Real Federación Española de Atletismo





 lunes, 20 de abril de 2020   NOTICIA WEB 90/2020
1963: vuelve el atletismo femenino

Por : José Javier Etayo


Los cuatro primeros Campeonatos femeninos de España se celebraron en 1931, 32, 33 y 35. Los resultados más notables se obtuvieron sin duda en la segunda edición, la de 1932 en el Estadio de Montjuic.

Terminada la guerra, la actividad se reanudó en 1940. Así Eulalia Santos batió con 4,67 el récord de longitud en los campeonatos de Castilla, mientras que en el universitario se había proclamado campeona de triple, aunque por desgracia se ignora la marca. Pero tanto en 1940 como en 1941, la estrella fue María Torremade, que arrasó las listas de récords. Sin embargo, en febrero de 1942 su inscripción en el Registro Civil fue modificada, pasando a llamarse Jorge. Naturalmente sus records españoles fueron borrados de la tabla, y sin duda debido a este hecho, el atletismo fue desaconsejado como deporte femenino. No obstante, nunca hubo una prohibición explícita. De hecho, en 1947 los Campeonatos de Cataluña incluyeron el programa femenino completo, aunque ninguna de las marcas obtenidas se acercó a los resultados de los años 30. En cambio, en un festival celebrado en octubre, Denise Huet superó el récord nacional de 200 metros con 29.5. En 1948 la propia Huet mejoró su marca a 28.9, y después a 28.7 en el Campeonato de Cataluña que volvió a acoger las pruebas femeninas. Pero en 1949 ya no concurrió ninguna atleta al Campeonato, y la actividad en la pista se acabó.

No es hasta el comienzo de los años 60 cuando se reanuda el atletismo femenino en España. En el propio año 1960 se consiguieron las primeras superaciones de los records nacionales de los años 30, y en 1961 volvieron los Campeonatos de Cataluña. En octubre de 1962 se celebraron en Madrid los II Juegos Atléticos Iberoamericanos, con programa tanto masculino como femenino. No hubo participación española en las pruebas femeninas, pero sin duda el ejemplo de las atletas que vinieron a Vallehermoso fue un detonante para lo que ya se estaba extendiendo por toda España. Los días 7 a 9 de diciembre ss reunió la Asamblea anual de la RFEA. En ella Concepción Sierra, regidora central de Educación Física de la Sección Femenina, expuso las normas que se habían dirigido a todas las provincias, y se aprobó la celebración en 1963 del "primer" campeonato femenino, a título de ensayo, en el mes de abril dentro del campeonato universitario. Pero en la reunión de Presidentes el 23 de abril de 1963, dado el incremento que venía tomando el atletismo femenino, se acordó que el Campeonato femenino se celebrara junto con el masculino, por primera vez en la historia.

Y así fue, los días 17 y 18 de agosto de 1963, veintiocho años después, el Estadio de Montjuic volvió a ver los Campeonatos de España femeninos; en esta ocasión, y ya para siempre, conjuntamente con los masculinos. Los resultados generales fueron afectados por la lluvia de los días anteriores, que dejó la pista en pobres condiciones. Pero, no obstante, las pruebas femeninas fueron un éxito. Se logró batir el récord de España en dos pruebas, y se dejaron notar un buen número de atletas que brillaron en adelante. Repasemos lo hecho, prueba a prueba.

En los 100 metros lisos hasta 29 atletas se alinearon en seis eliminatorias, en las que ya destacaron María Luisa Consegal y Blanca Miret, que ganaron sus series en 13.2 y 13.5. Mostrando la igualdad que se avecinaba, obtuvieron las dos 13.3 en cada una de las semifinales. En la final resultó campeona Consegal con 13.6, seguida por Miret con la misma marca, y por María Rosa Sierra.

Trece velocistas concurrieron a los 200 metros, agrupadas en dos series, que ganaron María Rosa Sierra con 29.0 y Ana María Gibert con 28.1. Gibert ganó la final en 27.6, a solo una décima de su récord de España, seguida por Sierra en 28.7 y María Elena Souto en 29.3.

María Luisa Consegal consiguió doblar victoria, al triunfar en la final directa de 80 metros vallas con 13.4, por delante de María Teresa Morales en 14.2 y Conchita González en 15.2, hasta las seis participantes en la prueba.

En el salto de altura se produjo uno de los grandes logros del Campeonato. Compitieron trece atletas, de las que las últimas se quedaron en 1,15. El récord de España pertenecía a María Luisa Consegal, que había logrado 1,36 el año anterior. Después del 1,15 y el 1,20, solo tres saltadoras superaron los 1,25. En esa altura se quedó María del Carmen Gálvez. Pero las otras dos, María Lezaun y Mercedes Morales saltaron sucesivamente los 1,30 y 1,35. En 1,37 ambas superaron el listón al segundo intento, batiendo el récord de España. La barra se situó en 1,40, y Morales lo logró a la primera, mejorando de nuevo el récord nacional, mientras que Lezaun no pudo con esa altura. Por tres veces se había superado la marca anterior. Mercede Morales, que tenia 17 años, al llegar al Campeonato tenía de mejor marca 1,25, y la mejoró en nada menos que 15 centímetros, para alegría de su entrenador Bernardino Lombao. Al año siguiente batió el récord con 1,42, y acabó llevándolo hasta 1,53.

La final directa de longitud reunió a nada menos que 27 saltadoras. Venció la favorita, Ana María Gibert, plusmarquista española, que logró 4,77, por delante de Blanca Miret con 4,53, y Luisa María García Pena con 4,35. Pero a esta le estaba reservado el otro gran éxito.

Llegó en el único lanzamiento que se disputó, la jabalina. Compitieron quince lanzadoras. El récord de España había sido obtenido allí mismo, en el II Campeonato nacional: Aurora Villa había llegado a 27,34, nada menos que el 8 de octubre de 1932, hacía treinta años. La viguesa García Pena, al primer tiro, lanzó a 29,27, superando el récord. Al segundo intento, nueva superación: 29,31; y al tercero, por primera vez en España se superaron los 30 metros, al llegar a 31,86. En los tres últimos lanzamientos no aflojó el esfuerzo: 29,26, 28,97 y 30,36. La segunda clasificada fue Ascensión Cabezón con 27,16, y la tercera María Teresa Ramos con 26,03. García Pena habría sido campeona, y habría batido el record, con cualquiera de sus seis tiros. Tenía solo 16 años, y solo llevaba quince días entrenándose con Alfonso Posada. Al año siguiente batió el récord, y acabó llevándolo a 38,69. Además de en la jabalina, habría de brillar en peso y disco.

Para terminar el programa, en el relevo 4x100 metros participaron siete selecciones provinciales que se enfrentaron en dos series que solo sirvieron para eliminar a una de ellas. En la final triunfó Barcelona, con un cuarteto formado por Conchita González, Lolita Lorenzo, Ana María Gibert y María Luisa Consegal, que registraron 54.5, por delante de Zaragoza y La Coruña.

Como era costumbre en la época, hubo clasificación oficial por provincias. Ganó con claridad Barcelona con 46 puntos, seguida por Madrid con 25 y Zaragoza con 19. Hasta trece federaciones puntuaron, lo que muestra la difusión que en muy poco tiempo había alcanzado ya el atletismo femenino.

Enlaces relacionados:

Así lo revivió la revista Atletismo Español - nov/dic 2013 (por Miguel Villaseñor)
Resultados Completos - Campeonato de España 1963 - Mujeres
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


María Luisa Consegal, la gran protagonista en Montjuic
María Luisa Consegal, la gran protagonista en Montjuic

Consegal venciendo en los 200m
Consegal venciendo en los 200m

Consegal en los 80m vallas
Consegal en los 80m vallas

Mercedes Morales
Mercedes Morales

Luisa María García Pena
Luisa María García Pena

Un instante de la prueba de relevos
Un instante de la prueba de relevos









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |