Real Federación Española de Atletismo





 lunes, 27 de abril de 2020   ENTREVISTA WEB 37/2020
Blanca Lacambra: hoy toca recordar

Por : Alfredo Varona


Blanca Lacambra está en casa, en su casa de Vitoria. Hace un rato que ha subido de hacer la compra en el supermercado y ahora se dispone a recordar.

-Es verdad que me desconecté mucho del atletismo. Quizás porque acabé agotada y a veces pienso que me desvinculé demasiado. Sin ir más lejos, este verano cuando volví a ver a Tomás de Teresa después de 29 años sin verle.

-¿Y cómo fue?

-Nos localizamos a través de Facebook y quedamos en Santoña, en el pabellón que lleva su nombre, cuando él vino de vacaciones en el mes de julio. Y fue muy emotivo porque nosotros coincidimos en la Blume y luego, cuando nos fuimos a un piso de alquiler, bajábamos y subíamos en coche a entrenar casi todos los días.

-Y se emocionaron ustedes.

-Y nos emocionamos porque nos costaba entender que el tiempo hubiese pasado tan rápido y que, sin embargo, yo a él no le viese tan cambiado...

Blanca Lacambra, a los 54 años, tampoco ha cambiado tanto.

-No me puedo permitir engordar porque mis rodillas tienen artrosis degenerativa y no pueden ni deben aguantar mucho peso.

Blanca Lacambra trabaja de entrenadora personal en un gimnasio de Vitoria donde enseña yoga, y enseña pilates, y enseña todo lo que aprendió de la élite y, aunque se viven tiempos difíciles, promete que es feliz.

Ésa es la Blanca Lacambra con la que quiero hablar hoy.

-Del atletismo aprendí a saborear el momento. Era algo que yo era incapaz de lograr. Cuando me iban bien las cosas siempre quería más. Siempre pensaba en el verano siguiente hasta que llegó una lesión que me partió en dos cuando preparaba los Juegos de Barcelona 92. Entonces me di cuenta de que no tenía sentido no disfrutar el momento y de que yo no lo había hecho cuando pude hacerlo.

-Pero ya no había solución.

- Sí que la había. Aquellos Juegos se me escapaban pero a mí me quedaba el resto de la vida para disfrutar de las cosas cuando estás bien. No tienes que esperar a que te vaya mal para darte cuenta: yo fui una atleta que conseguí campeonatos de España, que fui plata en un Europeo, que me clasifiqué para unos JJOO y, sin embargo, nunca lo disfruté plenamente. La ambición de querer más y más me lo impedía, y eso es un error.

Quizás por eso Blanca Lacambra vivió aquellos Juegos de Barcelona desde la distancia sin ningún remordimiento. "Me fui de vacaciones a la playa en Castellón y, mientras los seguía por televisión, no se me ocurrió pensar, ' qué pena, yo debía estar ahí', porque no tenía nada que reprocharme: yo había hecho lo posible".

Y añade:

-Desde los 17 años, cuando llegué a Madrid, me entregué en cuerpo y alma al atletismo. Hasta que terminé 'Artes Gráficas', que era lo que estaba estudiando, llegaba a la residencia Blume a las diez de la noche. Me dejaban la cena apartada a un lado y ansiaba los viernes que era mi día de descanso de lo agotada que estaba. Pero cuando me fui de Vitoria les prometí a mis padres, ' seguiré estudiando', y quería cumplir.

Desde entonces, ha pasado mucho tiempo. De ahí que esta conversación también sea un pasaporte para la nostalgia de una atleta que llegó a correr los 200 metros en 23.04 y los 400 en 51.53. Fue, en realidad, una muy buena atleta Blanca Lacambra. Una mujer que llegó en 1984 a Madrid donde descubrió otro mundo.

-Yo nunca había cogido una pesa ni había realizado trabajo de musculación.

Aun así, con 17 años, había sido tercera en la final de 400 metros en un Campeonato de España absoluto en Santiago de Compostela. "Y entonces me di cuenta de que esto lo había logrado entrenando en Vitoria, donde ni siquiera teníamos pista de tartán, y me animé para pedir una beca para la Blume de Madrid. Y en Madrid es verdad que entrené muchísimo, pero por suerte yo traía una buena base del colegio Reyes Católicos de Vitoria".

Y Blanca Lacambra viajó por el mundo entero. Y logró grandes cosas que hoy, por encima de relatar su currículum, resume de manera educada y elegante:

-Siempre te queda la satisfacción de haber dado el cien por cien.

De hecho, el relato de aquellos días es imperial. "Me acuerdo que terminábamos una competición, volvíamos a Madrid, estirábamos y, al día siguiente, nos poníamos otra vez manos a la obra".

Y en el gimnasio, "haciendo musculación", ella descubrió que en los 200 metros podía defenderse igual o mejor que en los 400. Y llegó hasta los JJOO de Seúl en el 88 que pudo ser el punto culminante de su vida atlética.

-Siempre recordaré los Juegos de Seúl que al final fueron mis primeros y últimos Juegos. Es más, fíjate lo que es llegar a unos Juegos, lo que cuesta y lo maravilloso que es lograrlo. Y, sin embargo, si me preguntas a mí te habló de esos Juegos sin más porque creo que llegué bien preparada. Y después de ser plata europea pensé que debía ser semifinalista. Y el hecho de no lograrlo me dejó muy descontenta. Y se me olvidó valorar lo difícil que era estar ahí, el mérito que tenía estar ahí.

Pero hoy nos sobra tiempo para recordar y para entender que en los recuerdos sale lo mejor y lo peor de nosotros mismos.

-Fijate si era difícil estar en unos Juegos que yo no volví a estar más en unos Juegos -razona hoy por sí misma.

-Se retiró usted pronto.

-Me lesioné mucho. De hecho, hoy ya no puedo ni correr. Pero, es más, si no hubiese tenido lesión tras lesión no me hubiera retirado a los 29 años. Pero en la vida hay que tomar decisiones. Y, si ves que quieres pero no puedes, debes ser honesta. No se puede seguir a cualquier precio cuando ves que tu cuerpo te dice que no. Quizás por eso me aparté tanto del atletismo porque acabé muy agotada.

Pero el atletismo nunca olvidó su nombre. En la nostalgia Blanca Lacambra siempre será uno de nuestros personajes favoritos. Su currículum es una clase de historia. Nos recuerda a una atleta que fue valorada en todo el mundo y que hoy es una ciudadana más en Vitoria, donde regresó a vivir y donde tuvo un hijo "que ya tiene 18 años y que estudia ingenieria informática en la universidad de Mondragón".

Porque así es el paso del tiempo, que no se para ante nadie como volvimos a probar hoy tantos años después de conocerla a ella por primera vez: Blanca Lacambra, una parte más de la década de los ochenta.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Blanca Lacambra
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |