Real Federación Española de Atletismo







 miércoles, 24 de febrero de 2021   ENTREVISTA WEB 20/2021
Ana Cristina Aguado: "Las medallas qué más dan, yo quiero mantenerme corriendo toda la vida"

Por : Vicente Capitán


Ana Cristina Aguado cumplirá en agosto 62 años y bajo su voz pausada y tranquila se esconde una mujer llena de energía que vive el deporte como parte indispensable de su día a día. Esta ovetense, casada y con dos hijos y que reside en el pequeño pueblo de Carcarosa (apenas 50 habitantes y perteneciente a Turón) es la atleta española máster más laureada en los Europeos y Mundiales de Montaña y Trail Running, con seis medallas (tres oros, un plata y dos bronces).

Ana es médico de profesión, "médico de pueblo de antes, aunque ahora nos llamen de medicina familiar y comunitaria", nos cuenta, y quizá por esa formación sanitaria vela por una vida saludable que profesa en primera persona.

"Cuando empecé nos decían que correr no era cosa de señoritas"
"Empecé a correr en el Instituto Femenino de Oviedo, con 10 años. Recuerdo que la directora nos decía que el correr no es cosa de señoritas que debíamos hacer teatro, cantar... pero éramos un equipo que solía ganar en Asturias e íbamos a correr los Juegos Escolares nacionales. En 1975 fui récord de Asturias juvenil de pentatlón. Nos entrenaba la profesora de gimnasia, posteriormente Ireneo de Lucas y cuando entré a formar parte del equipo del CAU (Club Atlético Universitario), mi entrenador fue Pepín Teverga".

Pese a su pasión y ganas por hacer atletismo, "cuando empecé a estudiar en la facultad, con clases y prácticas fue imposible continuar y lo dejé. Pero, aunque no competía, siempre hacía algo de deporte. Retomé más la actividad deportiva de nuevo a partir de los 24-25 años cuando conocí a mi marido, Jorge. Él hacía artes marciales y los dos empezamos a compartir montar en bici, salir a andar, montar a caballo… y al final él también empezó a correr".

De aquella época y cuando se casaron y tuvieron sus dos hijos, Ana recuerda con agrado como "compramos una burra, para poder salir a hacer deporte al monte los dos juntos y llevar a los niños. Así, mientras uno estaba entrenando lo que fuera, el otro estaba entretenido con los niños en la burra".

Pero aquel gusto por la vida deportiva no derivaba en competición, fundamentalmente por la falta de tiempo: "Entonces, entre los niños, el trabajo, preparar oposiciones… no tenía tiempo de más y fue en 2009, cuando con las oposiciones ya aprobadas y los niños más mayores me animé a competir. Fue en Nembra, donde trabajo y en una carrera de montaña. Eran 50 km, corrimos poca gente y mujeres éramos dos o tres nada más, gané y sobre todo la acabé y me gustó mucho la experiencia".

Pasión por las carreras de montaña
Descubrió así en aquel 2009 las carreras de montaña, en las que ha se ha convertido en un referente en el ámbito máster, seguramente porque el entrenamiento natural que venía desarrollando desde hacía años, le venía como anillo al dedo para correr por las montañas. "Al principio hice también pruebas en ruta con medias maratones y carreras de 10 km además de hacer en invierno cross. Competí algunos campeonatos de España en 10km y campo a través aquellos años. Después de 2011 me he centrado en hacer cross en invierno y montaña el resto del año".

Ana Cristina pertenece al club Ocle de Candás y aunque no desprecia al atletismo en llano, el mundo del trail running es su medio natural: "Yo vivo en un pueblo a 700 metros de altitud, donde acaba la carretera y lo máximo llano que tengo son 800 metros. Así que salgo a correr siempre por la montaña con todo tipo de desniveles y terrenos, aquí puedo hacer lo que quiera. Si quisiera ir a entrenar a una pista tendría que estar todo el día fuera de casa entre el trabajo y el entrenamiento. Además, cuando me pierdo por el monte es como si estuviera en otro mundo, veo las cosas de otra manera y no tengo la sensación de estar con el cronómetro en la mano".

Ana se considera devota de los kilómetros verticales o carreras en continua subida, "y cuanto más empinados mejor, me encuentro mejor en carreras de hasta 15 km con desnivel, pero también hago todas las distancias incluso ultras. La Travesera de los Picos de Europa, de 75 km y 13.000 metros de desnivel la hice en tres ocasiones y otras dos el Desafío de Somiedo".

Su primer gran título nacional llegó en 2012, cuando ganó en su categoría el Nacional de Carreras de Montaña en Tineo y en 2015 acabó subcampeona absoluta y campeona máster en el primer Campeonato de España de Trail Running, y apenas un mes después también fue campeona de su categoría máster en el Nacional de Carreras de Montaña.

Ya antes había sido medallista en campeonatos de España máster tanto en cross como en 10 km en ruta. "Al federarme en atletismo me llamó la atención que tuviéramos categorías máster cada cinco años, porque yo venía del ámbito del montañismo y allí los saltos de edad eran mucho más amplios. Era una buena motivación, pero las medallas nunca han sido mi principal objetivo", nos cuenta Ana, quien a medida que se involucraba más en la competición iba enganchando más a su marido, que pasó de ir a verla como acompañante, a ser voluntario de las carreras para vivirlas por dentro, hasta llegar a correrlas "El objetivo era acompañarme a las carreras y al final empezó a ponerse el dorsal también y me acompaña en muchas carreras, si son de 30-35 km no tiene problemas, más largas ya no las hace".

De todo lo que supone el movimiento máster en el atletismo español, Ana Cristina valora "que apuesten por los que ya tenemos una edad, que demuestren que las cosas es querer y la edad no es un límite".

Medallas internacionales y vida natural
Su primer éxito internacional llegó en el Europeo de Carreras de Montaña disputada en Montcada en el 2017. "Salíamos todos juntos, hombres y mujeres y daba igual la edad y luego nos separaban en la clasificación en nuestra franja de edad, en el Mundial de Italia en 2019 fue la primera vez que nos separaron y a los mayores de 60 años nos pusieron menos distancia y menor desnivel. El último año, en el Europeo de Madeira, hicimos todos lo mismo tanto en la carrera corta como en la larga" Ana Cristina fue campeona de Europa en su debut internacional en 2017, en el 18 sumó el subcampeonato del Mundo, un año después volvió a ser bronce en el Europeo y repitió color de medalla en el Mundial de Italia 2019. El pasado 2020 y ya como F60 se llevó los dos títulos en liza (hubo distancia corta de 8,5 km y larga de 31km) en la isla de Madeira, una se celebró el viernes y la otra el domingo.

"A mí me gusta ir a los campeonatos por el viaje, el ambiente… a veces voy con mi marido y otra con alguno de mis hijos y prefiero gastar en estos desplazamientos que en otras cosas" y como ya hemos contado antes, no vive pendiente de las medallas pero le encanta entrenar y lo hace una forma muy natural: "Entreno todos los días, porque cuando descanso de correr siempre hago actividad física, ten en cuenta que vivo en un pueblo y tengo huerta, animales, hay que segar, limpiar… Los entrenamientos me los manda Marcos Peón desde hace unos años. Hago carrera continua, series cortas, largas, cuesta de todos los desniveles y distancias, fartlek, carrera por cuesta y posteriormente aceleraciones… el core y las cosas de fuerza las hago de forma natural con esas tareas que te he contado".

Como vemos en su preparación toca todos los palos, pero además cuida mucho también el 'entrenamiento invisible'. "En cuanto a dieta, como de todo, tengo huerta y pites (gallinas) con lo que los productos suelen ser ecológicos y de proximidad. Tomo a diario cúrcuma y jengibre, en carrera no suelo utilizar geles, y sí frutos secos y jamón magro. Al fisio apenas voy, de momento no tengo lesiones y con un buen estiramiento y agua fría tras los entrenamientos (suelo meter las piernas en pozas naturales), por ahora voy sin problemas".

Ana Cristina, que prefiere competir en pruebas absolutas o si son máster con gente más joven y no separada con los más mayores, tiene claros sus objetivos deportivos para este 2021: "Primero ir al Campeonato de Carreras de Montaña de Liencres y luego tendremos Europeo y Mundial". Y acabamos con ella recodando cuando hace 30 años en su pueblo la gente la miraba de forma rara al verla con pantalón corto corriendo por las calles y la lanzaban algún improperio. "Y ahora desde hace siete años a muchas de esas personas les ayudo tres días a la semana con clases ejercicio físico y gimnasia. Yo quiero mantenerme corriendo toda la vida y ya soy mayor, pero veo a gente de mi edad que no se puede levantar de una silla, que está machacada. La medalla qué más te da, sí te valora en ese momento y ya está, lo que interesa es ir manteniéndote, y bajar el pistón si te duele algo, pero hacer ejercicio siempre, moverte, no quedarte sentado. La gente se tiene que animar a hacer deporte dentro de sus posibilidades".

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |