Real Federación Española de Atletismo





 viernes, 06 de noviembre de 2020   NOTICIA WEB 197/2020
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (XII)

Por : Miguel Villaseñor

Duodécimo capítulo de "100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español", hoy hablaremos de los atletas españoles que han revalidado un título internacional, del quinto lanzamiento español y de la primera prueba femenina de marcha en España.

Revalidadores de títulos
No, no pretendemos en esta historia hablar de todos los atletas que revalidaron un título nacional. Hablaremos de los pocos que revalidaron su título internacional. España ha conseguido 82 medallas de oro en los cinco grandes campeonatos. Los cinco grandes campeonatos son los Juegos Olímpicos, el Campeonato del Mundo al aire libre, el Campeonato de Europa al aire libre, el Campeonato del Mundo en pista cubierta y el Campeonato de Europa en pista cubierta. Sólo seis atletas en ocho ocasiones han conseguido revalidar un título internacional de estos cinco grandes campeonatos.

La reina en este particular ránking, como en muchos otros, es la cántabra Ruth Beitia, que no sólo revalidó un título internacional, sino que volvió a hacerlo por segunda vez. En efecto, la cántabra fue campeona de Europa al aire libre de salto de altura en tres ediciones consecutivas. Fue campeona en la edición de Helsinki en 2012, repitió en la de Zúrich en 2014 y volvió a ser campeona en Ámsterdam en 2016. Tres españoles han conseguido el oro en los Juegos olímpicos: el barcelonés Daniel Plaza en 20km marcha y el soriano Fermín Cacho en los 1.500 metros en Barcelona 1992 y Ruth Beitia en el salto de altura de Río de Janeiro 2016. La cántabra es la vigente campeona olímpica, curiosamente lo será durante cinco años, pero no podrá revalidar título al estar ya retirada. Fermín Cacho estuvo a punto de lograrlo, pues tras el oro de Barcelona fue plata en Atlanta 1996.

En los campeonatos del Mundo al aire libre seis atletas españoles han conseguido siete medallas de oro. Sólo un atleta revalidó título: el soriano Abel Antón venció en el maratón de Atenas 1997 y volvió a ganar en el de Sevilla 1999. Dos más estuvieron muy cerca de conseguirlo el catalán Valentí Massana, que tras el oro en 20km marcha en Stuttgart 1993 se llevó la plata en Gotemburgo 1995 y el vasco Martín Fiz, que tras el oro en Gotemburgo en maratón obtuvo la plata, tras Antón, en Atenas 1997, por lo que el título mundial fue español durante tres ediciones consecutivas. Citemos también a la saltadora Niurka Montalvo, que tras el oro en longitud en Sevilla 1999 fue bronce en la siguiente edición en Edmonton 2001.

La cosecha en los campeonatos de Europa al aire libre ha sido lógicamente mucho más fructífera: 28 medallas de oro de 23 atletas, pero sólo cuatro de ellos revalidaron título. Ya hemos hablado de la hazaña de Ruth Beitia, tres veces campeona de salto de altura de forma consecutiva. El de la madrileña Nuria Fernández fue ciertamente rocambolesco, pues tras el brillantísimo oro en Barcelona 2010 en 1.500 metros obtuvo en principio la quinta posición en la siguiente edición, en Helsinki 2012. Posteriores descalificaciones de las cuatro atletas que llegaron delante de ella le dieron el oro en 2017, cinco años más tarde. También revalidaron título Paquillo Fernández en 20km marcha y Marta Domínguez en 5.000 metros, en 2002 y 2006.

Muy cerca de conseguirlo estuvieron tres atletas. El catalán Reyes Estévez, oro en la edición de Budapest 1998 en 1.500 metros, logró la plata en la siguiente de Múnich 2002. Precisamente en esta ciudad alemana el madrileño Chema Martínez ganó la prueba de 10.000 metros y fue plata en la siguiente edición en Gotemburgo en 2006. Por último, el también madrileño Jesús España fue oro en esta ciudad sueca, por delante del celebérrimo Mo Farah, y logro plata en Barcelona 2010, esta vez por detrás del británico. Y citemos por último y de nuevo al soriano Fermín Cacho, que ya vimos que estuvo muy cerca de revalidar su título olímpico y que en europeos fue oro en Helsinki 1994 y bronce en Budapest 1998.

Exiguo bagaje dorado el de los españoles en los campeonatos mundiales de pista cubierta, con un único título, el del leonés Manolo Martínez en lanzamiento de peso en Birmingham 2003. Añadamos el de Colomán Trabado en 800 metros, en la pre-edición de París 1985. Manolo, tras el citado oro en 2003, fue quinto en la siguiente edición, curiosamente al año siguiente, 2004.

32 medallas de oro contemplan un brillante historial en los europeos de pista cubierta. Sin embargo, sólo un atleta, y dos veces, ha logrado revalidar el título, además en dos pruebas distintas. José Luis González fue el rey en la segunda mitad de los años ochenta. Fue oro en 1.500 metros en Atenas 1985 y volvió a ganar al año siguiente en la edición celebrada en el Palacio de Deportes de Madrid. Subió de prueba en 1987, en la localidad francesa de Liévin, venciendo en 3.000 metros y volviendo a colgarse el oro en Budapest 1988. Era fácil hacer pronósticos con el toledano, cuatro oros consecutivos en cuatro años.

Cerca de conseguirlo estuvo Luis Javier González, oro en Génova 1992 en 800 metros y plata en la siguiente edición de París, en 1994. Citemos además a dos atletas que fueron campeones europeos indoor y medallistas de bronce en la siguiente edición. Cayetano Cornet fue oro en 400 metros en La Haya 1989 y bronce en Glasgow 1990 y los mismo hizo el ya citado Manolo Martínez, oro en Viena 2002 y bronce en la siguiente edición de Madrid en 2005.

Hemos citado los "cinco grandes", pero por su puesto en este tema de "revalidadores" merece un lugar destacado Carmen Valero. Nuestra querida vallesana venció en el mundial de campo a través de Chepstow en 1976 y revalidó el título en la siguiente edición de Düsseldorf en 1977. España también ha obtenido tres oros individuales en europeos de cross, pero sin revalidar ningún título. Y citemos por último dos casos más, curiosos cuanto menos. Reyes Estévez fue campeón de Europa júnior en 1993 en San Sebastián y revalidó título dos años más tarde en Nyiregyhaza; obviamente que Estévez era atleta sub18 (juvenil) en el primero de sus títulos. Y un caso en los europeos sub23: Yusef El Nasri fue campeón en Gotemburgo 1999 en 5.000 metros y repitió dos años más tarde en Amsterdam 2001. Otro día hablaremos de los atletas españoles que participaron más veces en campeonatos de forma consecutiva, eso será ya otra historia.

El quinto lanzamiento español
Todos los aficionados al atletismo del mundo sabemos que, desde hace más de 100 años, los lanzamientos son cuatro: de peso, de disco, de martillo y de jabalina. Y así era en todo el mundo menos en España, que durante décadas fueron cinco. A los cuatro citados había que añadir el lanzamiento de barra, que estuvo incluido en 24 campeonatos de España durante más de tres décadas, concretamente de 1930 a 1934 y de 1944 a 1963, excepto en 1956. Los precedentes del lanzamiento de barra son muy antiguos, practicado por los soldados griegos y romanos con artefactos parecidos a las barras españolas, también con precedentes con los barrones o barras utilizadas en las canteras y en el mundo rural con el tiro de la reja. Pero, ¿qué es una barra? ¿Cómo se lanzaba? Pues la respuesta no es fácil. En líneas generales era un artefacto alargado, pesado, en forma de barra como su nombre indica, en algunos casos con punta en uno de los extremos, uniforme en su diámetro o normalmente de forma ligeramente cónica, es decir con una parte final más voluminosa. Hubo diversos tipos de barras, de diversos pesos y con maneras de lanzar distintas. Distinguiremos principalmente tres: la barra aragonesa, la barra castellana y la barra vasca.

La aragonesa pesaba entre 6 y 10 kg y tenía longitud variable, alrededor de 75cm, pero en 1942 la federación aragonesa la reglamentó en un peso de 7,250 kg y una longitud de 81 cm. Tuvo una enorme tradición en Aragón y fue programada en los campeonatos aragoneses. Se lanzaba desde el pecho, a pie firmes (es decir, sin despegarlos del suelo), con los pies horizontales entre sí y pegados a un tope como el del lanzamiento de peso. La barra tenía que caer de punta y no girar. Se sigue hoy día lanzando en competiciones populares y en fiestas de localidades, el "barrón" es conocido en algunos sitios.

La barra castellana pesaba históricamente entre 5 y 11 kg y medía entre 70 y 90 cm, fue reglamentada después a 5 kg de peso y 75 cm de longitud. Se tiraba a pie firmes, aunque los pies podían estar en cualquier posición, y desde el pecho del atleta. La barra castellana se lanzaba en campeonatos militares y en competiciones de la federación castellana, desde un cuadrado de 1,25 metros de lado. La barra vasca estuvo reglamentada desde 1926, con un peso de 3,5 kg, menor que la aragonesa y la castellana, y una longitud mucho mayor que éstas, que eran artefactos más pequeños, pues la barra vasca medía 1,5 metros. Es decir, el artefacto vasco era más liviano y más largo. Además se lanzaba con carrera, a diferencia de las dos anteriores, pudiendo dar el atleta saltos o giros, sobre un pasillo como el de jabalina. La barra vasca fue la utilizada en los campeonatos de España antes citados.

Efectivamente, en 1925 la federación castellana propuso la inclusión del lanzamiento de barra en los campeonatos de España, pero, como hemos visto, había distintos tipos y maneras de lanzar. Hubo una demostración de varias modalidades de barra en el campeonato nacional de 1926 para decidir qué lanzamiento de barra se hacía oficial. A propuesta del experto Antonio Iguarán se propuso la barra vasca. Sin duda era un lanzamiento más espectacular y atractivo que los otros, pues el atleta corría y giraba en lugar de estar parado y el artefacto alcanzaba una distancia mayor. El último record de España homologado fue el de Manuel Clavero en 1960, con 56 metros y 39 centímetros. Es conocido por todos que el lanzamiento de jabalina "a la española" de 1956, que revolucionó por unos meses la especialidad, se basaba en el lanzamiento de barra vasca. Otro día hablaremos de aquel tsunami, breve pero intenso, de aquella "spanish javelin tecnique", eso formará parte de otra historia.

La primera prueba femenina de marcha en España
Hace casi 50 años, hace medio siglo, se disputó la primera prueba de marcha femenina en España. Fue el 20 de diciembre de 1970, en el viejo estadio de Montjuïc, con ocasión del Festival Aniversario del Club Mare Nostrum, al cual pertenecían todas las atletas participantes. Aquel día se había programado una prueba masculina de marcha de 1 hora y 15.000 metros, con los mejores marchadores catalanes, que era como decir los mejores marchadores españoles, con el objetivo de batir la plusmarca nacional de esas distancias. Las chicas marcharon aquel primer día sobre 2.000 metros, en una prueba social (es decir, reservada a las atletas del club) del Club de Marcha Mare Nostrum, sobre el viejo anillo exterior de 500 metros de Montjuïc. Pilar Montesinos fue la primera vencedora de la historia con 13:54.0; Pilar no solo era atleta, también era la delegada del club para la marcha femenina.

El club Mare Nostrum, bajo el liderazgo de Albert Galin, fue pionero en la promoción de la marcha femenina, una disciplina que ha proporcionado muchas alegrías al atletismo español. Ignacio Mansilla escribe en la "Historia de la marcha en España" (boletín 76 de la AEEA): "Poco después, el 31 de enero de 1971, era Ángeles Alonso la que llevaba la marca de 2000 hasta 12:40.8, y en febrero Carmen Sierra conseguía 12:23.0. En marzo la leridana Juanita Sánchez registró 11:58.0, y a final de mes se celebraba el primer 3.000, en el que era Carmen Sierra la que establecía la primera mejor marca nacional con 19:41.0. En junio se atrevía ya con los 5.000 metros, registrando 32:51.0." Todas las pruebas se desarrollaron en pista, en Montjuïc. En el Gran Premio de Hospitalet de Marcha de 1971, el 16 de mayo, se programó la primera prueba femenina de la historia en ruta, sobre 2 km, que fue ganada por Carmen Sierra (del club Mare Nostrum y tenía sólo 14 años), la mejor marchadora de ese momento.

Pero estos primeros pasos de la marcha femenina en España no fueron nada fáciles, pues el enemigo estaba en casa, en la propia Real Federación Española de Atletismo. Continua Mansilla: "pero para entonces ya habían tomado posición los órganos federativos, pues en la Asamblea celebrada el mes de febrero (de 1971) se acordó que ni los jueces controlarían, ni las federaciones provinciales autorizarían pruebas de marcha femenina; pruebas que, recordemos, tampoco se celebraban en los campeonatos internacionales, aunque sí se disputaban en muchos países. Ello no obstante, se siguieron celebrando pruebas en Cataluña". Otro día desgranaremos la progresión de la marcha femenina en España y la disputa de los primeros campeonatos nacionales a comienzos de los años ochenta. Eso formará parte ya de otra historia.


Al respecto de los circuitos de marcha de los que hablábamos en el capítulo anterior, nuestro amigo Guillem Pera nos puntualiza amablemente que el campeonato de 1922 no fue Barcelona-Mataró-Montornés-Barcelona, muy por encima de 50km, sino que se fue de Barcelona al El Masnou, de ahí a Alella, de Alella a Montornés y de ahí vuelta a Barcelona. Además nos indica que el campeonato de 1930 fue de Mataró a Barcelona y no al revés.

Enlaces relacionados:

100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (I)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (II)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (III)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (IV)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (V)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (VI)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (VII)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (VIII)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (IX)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (X)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (XI)
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


Abel Antón, campeón del Mundo en Atenas 1997
Abel Antón, campeón del Mundo en Atenas 1997

Abel Antón, campeón del Mundo en Sevilla 1999
Abel Antón, campeón del Mundo en Sevilla 1999

Niurka Montalvo, oro en 1999
Niurka Montalvo, oro en 1999

José Luis González, Rey de la pista cubierta
José Luis González, Rey de la pista cubierta

Carmen Valero, doble campeona del Mundo de campo a través (1976 y 1977)
Carmen Valero, doble campeona del Mundo de campo a través (1976 y 1977)

Manuel Clavero
Manuel Clavero

Féliz Erauzquin
Féliz Erauzquin

Pilar Montesinos, ganadora de la primera prueba de marcha en España (Barcelona 1970)
Pilar Montesinos, ganadora de la primera prueba de marcha en España (Barcelona 1970)

1971 - primera prueba femenina de marcha en el G.P. L´Hospitalet
1971 - primera prueba femenina de marcha en el G.P. L´Hospitalet

1975 - Equipo del Mare Nostrum en Montjuic
1975 - Equipo del Mare Nostrum en Montjuic

Otra de las primeras pruebas en macrha femenina en ruta en nuestro país
Otra de las primeras pruebas en macrha femenina en ruta en nuestro país









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |