Real Federación Española de Atletismo





 martes, 08 de septiembre de 2020   NOTICIA WEB 153/2020
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (IX)

Por : Miguel Villaseñor


Noveno capítulo de "100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español". Hoy hablaremos de españoles al frente del ránking mundial, del primer oro en un europeo (y no nos referimos ni a Llopart ni a Páez) y de aquel viaje interminable a Santiago de Chile.

Más atletas veteranos internacionales
En nuestro último capítulo hablábamos de internacionales españoles de más de 40 años. Y ya comentábamos que no era nada fácil la búsqueda y que posiblemente faltaran algunos. Así ha sido. Se nos quedó en el tintero, y lo siento, la madrileña Aurora Pérez, sin duda una de nuestras mejores atletas máster de la historia, que fue internacional absoluta en la Copa de Europa de 10.000 metros disputada en Lisboa en 1998 con 40 años, 4 meses y 24 días.

El mundo del ultrafondo, en el que no incursionamos en el anterior capítulo, tiene numerosos ejemplos de atletas internacionales con más de 40. El asturiano Nicolás de las Heras sea quizá el internacional de más edad, corregidnos si estamos en un error; disputó el Campeonato del Mundo de 24 horas de Albi 2019 con 54 años y 10 meses. Asimismo el madrileño Juan Antonio Ramos disputó el mundial de 100 km de 2018 con 49 años, 10 meses y 30 días. Citemos además, entre muchos otros, al guipuzcoano Asier Cuevas, internacional el año pasado en el mundial de 50km con 46 años, y a Luis Alberto Hernando, burgalés afincado en Jaca, que ha sido internacional en 2019 con 41 años.

Españoles líderes mundiales
Todos conocemos la enorme dificultad que ha tenido nuestro atletismo, incluso en sus mejores momentos, para destacar a nivel mundial. La escala europea ha sido siempre mucho más adecuada para valorar los logros de los nuestros y en esta escala se ha cimentado el progreso de nuestro deporte en España. Terminar una temporada liderando el ránking europeo lo han logrado un número apreciable de atletas españoles pero liderar el ránking mundial, en pruebas olímpicas, sólo lo han conseguido siete atletas españoles, seis hombres y una mujer, en nueve ocasiones. Este extraordinario logro se ha conseguido en cinco pruebas del programa, siendo de forma destacada la más prolífica los 50 kilómetros marcha, en la que atletas españoles han sido líderes mundiales en cinco ocasiones. Y una vez para el maratón, la longitud y los 20 km marcha, en categoría masculina, y una vez en salto de altura en categoría femenina.
La primera vez que un español lideró el ránking mundial fue en 1980. El catalán José Marín fue nº 1 en los 50 km marcha, hazaña que repitió en 1983. Sus marcas respectivas de 3h43:35 y 3h40:46 (esta última entonces plusmarca mundial), no tienen nada que envidiar a las realizadas por los mejores especialistas mundiales de la actualidad. Por cierto que el liderato de 1980 no se supo hasta años más tarde, pues hubo marcas mejores de atletas soviéticos que luego se supo que no eran válidas por distancia corta. Habrían de pasar 10 años, hasta 1993, para que otro español fuera "world leader". Jesús Ángel García Bragado, que, como todos sabemos, sigue hoy lidiando en la alta competición, encabezó la lista de la misma prueba, los 50, con 3h41:41, aquella marca que le dio el título mundial en Stuttgart.

Lo mismo consiguió al año siguiente Valentí Massana, líder mundial de los 50km merced a los 3:38:43 que le dieron el título nacional y que aún figuran como plusmarca española en la tabla de records. En su época dorada el maratón español brilló y mucho en forma de marcas, títulos y victorias, y se plasmó en el tema que nos ocupa en el liderato mundial del vitoriano Martín Fiz, que acabó nº 1 con 2h08:25 en 1996, entonces récord de España. De nuevo es la marcha protagonista al año siguiente, 1997, y de nuevo es Chuso García Bragado el protagonista, al liderar con 3h39:54, obtenido en la Copa del Mundo, el ránking de la prueba larga.

Cinco años más tarde, en 2002, es la prueba corta de la marcha masculina la que nos trae a Paquillo Fernández al liderato mundial. Al año siguiente, en 2003, por primera vez un concurso es protagonista, con el añorado asturiano Yago Lamela encabezando el ránking universal con 8.53. Curioso que aquella gran marca no era ni la mejor de Lamela, que había saltado 8.56 en 1999, vigente récord español. Once años habrían de pasar desde el liderato de Yago en 2003 para ver a otro atleta español en lo más alto. Sería la primera española. En 2014 la cántabra Ruth Beitia, año en que se proclamó campeona de Europa, lideró el ránking mundial, empatada con la rusa Anna Chicherova merced a los 2.01 que le dieron precisamente el título continental en el Letzigrund de Zúrich. Tampoco la marca de Ruth fue récord de España, pues ella misma lo poseía con 2.02 desde 2007.

A la hora de escribir estas líneas el vallista Orlando Ortega figura en cabeza del ránking mundial de 2020 de 110 metros vallas. Nuestro subcampeón olímpico sí fue world leader en 2015, pero entonces no poseía la nacionalidad española. En 2018 fue segundo en la lista mundial y tanto en 2016 y 2019 fue tercero en la mundial y primero en la europea. Otro día analizaremos qué españoles lideraron el ránking mundial pero en pista cubierta. Ahí la cosecha ha sido un poco más prolífica, eso será ya otra historia.

ATLETAS ESPAÑOLES QUE HAN ENCABEZADO EL RÁNKING MUNDIAL AL AIRE LIBRE
1980 50 km Marcha José Marín 3h43:35
1983 50 km Marcha José Marín 3h40:46
1993 50 km Marcha Jesús Ángel García Bragado 3h41:41
1994 50 km Marcha Valentí Massana 3h38:43
1996 Maratón Martín Fiz 2h08:25
1997 50 km Marcha Jesús Ángel García Bragado 3h39:54
2002 20 km Marcha Francisco J. Fernández 1h17:22
2003 Longitud Yago Lamela 8.53
2014 Altura Ruth Beitia 2.01





El primer oro en un europeo
Todos recordamos las primeras medallas de oro de atletas españoles. Ciñéndonos al los campeonatos de Europa los viejos aficionados tenemos siempre bien presente al primer campeón de Europa al aire libre, que fue Jordi Llopart en Praga en 1978, y al primer campeón de Europa en pista cubierta, que fue Antonio Páez en Viena en 1979. Pero ellos no fueron los primeros. Es momento de recordar y rescatar la primera vez que el himno español sonó en un campeonato de Europa.

Fernando Cerrada era un joven atleta nacido en Yélamos de Arriba, un pequeño pueblo alcarreño de la provincia de Guadalajara, pero criado en barrio madrileño de Vallecas. En su colegio y club, el Tajamar, comenzó a entrenar y competir a las órdenes de Lázaro Linares. Con 1,70 de estatura y 59 kg de peso, Fernando era un atleta ligero, con un talento y una facilidad extraordinaria, que el 8 de noviembre de 1968, con 14 años, compitió por primera vez en su vida, en la carrera infantil del cross de Tajamar; y no ganó, fue sexto.

Cinco años más tarde, Cerrada hizo que sonara el himno español en un europeo por primera vez. Fue el 26 de agosto de 1973 en la ciudad alemana de Duisburgo, en la segunda edición del Campeonato de Europa Júnior. Aquel campeonato dejó muy buen sabor de boca al atletismo español, pues al oro de Cerrada se unió la plata de Ramón Cid en triple y cinco finalistas más: los cuartos puestos de Carmen Valero en 1.500 metros y de Martí Perarnau en altura, el 6º de Marceliano Ruiz en las vallas intermedias, el 7º de Gerardo Calleja en las altas y el 8º de González-Berenguer también en altura. Un enorme bagaje para aquella época.

Fernando Cerrada era favorito al título en la prueba de 5.000 metros y cumplió todos los pronósticos. Llegaba a Duisburgo con la mejor marca europea júnior del año de la distancia, pues había batido dos veces el récord nacional de la categoría, con 13:51.8 y 13:50.0, ambas en junio, la primera en Madrid y la segunda en Helsinki. En la ciudad alemana, Cerrada, con aquel correr fácil que le caracterizaba, dominó la carrera de cabo a rabo, liderando en todo momento con una facilidad pasmosa y descolgando poco a poco a todos y cada uno de sus rivales. Victoria inapelable y entrada triunfal en meta, proporcionando a España el primer oro en una competición de índole europea.

Dos apuntes de actualidad. Fernando, alejado del mundillo de atletismo hace mucho tiempo, vive en Madrid, tiene 66 años y buena salud, se jubiló no hace mucho. Y su entrenador, Lázaro Linares, de 84 años, también goza de buena salud y no se ha jubilado de nuestro deporte, es el alma mater del club Tajamar y entrena ahora a jóvenes lanzadores de martillo, como Juan Díaz y Natalia Sánchez. Hablé con él anteayer y sigue admirablemente ahí en la brecha.

De la valía de la marca júnior de Cerrada da cuenta el que hoy día, en 2020, 47 años más tarde, su registro es el tercero conseguido por un español sub20 a lo largo de la historia. Su record de España júnior de 13:50.0 lo batió en 1986, trece años más tarde, otro talento puro del atletismo español, el gallego Alejandro Gómez. Esa será ya otra historia.

Aquellos viajes del pasado
Es frecuente que hoy, a través de redes sociales, los atletas que viajan a competir al extranjero nos informen de retrasos en los vuelos que han de llevarles a su destino o de esperas en aeropuertos que se hacen interminables. Pero ni punto de comparación con el pasado. En la rica historia de nuestro atletismo hay numerosas crónicas de viajes al extranjero que hacen palidecer cualquier caso actual. Ya describimos en el primer capítulo de este serial el viaje interminable de nuestra selección a Grecia en 1931, el más largo de la historia. Este es otro que no le va a la zaga.

A las 18:00 horas del 8 de octubre de 1960 la expedición rumbo a los primeros Juegos Iberoamericanos, a disputar en Santiago de Chile, partió del número 16 de la calle Ferraz de la capital madrileña, en autocar rumbo al aeropuerto de Barajas. Compuesta por 29 atletas y por directivos, entrenadores y periodistas era, ni que decir tiene, exclusivamente masculina. El avión debía partir a las 20:30, pero se hizo de rogar. Por fin se despega a las 23:00 horas, rumbo a Lisboa. Llegada a Lisboa, bajada del avión y cena tardía en el aeropuerto. De nuevo al avión y a las 00:50 hora local ya del día 9 despegue rumbo a Dakar. Llegada a la ciudad africana a las 07:00 y a bajar del avión; desayuno en el aeropuerto y de nuevo a subir al avión, despegue a las 08:00 rumbo a Recife, en Brasil, cruzando el Atlántico. Una enorme mayoría, quizá toda nuestra expedición, cruzan el "charco" por primera vez.

A las 17:00 horas aterrizaje en Recife. Media hora metidos en el avión, muertos de calor, hasta que un señor va por el pasillo fumigando a los pasajeros, por aquello de las enfermedades tropicales, y bajada del avión. Se come, o mejor merienda, en el aeropuerto, con vistas a volver a subir al aparato. Pero no. El avión se ha estropeado, no se qué del cilindro de un motor. Se pasará la noche en el hotel "Boa Viagem" de Recife, espléndidamente situado a los pies de una bella playa. Más de uno, y de diez o veinte, se alegra con el cambio de planes. Unos pasean por la ciudad, otros por la playa, en la que alguno se baña sin permiso, y otros, los más, acuden a un local con música, es decir, con máquina de discos, a tomar un refresco. Local en el que bailan unas señoritas brasileñas, muy bellas según relatan las antiguas crónicas. José Luis Falcón, el lanzador de martillo, es el primero en lanzarse con éxito a la pista de baile y luego le siguen otros compañeros que bailan animadamente con las chicas. Después de la cena, aunque algunos quiere proseguir con lo de las señoritas, a dormir.

Amanece el día 10. El avión no está arreglado todavía. Pasan las horas. Por fin está arreglado. Se despega de Recife a las 12:30 rumbo a Río de Janeiro. Río maravilloso desde el aire, aterrizaje, a bajarse del avión y a cenar en el aeropuerto. Otra vez a subirse al avión y despegue a las 20:00 horas rumbo Asunción, Paraguay. Aterrizaje muy brusco en Asunción, a bajarse del avión a estirar las piernas. A las nueve de nuevo al avión y despegue hacia Santiago de Chile. Se cruzarán los Andes de noche, y no a gran altura como ahora, el miedo se apodera de los nuestros. Aterrizaje sin novedad en Santiago a las 03:30 de la madrugada ya del día 11. Periodistas esperando, entrevistas y transporte al hotel y a dormir, son las seis de la mañana. Han pasado 60 horas desde que arrancó el autocar en la calle Ferraz. A las 20:00 horas de ese día 11, desfile inaugural de los Juegos. Incluso algunos compitieron ese mismo día.

Nos ahorraremos el viaje de vuelta, ya os lo podéis imaginar, sin averías ni bailes con brasileñas, aunque hubo tiempo en Buenos Aires para ver una película prohibida entonces en España. Santiago de Chile - Buenos Aires - Montevideo - Sao Paulo - Río de Janeiro - Recife - Dakar - Lisboa - Madrid. Algunos de los nuestros se fueron quedando por el camino para competir. El que no salió siquiera de Santiago fue Miguel de la Quadra-Salcedo, que desde Chile cogió el barco para la isla de Pascua. En ese momento dejó de ser atleta y comenzó una vida apasionante de reportero y aventurero. Pero eso será ya otra historia.

Enlaces relacionados:

100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (I)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (II)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (III)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (IV)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (V)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (VI)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (VII)
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (VIII)
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


José Marín
José Marín

Valentin Massana
Valentin Massana

Martín Fiz
Martín Fiz

Jesús Ángel García Bragado
Jesús Ángel García Bragado







Tres imágenes de Fernando Cerrada en Duisburgo 1973
Tres imágenes de Fernando Cerrada en Duisburgo 1973

Imagen del hotel Boa Viagem de Recife (Brasil) en 1962
Imagen del hotel Boa Viagem de Recife (Brasil) en 1962

Españoles (Barris y Julio Gómez) junto a atletas chilenos de aquel Iberoamericano de 1962
Españoles (Barris y Julio Gómez) junto a atletas chilenos de aquel Iberoamericano de 1962

José Luis Torres (centro) flanquedo por el cuarteto español de relevos
José Luis Torres (centro) flanquedo por el cuarteto español de relevos

Miguel de la Quadra-Salcedo
Miguel de la Quadra-Salcedo









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |