Real Federación Española de Atletismo





 lunes, 24 de agosto de 2020   ENTREVISTA WEB 80/2020
El día que Mariajo Poves disfrutó al máximo… e hizo historia para España

Por : Antonio Aparicio


María José Poves Novella (Zaragoza, 16-mar-1978) ha sido una de nuestras mejores marchadoras de la historia, pero su currículum no hace justicia a todo el potencial que atesoraba. Pese a que sigue siendo la 5ª española de todos los tiempos en 20 km marcha, y a que sus actuaciones fueron vitales para 5 de las medallas colectivas cosechadas por nuestras mujeres en las Copas primaverales (incluido un oro en la Copa de Europa de 2011 y, sobre todo, otro oro histórico en la Copa del Mundo de 2012), los problemas físicos, según nos explica en esta entrevista, nunca le permitieron meterse siquiera entre las 8 primeras en ningún gran campeonato veraniego (los de más repercusión para el gran público).

Pero aunque admite que a veces acusa el bajón por los dolores que sigue padeciendo actualmente, Mariajo prefiere quedarse "con lo positivo y con las cosas tan bonitas" que ha vivido en este deporte. Y entre ellas sobresale un mágico 2012 en el que empezó firmando su mejor marca de siempre y acabó rubricando una notable actuación en su segunda cita olímpica (inmortalizada por la simpática foto que sigue presidiendo hoy su perfil de Whatsapp y que mostramos al final del texto a la izquierda). Pero sobre todo, en la Copa del Mundo de Saransk, en casa de las rusas, no solamente exhibió para todos su gran calidad con un 2º puesto individual que le hizo liderar el histórico triunfo del equipo español. Además, pudo disfrutar de su éxito durante varios kilómetros, como le animó a hacerlo, curiosamente, Mikel Odriozola (otro gran marchador que, a diferencia de ella, no pudo saborear ningún podio individual como internacional pese a acariciarlo en varias ocasiones). ¿Hay cosas más bonitas en el mundo del deporte?

Mariajo, en Saransk 2012 fuiste gran protagonista del mayor éxito colectivo de la marcha femenina española, al liderar a un equipo de 20 km que logró por primera y única vez la medalla de oro en una Copa del Mundo (aunque entonces no lo supieseis). ¿Cómo vivisteis ese éxito en tierras rusas, cuando al llegar a meta tú 3ª, Bea Pascual 5ª y Julia Takacs 11ª, en principio igualabais la plata de 1987 y 2010, pero con la mejor puntuación de siempre? Pues entre mi emoción personal por haber llegado tercera, y luego cuando compartes un éxito así de importante con un equipo… Estábamos todas eufóricas. Fue un momento realmente bonito, la verdad es que sí.

¿Y cómo lo vivisteis 4 años después, cuando se hizo oficial que el oro era vuestro gracias a la descalificación por dopaje de la rusa Olga Kaniskina, que había llegado 2ª?
Bueno, ahí ya estamos en lo de siempre… En aquel momento fue una euforia quedar subcampeonas del mundo. Estábamos en casa de las rusas. Además, ellas sacaron el equipo estrella; con su máximo potencial. Y en ese momento habría sido… imagínate: si ya con ser segundas éramos las más felices del mundo, pues si llegamos a ser primeras, no habríamos cabido en nosotras mismas de felicidad. La verdad es que [lográndolo] un tiempo después te alegras, porque se hace justicia. Pero no es lo mismo que vivirlo en el momento, eso es evidente.

Tras esa descalificación pasaste a ocupar el 2º puesto; tu mejor resultado internacional con diferencia, batiendo a numerosas medallistas en grandes campeonatos veraniegos (incluidas las propias rusas locales). ¿Qué nos cuentas de ese magnífico logro?
Sí la verdad es que era una Copa del Mundo, que es donde más nivel hay porque cada país lleva cinco representantes. Por eso siempre decimos que hay mucho más nivel que en unos Juegos Olímpicos y que en un Mundial. Y sí, yo estaba muy muy fuerte, y fue de esos días que te sale a la perfección la competición. Empecé de atrás adelante [16ª en el km 5, 6ª en el km 10], y creo que ya en el kilómetro 14 iba tercera. Es decir, que encima lo pude hasta disfrutar durante mucho tiempo. Recuerdo que me dijo una frase Mikel Odriozola de: "ahora, disfrútalo, que lo tienes. Ahora, a llegar a meta disfrutando lo máximo".

¿Y cómo conseguiste que esa competición te saliese casi redonda?
La verdad es que llegaba en el mejor momento de toda mi vida. Siempre he sido una persona que ha tenido muchas lesiones, pero ese año encadené muy buenos entrenamientos; y además salí tranquila, porque no he sido una atleta de las que siempre estuviesen [con la presión] para ganar una medalla. Así que salí a mi ritmo, a lo que más sabía hacer; y ocurrió que el cuerpo va respondiendo, te vas para adelante y las demás se van para atrás… y así salen las cosas. Tiene que coincidir todo. Además, fíjate que, pese a ser en Rusia, hizo muchísimo calor. Y a mí el calor en realidad no me va nada bien, pero el día que los astros están para que todo funcione, funciona y ya está.

Ese 2012 fue bastante completo, porque antes también firmaste tu mejor marca de siempre (1h28:15, 5ª española de todos los tiempos) al conquistar tu 4º y último título nacional de 20 km en Pontevedra…
Claro, ese año que estaba bien gané el Campeonato de España e hice 1h28:15. Y luego en la Copa del Mundo estaba todavía más fuerte; lo que pasa es que las marcas ya sabes que en el atletismo no siempre salen. Pero sí, estaba más fuerte. El Campeonato de España fue en marzo y la Copa en mayo, o sea que todavía seguía progresando. Lo que pasa es que luego llegaron mis dolores de siempre… y ya en los Juegos no llegué en el mismo estado de forma.

Pues aun así, en los JJ.OO. de Londres lograste tu mejor actuación en una gran cita veraniega; tanto por marca como por puesto: 10ª con 1h29:36...
La verdad es que muchas veces me pregunto cómo luego podía hacer esas actuaciones, porque ahí ya estaba lesionada y haciendo mucho trabajo alternativo, pero aun así pude hacer una gran actuación.

¿Alcanzaste ese 2012 tu punto culminante, o hubo alguna temporada que estuvieses en mejor forma pero no salieron tan bien las cosas?
No, no. Fue mi mejor año, sin lugar a dudas; tanto viéndolo entonces como con la perspectiva de ahora.

Y fue sobre todo por estar más libre de lesiones, ¿no?
Bueno, no es que estuviera libre, porque estaba muy dolorida; pero hasta la Copa del Mundo los dolores me dejaron hacer lo que tocaba, y eso es lo que me permitió un poco desarrollar el potencial que tengo. En otras competiciones no pude demostrar todo lo que había dentro, claro, pero ahí sí.

Tu 2ª, 3ª y 4ª mejores marcas las lograste en Copas del Mundo (1h28:46 en 2014, 1h29:10 en 2012 y 1h29:31 en 2008). ¿A qué achacas esa circunstancia? ¿Era una competición especial para ti, o que se adaptaba mejor a tus características?
No, no creo que tuviera que ver con la competición. Evidentemente, era una motivación porque es la competición más bonita que tenemos, pero no tiene nada que ver con eso, sino con circunstancias de los entrenamientos; que hubiera podido entrenar bien, y enlazar entrenamientos y continuidad.

Bajaste de 1h30 un total de 6 veces en tu carrera y, además de tu exitazo en Saransk 2012, también lograste colarte entre las 8 primeras en Cheboksary 2008 y en la triunfal Copa de Europa de 2011. ¿Qué te faltó para haber logrado también uno o más puestos de finalista en grandes citas veraniegas?
Simplemente lo que te estoy diciendo: tener continuidad en los entrenamientos. No llegaba nunca bien a las grandes citas de verano porque mi cuerpo… no sé... Si te digo la verdad, llevo 4 años luchando todavía con los dolores. Todavía no puedo ahora mismo ni casi correr. Después de no poder ir a [los JJ.OO. de] Río, simplemente seguí haciendo deporte, pero mi cuerpo no me ha dejado. Me he operado tres veces en 4 meses, y todavía sigo intentando recuperarme de todo el daño que me ha hecho el deporte de élite.

Uf…Pero a pesar de esos dolores y de que podrías haber conseguido más éxitos, ¿mereció la pena tu carrera en el atletismo y vivir momentos como los de 2012?
Es una pregunta que me hago muy a menudo, y la respuesta suele ser distinta según el momento en que me encuentre. Hay momentos que tengo muchos dolores que me impiden hacer una vida activa como me gustaría, y en esos momentos de bajón dices: no sé si merece la pena. Pero llegan otros momentos y sacas siempre lo positivo, que es lo que me gusta, quedarme con las cosas buenas. Y evidentemente, las cosas que te da el deporte, muy pocas cosas te las dan. Así que voy a quedarme con lo positivo y con las cosas tan bonitas que he vivido. Eso es lo que hay que conservar en la memoria para poder seguir haciendo una vida plena.

En todo caso, tuviste una carrera larga y notable… ¿Crees que tu trayectoria mereció alguna otra medalla individual, o te quedó alguna otra espina clavada en tu carrera?
Yo siempre he sido bastante de conformarme con lo que he conseguido, pero evidentemente, si no me hubiera lesionado tanto, habría mejorado indudablemente esos puestos que tuve.

Tu última prueba de 20 km fue en Los Cantones en 2016 (1h31:10), tres semanas después de haber abandonado en la Copa del Mundo de Roma. ¿Cómo viviste y decidiste el momento de tu retirada?
Antes de Roma había estado enferma 15 días y claro, allí me puse a competir y no tenía fuerzas. Me tuve que retirar, que no me había retirado nunca, pero mi cuerpo no me respondió. Después nos jugábamos la plaza [olímpica] en La Coruña y, a pesar de que ya pude entrenar un poco bien, venía muy castigada y no me gané la plaza. Así que no pude acudir a Río, y ahí ya dije: "aquí se acabó el deporte de élite". Ya tenía 38 años y había que pasar a trabajar, a la vida laboral.

Precisamente, ¿a qué dedicas ahora tu vida? ¿Sigues vinculada a este deporte de algún modo?
Tengo Magisterio e INEF y soy profesora de Educación Física, pero en el 'cole' doy de todo: desde matemáticas, lengua, educación física… de todo (risas). Luego llevo un grupico de entrenamiento de populares. Es un grupo de una empresa muy majo, que me contrataron como entrenadora a través de mi club [de toda la vida], el Scorpio.

Hablando del Scorpio, eres de Zaragoza, que no es precisamente una de las zonas con mayor tradición de marcha atlética en España. Y tus inicios en la disciplina fueron algo tardíos. Cuéntanos cómo y cuándo empezaste a practicar marcha.
Todo tiene un punto gracioso: cuando tenía 18 años, necesitaban una marchadora para hacer la Liga, y yo que soy un poco lanzada, dije "yo misma" (risas). Y así empecé. De repente ves que más o menos se te da bien, y ya sabes que a todos nos gusta lo que realmente se nos da mejor. Antes corría, hacía crosses… y empecé a 'toquetear' poco a poco con la marcha, al principio compaginándolo… Y por eso empecé tan tarde, hasta que luego ya me dediqué en exclusiva.

Por último, ¿a qué personas les debes tus mayores éxitos en el atletismo?
Siempre una persona triunfa porque tiene un equipo al lado, evidentemente. Y yo tengo que dar las gracias a todos los que me han acompañado en mis entrenamientos. Imagínate, estando en Zaragoza sola se me hizo muy duro, y de vez en cuando tenía a gente que me podía acompañar. También, por supuesto, a los entrenadores que han pasado por mí dirigiéndome como mejor sabían. He pasado por los más grandes especialistas en marcha. En el periodo que estuve estudiando INEF en Barcelona, estuve entrenando con Manuel Alcalde. Luego con Rafael 'Fali' Sánchez, que es con quien estaba en 2012. Y cuando 'Fali' dejó el atletismo, pasé a ser atleta de José Antonio Carrillo.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de María José Poves
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |