Real Federación Española de Atletismo





 miércoles, 09 de diciembre de 2020   ENTREVISTA WEB 118/2020
Carlota Castrejana, el talento multidisciplinar que venció a la incomprensión

Por : Antonio Aparicio


Tanto en su trayectoria profesional como deportiva, Carlota Castrejana Fernández (Logroño, 25-abr-1973) se ha destacado como una amante de los retos, inconformista y experta en transformarse en tiempo récord. En esta entrevista, la única persona de nuestro país que ha sido olímpica en dos deportes distintos (1 vez en baloncesto y 3 veces en atletismo), repasa los principales momentos que jalonaron su extraordinario periplo como atleta, tras batir varios récords de España en altura y, sobre todo, en un triple salto donde, entre otros logros, vivirán para siempre sus dos medallas continentales bajo techo en 2005 (bronce) y 2007 (oro). Pero también hubo momentos duros y difíciles, como esos JJ.OO. de 1996 que pudieron ser y no fueron, o como su propio mayor éxito en Birmingham, que vino precedido de dudas tanto externas como "internas y destructoras"…

"Lo realmente importante del éxito es poder compartirlo con los que quieres y con los que hicieron posible que lo consiguieses", reflexiona la actual secretaria general de la RFEA, que destaca la inestimable aportación de sus padres, de Juan Carlos Álvarez (su entrenador en triple y responsable de su conversión en atleta con mayúsculas), de su gran rival nacional Conchi Paredes o del también fallecido recientemente Bernardino Lombao, quien motivó a aquella promesa de 19 años olímpica en Barcelona'92 a tomar una decisión que "nadie entendió: ni el atletismo ni el baloncesto".

Carlota, tras el verano de 1992 eras una prometedora ala-pívot de 19 años que, en sus primeros pasos con la selección absoluta, había sido olímpica en Barcelona'92 y logrado un destacado 5º puesto con España. ¿Qué te atrajo del atletismo y por qué te cambiaste al salto de altura a continuación? ¿Entendió tu decisión el mundo del baloncesto?
Fue la llamada del atletismo. Durante mi etapa en el CAR de Madrid como jugadora me encantaba observar a los atletas: sus rutinas, su entrenamiento, su preparación y disciplina. Disfrutaba tanto del entrenamiento en la pista como en la cancha, algo que no le suele pasar a las jugadoras… Y motivada por la maravillosa "locura" de mi querido Bernardino Lombao, preparé el salto.

Mi familia siempre lo respetó, pero nadie lo entendió; ni el atletismo ni el baloncesto. Hubo hasta cierto rechazo en ambos mundos, pero mi motivación e ilusión eran tales que no necesité estímulos externos y disfruté cada segundo a pesar de la incomprensión, por otro lado razonable, del entorno.

Con poco más de dos años de entrenamiento, en el invierno de 1995, ya lograste batir el récord nacional de pista cubierta (y global) con 1,89m como campeona de España en San Sebastián, ganándote tu presencia en el Mundial 'indoor' de Barcelona. ¿Cuáles fueron las claves de esa progresión tan rápida? ¿Te sorprendió?
Fue emocionante, y ese primer récord de España es uno de los recuerdos más gratificantes de mi carrera. Pero si algo soy es inconformista y, seguro, ya estaba pensando en la siguiente altura o competición y quitando importancia a lo conseguido.

Al año siguiente, igualaste esos 1,89m con otro récord al aire libre. Sin embargo, en 1997 no pudiste con los 1,90m pese a intentarlo en varios concursos, y la temporada siguiente te pasaste a los saltos horizontales. ¿Por qué se fraguó ese nuevo cambio? ¿Te sentías estancada en la altura, o simplemente veías mayor potencial en el triple?
Qué duros momentos… Ese 1,89 ya era mínima olímpica [para Atlanta'96], y era la mejor saltadora entonces en España. Pero desde la Federación me pidieron un poco más para seleccionarme para los Juegos. Supongo que había corrido tanto, había hecho tantas renuncias, había roto tantas barreras, había experimentado tantos cambios en solo tres años, que ese centímetro extra no llegó a tiempo. Aprendí la exigencia del atletismo de la forma más dura.

Decidí rodear el muro en lugar de saltarlo y, después de recomponerme, me preparé para llegar a los siguientes JJ.OO. Lo iba a hacer donde más fuerte me sentía: los saltos horizontales. Mis tests en horizontales ya eran mucho mejores desde hacía tiempo que los de verticales.

Desde luego, la decisión fue acertada, pues en febrero de 1999 ya superaste por primera vez los 14 metros (14,05), y al año siguiente hiciste historia para España siendo olímpica en dos deportes distintos. ¿Qué supuso para ti tu presencia en Sydney'00, y cómo lo viviste en relación a Barcelona'92?
Reto conseguido… Pero la clasificación para Sídney fue todavía más dura que la de Atlanta. De nuevo me reinventé, esta vez como saltadora de triple, en solo tres años. De la mano de mi entrenador, Juan Carlos Álvarez, por fin me convertí en ATLETA, y dejé de ser la jugadora de baloncesto que hacía atletismo. Trabajé duro, muy duro, junto a Juan Carlos; a él le debo todo, y ya sentía y actuaba como una atleta. En esta etapa me encontré con una increíble rival, Conchi Paredes. Ya con la mínima olímpica, luchamos duramente por la plaza olímpica en el último campeonato de España previo a los Juegos, que era clasificatorio para la que ganase aquel día…

En 2002 alcanzaste tus primeras finales continentales (8ª bajo techo en Viena y 11ª en Múnich) y firmaste tu primer récord nacional en la Copa de Europa de Sevilla, contribuyendo al ascenso de España a la Superliga. ¿Cómo valoraste entonces esos 14,51, que mejoraban los 14,30 de Conchi Paredes y pulverizaban tu MMP por 41 centímetros?
Uau… qué fácil salen las cosas cuando estás preparada… Ese fue otro de los momentos más gratificantes de mi carrera. Había aprendido antes de llegar que todo tiene su tiempo, y que hay que encajar todas las piezas (velocidad, fuerza, técnica…) en la misma frecuencia.

En el Mundial 'indoor' de Birmingham 2003 lograste tu único puesto de "finalista" (8 primeras) en una cita global, con esa 6ª plaza (a sólo 3 cm de la 4ª) rubricada en el sexto intento con un récord de España bajo techo (14,32). ¿Cómo recuerdas esa competición?
Me consolidaba como triplista; puedo decir que empecé a ver la luz y me conciencié de verdad de que podría llegar lejos. Siempre hice mis récords de España en las grandes competiciones internacionales.

Tras una nueva presencia olímpica en Atenas 2004 (con unos buenos 14,37, MMT), tu primera medalla internacional llegó en el Euroindoor de Madrid 2005. ¿Qué nos cuentas de ese bronce tras la rusa Gurova (14,74) y la italiana Magdelín Martínez (14,54), con un fantástico concurso en progresión que incluyó tres récords de España bajo techo en tus tres últimos saltos (14,42, 14,44, 14,45)?
Por fin tenía mi primera medalla internacional, en un escenario espectacular, el Palacio de Deportes en Madrid; y me sacaba la espina de los JJ.OO. de Atenas, donde con 14,37 me quedaba fuera de la final. En Madrid, el público nos llevaba en volandas en cada intento… solo disfruté. Cada vez que voy a ver partidos de baloncesto, y voy mucho, recuerdo la belleza de esa pista temporal. Siempre me ha resultado muy motivante competir en casa.

Ese verano mejoraste hasta 14,60 en los Juegos Mediterráneos de Almería (todavía hoy mejor marca española al aire libre), pero tu techo lo alcanzaste con esos 14,64 en el tercer intento que te dieron un histórico título en el Euroindoor de 2007, de nuevo en Birmingham. ¿A qué te supo ese oro, teniendo en cuenta además que en las semanas previas no parecías tan en forma, y que estabas fuera de la final hasta tu última tentativa de la calificación? ¿Lo viste peligrar en algún momento?
Birmingham fue la explosión. Ese invierno cambié mi forma de entrenamiento; más calidad y menos volumen, menos horas de entrenamiento… Me costó adaptarme a la nueva rutina. Además, había dudas en mi entorno: "se ha estancado, se está acomodando, es mayor, tiene ya 33 años…". Llegué a Birmingham con muy pocas competiciones y con saltos válidos de menos de 14 metros… algo impensable. Pero mi entrenador y yo sabíamos que estaba mejor que nunca. Aparecieron dudas internas y destructoras en la calificación, pero conseguí vencerlas, en el último intento y por los pelos. Recuerdo que sonreí antes del último salto y me dije: "Carlota, ahora o nunca". Al día siguiente en la final, ya en la presentación, sabía que ganaría: ya estaba donde quería estar y como quería estar; ese día era imbatible. Y así fue…


Además de tus dos podios y tus dos plazas de 'finalista', también fuiste 11ª en tres grandes citas (Mundial de 2005, Europeos de 2002 y 2006) y te quedaste fuera de tres finales por un solo puesto (Euroindoor de 2000, Mundial indoor de 2006, y Mundial de Osaka 2007). ¿Hubo algunas de esas actuaciones que te diesen especial rabia porque te veías en condiciones para mucho más?
Creo que siempre llegué bien a todas las pruebas y con posibilidades de más; posiblemente me compliqué demasiado en alguna calificación. Aunque también es cierto que fue una etapa de muchísima densidad de saltadoras por encima de 14,50 metros... Quizás Osaka fue de las más duras de encajar. La competencia era feroz, y algunas de mis rivales que en ocasiones me dejaron fuera de puestos de finalista, caían años después por dopaje.

Dijiste adiós al atletismo tras tu cuarta participación olímpica (tercera como atleta) en Pekín 2008. ¿Fue la despedida perfecta? ¿En algún momento te planteaste alargar algo más tu carrera?
No fue la despedida perfecta pero dije adiós donde quería, y eso también es importante; y emprendí una nueva etapa. Nunca me planteé alargar más mi carrera. Mi nueva vida me absorbió rápidamente, y de nuevo tenía que transformarme en tiempo récord y tenía mucho que aprender…

¿Estás plenamente satisfecha con tu extraordinaria trayectoria atlética, o crees que podrías haber logrado más, tanto en resultados y medallas (por ejemplo, en algún Mundial) como en marcas? Por otro lado, ¿crees que si hubieses seguido en tu también querido baloncesto tu trayectoria hubiese sido igual o mejor; y en algún momento te arrepentiste de haberlo dejado tan pronto?
Estoy satisfecha con mi carrera, aunque también estoy convencida de que posiblemente hubiera sido más exitosa si, después de ser titular en los JJ.OO. de Barcelona, hubiera seguido mi carrera deportiva en los mejores clubes europeos, donde tenía excelentes ofertas, o en la WNBA años después. O posiblemente, también habría obtenido mejores resultados en el atletismo si hubiera empezado mucho antes, siendo más joven, habiendo tenido la oportunidad de aprender de forma más natural la técnica en pruebas que tuve que aprender con 24 años. Pero aun así, y siendo consciente de ello, no cambiaría mis decisiones, ya que he tenido la suerte de experimentar dos vidas y dos deportes apasionantes que me han formado como persona y como deportista, y me han permitido conocer mundos diferentes y personas increíbles.

Aunque tus récords los lograste en altura y sobre todo en triple, no podemos olvidar que en longitud sigues figurando entre las 10 mejores españolas de todos los tiempos, con los 6,47 que lograste en 1998 (tu primer año en los saltos horizontales). ¿En algún momento os planteasteis la posibilidad de lograr algo importante en esta disciplina?
No, pero formaba parte de la preparación para el triple, y no creo que fuese especialmente buena… Pero disfruté mucho compartiendo pista con Concha Montaner o Niurka Montalvo en ligas y mítines. También era divertido cuando se unía mi querida Naroa Agirre, dejando su pértiga en el pasillo de al lado…

Por último, ¿a qué personas tienes que agradecer tus mayores éxitos en el atletismo?
A mis padres, que me inculcaron siempre la libertad para elegir, la disciplina y el compromiso. Mi padre fallecía hace pocas semanas y, recogiendo sus cosas, he vuelto a ver los maravillosos álbumes que me preparaba: recortes, premios, reportajes de moda, y cientos de fotos y noticias… Y mi conclusión del éxito es que lo realmente importante es poder compartirlo con los que quieres y con los que hicieron posible que lo consiguieses: con los que esperaban a la puerta del estadio pacientes cuando las cosas no iban bien, o te traían el hielo para los tendones tocados, o lloraban de alegría con cada triunfo.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Carlota Castrejana
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia








































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |