Real Federación Española de Atletismo





 miércoles, 02 de diciembre de 2020   ENTREVISTA WEB 114/2020
David García Zurita, el velocista global

Por : Emeterio Valiente


Vive en Extremadura, quizás por ello resulta extremadamente duro dejarle atrás en cualquier distancia que oscile entre los 60 y los 300m, tal es la versatilidad en el tartán de este bípedo adolescente, claro que no adolece precisamente de velocidad; al contrario, ha protagonizado esta temporada una pandemia de medallas y récords, pero no se queja de que todos sus tests hayan sido altamente positivos; el cuadro de mandos lo maneja un pacense paciente, Luis Carretero, que mima su progresión con la precisión de un bisturí.

Pese a haber cumplido apenas tres lustros el pasado junio, lleva ya más de media vida practicando el deporte olímpico por excelencia y nos detalla los pormenores, "mi inicio en el atletismo fue bastante curioso: cuando empecé a realizar las actividades extraescolares en el colegio, mi padre me 'obligó' a practicar un deporte, ya que me decía que sería bueno para mí: entre los dos pensamos a cuál apuntarme, ya que el fútbol, que estaba de moda, lo hacía todo el mundo y no me atraía tanto. Al ver que mi grupo de amigos decidió probar el atletismo, yo también me apunté para probarlo compaginándolo con el tenis. Se podría decir que cuando tenía 6 años empecé a 'jugar' con el atletismo, pero practicándolo en pista solo llevo tres años". Claro que siempre es más sencillo iniciar la andadura cuando la mitad de la lavadora casera centrifuga ropa deportiva, "a mis padres siempre les ha llamado la atención el tema deportivo y la práctica de deportes, pero no de manera profesional, en mi casa han practicado la natación, fútbol y algo de velocidad en atletismo. Mi abuelo sí me han contado que era bueno corriendo".

Aunque ahora domina con mano de hierro la velocidad entre sus coetáneos, los principios siempre son procelosos, "de pequeño me gustaba correr pruebas populares en mi ciudad o de mi Comunidad. Tenía mis triunfos y mis derrotas, pero sin ninguna duda mis triunfos no eran como los que estoy consiguiendo en estos años". Las primeras preseas nacionales llegaron en 2019, cuando se echó al zurrón un triunvirato de medallas, ya combinando por entonces los 100 y los 300m, "del nacional en pista cubierta en Sabadell recuerdo sobre todo los nervios y la ilusión de disfrutar, al ser mis primeros Campeonatos de España; allí, tras conseguir el doble bronce tanto en la prueba del 60 como en el 300, yo mismo no me daba cuenta de lo que había conseguido; lo tomaba más bien como "bueno no está mal, dos bronces, en el siguiente intentaremos hacerlo mejor". Dicho y hecho, al aire libre en Gijón aún subió un peldaño más, hasta la plata, en la más longeva de las distancias, "durante esa temporada al aire libre, tras irme desarrollando y madurando en este deporte, aprendí a saber lo que cuesta ir a un Campeonato de España y más ganar una medalla. Esa temporada también me di cuenta de que no siempre se mejora, hay días tanto buenos como malos, es mi punto de vista principal en este deporte" las palabras de David destilan una madurez impropia de sus 15 años….

Lo que ha convertido en 'marca de la casa' en los tres Nacionales sub-16 en los que ha competido, el cuarto se lo llevó la pandemia por delante pero lo recuperará en menos de tres semanas, es el doblaje en las dos disciplinas lisas más impacientes del programa, 60 ó 100 y 300, "no tengo claro que vaya a doblar siempre, estos años me han dado la opción de hacerlo gracias a los horarios y a confiar en mí mismo de que soy capaz de hacerlo". En Gijón 2019 afrontó primero los 100, donde acabó cuarto y cuando ya se disponía a recoger los bártulos y volver a casa saltó la sorpresa…"ésa fue una buena anécdota… la idea era presentarme a una única prueba, que en ese caso era el 100m, pero mi entrenador me apuntó en el último momento a las dos, sin que yo lo supiera, y gracias a eso, ese año pude ser subcampeón de España en 300 m, bajando por primera de vez de 36 segundos".

Por joven que se sea y henchido de fuerza que estés, afrontar cuatro carreras en un mismo fin de semana no está al alcance de todos los mortales, "lógicamente se nota cansancio, son varias carreras en 24 horas, pero la adrenalina que te da estar en una final con opciones a todo, como por ejemplo, en el último campeonato de Granollers, me ayudó. Al ser la última prueba, la adrenalina y las ganas pudieron más que el cansancio". A esa cita acudía ya con la condición de doble plusmarquista nacional, merced a los 10.74 (100) 35.02 (300) conseguidos en ambos casos en Cáceres pero el tener en sus piernas dos carreras de 100 y una de 300 no fue óbice para ingresar en la historia como el primer querubín que desciende de la cota de los 35s (34.90) en los tres hectómetros, añadiendo el jalón de ser el primer atleta de la categoría en conseguir el doblete, "no supe que era el primero en conseguirlo hasta después de hacerlo. Lo valoro muy positivamente, para mí ha sido algo grande, increíble de lograr y que me hizo disfrutar mucho del campeonato".

Recuerda David cómo vivió la irremisible cancelación del que iba a ser su estreno nacional como sub-16 de segundos año, "A nadie le gusta que le quiten una ilusión y una posibilidad de ganar que tienes tan cerca, pero como dice mi entrenador "las lágrimas del confinamiento se han convertido en lágrimas de alegría por el éxito gracias a nuestra perseverancia"; entendí que era más que razonable la suspensión del campeonato de pista cubierta por la situación que atravesábamos. Además, viendo ahora todo lo sucedido, creo claramente que fue lo correcto, así podremos tener muchos más campeonatos todos". Ese parón obligado por ese enemigo invisible que ha puesto en jaque a toda la humanidad no hizo sino recrudecer su vena competitiva, si bien los resultados excedieron incluso a las más optimistas expectativas, "yo tenía claro que cuando volviera a pisar el tartán quería demostrar todo lo que tenía dentro antes de confinarnos; la verdad es que no me imaginaba unas marcas tan brutales, pero sí sabía lo que quería conseguir y lo que estaba dispuesto a hacer para conseguirlo".

El 'año maldito' lo ha saldado con una progresión en el hectómetro que le ha llevado desde los 11.19 a los 10.74, casi medio segundo y desgrana las claves de esa geométrica mejoría, "de los 14 a los 15 años lógicamente, como todos, he crecido, pero sobre todo creo que ha sido fruto de la constancia y de desear logar algo grande, ahora que estoy en sub16 de segundo año. Además, he entrenado más tranquilo al no tener clases durante el verano y he podido dedicar mucho tiempo a la técnica porque mi entrenador es muy pesado con eso, (risas).

Esa maravillosa pesadez lleva la firma de Luis Carretero, a quien su pupilo solo dedica elogios, "lo que puedo decir de mi entrenador es que es la mejor persona con la que me he podido encontrar, tanto en la parte deportiva como en la humana, por los valores que nos infunde a todos los del club; me encantaría que la ilusión que tengo en conseguir competir en el futuro en Europeos, Mundiales y Juegos Olímpicos, pudiera ser llegando a ellos de su mano porque le veo más que capacitado para lograrlo trabajando juntos como hasta ahora; él tiene gran parte de culpa de mis éxitos y la tranquilidad y confianza en una persona así es para valorarlo mucho, no es fácil que se den tantas cualidades juntas como las que se necesitan en este camino en una misma persona y para mí él, las reúne todas". Ése estratosférico 34.90 supone un ritmo de 46.52 en la vuelta a la pista, un registro de relumbrón para cualquier sub-20 y aún le restan cuatro temporadas hasta entonces, 'ojalá pudiera estar en esas marcas, por empeño y ganas no va a ser, pero esto no son matemáticas, a veces vemos atletas que corren por debajo de 34 segundos y no consiguen esas marcas. Yo intentaré siempre dar lo mejor y veremos que pasará".

La perla del Atletismo Badajoz se adentrará, ya en sub-18, en los 200 y 400m, aunque no tiene aún decidido cuál será la distancia a la que dedique sus mejores energías, "ya veré por cuál me decanto, pero las cosas de juvenil hasta senior pueden cambiar, así que no descarto ni confirmo hacer de senior el 400m o el 200m, tengo tiempo para ir probando. Entrenaré y probaré las tres, también el 100, pero me llama mucho la atención la distancia del 200m, creo que es una prueba que se puede adecuar a mi forma de correr y pienso que disfrutaré mucho al correrla". Sobre las disciplinas en las que ha sobresalido sobremanera como sub-16 confirma "me encuentro más cómodo y disfruto más en el 300m, no sé muy bien por qué, tengo más tiempo y puedo pensar y tener más sensaciones. Me gustan mucho las dos distancias, pero las afronto de forma distinta". Por gustarle, le gusta hasta el 60, pese a su fugacidad, "me gusta correrlo, se me hace corto porque al no entrenar la fuerza para acelerar como los mayores mi mejor parte es el lanzado, y cuando ya voy rápido se acaba, pero es una sensación de tener que hacer muchas cosas bien en poco tiempo y me gusta ese reto".

Una vez testada su calidad a escala nacional, su nivel reclama de forma perentoria medirse con los más rápidos del viejo continente en Rieti del 26 al 29 de agosto en el Europeo sub-18, habiendo corrido ya muy por debajo de la mínima exigida (10.90), "ya el hecho competir allí sería un sueño y un premio para mí, un pasito más para seguir adelante en este deporte y coger experiencia. Tengo confianza en mí mismo para tratar de confirmar la mínima y la ilusión, una vez allí, de poder conseguir algo grande y cuanto más grande pues mejor".

La versatilidad de David recuerda a la de Bruno Hortelano, plusmarquista absoluto de 100, 200 y 400, aunque se muestra cauto y no lanza las campanas al vuelo, "Bruno Hortelano ya ha demostrado que es un gran atleta, para mí es un referente porque es un gran velocista de mi país; aún así, es pronto para compararme con alguien como él pero ojala algún día consiga estar a su nivel. También me inspira 'el Pájaro' (Ángel David Rodríguez) por el nivel al que ha puesto a la velocidad española y por cómo transmite su pasión por el atletismo después de tantos años en la élite. Extranjeros me gustan Usain Bolt y Noah Lyles por su forma de correr y lo que transmiten al público".

No pocos son los casos de atletas que, de muy jóvenes, destacan de forma espectacular pero después no confirman ese marchamo de estrellas y se pierden por el camino; tiene la suerte David de contar con un entorno que le aconseja sabiamente, "mis padres y mi entrenador me dicen siempre que vaya paso a paso, que tengo que seguir formándome como persona, como atleta y a nivel académico; está claro que no todas las grandes promesas llegan, ésas cosas pasan, cada uno habrá tenido diferentes circunstancias y cada atleta es un mundo; por ahora, yo me centro en lo que depende de mí y en lo que me guían y enseñan mis padres, entrenador y compañeros".

Enlaces relacionados:

La temporada 2020 de David García Zurita
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia

























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |