Real Federación Española de Atletismo





 jueves, 12 de noviembre de 2020   NOTICIA WEB 200/2020
Larios, Valencia y Playas, tres campeones de Europa al aire libre y 10 títulos

Por : Miguel Olmeda

El pasado 3 de junio se cumplieron 30 años de la primera Copa de Europa conquistada por un club español. Fue el Larios en Jerez de la Frontera. Un triunfo que significó el comienzo de una era, la del equipo madrileño gobernando con puño de hierro el atletismo continental en categoría masculina. Seis triunfos casi consecutivos y dos segundos puestos a lo largo de la década de los noventa, además de otra plata en 1989. Un dominio que ninguna otra escuadra ha logrado emular en la historia al margen del Luch moscovita, en la práctica una selección rusa, que levantó 12 títulos hasta que dejó de participar en 2014.

En categoría femenina, el Valencia Atletismo sufrió en sus carnes la supremacía rusa. Desde su primera participación en 1994, todavía bajo el paraguas del Valencia CF, el club que preside Rafa Blanquer se quedó a las puertas de la gloria en 12 ocasiones, además de tres terceros puestos. En todas las ediciones, excepto una, ganó el Luch. Y eso que Blanquer tenía a sus órdenes un auténtico 'Dream Team': Ruth Beitia, Mayte Martínez, Martina de la Puente, Carlota Castrejana, Niurka Montalvo, Glory Alozie… Sin embargo, fue ya sin ellas, y sin el cuadro ruso en liza, cuando el Valencia Atletismo tocó dos veces el cielo europeo. Un hito para el atletismo español que ningún otro club ha vuelto a lograr.

Solo el Playas ha subido al trono europeo de clubes, en categoría masculina, después de aquellos triunfos valencianistas en 2014 y 2015. La primera ese último año, rubricando un histórico doblete español en Mersin. La segunda en 2019, en la última edición de una Copa de Europa que apenas ya tiene pulso y que no aparece en el calendario continental del año que viene.

El primer título en propiedad
Antes que ningún otro club, el F.C. Barcelona había subido al podio de la Copa de Europa -que había empezado a disputarse en 1975- en 1983 (2º), 1984 (3º) y 1986 (3º). Sin embargo, no fue hasta la llegada de Unipublic al atletismo, con el patrocinio del Larios a la Asociación Atlética Moratalaz, cuando llegaron los primeros triunfos. En 1988 el equipo madrileño, que se había proclamado ya campeón de España, debutaba en la segunda división continental con una victoria aplastante de 161 puntos sobre el Benfica portugués (138 pts) que le valió el ascenso.

En su debut en la máxima categoría, el Larios ya alcanzó la segunda plaza, aunque se vio sorprendido en Belgrado por un Estrella Roja que en principio no contaba entre los favoritos. La obra de Rafael Pajarón, eso sí, se culminaría el año siguiente en Jerez de la Frontera. La primera Copa de Europa de un club español se cimentó con las victorias de Cayetano Cornet en 400m, Gert Weil en peso, Arturo Ortiz en altura, Brahim Boutaib en 10000m, Pablo Squella en 800m y el 4x400m que además batió el récord de la competición con 3:04.21.

Un año más tarde, de nuevo en Jerez de la Frontera, el Larios revalidó el título con más suspense que el primero. Cornet volvía a ganar en 400m, así como Weil en peso y Ortiz en altura. Santiago Moreno sorprendía en triple y el relevo largo, liderado por Cornet, sentenciaba con otra victoria autoritaria. En 1992, el club amarillo lograría la triple corona en Birmingham, aupado por los triunfos de Davidson Ezinwa en 100m y 200m, Ortiz en altura, Boutaib en 10000m, Jon Azkueta en 3000m obstáculos, Manuel Pancorbo en 1500m, Julián Sotelo en jabalina con récord de España (78.28m) y, como de costumbre, el 4x400m.

Después de 'solo' ser segundo en 1993, el Larios regresó a la senda de los triunfos en 1994 para enlazar otras tres Copas de Europas y convertirse, hasta entonces, en el club más laureado del continente. La cuarta llegó en Málaga, la sede del patrocinador, con cinco victorias amarillas: Pancorbo en 1500m, Anacleto Jiménez en 5000m, Azkueta en 3000m obstáculos y el doblete de Samuel Matete en 400m lisos y vallas. El zambiano repetiría doblete un año más tarde en Vila Real de Santo Antonio, junto a los otros triunfos de Pancorbo en 1500m, Manolo Martínez en peso y Gustavo Adolfo Becker en altura. En 1996, el Larios conquistó en Estambul su sexto entorchado y, por consiguiente, la Copa de Europa en propiedad, algo que ningún otro club había logrado entonces. Matete en 400m vallas, Martínez en peso, Isaac Viciosa en 1500m, Jiménez en 5000m, Yoelbi Quesada en triple y Venancio José Murcia en 100m rubricaron los triunfos madrileños en Turquía.

El dominio incontestable del Larios se acabaría ahí, sorprendentemente, porque entonces comenzó la era del Luch moscovita. Los pupilos de Rafa Pajarón todavía serían segundos en 1997, pero no volverían a subir al podio en ninguna de las demás ediciones hasta su última participación en 2001, ya con el patrocinio de Airtel.

El éxito del Larios, según explica Pajarón, están en la profesionalización que garantizaban a los atletas, posible lógicamente gracias al músculo económico del patrocinador. "Nuestros fichajes se comprometían a entrenar y olvidarse del resto. Nosotros les facilitábamos todo: dinero, un servicio médico, mánager si no tenían, estudios si querían estudiar, un piso… Era un contrato 100% profesional, que además exigía a los atletas cumplir con un reglamento interno del club. Lo llamábamos el manual del atleta y venían todas las obligaciones: cómo vestir o viajar, por ejemplo, y las sanciones que había si no cumplían".

"La alegría con el primer título fue doble. Por un lado, éramos el primer club español en salir campeón de Europa. Por otro, ganábamos en Jerez, en casa", recuerda el alma mater del club. También guarda cariño del tercero, en 1992, porque hicieron doblete absoluto y junior, y del sexto: "Porque nos costó más, llegábamos con algunas bajas, y además significaba el trofeo en propiedad, que todavía mantenemos en la sede social en Moratalaz".

Valencia, un 'Dream Team' familiar
No hay un club más laureado que el Valencia Atletismo en el panorama femenino español. Durante un cuarto de siglo resultó imbatible, un equipo de ensueño por el que han desfilado las grandes estrellas de nuestro atletismo, incluyendo numerosas plusmarquistas nacionales. Aunque detrás de los 26 títulos de Liga consecutivos hasta 2019 hay una historia de supervivencia, sacrificio y un espíritu familiar que ha levantado al Valencia en sus peores momentos, tal y como recuerda su presidente Rafa Blanquer.

Cuando el Valencia Club de Fútbol se deshizo de las secciones polideportivas, el club de atletismo se quedó "en tierra de nadie", explicar Blanquer. "Nos denominamos Valencia Atletismo porque nos quedamos sin patrocinador". Aunque la firma deportiva Karhu daría nombre al equipo una temporada, la situación económica era complicada. "Salimos de ahí vendiendo lotería, polvorones… Todo lo que se podía hacer para recaudar y mantener al equipo". Hasta que a finales de 1997 las instituciones valencianas se dieron cuenta de lo que tenían enfrente de sus narices: un club puntero en España que competía en Europa a pesar de no tener un gran presupuesto. "Decidieron apoyarnos bajo la marca turística Terra i Mar, y así hicimos un equipo impresionante que lo ganó todo". En las últimas 20 Copas de Europa, dos títulos, 13 subcampeonatos y cinco terceros puestos. Siempre en el podio.

Y siempre sin olvidar que el auténtico motor del club está en las raíces, una escuela de 800 jóvenes atletas "de los que casi el 60% son niñas", recalca Blanquer. Una cantera que siempre ha tenido protagonismo y que ahora, en las épocas de vacas flacas, cobra todavía más importancia. "Ahora es lo que nos está salvando", señala el presidente, que presume orgulloso de que algunas de las promesas del club llegaron a ser titulares en la Copa de Europa. "Eso nos dio renombre dentro de la escuela. Para las niñas es una motivación ver que atletas jóvenes de la casa compiten con las mejores en la Champions. Eso y haber tenido de profesores a figuras como Martina de la Puente o Niurka Montalvo. Ver a una campeona del mundo enseñando ha sido el revulsivo más grande para las niñas".

De entre la espectacular nómina de atletas que ha pasado por el Valencia Atletismo, Blanquer se queda con tres plusmarquistas nacionales: Ruth Beitia, Glory Alozie y Niurka Montalvo, "las tres más grandes del club". Sin embargo, las Copas de Europa llegaron a las vitrinas de la entidad con equipos más modestos. "Evidentemente, tras la crisis, el presupuesto era muy inferior a los primeros años de siglo, pero es que entonces competíamos contra el Luch, que era imbatible. Un año yendo los dos con todos los primeros espadas nos quedamos a solo cuatro puntos", recuerda el presidente y exsaltador de longitud. En 2014, tras 20 años intentándolo, el Valencia Terra i Mar al fin se proclamó campeón de Europa en Vila Real de Santo Antonio, en el Algarve portugués. Lo hizo a lo grande, con 111 puntos por los 98.5 del Sporting luso. Mercedes Chilla, en jabalina; Úrsula Ruiz, en peso; y Diana Martín, en 3000m obstáculos y 5000m, lograron las cuatro victorias españolas. El éxito final se cimentó, como suele suceder en las competiciones de clubes, en la regularidad de todo el equipo, que logró además el segundo puesto en 100m, 200m, 400m, 100m vallas, triple, martillo y los relevos 4x100m y 4x400m y no bajó de la cuarta plaza en ninguna de las pruebas. "Estar tantos años a punto de ganarlo y no salía… Imagina lo que supuso el título para nosotros. La alegría…", se emociona Blanquer. "Habíamos estado tantos años cerca que no dábamos crédito. Íbamos prueba a prueba y veíamos cada vez la victoria más cerca. Cuando lo conseguimos no nos lo creíamos".

Un año más tarde, en Mersin, el Valencia Terra i Mar revalidó la Copa de Europa con un triunfo todavía más dominante que el primero: 120 puntos por 97 del Fenerbahçe turco. Chilla repitió victoria en jabalina, y también ganaron Laura Sotomayor en 400m vallas, Solange Pereira en 1500m, Josephine Onyia en 100m vallas, Gema Martín-Pozuelo en altura y los relevos 4x100m y 4x400m. Se lograron siete segundos, cinco terceros y solo un cuarto puesto. En las siguientes ediciones de 2016, 2018 y 2019 (en 2017 no se celebró el campeonato), el Valencia Atletismo sería segunda, tercera y tercera, respectivamente.

Pero ante todos los éxitos, Blanquer destaca el compromiso y sentimiento de sus atletas, "el mejor equipo en cómo se dejaban la vida, cómo se animaban entre sí y cómo todas eran una". Una familia que, en épocas complicadas, "cuando el club no llegaba al presupuesto, ha sido capaz de decir 'no pasa nada, ahí estamos', en vez de marcharse".

Una odisea hacia la gloria
Ese 31 de mayo de 2015, en Mersin, no solo el Valencia se proclamó campeón de Europa. También lo hizo el Playas de Castellón, en categoría masculina, rubricando un doblete que antes solo había conseguido el Luch. El club de La Plana daba carpetazo así a una asignatura pendiente durante seis temporadas en la que siempre se quedó a las puertas, aunque el camino hacia la gloria turca, más que de rosas, fue "una odisea".

Así lo recuerda Toni Escrig, alma mater del Playas de Castellón: "Cuando llegamos a Estambul teníamos que hacer escala y nos dieron con la puerta en las narices, no pudimos coger el avión". Los motivos no estaban claros: "Decían que se había retrasado, no sé qué, no sé cuántos, volved más tarde… Y cuando volvimos ya habían cerrado el vuelo y habían ocupado todas las plazas". Ahí la expedición castellonense no se quedaría de brazos cruzados: "Protestamos diciendo que íbamos a una competición internacional representando a nuestro país y que eso podía provocar un conflicto diplomático". Y el órdago surtió efecto, aunque no del todo: "Luego nos trataron muy bien. Nos alojaron en un hotel, pero apenas dormimos tres o cuatro horas porque a las 6 de la mañana nos habían cogido un vuelo que llegaba a Mersin a la 1 del mediodía". Solo tres horas antes del inicio de la competición: "Tal y como estaban los chavales bastante hubiera sido hacer podio".

El Playas no se conformó con eso. El rendimiento de los pupilos de Escrig fue in crescendo durante el fin de semana, y en la tarde del domingo ya estaban de lleno en la lucha por el título con el Enka local y el Fiamme Gialle italiano, vigente campeón. A falta de la última prueba, los turcos lideraban con 112 puntos, seguidos por castellonenses con 109 y transalpinos con 108.

Apareció entonces Bruno Hortelano, que todavía no había despegado ni amenazaba los récords de España, para rematar una remontada agónica. Fue en la última posta del relevo 4x400m. El actual plusmarquista nacional de la vuelta a la pista (44.69), entonces con una marca personal de 44.22, ya había ganado siete puntos con su segundo puesto en 400m y ocho con su triunfo en 200m. En el relevo largo culminó una competición casi perfecta, cerrando la victoria en 3:07.92, justo por delante del Fiamme Gialle y cinco puestos mejor que el Enka. Suficiente para llevar a Castellón su primera Copa de Europa.

El Playas, que ya sumaba cuatro podios (dos platas y dos bronces) antes de 2015, conseguiría un segundo y un tercer puesto más en 2016 y 2018, antes de organizar la edición de 2019. "Fue un doble reto. Deportivamente suponía un punto más de presión al celebrarse en casa, y organizativamente quisimos apostar por ella y darle el énfasis y el empaque que se merece una competición tan bonita", explica Escrig. "Hicimos una apuesta importante y salió espectacular".

Sobre la pista, Castellón vivió un desenlace tan emocionante como el de Mersin. Y es que desde aquel año "la Copa de Europa es el objetivo principal del club". Es lo que se plantea al inicio de cada temporada. "No ya ganarlo, pero sí al menos mantener el podio". A falta del relevo largo, el Playas superaba en tres puntos al Fenerbahçe turco. Bastaba con amarrar un tercer puesto, pero se complicó. Masilo Boitumelo recogió el testigo con una vuelta por delante en la quinta plaza, pero ganó dos posiciones en la última curva. "Fue un final de infarto", reconoce Escrig.

El presidente del Playas hace hincapié en la regularidad de su equipo como la clave del éxito. Y es que el Fenerbahçe se llevó ocho triunfos, por cuatro castellonenses, "pero todos estuvieron más o menos dentro de su nivel, ocupando las primeras posiciones, y ahí es donde se consiguen las victorias. No puedes hacer cuatro primeros y que el resto quede del sexto hacia atrás. Así es imposible".

Enlaces relacionados:

Historial de Campeones - Copa de Europa de Clubes
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


Cayetano Cornet
Cayetano Cornet

Anacleto Jiménez
Anacleto Jiménez

Manuel Pancorbo
Manuel Pancorbo

Arturo Ortiz
Arturo Ortiz

Julián Sotelo
Julián Sotelo

Diana Martín
Diana Martín

Úrsula Ruiz
Úrsula Ruiz

Mercedes Chilla
Mercedes Chilla

Bruno Hortelano
Bruno Hortelano

Pablo Torrijos
Pablo Torrijos

Ignacio Fontes
Ignacio Fontes









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |