Real Federación Española de Atletismo





 viernes, 03 de julio de 2020   ENTREVISTA WEB 64/2020
Carlos Sala: alto, delgado y con vaqueros

Por : Alfredo Varona



Da gusto recordar a Carlos Sala -le digo.

-A todo el mundo nos gusta que nos recuerden -contesta-. En el momento álgido estás en boca de la gente. Pero es verdad que luego, cuando te vas, ya pasas a un segundo plano.

-¿Y eso fue duro?

-No, porque yo me retiré cuando quise. No hubo nada que me forzase. Ni una lesión. Nada. Me fui cuando me apetecía y resultó un tránsito muy natural, como el que cambia de trabajo.

Tenía 40 años cuando se fue Carlos Sala. Y se fue tras un Campeonato de España, el último de su vida, en el que trató de clasificarse para los JJOO de Sidney 2000, que hubiesen sido los sextos JJOO de su vida. Pero no pudo y entonces se dio cuenta de que aquello era algo más que una derrota.

-Era el momento de cambiar de vida.

-Y se fue.

-Y me fui. Y estuve seis meses sin pisar una pista y sin ponerme unas zapatillas siquiera, porque era lo que me pedía el cuerpo.

Atrás quedaban más de veinte años en los que Carlos Sala fue finalista olímpico en Los Ángeles 84 y bronce en el Europeo de Stuttgart 86. Una biografía imprescindible en la que existió una clave para aguantar luego tanto tiempo.

-Llegué tarde al atletismo y casi por casualidad, a los 17 años. Jamás había pensado en esto: yo hacía judo. Pero un día un amigo de toda la vida Marc Martínez, que hacia altura, me dijo: '¿te vienes conmigo a la pista que voy a entrenar?'

Y fue.

-Como no tenía nada que hacer, fui, sí.

Y allí, en la pista universitaria de Barcelona, se encontró a un personaje colosal: Jordi Campmany. Un entrenador que iba a marcar su vida y que nada más verle, "alto, delgado y con vaqueros", le propuso hacer un 100.

Y luego un 400, una vuelta entera a la pista que corrió con esos pantalones vaqueros y que le dejó machacado.

-Al terminar, no había manera de mover las piernas. Parecían pedruscos.

Pero Campmany, el entrenador, la voz de la sabiduría, le dijo:

-Ha estado muy bien.

Y, a partir de ahí, empezó todo para Carlos Sala, que a los 20 años debutó en los JJOO de Moscú y que, antes de imaginarlo, se convirtió en un reputado vallista y en una parte imprescindible de nuestra historia. Y es lo que necesitamos recordar hoy.

-Yo empecé haciendo 400 pero en un campeonato de Liga hubo un lesionado que procuró que el entrenador me dijese: 'hoy vallas'. Me quedé mirándole y le dije: '...pero si yo no he saltado una valla en mi vida..."

Pero las saltó.

-Llegué casi con las vallas en la mano de los golpes que me pegué. Pero es verdad que gané la carrera.

Luego, también ganó su primer campeonato se España de 110 vallas con una anécdota que en el momento resultó angustiosa. "Me querían descalificar porque había tirado todas las vallas. Tenía una técnica no muy depurada, ésa es la verdad".

Sin embargo, el tiempo le convirtió en una leyenda.

-El cuerpo me aguantó. Me lo podía permitir. Por eso cuando llegué a cinco JJOO me dije: '¿y por qué no buscas unos sextos si tú te encuentras bien?' Tenía esa ambición. Tenía esa ilusión y como siempre he sido un inconformista....

-Casi todos los atletas lo son.

-Porque nunca nos parece suficiente. Siempre creemos que lo podemos hacer mejor. Sacamos defectos hasta en las victorias con lo difícil que es vencer.

Quizá por eso Carlos Sala impone legado hoy.

-A veces, no utilizamos lo suficientemente bien la experiencia de nuestros mayores: yo, por ejemplo, siempre quería entrenar más y era el entrenador el que debía pararme. Si lo piensas fríamente ¿por qué? ¿por qué no te limitas a hacer todo lo que te dice él desde el principio si está claro que sabe más que tú?

Carlos Sala es hoy un hombre de 60 años. Los cumplió el 20 de marzo en pleno confinamiento lo que le ahorró "cenas y pasteles", pero, sobre todo, le hizo ver que el tiempo pasa muy rápido.

Hizo entonces recuento y volvió a la misma conclusión de siempre. "No cambiaría mi vida deportiva por nada. Me sentí totalmente realizado".

Su hija, que tiene 12 años y que hace natación sincronizada, abrió el cajón y contabilizó "más de 300 medallas", las medallas que había ganado su padre. Su madre recordó "aquellos años en los que colgaba cada medalla en un cuadro" hasta que se cansó, hasta que se cansaron madre e hijo.

Todo el mundo se cansa de algo.

En realidad, todo el mundo, que vivió aquellos años, se acuerda de quien fue Carlos Sala: el vallista, el atleta que vivía unos duelos inagotables con Javier Moracho. Quien le iba a decir que algún día iba a tener 60 años. Pero ésa es la magia de la vida: la de tenerlos y aún sentirse joven.

Trabaja en una entidad sin ánimo de lucro para promocionar el deporte escolar. Trabaja y es feliz en Barcelona.

-Sí, efectivamente, creo que la vida me ha tratado bien después del atletismo y que eso es lo más importante: ser feliz y tener tiempo que compartir con la familia.

Nada es perfecto en la vida. Pero eso ya lo sabemos.

-He tenido altibajos pero he sabido salir de los peores momentos. He dicho 'aquí hay solución'. Quizás porque eso es lo más importante que aprendí del atletismo: a ser perseverante, a ser paciente, a esperar la solución.

Quizás por eso también hay días en los que su hija regresa a casa feliz porque sus compañeros le han dicho, 'he visto a tu padre en la Wikipedia", y es que su padre fue un atleta de categoría internacional Carlos Sala. Un hombre que hoy forma parte de ese grupo, 'Los ex del 92' en el también están Corgos, Arques, Lobito, Ramón Cid.... y a veces entre todos recuerdan que "en el esfuerzo está el futuro" o que "uno nunca deja de esforzarse".

Porque eso fue lo que tantas veces les permitió ser tan buenos como los mejores.

*Después de Jesús A. García Bragado, Carlos Sala es el español con más participaciones olímpicas (5)


Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Carlos Sala
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia














Los Ángeles 1984
Los Ángeles 1984

Última carrera de Carlos Sala - Campeonato de España 2000
Última carrera de Carlos Sala - Campeonato de España 2000









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |