Real Federación Española de Atletismo





 jueves, 08 de octubre de 2020   NOTICIA WEB 179/2020
Iris Fuentes Pila y la maternidad

Por : Alfredo Varona


Lucas ya ha cumplido dos años. Lucas es el hijo que ha cambiado la vida de Iris Fuentes Pila (1980).

Un auténtico terremoto que esta tarde, como casi todas las tardes, no hay manera de que se eche la siesta.

Y al final del día le deja a la madre encantada pero agotada.

-El primer año lo quise compaginar con el atletismo y ahora me pregunto, '¿qué hice?'

Así fue hasta que una doctora se lo hizo ver: "Si tienes que levantarte cada dos horas por las noches a dar el pecho a tu hijo haz el favor de dejar de correr".

Y lo dejó.

-A las nueve de la mañana, todo cansada, me iba a entrenar hasta que el cuerpo me dijo basta: se me rompió el soleo.

-¿Qué pretendía demostrar, en realidad?

- Quería correr, quería ir al ritmo de mis hermanas y quería pensar que el hecho de no descansar tanto no era tan decisivo, y mire que yo siempre había priorizado el descanso. Pero ahora me levantaba y me iba a correr, a aprovechar el poco tiempo que tenía.

-Y se equivocó.

-Cuando fui al campeonato de España de 10 km en ruta me di cuenta de que era imposible: no encontraba sensaciones. Era como si corriese con el freno de mano. Al final, me fui casi hasta 36 minutos. Me acordé que yo siempre había corrido con cierta facilidad en 33... Pero entonces mi cuerpo me recordó que no podía dormir ni 2 horas seguidas.

-¿Y volverá algún día?

-No lo sé. Tengo una edad. Quizás a nivel regional. Pero me he dado cuenta de que puedo vivir sin correr y que ya no voy a meter la cabeza donde no cabe. He pasado cuatro años pegándome contra la pared hasta que te das cuenta de que todo se acaba: no quiero que se repita.

-Todo el mundo tiene fecha de caducidad.

-El primer año tratas de convencerte, 'un año malo lo tiene cualquiera'. Pero luego ves que no y es entonces cuando más valoras lo que has hecho. He estado 15 años al máximo en los que entre comillas me era fácil conseguir buenos resultados. Y ahora es cuando entiendes lo que había que trabajar para ser medallista en un campeonato de España y, dado que ya no es como antes, te empiezas a decir a ti misma, 'no sé para que me esfuerzo'.

-Fue bonito mientras duró.

-A los 25 años me preguntaba '¿qué será de ti cuando esto se acabe?' y me asustaba la respuesta.

-¿Y ahora cómo responde a esa pregunta?

-No ha sido tan traumático. No, no, para nada. Me he retirado poco a poco. Ha sido muy natural. Siempre pensé que tras los JJOO de Pekín me quedaban dos años buenos, que luego no fueron tan buenos. Pero es verdad que hasta los 34 años sí mantuve muy buen nivel.

En realidad, ése es el recuerdo que nos quedará de Iris Fuentes Pila. Un recuerdo poderoso que nos traslada a una atleta competitiva en verano y en invierno.

- Tenía tanta energía -añade ella- que acabó siendo un arma de doble filo. Siempre recordaré que desde los 21 hasta los 31 años entrenaba hasta reventar. Doblaba todos los días por la mañana a unos ritmos infernales y por las tardes me podía meter 20x400. Pero de los errores te das cuenta una vez que los has cometido.

-Y no se puede vivir dos veces.

- Tenía que haberme frenado pero era tan difícil en aquella época... Recuerdo que entrenaba con mis hermanas y que éramos capaces de acabar los rodajes largos un día tras otro a 3'30" que era una barbaridad.

-¿Y en qué se tradujo eso?

-A veces, me pregunto: 'si hubieses entrenado de otra manera ¿hubieses logrado medalla en un gran campeonato?'

-¿Y la hubiese logrado?

-No, no lo creo. Hasta ahí no llegaba mi calidad. Por eso cada una tiene que aceptar lo que ha hecho. Entonces me doy cuenta de que haciéndolo como lo hice aguanté 15 años a gran nivel e, incluso, hubo un año en el que fui la primera atleta española en todos los crosses..., y eso nunca será fácil.

Hijas de un enamorado del deporte (que, a los 84 años, continúa entrenando cada día), Iris es la mediana de tres hermanas de una saga irrepetible: Zulema, Margarita y ella, Iris Fuentes Pila, que fue la primera en clasificarse para unos JJOO.

Y fue en Atenas 2004.

Y, aunque parezca extraño, nunca lo disfrutó en plenitud.

El día que se materializó su clasificación en el campeonato de España de Almería recuerda que ése día se le cayó "el alma a los pies", porque no hay nada más duro que derrotar a una hermana.

Y ella había derrotado a su hermana.

-Al final, solo quedaba una plaza porque estaban Natalia Rodríguez y Nuria Fernández, y esa plaza nos la jugamos entre Zulema y yo. Pero Zulema, que ese año estaba como nunca, se puso nerviosa y se quedó fuera de los JJOO y se nos estropeó el sueño de ir juntas a Atenas. Y, para mí, fue muy duro.

-Pero cuatro años después sí fueron juntas a Pekin 2008.

-Entonces nos dimos cuenta de que el tiempo todo lo premia, porque creo que nos lo merecíamos por cómo lo luchamos y por cómo vivíamos cada día este deporte: le entregabamos todo.

-¿Y le ha dado suficiente el atletismo?

-Creo que sí y si no me ha dado más ha sido por mis errores. Pero ya no tiene sentido pensar en lo que pudo haber sido y no fue. Hay que conformarse con lo que hay y valorar que, gracias a lo que me dejó el atletismo, ahora puedo ser madre y estar todo el día con mi hijo: no tengo esa necesidad imperiosa de trabajar. Puedo permitirme compartir a su lado estos años que van a pasar muy rápido y no van a volver. Quiero vivirlos a fondo.

-Eso es un triunfo.

-Supe que el atletismo no iba a durar siempre. Me iba preocupando en invertir o en ahorrar lo que ganaba porque pensaba en el día de mañana. No hacia falta que nadie me recordase que esto se acabará algún día: ya me lo recordaba yo.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Iris Fuentes Pila
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |