Real Federación Española de Atletismo





 martes, 28 de julio de 2020   ENTREVISTA WEB 74/2020
Juanma Molina: "Empecé a hacer atletismo por Barcelona 92"

Por : Vicente Capitán


Juan Manuel Molina Morote es el actual presidente de la Federación de Atletismo de la Región de Murcia desde 2012, cuando decidió como hombre inquieto que es, presentar su candidatura rodeado de un grupo de amigos, para aportar nuevas ideas al atletismo de su tierra. En las inminentes elecciones de este 2020, en los próximos meses, Molina no será ya candidato "porque creo que hemos hecho un buen trabajo estos años y hay que dejar paso a otra gente".

Pero no vamos a hablar aquí del Juanma Molina presidente, quien además es miembro de la Junta de Gobierno de la RFEA, sino del que fuera gran marchador de finales de los 90 y primera década de los 2000, un atleta nacido en la tierra de los marchadores por antonomasia, Murcia, que llegó a ser medallista europeo y mundial.

"Fui uno de los chicos que se motivó a realizar atletismo por la celebración de los Juegos de Barcelona 92. Me encantaba ver en la televisión los éxitos de los españoles en atletismo: Plaza, García Chico, Fermín Cacho y sobre todo Antonio Peñalver, que la tele no paraba de repetir que era de Alhama de Murcia, era increíble pensar que había un murciano ganando una medalla olímpica. Todos los chicos de mi edad disfrutamos con esos Juegos Olímpicos y a raíz de aquello me animé a practicarlo, animado por mi cuñado Gabriel, que era corredor popular. Él me compró mis primeras zapatillas para correr, eran unas Joma que las promocionaba Rodrigo Gavela, que por aquel entonces era el recordman nacional de maratón. Luego me inscribí al club de atletismo de mi pueblo, en Cieza, el Athleo. Allí estuve haciendo de todo un poco hasta que probé la marcha y se me dio bien desde el principio, así que me animé a entrenar la disciplina", nos cuenta Juanma, recordando sus inicios.

Y en efecto, el murciano fue rápido un gran campeón. En 1995 ya se proclamó campeón de España cadete, donde llegó con la mejor marca de los participantes. "Nunca olvidaré aquel campeonato, en las pistas de Carranque, en Málaga… sólo llevaba siete meses entrenando marcha y estaba muy nervioso. Me caí en una de las primeras vueltas porque íbamos todos juntos… de la rabia que me dio, al llegar de nuevo al grupo, me puse a tirar fuerte y gané. José Antonio Carrillo ya era mi entrenador, antes de que empezase con la marcha. Entonces idolatraba a Fernando Vázquez, de Cieza, y que había sido campeón de España e internacional absoluto en marcha. Y empecé a compartir entrenos con entrenar con él".

Juanma fue creciendo aquellos años de juvenil y júnior como campeón de España cada año "siempre era favorito en los campeonatos internacionales júnior, pero no conseguía la medalla esperada", nos cuenta un hombre que fue 6º en el Europeo júnior del 97, 4º en el Mundial júnior del 98 y 4º en el Europeo Sub23 de 1999. "El año 2000 fue el que marcó el antes y después sobre todo en actitud, me quedé fuera de los Juegos Olímpicos de Sidney y eso me ayudó mucho a relativizar las cosas, al principio fue un drama y me quería morir, literalmente, lo pasé mal. Pero sin duda fue lo que mejor me pudo pasar porque me enganché de nuevo a los estudios de CAFD en la UCAM que los había abandonado un poco y me ayudó a priorizar las cosas importantes", dice Molina, que posteriormente fue uno de los alumnos que salió de la primera promoción de esos estudios en la UCAM y tras hacer el doctorado se quedó dentro del equipo docente de dicha institución. Aquel año 2000, este chaval de Cieza, que acababa de cumplir los 21 años bajó de los 41 minutos en 10km y de 1h23 en los 20km. En 2001, el cambio que había dado a su vida, sobre todo en cuanto al esquema mental de tareas cotidianas, le llevó a alcanzar unos resultados magníficos: "Todo salió por el cambio de mentalidad, fue un año extraordinario gracias a la planificación, en la que elegimos muy bien los objetivos sin agobiarnos porque podría haber sido mundialista absoluto en Edmonton… teníamos otros objetivos por edad. En 2001 descubrimos la Puebla de Don Fadrique (Granada), un lugar de entrenamiento que conocía mi entrenador porque viajaba mucho a Granada para estudiar Medicina. Carrillo me había hablado siempre de aquel lugar y nos decidimos a realizar pequeñas concentraciones porque nos daba la oportunidad de estar de lunes a sábado entrenando y al estar cerca de Cieza podíamos desconectar el domingo. Luego íbamos a nuestro "santuario" a Font Romeu, allí pasábamos un mes sin salir, justo antes del gran objetivo del año, era el momento clave".

Aquella temporada Juanma batió el récord de España absoluto de 20km marca en pista con 1h22:31.8, en los prestigiosos Goodwill Games de Australia, y en Ámsterdam consiguió nada menos que la medalla de oro en el Europeo Sub23, el mismo que marcó el inicio de la colección de medallas de Ruth Beitia. Molina, como ya nos explicaba antes, decidió renunciar a la posibilidad de ir a Edmonton en agosto, y se centró en la Universíada de Pekín, en la que remató un año formidable con la medalla de plata.

La enorme competencia en España y las medallas del Europeo y el Mundial
"Sin la presión y la competencia que había en España en la disciplina hubiera sido más difícil haberme superado y lograr los resultados obtenidos. Teníamos claro siempre los objetivos y eso nos ayudaba mucho a no despistarnos con pequeñas competiciones que salieran o concentraciones que hacíamos con otros atletas. Creíamos en nuestra planificación, que era lo más importante y cuando tocaba estar todos juntos como selección española era genial porque también aprendías, pero sin apartarnos de nuestra filosofía. Era una retroalimentación en la que ganábamos todos y esa línea de trabajo, que lleva funcionando en el sector desde la época de José Marín, la considero clave para los éxitos que siguen teniendo los marchadores españoles", señala Molina.

En 2002 nuestro hombre se puso ya en la barrera de 1h20 en los 20km y en la primera parte de la temporada acabó octavo en la Copa del Mundo disputada en Alemania. Ganó además alguna prueba de lo que hoy sería la Challenge de Marcha y llegó al Europeo de Múnich pletórico, aunque en la sombra de la atención mediática, porque todo el favoritismo recaía en Paquillo Fernández. "Yo estaba seguro de que aspiraba a medalla y en carrera fui controlando hasta que ataqué en el km 16, fui muy feliz al cruzar la meta y años después estoy aún más orgulloso de esa medalla porque tres de los cuatro primeros en meta aquel día, fueron sancionados por dopaje posteriormente", afirma con rabia contenida.

En 2003, y entre otras cosas debido a la enorme acumulación de kilómetros, el murciano se lesionó de gravedad con una doble fractura por fatiga en la rama derecha iliopubiana: "La lesión de 2003 fue un golpe muy duro, pero la verdad es que para 2004 no cambiamos nada, ya que el cambio se produjo en 2003 y fue lo que provocó los problemas de lesiones. El inicio de la temporada olímpica me produjo mucha inseguridad porque estuve muchos meses parado y tenía dudas por si me rompía de nuevo, pero todo salió genial" El discípulo de Carrillo hizo una gran carrera en Atenas, con la quinta posición en su primeros Juegos Olímpicos.

Y así nos plantamos en 2005, el año del Mundial de Helsinki. Juanma, muy seguro de sí mismo por lo acontecido en los Juegos de Atenas avisó antes del Mundial con el subcampeonato en la Copa de Europa celebrada en Hungría. Tuvo el contratiempo de una gastroenteritis a un mes del Mundial, que le dejó con muchas dudas "pero las dos semanas antes de viajar a Helsinki volvieron a ser fantásticas y al igual que en Múnich, sabía que estaba para hacer medalla", aclara Juanma. "Era la primera vez que viajaba mi entrenador dentro del staff de la selección y eso me daba mucha confianza. Aquella competición la disfruté cada kilómetro, no me puse nervioso en ningún momento. Peleaba la tercera plaza con el ecuatoriano Saquipay y yo iba muy seguro de mí... a falta de cuatro kilómetros le descalificaron y como el cuarto iba muy lejos pude disfrutar a tope la medalla esa parte final. No aumenté el ritmo, pero Paquillo, que iba segundo, lo pasó mal en los últimos kilómetros y por eso llegué a escasos segundos. De nuevo estaba muy feliz y recuerdo que Chuso García Bragado me dijo al llegar a cenar: "Cualquiera diría que eres el campeón, no has parado de reír y saltar..." y es que en el fondo era así, era mi mayor reconocimiento de siempre y esa noche la pasé en vela, y no por la fiesta sino por la emoción del momento. Se constató que los sueños se pueden hacer realidad".

La gran decepción del 2006 y los últimos años
El año siguiente, el del Europeo de Goteborg 2006, tenía que haber sido el de su Europeo, nunca mejor dicho, el de convertir la medalla de bronce de Múnich en algo más pero esa vez tocó decepción: "La descalificación de 2006 fue la peor experiencia que tuve como deportista porque estaba a punto de lograr otro reto y ser subcampeón de Europa de 20 km. Al final las cosas suceden porque deben suceder y no puedes darle más vueltas. La marcha sigue siendo la única disciplina del atletismo subjetiva y eso puede generar muchas interpretaciones, a veces buenas y otras malas, pero cuando empiezas en esta disciplina asumes las reglas como cualquier otro deporte. En Goteborg consideraron tres jueces que era merecedor de la descalificación y punto, pero reconozco que me costó superar ese momento, me afectó durante mucho tiempo" En 2007 tocó Mundial en Osaka, y Juanma "sólo" pudo acabar 16º. La temporada olímpica de 2008 arrancó la parte decisiva con una gran noticia para nuestro hombre, su mejor marca personal en la Copa del Mundo de Cheboksary (Rusia) en el mes de mayo, con 1h19:19, la segunda mejor marca española de todos los tiempos entonces. Además, había sido segundo en dos pruebas de la Challenge de la IAAF. Lamentablemente, en Beijing no estuvo tan fino y se fue a la 12ª plaza, "aquí hicimos una temporada espectacular, fue muy buen año para mí con puestos de honor en todas las pruebas internacionales. Subimos a Font Romeu como siempre a entrenar, pero en este caso al bajar de la altitud tuvimos que esperar más tiempo del que debíamos para competir y creo que por eso no nos salió tan bien".

En el Mundial de Berlín 2009 acabó 23º y un año más tarde, en el Europeo de Barcelona, acabó noveno en el que fue el último año con su entrenador de toda la vida, José Antonio Carrillo. "Tuvimos algunas diferencias y por malentendidos la relación se deterioró y dejé de entrenar con él. Fue en error del que también aprendí. Y hoy en día nuestra relación es mejor que nunca". En 2011, el cuerpo de nuestro protagonista volvió a decir "basta" por lesión y se pasó la temporada en blanco y en 2012 cerró su vida deportiva de alto nivel con 42:33.74 en 10km, 1h32:58 (20km, tiempo de paso) y 4h01:38 (50km). En la distancia larga ya se había estrenado en 2006 con 3h55:12 siendo subcampeón de España y luego volvió a competir en 2010 con 4h06:08 en la Copa del Mundo. En esta cita, pero en 2012, se retiró, en la que fue su última internacionalidad absoluta de un total de 24. Y ahí puso fin a su carrera deportiva porque no se clasificó para los Juegos y tenía ya otras inquietudes. "Quería retirarme ya, mis inquietudes iban ya más por el lado académico en la universidad, tenía molestias varias y por ello decidí poner fin a mi carrera y en aquel momento también surgió la posibilidad de presentarme a la presidencia de la Federación y así lo hicimos". Juanma Molina cerró su etapa deportiva con 11 títulos nacionales, desde el campeonato cadete de 1995 hasta su oro absoluto en los 20km ruta de 2009, y fue internacional 24 veces, con siete medallas en su haber (las tres ya comentadas en Europeos y Mundiales) más dos en Juegos Mediterráneos y dos en la Universíada.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Juan Manuel Molina
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |