Real Federación Española de Atletismo





 martes, 15 de diciembre de 2020   ENTREVISTA WEB 120/2020
Marisol Ramos, salvando contratiempos

Por : Sergio Hernández-Ranera


El gusto por un estilo de vida activo llevó progresivamente pero con pausas a esta corredora de Oñate a organizar su vida en torno al deporte rey. Sin prisas ni excesivo rigor, Marisol Ramos León ha logrado que su pasión por devorar kilómetros se combine con su manera de ser, descansar y hasta trabajar. De común pasión con su marido, la práctica deportiva le ha reportado contundentes triunfos en categoría máster aun cuando de joven solo mostró una afición intermitente por las carreras populares. Sus resultados en el último gran campeonato máster antes de la pandemia atestiguan su trayectoria: campeona de Europa en 2019 en las afueras de Venecia en 5000 y 10000 metros, así como de los 10 km en ruta, prueba en la que además batió el récord de España de la categoría con 41:32.

"Le dieron la copa a una chica que había llegado más tarde que yo"

Inicios sin pretensiones
La vinculación con el atletismo de esta burgalesa de nacimiento (1959) pero oñatiarra de adopción parte de su actividad física en un grupo de bailes regionales. "Ensayábamos tres veces por semana, y pensamos, ¿por qué no corremos un día a la semana?", cuenta. Al poco ya estaba participando en carreras populares junto a su entonces novio y actual marido. "Incluso corrí dos maratones, pero solo con la intención de acabarlos, iba hablando". En el primero de ellos, con 21 años en San Sebastián, su posición le valió ser la mejor participante de toda Guipúzcoa, circunstancia de la que se dio cuenta en la meta de Anoeta "por megafonía". Hizo 4 horas y 14 minutos, pero al no estar federada, no le dieron copa alguna. "Se la dieron a una chica que había llegado más tarde que yo".

Tras un segundo maratón más rápido (3 horas y 25 minutos) "después de haber entrenado mucho más" y varias populares, una lesión en los abductores y la necesidad de concentrarse en su familia obraron un retiro temporal. Sólo cuando sus hijos crecieron y la permitieron estar "un poco más libre", Marisol participó en dos ocasiones en la prueba popular por excelencia del País Vasco: la Behobia-San Sebastián. "La corrí en 1:25, así que el entrenador del club donde estoy ahora, el Aloña Mendi, me propuso entrenar con él, por el resultado que había obtenido. Fue cuando volví a federarme", admite. Su etapa máster acababa de comenzar.

"A mí lo que me gusta son las carreras largas, de 10000 metros para arriba"

Predilección por las distancias largas
Maratones, medio maratones y carreras populares de todo tipo solo podían desembocar en categoría máster en una presencia continuada en pruebas de fondo. "Fui probando distancias, pero a mí lo que me gusta son las carreras largas, de 10.000 metros para arriba", admite. Sin embargo, Marisol Ramos ha sido muchas veces campeona de España en pruebas de mediofondo. Sin ir más lejos, en la temporada de 2019 se proclamó en Sagunto campeona nacional en su franja de edad de 800, 1500 y 5000 metros. "Competía a ver lo que salía. Aparte de que en los campeonatos en pista cubierta, o haces eso o no hay muchas cosas más". En las distancias largas compite con rivales temibles, como la atleta gallega Esther Pedrosa, buena atleta internacional en su juventud. Es decir, Marisol Ramos se bate el cobre con gente de trayectoria muy contrastada. "Hay veces que piensas, ¡si hubiera empezado antes! Pero yo es que empecé a trabajar con 15 años. Y en mi familia, ni mis padres ni mis hermanas practicaban atletismo. Así que no se me pasó por la cabeza empezar a correr", añade.

A Europa en caravana
En 2008 Marisol Ramos entró en segunda posición en el primer cross que corrió de nuevo como federada, en Lloret de Mar. "Uno de los chicos del equipo me dijo: '¡Marisol, que solo te ha ganado María Luisa Muñoz, que es muy buena!', cuenta. "Ahí fue cuando el entrenador me contó que había un campeonato de Europa máster en Ljubljana. Así que como tenemos una caravana, lo planteamos como unas vacaciones. Fuimos toda la familia. Quedé 4ª en los 5.000 m [categoría W45], algo para mí increíble, me hizo mucha ilusión, no pensaba que iba a rendir así. A partir de ahí, seguí y aprovechamos siempre las salidas para hacer turismo". Pero en otras ocasiones, las fechas impedían que su participación en campeonatos coincidiese con la época de vacaciones. Así sucedió de cara a la consecución de su título mundial de medio maratón en Finlandia en la categoría W50, en abril de 2012. "Solo fuimos mi marido y yo", recuerda. "Salí de trabajar un viernes, cogimos el coche hasta Bilbao, llegamos en avión a Helsinki de noche y a la mañana siguiente alquilamos otro para llegar a Jyväskyla, a 300 km. Creía que los 3.000 m eran a mediodía. Entonces viene Aurora Pérez y me dice: '¿Has venido ahora? ¡Pero si tu competición es por la tarde!' [acabó en 3ª posición] El domingo gané el medio maratón [1:24:02], después de las medallas cogimos el coche y volvimos a Helsinki. El lunes a primera hora ya estaba trabajando. Pero nosotros, contentos".

Sobreponiéndose a las lesiones
El mismo año de su triunfo mundial en Finlandia, Marisol Ramos obtuvo en Águilas (Murcia) sendas medallas de oro en el Campeonato de España al aire libre en 800, 1500 y 5000 metros. La temporada siguiente, en 2013, ganó en Upice (Chequia) el medio maratón del Campeonato de Europa con 1:26:33. Pero esta constante se truncó en las temporadas de 2015 y 2016 debido a una lesión. "Estuve lesionada por una fractura en el pie por estrés en el pie, en el escafoides", explica. "No había forma de que se me pasara, ni siquiera con ondas de choque". Marisol pensó incluso en dejar el atletismo. "Pero en un centro médico me pusieron una plantilla. Mejoré, aunque no sé si fue por la plantilla o porque ya habían pasado dos años y tenía que mejorar. Ahí empecé otra vez". Ese nuevo comienzo se tradujo en un regreso argento a nivel europeo en 2017 en Aarhus (Dinamarca) en los 5000 metros, y en el primer puesto a nivel nacional en los 10 km en ruta disputados en Elche. Para 2018, Marisol Ramos recuperaba su cetro europeo de medio maratón en Alicante (1:30:13) y volvía a reinar en España en ruta (10 km) y en campo a través.

"Soy bastante nerviosa y me hacía falta el movimiento"

Sin machacarse para seguir compitiendo
La jubilación y la pandemia han acontecido prácticamente al unísono en la vida de Marisol Ramos. Trabajaba en un almacén cargando pesos y moviéndose mucho. "Era un trabajo duro, pero me gustaba; soy bastante nerviosa y me hacía falta el movimiento". Admite que, pese a poseer un buen físico, ahora se están dejando sentir algunos achaques. "Mi trabajo no era el ideal para recuperarme de las lesiones, porque los dos años que estuve mal del pie tendría que haber estado más relajada, pero yo tenía que andar, andar y andar durante ocho horas y cuarto. Me daba apuro coger una baja, porque nunca tuve problemas para que me dieran uno o dos días de permiso para ir a las competiciones".

Y si antes solo podía entrenar por la tarde, ahora lo hace por la mañana. "No hago pesas, tampoco mucha gimnasia. En casa hago estiramientos y durante el confinamiento hice bici estática y rodillo. Pero el gimnasio no lo piso", explica, asumiendo que sus entrenamientos nunca han sido estrictos y que tampoco cuida especialmente su alimentación. "Me encanta el dulce". En Oñate no hay pista de atletismo, pero no supone un gran problema. "Cuando necesito hacer pista, voy a Zumárraga", indica, recordando que allí está el que fuera su primer club, la Sociedad Deportiva Urola. Su marido preside en la actualidad el Aloña Mendi. "Y es mi manager" (risas).

"En enero corrí una media maratón en Donosti, pero tuve que parar por una inserción del 'isquio' que venía arrastrando desde el Europeo de Venecia y que me dolía mucho", señala. "He estado parada desde el confinamiento hasta junio o julio. Corro y entreno el fondo, pero no puedo hacer velocidad. Así que en septiembre y octubre hemos aprovechado para ir al monte, que también nos gusta mucho". Las caminatas por los montes son parte ahora de su tiempo libre, corre cuando no está en ellos. "Entreno, pero no hago series", dice, asegurando que si su isquiotibial le da tregua, seguirá compitiendo.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |