisaltos; otro de trabajo de fuerza y técnica de salto y uno más de velocidad larga (aeróbico/anaeróbico) y técnica de carrera. Me encanta todo lo que tenga que ver con saltar y las pesas y lo que menos, el trabajo de 300 metros para arriba. Suelo hacer dos días seguidos, descanso y luego otros dos. Evidentemente se nota que ya no se recupera como antes, pero la verdad es que el tema de pesas y multisaltos lo aguanto bastante bien, incluso a veces más que los chavales jóvenes".

El éxito de Budapest fue algo inesperado para Alicia y aquello inició un camino para planificar futuras competiciones internacionales, pero siempre con el principal objetivo del a superación personal. Aparte de ir acumulando títulos nacionales tanto en pista cubierta como al aire libre siguió sumando éxitos en el extranjero. En 2016 fue medalla de bronce en el Europeo en pista cubierta y en 2017 volvió a saltar longitud y en el Europeo de Aarhus (Dinamarca) gano el triple al aire libre.

Subcampeona del Mundo en Málaga 2018
2018 era el año del Mundial de Málaga, y Alicia competía en W55. "Recuerdo que entre las inscritas estaba una atleta india que era la que había ganado en Budapest en 2014 y con la que no había vuelto a coincidir hasta entonces. Tenía claro que ella era la gran favorita, pero estuve cerca de ganarla. Incluso hubo momentos de confusión porque por megafonía decían que yo iba primera, pero no era así. Arriesgué en el último salto, pero no pude pasarla", nos cuenta esa mujer, profesora de educación secundaria que decidió al cabo de los años pedir una excedencia en el instituto donde tenía plaza fija y cambiar de aires. "Yo no quería quedarme haciendo lo mismo toda la vida y me líe la manta a la cabeza y estudié pastelería, siempre me ha gustado el tema. Viajaba a Nueva York de vez en cuando porque me encanta la ciudad y me fui allí y acabé estudiando pastelería en aquella ciudad, porque la escuela del gremio en España no me aceptaba al no ser hija de pastelero. Al volver a Barcelona me establecí por mi cuenta y funcionó por el boca a boca, pasteles por encargo podemos decir. Tuve épocas de mucho trabajo, dormir poco por la noche y aquello me llevó al tema de las arritmias que te comenté, por lo que bajé el volumen de trabajo junto con volver al deporte".

En 2019 siguió añadiendo méritos al subcampeoanto del Mundo, con el bronce en el Mundial de pista cubierta de Torun "la pista más alucinante que he visto nunca" y la plata del Europeo en Italia al aire libre. En 2020 el objetivo para el invierno era el Europeo de Braga, pero todo se fue al traste por la pandemia. Alicia vivió el confinamiento sola en Barcelona, porque su pareja estaba trabajando fuera y se quedó a atender a su madre, y su gran preocupación fue mantener su problema del corazón a raya. "Para ello me cree varias rutinas de entrenamiento, vivo en un edificio en el que hay oficinas y pude utilizar el parking para ejercitarme, haciendo saltos, la poca velocidad que podía, fuerza y core en casa con circuitos, otro día escaleras, ya que en el edificio al estar cerradas las oficinas no había nadie. He sido muy disciplinada y de hecho cuando nos permitían salir a la calle, aquí en el centro de Barcelona salía tanta genta a pasear y a hacer deporte que yo seguí como hasta entonces en casa. Al volver a los entrenamientos presenciales, noté que todo este trabajo había sido muy importante porque no tuve problemas físicos". Alicia volvió a la competición en el campeonato de España Máster tras el verano y ganó el triple salto, pese a que dos semanas antes se lesionó en los isquiotibiales. "Pude recuperarme con ejercicios, pero mi entrenador me recomendó no saltar. Me probé allí porque teníamos todo el viaje cerrado, hice un salto y dejé el concurso. Yo en los campeonatos sólo hago una prueba, prefiero centrarme en una disciplina en cada campeonato y hacerlo lo mejor posible, sí podría hacer otras pruebas de velocidad, pero yo, con una, tengo bastante".

Batir un récord del Mundo sin saberlo
Y nos vamos al éxito reciente de Alicia Hernández, su doble récord del Mundo de triple salto los pasados 21 y 28 de febrero. "No teníamos ninguna competición programada, y nos mandaron un mail para ver si nos queríamos inscribir a un posible control en el Palau Sant Jordi. La competición salió adelante y era justo un día después de cumplir los 60 años y yo sabía que estaba bien, pero por supuesto no sabía nada de récords del Mundo. Esta especialidad es mucho de pillar un buen salto y tuve la suerte de engancharlo. Cuando hice 10,25 yo no sabía que era récord y al acabar me avisaron allí que era récord de Europa y luego me llamaron para decirme que era del Mundo. Me dio un subidón al saberlo, pero no me lo podía creer". Hasta ese día, la relación de Alicia con las plusmarcas era ser poseedora del récord de España W55 al aire libre (10,25) igualada con la combinera Rosa Escribano (a la que Alicia admira) y el de pista cubierta de esa misma edad con 10,18.

"La semana siguiente tuve la posibilidad de volver a saltar de nuevo en el Palau, porque teníamos el Campeonato de Cataluña y mejoré dos centímetros. Volvimos a demostrar que estaba en buena forma, el primer salto igualé la marca anterior y luego mejoré., pero la pena es que luego ya no hemos tenido ninguna posibilidad de volver a competir. De aquella segunda vez del récord me gustó que mi entrenador pudiera estar allí viéndome, porque la semana anterior estaba en el campeonato de España absoluto y no pudo. El mérito es suyo, porque me ha enseñado a saltar triple con mi edad y conseguir luego estos resultados",

"Para el futuro más inmediato no sabemos todavía que podremos hacer, en principio íbamos a ir al Mundial de Finlandia, pero al final se traslada a 2022, así que seguimos entrenando y si hay alguna competición, variamos un poco el entreno para ir a competir y ya está. Lo más importante es que estoy muy bien físicamente, no tengo molestias. He reforzado cuádriceps y me olvidé de dolores que tenía hace años cuando sólo hacía patinaje, así que en principio todo bien", nos dice esta barcelonesa que no descarta ser entrenadora (es licenciada en INEF) en el futuro, porque le gusta. Pero pese a sus conocimientos técnicos, no se auto entrena nada y sigue al pie de la letra lo que le manda Antonio, incluso alguna vez le pide hacer algo más si se encuentra bien, pero siempre haciéndolo saber.

Y despedimos a la nueva plusmarquista mundial máster, que "presume" de no tener redes sociales y que ha alucinado estas semanas de atrás, por la repercusión en medios locales y sobre todo entre sus amigos y conocidos (muchos de su época de atleta sénior) además de su club actual, por sus consabidos récords. "Ahora el principal objetivo es ser campeona del Mundo, no sé en qué edad, por aquello que me dijo Toni cuando empecé a entrenarme con él, y si podemos, mejorar algún centímetro mi marca personal (10,27, la misma marca que le ha dado el récord del Mundo en pista cubierta), aunque al aire libre, mejorar el récord lo veo casi imposible, porque una japonesa tiene más de 11 metros",

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia











Junto a Roberto Cabrejas y en las anteriores, en su año como velocista y vallista en su etapa de atleta absoluta
Junto a Roberto Cabrejas y en las anteriores, en su año como velocista y vallista en su etapa de atleta absoluta




En dos imágenes en el Campeonato del Mundo PC Budapest 2014 Medalla de bronce
En dos imágenes en el Campeonato del Mundo PC Budapest 2014 Medalla de bronce

Campeonato de Cataluña PC 2019 Sabadell, Barcelona (Foto: Lucio Martínez)
Campeonato de Cataluña PC 2019 Sabadell, Barcelona (Foto: Lucio Martínez)

Foto: Xavi Ballart
Foto: Xavi Ballart









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |