Real Federación Española de Atletismo





 lunes, 04 de mayo de 2020   NOTICIA WEB 100/2020
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (I)

Por : Miguel Villaseñor


En el año del Centenario de la Real Federación Española de Atletismo comenzamos hoy un serial en el que haremos un repaso a curiosidades y anécdotas de la historia del atletismo español. En cada entrega hablaremos de dos, tres o cuatro historias, iremos del pasado al presente, del presente al pasado, de la pista al cross, del cross a la ruta, de la faceta más humana de nuestros atletas a los números estadísticos. Será siempre un relato ameno y divertido, siempre interesante e instructivo, investigaremos episodios poco conocidos de nuestra historia e intentaremos siempre picar la curiosidad de los aficionados. Empezamos.



Dos récords de España en el mismo día y en la misma prueba pero a 2.000 km de distancia


Pues sí, ha ocurrido. Fue el 4 de julio de 1964. El récord de España de 5.000 metros lo poseía el guipuzcoano Fernando Aguilar. Había estado a punto de bajar de 14 minutos en julio de 1963, en la pista de Anoeta de la ciudad donostiarra. Aquel citado 4 de julio de 1964 se disputaban dos cinco miles de nivel. Uno en casa, en la citada pista de Anoeta en el triangular Vasconia-Castilla-Cataluña, en conmemoración del 50 aniversario de la federación guipuzcoana, con el notable colombiano Álvaro Mejía de invitado. Y otro lejos de casa, en el majestuoso estadio Olímpico de Berlín en la tradicional reunión ISTAF.

En las dos pruebas se produjo récord de España. ¿Cuál ocurrió antes? Ambos ocurrieron en la tarde de aquel día, no estamos completamente seguros pero creemos que, por poco, fue el conseguido en San Sebastián. Allí el guipuzcoano Aguilar consiguió rebajar su propia plusmarca en dos décimas hasta 14:02.0, en carrera dominada por el citado colombiano Mejía. No hubo gran sorpresa en el récord de Aguilar, el Galgo de Aretxabaleta, pues se le esperaba capaz de ello, si bien le quedó el regusto amargo de no poder bajar de 14 minutos, para lo cual estaba sobradamente capacitado. Por cierto que la barrera se le resistió y sólo lo consiguió una vez y tres años más tarde. Con esta marca de 14:02.0 el guipuzcoano se ganó el billete para los Juegos Olímpicos de Tokio en los 5.000 metros.

Pero el otro récord, el de Berlín, sí fue completamente inesperado. El protagonista de la hazaña fue el alcarreño Francisco Aritmendi, tristemente fallecido hace pocas fechas. Sirva este relato de modesto pero merecido homenaje. Y hemos dicho que fue inesperado, a pesar de que Aritmendi había ganado el Cross de las Naciones pocos meses antes. Se decía entonces que el de Guadalajara era hombre de cross y que su adaptación a los buenos resultados en pista era complicada, si acaso en la distancia más larga, los 10.000 metros.

Aritmendi y su entrenador, Gregorio Rojo, habían pasado un mes de concentración (de "stage" se decía entonces) en el famoso centro de entrenamiento de Volodalen, en Suecia. Por cierto que allí el prestigioso entrenador Gösta Olander se quedó en un principio sorprendidísimo de que un hombre con las características físicas del español hubiese ganado el Cross de las Naciones. El "stage" fue provechoso y puso bien en forma a Aritmendi, que viajó a Alemania con el firme propósito de adueñarse del récord de España. Efectivamente sobre la pista berlinesa consiguió bajar de los 14 minutos en los 5.000 metros con 13:53.4, el primer español que lo conseguía, siendo tercero en una carrera de nivel mundial con el mítico australiano Ron Clarke como claro vencedor. Aritmendi fue la sorpresa para sus rivales, siempre en el grupo de cabeza y respondiendo a todos los ataques. Y, como Aguilar, con su prestación de Berlín el alcarreño se ganó su billete para los Juegos Olímpicos de Tokio. Aquella carrera de Berlín fue, con diferencia, la mejor de Paco Aritmendi sobre una pista. Aquel año de 1964 fue el mejor de su carrera deportiva, culminado con su presencia en los Juegos de Tokio.

Dos semanas más tarde del récord Aritmendi refrendó su estado de forma en Bilbao, en las buenas pistas de San Ignacio, en el encuentro contra Francia, siendo segundo en el 5.000 con 14:04.8 tras el notable francés Noel Tijou, que fue "chupando rueda" toda la carrera tras él, y bajando al día siguiente de la media hora en los 10.000, la primera y única vez en su vida, con 29:52.0, tras Iluminado Corcuera, que gestionó mucho mejor la carrera que el alcarreño. Por cierto, eran otros tiempos, un 5.000 y un 10.000 en días consecutivos… Pero eso es otra historia.



Los primeros españoles que saltaron por encima de su cabeza


Un dato que se maneja con cierta frecuencia en el mundillo del salto de altura es cuánto se eleva un saltador por encima de su propia estatura. Ha sido muy conocido, por ejemplo, que el norteamericano Franklin Jacobs tiene la plusmarca mundial en este peculiar apartado, con 59 cm, ya que Jacobs saltó 2.32 en 1978 y sólo medía 1.73. La plusmarca, 59 cm, la igualó el sueco Stefan Holm, de 1.81 de estatura, precisamente en el europeo indoor de Madrid en 2005, en el que sobrepasó 2.40. Pero… ¿cuáles fueron los primeros atletas españoles en saltar más que su estatura? Comencemos por los hombres. El 29 de abril de 1917 un español salta por primera vez por encima de su cabeza. José Luis Elósegui consigue 1.735 en el campo de Atocha en San Sebastián; Elósegui era guipuzcoano de la Real Sociedad y medía 1.70 y fue el saltador completo por excelencia, pues ha sido el único de la historia en ser campeón de España y récordman nacional en los cuatro saltos. Se mantuvo más de 10 años en primera línea competitiva, un amplísimo periodo en aquellos días. Por cierto, aquellos 1.735 fueron superados por Elósegui saltando a tijera.

Y vamos con las mujeres. La mataronina Teresa María Roca, que medía 1,63 metros, se elevó por encima de esa altura por primera vez el 21 de mayo de 1972 en Zaragoza, al saltar 1.66. Fue la primera española en saltar más de de su propia estatura. Por aquel entonces Roca mantenía una sanísima rivalidad con la madrileña Sagrario Aguado, rivalidad que hizo progresar mucho a ambas. Sagrario era más alta, medía 1,73, e igualó su propia estatura aquel mismo año pero no la superó.

Por cierto que Roca se mantuvo siempre fiel al estilo de rodillo ventral, al contrario que su rival Aguado, que en 1969 se adaptó al nuevo fosbury flop. Mantuvieron muchos duelos saltando con estilos distintos. Teresa María Roca falleció prematuramente con sólo 45 años de edad; el pabellón polideportivo de su Mataró natal lleva su nombre. En otra ocasión hablaremos de los españoles que han saltado más por encima de su cabeza, esa es otra historia.



La misteriosa señorita Portes


Sabido es que la primera competición femenina en España se disputó el 23 de junio de 1929 en Madrid, en el Campo de Sociedad Atlética, que estaba situado al final del barrio de la Guindalera, en la actual salida de la nacional II en Avenida de América. Al año siguiente se unieron a las madrileñas en la actividad atlética las atletas barcelonesas, que tenían en el recién inaugurado estadio de Montjuïc un marco incomparable para sus entrenamientos y competiciones. Y en 1931 se disputa en el citado Campo de la Sociedad Atlética el primer Campeonato de España femenino. Sin embargo, mucho más tarde se supo de la existencia de una atleta española que compitió antes que las madrileñas y las barcelonesas y que destacó en Francia unos años antes. No sabemos casi nada de ella, de la misteriosa señorita Portes.

El atletismo femenino en el mundo se había generalizado en 1920, siendo escasa la actividad atlética anterior de las mujeres. Francia, Gran Bretaña, Alemania o Checoslovaquia, por citar sólo países europeos, lideraron el surgimiento del atletismo femenino en nuestro continente. En Francia ya hubo campeonatos femeninos desde 1917. El 11 de marzo de 1928 se disputaba en Saint-Cloud, junto a París, el campeonato de Francia de campo a través. Antes de la salida de la carrera femenina los organizadores anuncian que la señorita Portes, una de las favoritas al título, no puede participar, pues tiene nacionalidad española. Es de suponer la terrible decepción que se llevaría. Pero, ¿quién era esta atleta? Sabemos poco de ella, se llamaba Vicenta Portes, pero no sabemos cuándo ni dónde nació. Obviamente sus padres eran españoles, pero desconocemos si nació en España. Por una referencia periodística sabemos que era muy joven, debía tener unos 18 años a principios de aquel 1928.

La primera noticia de Vicenta Portes es de diciembre de 1926, al ser segunda en una prueba de cross para neófitas (es decir, atletas que competían por primera vez). En 1927 compitió asiduamente en París y alrededores en pruebas de campo a través, consiguiendo buenos resultados. Fue 5ª en el campeonato de París y 3ª en el campeonato de Francia, sobre 3.000 metros, en el que pudo participar. En pista hay que señalar una marca de 2:38.6 en 800 metros el 1 de mayo de 1927 en París; corrió también 200 y 1.000 metros y saltó altura. Sigue destacando en la temporada de cross 1927-1928 e incluso compite con su club (el Athletic Club Féminin) fuera de Francia, en Bruselas. Sigue obteniendo buenos resultados y gana el campeonato de París hasta llegar al citado 11 de marzo de 1928, fecha en la no puede competir, a diferencia del año anterior, en el campeonato de Francia. Sigue compitiendo durante 1928 pero a principios de 1929, a pesar de estar anunciada en varias pruebas de cross, se le pierde la pista y no volvemos a saber absolutamente nada de ella. Pocos meses más tarde, como hemos recordado, el 23 de junio, la actividad atlética femenina se inicia en España. Hablaremos otro día de esa fecha, pero esa es ya otra historia.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


Fernando Aguilar logrando en San Sebastián el récord de España de 5.000m (14.02.2)
Fernando Aguilar logrando en San Sebastián el récord de España de 5.000m (14.02.2)

Francisco Aritmendi momentos antes de  aquella carrera-récord de Berlín en 1964
Francisco Aritmendi momentos antes de aquella carrera-récord de Berlín en 1964

Aguilar y Aritmendi en el encuentro internacional España-Francia en Bilbao en 1964
Aguilar y Aritmendi en el encuentro internacional España-Francia en Bilbao en 1964

José Luis Elósegui en 1923
José Luis Elósegui en 1923







Tres imágenes de Teresa María Roca en los años 60
Tres imágenes de Teresa María Roca en los años 60

Vicenta Portes
Vicenta Portes









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |