Real Federación Española de Atletismo





 martes, 20 de octubre de 2020   NOTICIA WEB 188/2020
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (XI)


Undécimo capítulo de "100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español", hoy hablamos de los plusmarquistas más efímeros, del primer campeón de Europa nacido en España y del conflictivo Marruecos-España de 1971.

Plusmarquista por un día
La primera historia de hoy tiene título de película de cine. De hecho hubo una que se llamó "Millonario por un día". Pero la verdad es que hemos exagerado con lo de un día, porque hubo atletas españoles que fueron plusmarquistas, es decir, que ostentaron un récord de España absoluto, no ya durante un día, sino durante menos, durante unas horas, incluso durante unos minutos. Y sólo fueron plusmarquistas a lo largo de su carrera deportiva durante ese escaso tiempo.

Los concursos se prestan a que un récord superado dure apenas unos minutos hasta que un rival lo vuelve a superar. Esto ha ocurrido bastantes veces en nuestra historia, pero en ocasiones el atleta que ha tenido el récord en sus manos por sólo unos momentos nunca más fue plusmarquista. La guipuzcoana María Lezaún y la sevillana Aurora Moreno se llevan la palma. En el campeonato de España de 1963 en Barcelona, el primero femenino después de casi 30 años, María Lezaún supera el listón en salto de altura sobre 1.37, nuevo récord de España por 1 cm; la catalana Marisa Consegal lo tenía con 1.36. Pero será recordwoman unos minutos. La madrileña Mercedes Morales iguala ese 1.37 y a continuación supera 1.40, altura inalcanzable para Lezaún, que queda como una de las plusmarquistas más efímeras de la historia.

No le fue a la zaga Aurora Moreno. La sevillana, de sólo 20 años, en el trascurso del trofeo Villa de Madrid en Vallehermoso, el 29 de mayo de 1984, lanzó la jabalina en su segunda tentativa a 54.46, 56 cm más que la plusmarca que ostentaba desde hacía cuatro años la malagueña Natividad Vizcaíno. Pues precisamente a Nati, diez años mayor que Aurora, le tocaba lanzar a continuación; y en esa misma segunda ronda envía el dardo a 55.22, volviendo a hacer suya la plusmarca, arrebantándosela a Moreno, que fue plusmarquista unos escasos minutos. Y citemos también a la barcelonesa Carmen Solé, que en el primer concurso de martillo en España en más de 50 años, en la pista de Mar Bella barcelonesa, el 27 de marzo de 1988 fue plusmarquista unos minutos hasta que Sonia Godall se hizo definitivamente con el récord.

En carreras también tenemos alguna plusmarquista efímera. En el Gran Premio Diputación de Salamanca de 1987 la barcelonesa Yolanda Díaz, de 18 años, logró igualar la plusmarca española de 100 metros, que ostentaba la también catalana Teresa Rioné, con un estratosférico (así nos pareció entonces) 11.48 logrados en el Vallehermoso madrileño tres años antes. Yolanda Díaz consiguió la proeza de igualar la plusmarca a las siete menos cinco de la tarde en la primera eliminatoria; por cierto que en esa carrera Tere Rioné fue última. Pero 40 minutos más tarde, en la final, Díaz perdió su récord a pies de la canaria Cristina Pérez, que corrió en 11.44. Curiosamente Yolanda volvió a realizar 11.48. Nunca más sería plusmarquista la barcelonesa en prueba individual, aunque sí lo fue con el relevo corto.

Citemos por último a tres hombres de tiempos "remotos" que fueron plusmarquistas durante sólo unos minutos. El gerundense José Ballestero fue plusmarquista de 110 metros vallas en 1930 durante un rato, hasta que Segurado le mejoró el récord. Y 10 años antes el vizcaíno Pedro Zarrabeitia fue plusmarquista de triple salto durante unos minutos durante el campeonato de España de 1920, hasta que el versátil guipuzcoano José Luis Elósegui saltara 9 cm más que él y sumara su enésimo récord de España.

En realidad sólo ha habido un "Plusmarquista por un día", un atleta que fue récordman durante 24 horas, el guipuzcoano Gaspar Gómez, plusmarquista de 400 metros vallas en 1949 en la eliminatoria del Campeonato de España disputado en Montjuïc, hasta que su paisano Juan Bautista Adarraga corrió dos décimas más rápido en la final de aquel campeonato. Otro día hablaremos de los plusmarquistas nacionales que lo han sido durante más tiempo, algunos de ellos durante más de tres décadas. Eso formará parte de otra historia.

El primer campeón de Europa nacido en España
Nunca olvidaremos aquella primera medalla de oro española en un Campeonato de Europa. Jordi Llopart se proclamó campeón europeo en 1978 en Praga en los 50 km marcha. Fue el primero de los nuestros que subieron a lo más alto de un podio continental al aire libre. Pero 32 años antes que Jordi Llopart se proclamara campeón, otro atleta nacido en España se había proclamado campeón continental. Nos estamos refiriendo al francés Raphaël Pujazón, campeón de Europa de 3.000 metros obstáculos en la edición de 1946 celebrada en Oslo.

Rafael había nacido el 12 de febrero de 1918 en El Campillo, un pequeño pueblo de la provincia de Huelva, junto a las Minas de Riotinto. Su padre era precisamente minero en aquellas minas, su madre era madrileña. Cuando sólo contaba un año de edad, es decir, hacia 1919 o 1920, la familia emigró entonces a Francia y se instaló en Alès, pequeña ciudad de la región de Languedoc, al sur del país, discurriendo allí la infancia del futuro campeón, en unas condiciones de vida muy complicadas, casi miserables. Su padre falleció siendo él un muchacho. Después de ser portero de fútbol, con 17 años disputó su primera carrera, comenzó a correr con éxito, sobre todo en cross y en carreras en ruta por Provenza y la región de Marsella. Y comenzó a ganar dinero. Adquirió la nacionalidad francesa en otoño de 1938 y ya fue Raphaël. En 1939 fue internacional con el país vecino pero la Segunda Guerra Mundial cortó su trayectoria.

Instalado en París desde 1942, tras la guerra Raphaël Pujazón fue el dominador claro del cross francés, proclamándose campeón nacional ininterrumpidamente desde 1944 a 1949. En el Cross de las Naciones fue campeón en 1946 y 1947, casi veinte años antes del triunfo del alcarreño Francisco Aritmendi en 1964. Fue asimismo campeón nacional seis veces en pruebas en pista. Sin embargo, no pudo conseguir uno de sus retos más perseguidos, el del récord de Francia de 5.000 metros, que poseía el entonces ya mítico Jean Bouin. Pujazón compitió por primera vez en España precisamente en la Jean Bouin barcelonesa de 1946, el 1 de enero de aquel año. Es curioso que los periodistas que esperaban a la pequeña delegación francesa dos días antes en la estación de Francia quedaron gratamente sorprendidos de que el francés se expresara en español, comentando su estado de forma y sus pronósticos para la prueba. Muy pocos conocían, casi nadie, que Pujazón había nacido en España. Fue al día siguiente a la carrera, en una amplia entrevista en el Mundo Deportivo del maestro Gerardo García, cuando se descubre que Pujazón había nacido en Huelva, entrevista en la que da pormenores de su vida personal y deportiva.

Es asombroso el paralelismo entre Raphäel Pujazón y otro atleta de origen español, Jesús Diéguez. Este último, residente en Francia pero con nacionalidad española, fue olímpico por nuestro país en los Juegos de París en 1924, y adquirió la nacionalidad francesa en 1929 y prolongó su carrera deportiva hasta finales de los años 30. Ambos fueron los máximos representantes de emigrantes españoles asentados en Europa y que destacaron fuera de nuestras fronteras en nuestro deporte. Ambos eran fondistas, ambos vivían en la región de Marsella y ambos habían nacido en la provincia de Huelva. Diéguez lo hizo en Riotinto 16 años antes que Pujazón. Pero es que Riotinto y El Campillo, pueblo natal de Pujazón, están separados por apenas 4 km. Y ambos, a decir de los cronistas de la época, tenían un correr muy parecido. Se conocieron e incluso llegaron a competir juntos, Diéguez al final de una carrera deportiva muy prolongada y Pujazón en el inicio de la suya.

Aquel año de 1946, que se inició en Barcelona, tuvo su punto culminante para Pujazón en el Campeonato de Europa en Oslo, en el que se impuso en la prueba de 3.000 metros obstáculos; jamás había corrido esta prueba pero fue inscrito y aunque al principio no quería competir, tras una mala actuación en los 5.000, lo hizo y ganó con claridad. Sin embargo, dos años más tarde, víctima de la presión y los nervios, abandonó en los Juegos de Londres, en los que era favorito. Raphael Pujazón falleció en 2000 a los 86 años de edad, en su ciudad de acogida en Francia, Alès. Otro día hablaremos de españoles que emigraron como Pujazón, pero no lo hicieron a Europa, sino cruzando el Atlántico, como aquel zaragozano que llegó a correr los 100 metros en 10.4 cuando en España nadie bajaba de 11 segundos. Eso formará parte de otra historia.

A pedrada limpia
Los aficionados al atletismo siempre presumimos, no sin razón, de que nuestro deporte es, valga la redundancia, muy deportivo; es decir, que proliferan las manifestaciones de fair-play y juego limpio. Sólo puntualmente vemos gestos o conductas contrarias a esta filosofía, las cuales son censuradas casi sin excepción. Los encuentros entre clubes y naciones, con sus sumas de puntos y triunfos colectivos, se prestan a los piques, aunque muy rara vez traspasan la barrera de lo antideportivo. Los encuentros internacionales han estado históricamente bajo ese paraguas… aunque no siempre.

España se enfrentó a Marruecos los días 4 y 5 de septiembre de 1971 en Rabat, la capital marroquí, en el encuentro internacional más conflictivo de cuantos ha disputado España a lo largo de la historia. España, con un atletismo muy superior al marroquí, era clara favorita al triunfo. Hemos pedido a Jorge González Amo, componente de la selección española en aquel encuentro, que nos cuente sus recuerdos de lo que allí aconteció: "El encuentro contra Marruecos en principio era en julio en Casablanca, pero debido a la situación política de Marruecos, con intentos de golpe de Estado, se aplazó a la primera semana de Septiembre y a Rabat. Como era un encuentro a priori "fácil" y ante la sobrecarga de pruebas, España confeccionó un equipo semi "B", incluyendo atletas que estaban en progresión.

El primer día el ambiente estaba cargado, ya que había la idea entre la prensa marroquí y que trasladó al público, que el gobierno español apoyaba el "golpe" contra el rey Hassan. La competición no empezó bien y el equipo se estaba defendiendo gracias a los resultados de las pruebas de concursos, y aunque nos quedaban puntos fuertes como el 10.000, en el que esperábamos remontar. El 10.000 fue desde el principio una prueba con alternativas y tirones por parte de los marroquís y frenazos por nuestros dos atletas, Juan Hidalgo y Carlos García Caro, a los que les interesaba una prueba más lenta. En uno de esos cambios y adelantamientos, hubo un codazo entre el mejor atleta marroquí y Juan Hidalgo, el público (sólo lo había en la grada principal) se empezó a soliviantar y cada vez que pasaban por la recta, empezó a tirar lo que encontraban a mano, chapas, pequeñas piedras, pero cuando en la siguiente curva, la de la salida del 400m, y en otro adelantamiento, vimos que el atleta marroquí caía al suelo haciendo aspavientos como de que Hidalgo le había dado un codazo. Se levantó para salir corriendo detrás de él muy furioso.

Fue entonces cuando García Caro se retiró al ver el panorama, pues por donde él estaba le empezaron a caer objetos y cuando Juan Hidalgo llegó a la recta de meta le empezaron a tirar de todo. Yo me fui corriendo hacia él para sacarlo de la pista cuando en ese momento le dio en la boca del estómago una piedra del tamaño de un puño (era un trozo de grada). Cayó al suelo y yo cogí la piedra con la intención de devolverla al público, lo que gracias al "placaje" de Pedro Carda no lo hice. Menos mal, porque eso no se sabe lo que hubiera generado, ya que la policía militar estaba apuntando al público con sus armas y si no se llegan a calmar o si gracias a "esto"….., se calmaron. Uff, menudo momento.

Después se armó la "marimorena". Con todo el equipo español en el centro del campo socorriendo a Hidalgo y con nuestros dirigentes, José María Odriozola y Manolo García intentando calmarnos. En un principio parecía que la decisión entre dirigentes y atletas era la de marcharnos y suspender el encuentro, pero los responsables diplomáticos que estaban en el palco y el resto de autoridades pensaron que era mejor continuar. Se descalificó al atleta marroquí del 10.000 y a Hidalgo y, arbitrariamente, se dio el primer puesto a García Caro y el segundo al otro marroquí. Al final esos puntos de Caro nos permitieron ganar el encuentro por solamente 2 puntos."

Tras muchas dudas se decidió disputando el encuentro, tras las garantías y buenas palabras de las autoridades marroquíes, incluido el buen hacer del presidente de la federación de aquel país. En el segundo día de competición imperó la cordura y no se registraron incidentes. El encuentro fue muy igualado y España ganó con 105,5 puntos frente a 103,5 de los marroquíes, gracias al resultado ficticio del 10.000, que, como hemos visto, no llegó a terminarse. De no contarse esa prueba, como pretendieron los marroquíes, se hubiera empatado a 100,5 y hubiéramos perdido el encuentro por menor número de triunfos. Otro día hablaremos de otros encuentros internacionales, hace muchos años prácticamente desaparecidos, que fueron la salsa y el picante de muchas temporadas; eso será ya parte de otra historia. Hacer foto de resultado



Enlaces relacionados:

100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (I)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (II)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (III)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (IV)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (V)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (VI)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (VII)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (VIII)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (IX)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (X)
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


Aurora Moreno
Aurora Moreno

Carmen Solé
Carmen Solé

Yolanda Díaz
Yolanda Díaz

Raphaël Pujazón
Raphaël Pujazón

Pujazón en 1947 en el Cross de las Naciones
Pujazón en 1947 en el Cross de las Naciones

Pujazón tars finalizar la Jean Bouin de Barcelona
Pujazón tars finalizar la Jean Bouin de Barcelona

Juan Hidalgo
Juan Hidalgo

Carlos García Caro
Carlos García Caro

El acta de resultados con los apuntes y modificaciones de la prueba de 10.000m
El acta de resultados con los apuntes y modificaciones de la prueba de 10.000m









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |