Real Federación Española de Atletismo





 miércoles, 21 de octubre de 2020   ENTREVISTA WEB 98/2020
Manuel Pancorbo, abran paso al "Marqués del Olivillo"

Por : Vicente Capitán


La historia deportiva de Pancorbo se remonta a su Torredelcampo natal, cerca de la capital jiennense. "Cuando jugábamos al fútbol en lo que llamábamos campo y que realmente era un descampado y allí algunas veces hacíamos carreras de relevos. Con 12 años organizaron en el pueblo la primera carrera que se hacía allí, con motivo del día del trabajo y gané, aunque el trofeo se lo dieron a otro chico, que era de mi colegio y dijo que el que había ganado había sido yo… y dos semanas más tarde me lo dieron a mí. Cuando le dije a mi madre que iba a correr, me compró mi primer chándal. Yo entonces veía con mucha ilusión el programa de la tele "Torneo" y soñaba con ser uno de esos chicos que corrían allí", nos dice Manolo.

José De Dios, su entrenador de toda la vida
Tras aquella carrera empezó a entrenar con Manuel Villar, que le daba los entrenamientos semanales al estar fuera estudiando. Manuel le pasó con su entrenador, Marcos Gutiérrez, reputado profesor de Biomecánica del INEF de Granada que a su vez entrenaba a todo el Club Zeus, actual Club Atletismo Unicaja Jaén. "Con Marcos estuve mi época juvenil, y al irse a trabajar al INEF, pasé definitivamente con José De Dios Ibáñez, que a su vez se hizo cargo de todos los atletas del club, y todas las disciplinas. Con Pepe comencé en mi etapa de júnior y estuve toda mi vida atlética". Manolo evolucionó rápido aquellos años, llegó a ser 3º juvenil en los 800 del Campeonato de España: Empecé a enfrentarme en alguna liga de clubes a mis ídolos de entonces como eran Carreira, Andrés Vera… o Teófilo Benito que era el campeón de mi edad".

En 1985 Pancorbo fue campeón de España júnior de 1.500 en pista cubierta y al año siguiente hizo el doblete promesa, en la distancia bajo techo y al aire libre. Y luego llegó un gran salto en 1988, cuando sus cronos se fueron a 1:47 (800) y 3:39 (1.500). "Me dedicaba sólo al atletismo y firmé por el Larios para la temporada siguiente, con cuya ayuda me pude dedicar al 100 por 100, porque hasta entonces hacía algún trabajo con mi padre en el campo o la obra". Y así en 1989 Pancorbo se incrustó definitivamente entre la élite nacional del medio fondo con 1:46.54 (800), 3:36.58 (1.500) "y 7:45.96 en el 3.000 cerca del récord de España que tenía José Luis González con 7:42. Pero aquel 89 corrí buena parte del año con dolor en los tendones de Aquiles, por lo que me propuse recuperarme bien de aquello al acabar la temporada, descansé, pero al volver tenía una fibrosis que me hacía imposible correr, lo pasé mal y el 28 de febrero me operé en Finlandia. Volví con mucha motivación y en el Campeonato de España fui medalla de bronce tras Cacho y Teófilo Benito. En el 91 los miedos de lesión afloraron en mi cabeza, y siempre que aparecía la molestia dejaba el entreno. Pero en el 92 le comenté a mi entrenador que lo mismo que un minero sabe que bajar a la mina entraña riesgos, el deporte es igual y yo tenía que asumirlos, y volví a mejorar hasta 3:34 en 1.500".

En la final del oro de Cacho
Y llegaron los Juegos de Barcelona y aquella final inolvidable con Fermín Cacho campeón y Manolo en aquella final (11º). "Iba pasando rondas y con la temporada que había hecho me veía capaz de todo, pero lo cierto es que, en la final, y a pesar de ser una carrera que se adaptaba a mis condiciones, cuando llegó la hora de correr el cuerpo no reaccionaba, así es el deporte, te pone en tu sitio y tienes que asumir que eso es lo que vales en ese momento.

En 1994 nuestro hombre queda 6º en la final del Europeo, en los 1.500 y de nuevo en una final con notable éxito español, con aquel doblete de Cacho y Viciosa, dos de los grandes rivales toda su carrera deportiva: "A Fermín le habré ganado bastantes más veces que él a mí, pero él me ganaba siempre en las grandes citas, como todos sabemos, y lo de Viciosa era tremendo, porque era capaz de ganarte desde noviembre en la Jean Bouin, luego en otras pruebas en ruta como la San Silvestre o la San Antón, en crosses… y por supuesto en la pista en verano. Junto con Dieter Baumann, Viciosa es el rival más duro de pelar que he tenido", señala Manolo. Volviendo a aquel 94, el resultado del Europeo le llevó a preparar el salto a la distancia superior, los 5.000 metros, distancia en la que había debutado en el 93 con 13:33 como toma de contacto. Su segunda carrera llegó en el 95, en Villeneuve D'Ascq (Francia): "Hice 13:15 y como no tenía experiencia mi objetivo era seguir 4.000 metros a Domingos Castro, que casi siempre hacía 13:20. Así lo hice, pero corriendo el último 1.000 en 2:35, no me lo esperaba y que me hizo poner muchas ilusiones en esta prueba".

En septiembre del 95 Manolo se marchó a Madrid para estudiar fisioterapia y empezó a entrenar a distancia con su entrenador de siempre: "no hubo problemas, porque él me conocía a la perfección. Los medios de Madrid además eran muy buenos, fisioterapia, instalaciones, la Casa de Campo, psicólogos y además un grupo de compañeros y rivales muy bueno con Chema Martínez, Anacleto Jiménez, Pepe Ríos, Fabián Roncero, Andrés Díaz, Pedro Trejo, Óscar Díaz y algunos días también Luismi Martín". La relación fue tan buena con la mayoría que incluso Anacleto, cuyo entrenador Julio Bravo, se retiró poco tiempo después, pasó a entrenar con colega Pancorbo y José De Dios.

Récord de Europa de 3.000 metros y platas europeas en el 98
Pese a todo, una pubalgia impidió en los Juegos de Atlanta demostrar todo el buen hacer del traslado a la Blume madrileña y en el 97, ya recuperado obtuvo su mayor logro frente al crono, con el récord de Europa de 3.000 metros, con 7:31.78, 3º en el Miting de Oslo tras el vigente plusmarquista mundial, Daniel Komen y el americano Bob Kennedy. Ese récord le duró un año, cuando volviendo a correr en Oslo, incluso más rápido (7:31.59, 7º), Isaac Viciosa acababa 4º con 7:29.34. Aquel gran 97 Pancorbo lo cerró con un buen 9º puesto en la final mundialista de Atenas.

Pero 1998 fue sin duda su gran año con la medalla de plata en los 3.000 metros del Europeo en Pista Cubierta de Valencia: "Aunque creo que perdí los nervios por un problema en carrera con John Mayock y podría haber ganado. Pero en verano, en Budapest corrí muy bien, lo que pasa es que ese día Viciosa era imbatible", sentencia Manolo que aquel día dijo públicamente: "Hay que saber esperar, yo esperé y busqué mi recompensa en medallas, que este 98 me ha dado".

Con un Pancorbo en su mejor etapa deportiva y un registro de 13:08.44 del año anterior, el "Marqués del Olivillo" como le bautizó nuestro compañero Emeterio Valiente en un artículo de aquellos años en Atletismo Español, y cuyo nombre lucía destacado en el interior la puerta de su taquilla en la vieja Blume, Manolo tenía una gran oportunidad de lucirse cerca de casa, en el Mundial de Sevilla. "Y creo que corrí bien, alcancé la final, pero el 5.000 ya era muy duro, había que correr en menos de 13 para hacer frente a atletas africanos y la verdad es que hice lo que pude y lo que valía. Ese puesto por la normativa RFEA de la época me permitía tener plaza fija para los Juegos de Sidney y trabajé bien el año siguiente, lo intenté durante todo el verano, pero no me acercaba a mi nivel de años anteriores. Odriozola me esperó hasta la última prueba en Andújar y que yo decidiera, como no quitaba plaza a nadie podía haber ido a los Juegos, pero decidí no hacerlo, no quería ir de turismo, así que le llamé y renuncié, y ese verano pensé en mi retirada".

Manolo Pancorbo tuvo una retirada por todo lo alto, en su querido Jaén, en una Milla en febrero de 2001 y rodeado de sus compañeros de fatigas, muchos de ellos plusmarquistas españoles del momento en diversas distancias: "Fue una gran satisfacción retirarme así".

Desde su retirada como deportista ejerce en como fisioterapeuta en su clínica. Ha estado vinculado a la RFEA, en la Junta de Gobierno, ha sido directivo de su club de atletismo de chaval, el ahora Unicaja Jaén y también ha sido entrenador (lo acaba de dejar) disfrutando, entre otros, de las evoluciones de su hijo (3:45 en 1.500) que lo dejó hace tres años para centrarse en su profesión de enfermero. Para cerrar, Manolo no le pone peros a su carrera deportiva: "Creo que he conseguido lo que merecía", pero sí a su labor como directivo deportivo: "Me siento frustrado por no haber conseguido que las instituciones de Jaén hayan hecho unas instalaciones dignas para nuestra ciudad, lo he intentado por todos los medios y ha sido imposible".







 

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Manuel Pancorbo
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |