Real Federación Española de Atletismo





 martes, 27 de octubre de 2020   NOTICIA WEB 193/2020
Gregorio Rojo, atleta olímpico, preparador de olímpicos

Por : José Javier Etayo


El pueblecito burgalés de Villalómez tiene actualmente 62 habitantes. Hace un siglo, en 1920, tenía 209. Allí y entonces, el 3 de mayo, nació Gregorio Rojo. En 1939 se trasladó a Barcelona, para cumplir el servicio militar. Y allí, en el cuartel de San Andrés, descubrió la actividad física, y en particular, las carreras de campo a través. Su primera competición notable fue el campeonato de la IV Región Militar (Cataluña) de cross, en el que quedó subcampeón el 18 de febrero de 1940. Ahí llamó la atención y en seguida fichó por el Real Club Deportivo Español, y comenzó a entrenarle el que había sido mediofondista, Manuel Cutié.

Probablemente su primera actuación notable en pista llegó, todavía como militar, el 18 de abril de 1941, cuando en la Semana Deportiva Militar ganó los 5.000 metros en Montjuic con una marca de 15:59.6. Su progreso fue rápido, y el 22 de junio ya quedaba tercero en el campeonato de Cataluña, con 15:31.2, detrás de los consagrados Manuel Andreu y José Fontseré. A las tres semanas, el 13 de julio, Andreu batió el record de España con 15:08.0, y Rojo quedó segundo tras él con 15:47.0, en unas pruebas de selección para el Campeonato de España. Pero al Campeonato fueron Andreu y Fontseré, que hicieron doblete. La revancha se la tomó Rojo el 12 de octubre, en Montjuic, ganando los 5.000 del Torneo de Campeones.

El año 1942 comenzó de nuevo en su versión militar. El 18 de abril ganó los 5.000 de la Semana Deportiva Militar, con 15:28.9, mejorando su marca personal. Ello llevó a organizar un intento de record en Montjuic, el 23 de mayo, que se vio coronado por el éxito: logró una marca de 14:53.6, que mejoraba la de Andreu y bajaba por primera vez en España de los 15 minutos. Con ese registro, a final de año, se colocó 31º en el ranking del mundo. La marca habría de durar en los libros hasta 1951, en que José Coll la superó por sólo dos décimas, delante del propio Rojo. El 7 de junio comenzaron los campeonatos de Cataluña, donde quedó campeón de 1.500, con 4:10.6, en llegada apretadísima con Manuel Andreu y Jaime Angel; en cambio una semana después Andreu se tomó la revancha en 5.000 metros, por sólo una décima. Los días 28 y 29 de junio se estrenó en los Campeonatos de España, en la Ciudad Universitaria de Madrid. Abandonó en los 5.000 metros, pero en los 10.000 quedó campeón, en 35:00.6, delante de su compañero Francisco Marés.

En 1943 comenzó Rojo con un intento de record de 10.000 en Montjuic, el 18 de abril. El record pertenecía a Manuel Andreu, que había conseguido 32:36.2 en 1941. El resultado fue espectacular, batiendo la marca anterior por casi un minuto exacto: 31:36.8 era el nuevo registro, que lo colocaría 29º del mundo en el ranking anual. En otro intento de record en mayo, sobre 1.500 metros, se quedó en 4:04.3, segunda marca española de siempre en aquel momento. En junio se proclamó campeón de Cataluña de 5.000 con 15:24.4, y de 1.500 con 4:11.4. En unas pruebas de selección en julio corrió los 2.000 metros en 5.42.2, que se difundieron como record nacional sin serlo. Pero que le llevaron al Campeonato de España, donde ganó los 5.000 metros con 15:43.2, en apretado doblete con su compañero José Bernabeu. En cambio en los 1.500, quedó segundo, derrotado por Gómez Urtiaga.

La primera actuación notable en 1944 llegó en julio, en el Campeonato de Cataluña, donde ganó los 5.000 metros con 15:42.8. Pero no pudo acudir al nacional por enfermedad, y no reapareció hasta el triangular Cataluña - Castilla - Vasconia del 12 de octubre, donde también ganó los 5.000 metros.

Ya en 1945, comenzó la temporada con tres victorias sobre 3.000 metros. En la tercera de ellas, el esfuerzo lo hizo en los dos primeros kilómetros, batiendo así al paso por 2.000 metros el record de España, esta vez sí, con 5:40.8 que mejoraban los 5:41.0 que Jaime Angel había establecido en 1935. Después corrió un 5.000 en 16:10.0, y ya el 16 de junio el siguiente resultado notable: en un intento de record del relevo 4x800 metros, junto con Enrique Sales, Enrique Piferrer y Agustín Arxe, marcaron 8:12.0 que superaba el record nacional de 8:24.0 que tenía un cuarteto del Frente de Juventudes. A la semana siguiente ganó los 5.000 metros del Campeonato de Cataluña en 15:49.8, y después los 1.500 con 4:12.2. Con estas credenciales fue a los Campeonatos de España, donde quedó campeón, primero de 5.000 con 15:59.2, y después de 1.500 repitiendo los 4:12.2. En septiembre se celebró en Lisboa un encuentro Portugal - España, y también ahí dobló en las dos pruebas, con sendos terceros puestos.

Al final de esta temporada dejó el Real Club Deportivo Español, y se incorporó al eterno rival, el Club de Fútbol Barcelona.

En su nueva adscripción, comenzó 1946 en mayo con un 1.000 metros que ganó en 2:37.9. En junio compitió en el campeonato provincial, ganando los 1.500 con 4:06.8 y los 5.000 con 15:42.6. El 30 de junio, en el Campeonato de Cataluña mejoró hasta 15:20.0, ganando a Constantino Miranda, del R. C. D. Español que sería un constante rival en los años venideros, en una pugna que colaboró a popularizar notablemente el atletismo. También aquí dobló, ganando los 1.500 con 4:08.2. El 20 y 21 de julio se celebraron los Campeonatos de España. En 5.000 hubo triplete catalán, con victoria de Miranda, seguido por Bernabeu y Rojo, que quedó tercero. Miranda también ganó los 3.000 metros obstáculos, con record nacional. El segundo día Bernabeu ganó los 10.000, mientras Rojo, que corrió los 1.500, sólo pudo ser segundo tras Manuel Macías. A la semana siguiente, en Montjuic, se celebró el encuentro España - Portugal, devolución de visita del del año anterior. Rojo se llevó el disgusto de no ser seleccionado para el 5.000, donde quería luchar por la revancha frente a los dos portugueses que le ganaron un año antes; pero sí en cambio corrió los 1.500, que vieron doblete español, con victoria de Manuel Macías, nuevo record de España en 4:02.6, y segundo puesto de Rojo, 4:04.0, marca personal.

En 1947 la primera actuación fue el 20 de abril, cuando venció a Miranda sobre 3.000 metros con una marca personal de 8:52.4. En mayo llegó el clímax de la rivalidad con Miranda. El día 15 se programó un intento de record de 10.000 metros, al que concurrieron Rojo y Bernabeu. Fue prácticamente una carrera en solitario de Gregorio Rojo, que ganó en 31:32.6, mientras José Bernabeu registraba 33:20.2. De este modo batía Rojo en cuatro segundos su propio record nacional de 1943. Al día siguiente, el 16, se anunció un nuevo intento de record para el 17, y efectivamente, Constantino Miranda rebajó la marca hasta 31:02.6. La homologación de esta marca fue discutida por la poca antelación de la programación de la prueba, pero finalmente se reconoció. Con esos espectaculares registros Miranda fue 16º, y Rojo 32º, en el ranking mundial del año. El 15 de junio se encontraron directamente en el Campeonato de Cataluña. Miranda ganó los 5.000 en 15:10.0 sobre Rojo, segundo con 15:12.0. Pero dos semanas después, Rojo ganó los 1.500 con 4:05.0. En julio, un cuarteto formado por Rojo, Juan Serra, Antonio Fuster y Miranda batió el record de 4x1.500 metros, con 16:44.8. En el Campeonato de España Rojo se limitó al 1.500, siendo subcampeón tras Macías con 4:08.6.

1948 era año olímpico, por fin, y había de ver el regreso del atletismo español a los Juegos, por primera vez desde 1928. Este hecho definió la temporada. Rojo la empezó fuerte, el 3 de abril ganó un 5.000 en 15:20.4. El 6 de junio, en el campeonato provincial, mejoró hasta 15:15.2. Y el día 13, en el Campeonato de Cataluña, logró 15:10.4. En cambio en los 10.000 le ganó Miranda, con 31:51.6 por 31:52.4. Los Campeonatos de España fueron en Avilés, el 10 y 11 de julio. Comenzaron con el 5.000, y nueva victoria de Rojo, ahora con 15:07.2. Para anticipar lo que había de ocurrir en los Juegos, digamos también que Miranda quedó campeón en los 3.000 obstáculos. Los Juegos de Londres comenzaron el 30 de julio. Rojo y Miranda fueron los representantes del fondo español. El día inaugural se corrió la final directa de 10.000, en la que participaron ambos. Salieron 27 corredores, y llegaron 23. Los jueces fueron incapaces de controlar el número de vueltas de cada corredor, por lo que sólo los seis primeros de la clasificación están claros, encabezados por el checoslovaco Emil Zatopek que ganó con un record olímpico de 29:59.6. Pero el resto fue un desbarajuste. Parece claro que Miranda fue octavo, y Rojo duodécimo. Al día siguiente Rojo corrió la serie de 5.000, en la que quedó sexto. Miranda corrió los obstáculos, clasificándose para la final, en la que volvió a ser octavo.

En 1949 volvían a coincidir Rojo y Miranda. El 15 de mayo ganó Rojo sobre 5.000, con 15.21.0, además de ser segundo en 1.500 con 4:07.0 detrás de Macías. El 5 de junio se proclamó campeón de Cataluña de 5.000 metros, con 15:22.8, y el día 12 subcampeón de 1.500 con 4:04.4, tras Macías, 4:03.8. Y a la semana, en un intento de record sobre 2.000 metros, batió su plusmarca nacional con 5:37.6. En los Campeonatos de España ganó los 1.500, con 4:05.9, pero fue batido en 5.000 por una nueva figura emergente, José Coll, que le superó con 15:07.8 por 15:16.8, y que también ganó los 10.000. El campeonato provincial fue esta vez en octubre, al final de la temporada, y ahí Rojo ganó los 5.000 con 15:16.6, y aún a final de mes marcó 8:59.8 sobre los 3.000 metros; y en noviembre, un excelente 31:27.6 en 10.000 metros, en los campeonatos del club, y 8:53.6 en 3.000 metros, en un encuentro contra el Sporting de Lisboa en celebración de las Bodas de oro del Club de Fútbol Barcelona.

Gregorio Rojo cumplió 30 años en 1950. Sus mejores tiempos atléticos ya habían pasado. Pero no por eso abandonó las pistas, habría de seguir corriendo hasta 1958, cerca ya de la cuarentena. En 1950 participó en los Campeonatos de España en sus dos pruebas habituales, los 1.500 y los 5.000. En ambas quedó subcampeón, con 4:10.0 tras la nueva figura, el gallego Julio Castro, y con 16:05.8 tras José Coll. Volvió en 1951, ya sólo en 1.500, y fue quinto con 4:08.0 en una carrera ganada por Daniel Poyán. Ya no volvería a los campeonatos nacionales. Pero sí volvió al libro de records. En 1954 un cuarteto integrado por Antonio Amorós, Tomás Barris, Rojo y José María Giménez mejoró el record nacional de relevos 4x1.500, que él ya poseía, con una marca de 16:28.8. También fue capaz de superar sus marcas personales. Ese mismo año 1954 corrió los 3.000 en 8:49.8, y en 1955, ya con 35 años, corrió los 1.500 en 4:03.2.

Cuando dejó por fin las pistas había sido seis veces campeón de España. Dos en 1.500 metros, 1945 y 1949, tres en 5.000, 1943, 1945 y 1948, y una en 10.000, 1942. Consiguió ocho records de España. Dos en 2.000 metros, 5:40.8 (1945) y 5:37.6 (1949); uno en 5.000, 14:53.6 (1942); dos en 10.000, 31:36.8 (1943) y 31:32.6 (1947); uno en 4x800, 8:12.0 (1945); y dos en 4x1.500, 16:44.8 (1947) y 16:28.8 (1954). Sus marcas personales desde los 800 hasta los 10.000 metros fueron 2:00.2 (1953), 2:37.9 (1946), 4:03.2 (1955), 5:37.6 (1949), 8:49.8 (1954), 14:53.6 (1942) y 31:32.6 (1947), que como se ve se extienden a lo largo de tres lustros.

Y no hemos acabado todavía con su carrera como atleta. Practicó desde el principio el campo a través, y se proclamó campeón de Cataluña tres veces, en 1942, 1944 y 1949. Al Cross de las Naciones fue seleccionado dos veces, en 1949 en que quedó 30º en Dublín, y 1952, 46º en Glasgow.

Y también cultivó las carreras urbanas. La prestigiosa carrera Jean Bouin, que también cumple su primer siglo, pues la primera edición fue en 1920, le vio ganar hasta seis veces: en 1941, 1943, 1944, 1945, 1948 y 1952. Acumuló un total de dieciséis participaciones, la última en 1957. Con esas seis victorias posee todavía el record de triunfos en la prueba.

En 1958 dejó las carreras. Pero no dejó el atletismo, sólo cambió de papel. Pasó a entrenar a las siguientes generaciones, como Cutié había hecho con él mucho antes. Desde 1959 hasta 1974 fue responsable nacional del equipo de cross. Entrenó a una pléyade de atletas. Sobre todo mediofondistas y fondistas, nombres tan ilustres como Francisco Aritmendi, ganador del Cross de las Naciones; José Manuel Abascal, medallista olímpico; Reyes Estévez, medallista mundial y campeón europeo; Enrique Bondía, Andrés Ballbé, Teófilo Benito, Angel Fariñas, Jorge García, Jaime López Egea, Martín Fiz en sus inicios, Mariano Haro en 1967. Pero también obstaculistas como Vicente Egido, Juan Torres, Jordi Bello, o un vallista como Manuel Ufer. Por dos veces recibió el premio de la RFEA al mejor entrenador del año, en 1995 y 1998. Fue el director técnico de la sección de atletismo del Futbol Club Barcelona, y entrenador del Centro de Alto Rendimiento de San Cugat.

En representación de todos sus discípulos, citemos a Abascal, que recordaba recientemente su medalla olímpica en una entrevista en la Federación Catalana: "Me fui a Barcelona porque Jenaro me dijo que había un entrenador muy bueno, Gregorio Rojo, y quería que entrenase con él. (…) Eran entrenamientos bien planificados por parte de Gregorio Rojo, algunos recuperatorios pero otros extenuantes. La clave fue el haber tenido una trayectoria basada en la disciplina, que es la clave del éxito. (…) [En los Juegos] fueron tres carreras muy duras, había cerca de cien atletas inscritos y gané la serie eliminatoria más rápida con 3:37. Al día siguiente hubo dos semifinales también durísimas. De nuevo acabé primero con 3:35 y me presenté en la final, que era mi sueño. La medalla la veía un poco lejos por los tres británicos, que eran prácticamente imbatibles. Ovett, el recordman mundial; Cram, el campeón del mundo en Helsinki un año antes; y el anterior campeón olímpico, Sebastian Coe. Fueron tres carreras seguidas, sin un día de descanso entre medias, como ahora. Rojo me dijo, "Abascal, vaya como vaya la carrera tienes que tirar a muerte a falta de 500 o 600". Eso era muy arriesgado, pero así lo hice. La prueba salió además bastante 'vivilla', y a falta de 600 metros empecé a tirar un cambio de ritmo asesino, con contundencia y sin bajar la guardia. Jugué mis bazas, tuve la suerte de que uno de los británicos no se encontró bien y pude batir a todos los demás. Me dejé la piel para hacer 3:34 otra vez. Fue el día más grande de mi vida, por fin un español subió al pódium en la pista."

No fue hasta 2001, ya con 81 años, cuando Gregorio Rojo se retiró del todo. Falleció recién cumplidos los 86, el día 8 de mayo de 2006, en la Barcelona donde llevaba casi setenta años residiendo.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Gregorio Rojo
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




















En los Juegos Olímpicos de Londres 1948 marcado en un círculo)
En los Juegos Olímpicos de Londres 1948 marcado en un círculo)

Junto a Francisco Artimendi tras ganar el Cross de las Naciones en 1964
Junto a Francisco Artimendi tras ganar el Cross de las Naciones en 1964

Abascal-Rojo, tandem perfecto
Abascal-Rojo, tandem perfecto

En una de sus últimas imágenes tomadas en 1999
En una de sus últimas imágenes tomadas en 1999









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |