Real Federación Española de Atletismo





 martes, 07 de julio de 2020   ENTREVISTA WEB 66/2020
José Antonio Redolat: “Ganar el Europeo supuso un cambio radical en mi carrera y ser 6º del Mundo, una pequeña decepción”

Por : Vicente Capitán


El destino quiso que José Antonio Redolat Contreras (17-2-76) coincidiera en el colegio con Rubén, hijo de Andrés Mayordomo, un entrenador apasionado del atletismo, que era además el profesor de ese deporte como actividad extraescolar en el colegio. Y por ello, las vidas de ambos quedaron deportivamente unidas desde entonces, cuando Mayordomo organizó unas carreras de Fallas y se dedicó a reclutar a chavales para el club del barrio, el Campanar. “José no era el mejor, pero llegaba cerca de los primeros y me llamó la atención, porque además corría muy descoordinado”, nos cuenta el entrenador.

Aquellos años el atletismo para mí, como para los demás chavales del club, era un juego, y aunque no se me daba mal no fue hasta 1995 cuando empezamos a ver que había posibilidades. Destacaba en Valencia y empecé a correr en otros lugares de España con éxito. Empezamos a entablar relación con Jorge González Amo y fue muy importante porque como responsable de menores en la RFEA empezó a seguirme, a confiar en mí... y eso me motivaba mucho. Gané el Campeonato de España júnior de 1.500 y luego fui subcampeón de Europa en Hungría tras Reyes Estévez”, señala Redolat. Ese Europeo de Nyiregyhaza sigue siendo el más fructífero para nuestro atletismo en esa categoría (ahora Sub20) con 10 medallas (3-4-3). Aquel año, José Antonio era ya un chaval de 1:48.39 (800) y 3:42.76 (1.500) y estaba coincidiendo generacionalmente con atletas muy importantes encabezados por Reyes Estévez y Roberto Parra, entre los que también estaban Iván Manjón, Iván Pérez Prida, Antonio Álvarez, Gómez Titos, los hermanos Esteso...

Redolat tiene muy claro que el binomio que formó con Andrés Mayordomo ha sido clave en su carrera deportiva y destaca que “aquellos años el atletismo era un juego, donde Andrés primaba más el espíritu colectivo que el individual. Teníamos un buen grupo y cada año casi todos íbamos cumpliendo los objetivos... después tocó ya tomárselo más en serio”. El técnico insiste en que “Redolat era muy descoordinado y me dediqué a mejorar ese aspecto suyo. Tampoco era un atleta muy rápido, por lo que le exigía correr por abajo, varios 800, aunque tenía claro que él iba a ser un corredor de 1.500. Recuerdo que empezamos a trabajar velocidad con lastres, para que mejorara esa técnica y poco a poco lo fuimos consiguiendo”.

Hasta 1998 la progresión del atleta valenciano fue moderada, basada sobre todo en: “Trabajo de velocidad con series lácticas y ejercicio más anaeróbico, pero sin hacer excesivo trabajo de fuerza. En invierno hacíamos poco cross porque enseguida nos metíamos en pista cubierta, los dos sabíamos que era un atleta más de 1.500 que de 800, pero Andrés decía que ya habría tiempo de subir de distancia y que lo importante era hacer cosas rápidas manteniendo la resistencia”, dice José Antonio, que aquel 1998 pegó un auténtico mordisco a su topes de 800 (1:46.15) y de 1.500 (3:35.90). Aquel año llegó a su Valencia natal el Europeo en Pista Cubierta, y el de Campanar cumplió metiéndose en la final, en al que fue octavo. Y llegó 1999, el año del Mundial de Sevilla, al que Redolat y su entrenador le tenían muchas ganas pero igualmente sabían que había atletas de más galones a nivel nacional, por lo que meterse a la cita hispalense era complicado.

Bueno, 1999 fue el año del salto a todos los niveles. Era joven y tampoco pensaba en el Mundial, pero sí es verdad que las marcas hacían posible que pudiera hacer la mínima, como así fue, aunque la competencia en España en esa época era brutal con un Fermín Cacho siendo una figura mundial, un Andrés Díaz consagrándose en la distancia, un Reyes Estévez campeón de Europa y bronce mundialista. Y además estaban Isaac Viciosa, Manuel Pancorbo… En mi caso, a mitad de temporada tuve una fractura por estrés y tuve que dejar la temporada al aire libre. Pero sí que me hizo crecer como atleta” nos cuenta Redo, que es como le llamaban los colegas del atletismo. Aquel invierno acompañó a su amigo y admirado Andrés Díaz al Mundial de Maebashi, en el que Redolat fue séptimo en su eliminatoria. Y aludíamos a Andrés Díaz, “porque ha sido uno de los atletas amigos que más me ha ayudado, como los hermanos Juan Carlos y Pedro Esteso, y aquí en España respeto mucho lo que ha hecho Reyes Estévez, con el que me tocó vivir toda mi carrera deportiva. De los rivales de fuera, sin duda me quedo con El Guerrouj. Todos sabemos que ha sido un referente, un atleta que ha marcado época, pero es que además te trataba de tú a tú, era muy amable con nosotros y además siempre lo hacía con mucho respeto y recuerdo que, aunque era el mejor, en cámara de llamadas le veías nervioso, batible, como uno más”, dice Redolat.

El oro que cambió su vida
Y llegamos al año 2000. José Antonio está totalmente recuperado de la lesión e inicia la temporada muy bien. Su primer objetivo es el Europeo en pista cubierta de Gante y después los que iban a ser su primeros Juegos Olímpicos. El 8 de febrero en Sevilla hace un carrerón con la que a la postre será su mejor marca de siempre bajo techo: 3:36.22. Ganó además el Campeonato de España, su tercer oro absoluto consecutivo, el quinto si contamos los del 96 y 97 como promesa. Redolat llegaba con posibilidades muy firmes de pelear el oro “yo no tenía dudas de ello”, señala su entrenador, y ganó la primera semifinal el día 25 de febrero, con claridad. En la final, y debido a que otros grandes especialistas se habían decantado por el 3.000, como era el caso de Andrés Díaz, Rui Silva o John Mayock, Redolat tenía que estar muy atento a un viejo rockero como el ruso Shabunin, el francés Mehdi Baala, el irlandés Nolan y el portugués Feiteira. La carrera salió a un ritmo medio, ideal para el valenciano que además tenía un potente cambio final. Tiraba del grupo Juan Carlos Higuero, en su primer gran campeonato y Redolat se mantuvo siempre muy bien situado, con pasos de 1:02 el primer 400 y 2:03 el 800, ya con Shabunin marcando el tren y Redolat pegado en segunda posición. 2:32 fue el paso del 1.000 y a partir de ahí tocó vigilar a Baala, hasta que el española atacó con fuerza en la contra meta para ganar sobrado, saludando incluso a la grada en los metros finales. “Aquella temporada empezamos a trabajar la fuerza con Salvador Juanes y Andrés hizo que me centrara más ya en la distancia de los 1500. Subimos el kilometraje la primera parte del invierno y la verdad es que las ganas de entrenar, tras la lesión, eran brutales”.



Apostamos por la pista cubierta porque al aire libre era año olímpico y sabíamos que tendríamos una buena oportunidad de hacer algo grande en invierno, y la verdad es que no pudo salir mejor. Ganar en Gante (no lo podré olvidar nunca) con amigos en pista como Pedro Esteso o Juan Carlos Higuero... supuso un cambio radical en mi carrera deportiva y en la manera de ver este deporte”, recuerda Redolat.

Su progresión en verano fue fantástica con marcas de 1:45.39 (800) y 3:31.48 en los 1.500 en los que acabó como líder español del año igualado con Andrés Díaz. Pero la temporada se le acabó haciendo larga y los Juegos de Sidney en septiembre le sirvieron para ser olímpico, pero lejos de las prestaciones de sus cronos y acabó 11º en la primera serie.

Y rápidamente recarga de pilas y nos metemos en 2001, “que fue un buen año. Mejoré mi marca hasta 3:31:21, fui campeón de España de 1500 en mi casa, con un nivel brutal en España. Y logré el sexto puesto en el Mundial de Edmonton, que en aquel momento supo a poco, pero que ahora valoro muchísimo. Llegué allí tras ganar en Estocolmo a Bernard Lagat, y excepto Hicham el Guerrouj, sabíamos que podíamos competir con cualquiera de tú a tú, pero no pudo ser”, señala Redolat, a lo que su entrenador Andrés Mayordomo añade: “En ese campeonato Redo tenía la medalla en sus piernas... es más, por cómo entrenaba, creo que por aquel entonces era un atleta de 3:30 o menos”. Con el paso del tiempo, atleta y entrenador valoran aquella gran temporada muchísimo pese a la decepción inicial.

Lesiones, cambio de distancia y retirada
A partir de entonces, Redolat inició un lento pero paulatino declive, que se inició en 2002, el que debería haber sido su Europeo, por momento de forma y potencial. “Sí, debería haber sido mi campeonato al aire libre, pero esa temporada empezaron los problemas con las lesiones, una tendinitis de Aquiles que me lastró durante casi toda la temporada. Llegamos al Europeo de Múnich con casi la mitad del trabajo de los últimos dos años. Intentamos competir y entrenar al nivel que tocaba, pero cuando cargábamos siempre había alguna molestia que no me dejaba continuar con todo el trabajo. Fue una temporada difícil porque eran los años que había que estar arriba y las lesiones no nos dejaban terminar de entrenar a un gran nivel”.

En aquel Europeo de Múnich acabó 11º en la final y los años siguientes no fueron espléndidos. En 2004 regresó a un Mundial en Pista Cubierta y peleó bien en la final, logrando la sexta plaza. Fue su última gran actuación con la selección española. La siguiente llegó en 2007, cuando se retiró en los 3.000 del Europeo de Birmingham. “Estuve cuatro años sin terminar de poder entrenar en exceso la calidad para poder competir a nivel mundial el medio fondo. E iban pasando los años y veía que el 1.500 se iba pasando. Además, llegaban corredores en España con un nivel espectacular. Le propuse a Andrés subir de distancia, pues el volumen lo podía aguantar bien pero la intensidad era lo que me lesionaba. Él no era muy partidario del cambio, sabía que no iba a terminar de adaptarme, y así fue, no me adapté a la distancia en ningún momento, hice buenas marcas, pero comparadas con las del 1.500 o 800 estaban en otro nivel”. Redolat se estrenó en los 5.000 metros la temporada 2007 con 13:33 y al año siguiente obtuvo su mejor marca personal con 13:23.14. El chaval de Campanar que llevaba desde los 10 años bajo la batuta de Andrés Mayordomo se mantuvo activo a buen nivel nacional hasta 2010, año en el que corrió una cita poco habitual para él como era el Campeonato de España de Cross individual, en La Coruña. “Mentiría si no te dijera que las lesiones me dejaron un sabor agridulce esos últimos años, creo que podía haber tenido seis o siete años de un nivel alto en la gran competición, pero es cierto que las lesiones forman parte de este juego y que cada cual tenemos nuestra historia, aunque no es menos cierto que con un poquito más de suerte en ese aspecto hubiéramos conseguido algún logro más”.

Desde entonces, Redolat no ha parado de crecer como entrenador de corredores, mayoritariamente populares, pero también jóvenes que incluso son medallistas a nivel nacional. “Siempre dije de atleta que nunca sería entrenador, y ahora mismo es uno de los mayores placeres que tengo (además de mi trabajo). En mis últimos años de atleta empecé a entrenar algunos amigos cuando se iniciaba la moda del “running. También, junto con mi entrenador de toda la vida, empecé a llevar corredores de pista. Y enseguida me di cuenta de que ser entrenador me motivaba y me apetecía igual o más que competir yo. Hice el curso de entrenador de la RFEA y creé junto a Carlos Grima el “Redolat Team, un equipo popular donde dar cabida a todo aquel que decidiera entrenar, querer cuidarse, o simplemete pasar un rato entre amigos. Y en la actualidad, y también junto con Vicente Villalba dirigimos a más de 450 corredores populares. Además, tengo la suerte de que Juan Botella (Gerente de Correcaminos y organizador de la Maratón y Media Maratón de Valencia) confiara en mí hace tres años para formar parte del equipo de la Maratón de Valencia y ser el responsable de la élite Española en las dos carreras”, apostilla José Antonio Redolat, sin duda uno de los grandes del 1.500 español, quizá en la época de más densidad de atletas de calidad en la distancia reina del medio fondo, que confiesa ponerse tan nervioso como cuando antaño entraba en cámara de llamadas ahora al tocarle vivir las gestas de sus atletas.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de José Antonio Redolat
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |