Real Federación Española de Atletismo





 viernes, 21 de febrero de 2020   ENTREVISTA WEB 16/2020
Camilo Santiago, impossible is nothing

Por : Emeterio Valiente


Si no fuera porque sabemos que es maravillosamente cierto y real, habría que concluir que su caso pertenece a la más pura ciencia-ficción. No sería en todo caso un cortometraje, pues la duración de su espectáculo, a día de hoy, se sitúa en los 130m, aunque bajando. Podríamos calificar las trayectorias de los atletas de élite en tres grupos: la ortodoxa, aquella propia de quien ya despunta de júnior y acaba rematando, la de aquellos que, después de muchos sinsabores y cambios de prueba, acaban encontrando la horma de su zapato y luego está la incomparable historia de Camilo Santiago.

Ni el más imaginativo guionista de cine sería capaz de maquinar un devenir como el de Camilo, inverosímil donde las haya: de modesto jugador de fútbol a maratoniano de élite, habiendo iniciado su andadura ya con 28 años y el protagonista es consciente de ello: "sin duda, prácticamente a diario pienso que estoy viviendo un sueño; es más, hay gente que me dice que escriba un libro sobre mi historia o que es para hacer una peli". Camilo tiene claro cuál podría ser un buen final de la película: "no tengo prisa por imaginarme el final, pero sería algo muy parecido a estar en los próximos JJOO de Tokio". Por cierto, que no será de la partida en Sevilla este domingo y nos detalla sus razones, "decidí no correrlo porque es muy seguido al de Valencia y con mi edad no se recupera igual. No iba a tener garantías de mejorar y por eso he decidido esperar qué pasa. Yo lo hice lo mejor que pude (2:10:02) y ahora son otros los que tienen que correr". La competencia para estar en los 42.195m a disputar, lástima, en Sapporo es brutal con nombres como el ya seleccionado Dani Mateo, el indiscutible preboste del último lustro Javi Guerra y Hamid Ben Daoud entre otros, "la verdad es que está difícil para todos. El nivel actual del maratón en España es extraordinario, algo que es muy bueno, aunque en mi caso me pueda ver perjudicado. Con mi marca actual podría haber estado en los últimos 3 ó 4 Juegos Olímpicos, pero ahora esto es lo que hay" reflexiona Camilo sobre la coyuntura que le toca afrontar.

Retomando el relato de ensueño, aún mantiene un hilo de comunicación con ese héroe anónimo que le animó a correr la media maratón de San Sebastián en 2011, "no mantengo relación con él, aunque sí con su hijo". Menudo ojo clínico el suyo, pues ni siquiera sus compañeros del balompié advirtieron jamás que una bomba aeróbica se ejercitaba con ellos a diario: "para nada, pero es normal porque mis síntomas eran más bien de lo contrario (risas); si mi historia como atleta ha sorprendido a todos bastante, a mis compañeros de fútbol aún más, porque ellos eran los que mejor me conocían". Aunque las hipótesis de poco sirven, es fácil caer en la tentación de pensar aquello de 'si Camilo hubiera empezado antes hubiera llegado a ser….', algo que corrobora parcialmente: "por supuesto que a veces lo he pensado, sobre todo más en los inicios. Ahora me considero un privilegiado por poder sentirme tan vivo a mi edad", que es de 37 años y 2 meses, por cierto.

Cabe imaginar que, según acumulaba kilómetros y kilómetros, Camilo iba ganando peso específico en el panorama del fondo español pero iba perdiendo peso corporal, cual fornido actor que debe encarnar el papel de enjuto fondista, con el consiguiente e incesante cambio de talla, "la verdad es que he tenido que desechar o dar mucha ropa, he pasado de llevar una 46 o así a una 38".

Realista como pocos, Camilo es consciente de que arrastrará siempre las desventajas de no haber tenido una carrera atlética al uso, por ejemplo, el no haber preparado nunca distancias más cortas, "por supuesto, así es; no hay que ser un experto en la materia para saber que llevo conmigo todas esas carencias de las destrezas que se adquieren de niño, como la técnica, la velocidad etc".

Ángel Gómez fue su primer y único entrenador hasta que se uniera al grupo de Pepe Mareca en Zaragoza y Camilo le dedica estas palabras: "él fue quien me llevó al mundo federado y con quien conseguí ser atleta. Siempre estuvo ahí". Bajo la égida de Gómez en Logroño llegó a hacer su supersónico 1:02:40 en el Mundial de media de Valencia 2018 aunque, en solo unos meses en su nuevo grupo rizó el rizo y se fue a 1:01:46 en la última media de Valencia, aunque tampoco piensa que estaría más arriba ahora de haber cambiado de entrenador antes: "Ángel siempre me llevó poco a poco para evitar el sobreentrenamiento y las lesiones. A Pepe no lo voy a descubrir ahora. Es el mejor entrenador de fondo que hay. Seguramente se han juntado varios factores para seguir mejorando en Zaragoza".

Aquel último 27 de octubre en la media a orillas del Turia Camilo destapó el tarro de las esencias de tal manera que, habiéndose quedado varias veces a las puertas de los 29m en los 10 kilómetros en ruta, marcó unos estratosféricos 29:10 al paso por esa distancia, lo que sugiere que su tope está bastante lejos de ese registro: "es cierto que tengo pendiente el bajar de 29:00, pero cuando he estado para ello no he corrido ninguno. Creo que podría estar sobre 28:20 en una buena carrera".

Camilo también lo bordó en su ciudad talismán, Valencia, el pasado 1 de diciembre cuando le dio un bocado tremendo a su marca en la distancia de Filípides para dejarla en 2:10:02; mucho se comentó que podía haber descendido de las 2:10 si no hubiera celebrado su gran carrera antes de entrar en meta, pero él volvería a celebrarlo a lo grande: "es posible, pero eso no cambiaría nada. El final era mío, me lo curré muchos meses antes y era el momento de disfrutarlo al máximo".

Aunque las comparaciones sean odiosas, tratándose de atletismo se antojan inevitables…su 1:01:46 en la media se intuye incluso de más valor que su registro maratoniano, "es posible que sea mejor, pero en maratón sé que puedo bajar de 2:09 en un futuro próximo, es una prueba en la que influyen más variables, por eso a veces la marca que vales no es la que sale. Me gusta más correr maratón que media, pero no tanto prepararlo (risas)".

Camilo recuerda bien la fecha en la que aprovechó una oportunidad laboral de su mujer, con cambio de residencia incluida, que le llevó a tomar la decisión de seguir su estela y abandonar La Rioja y por ende su trabajo para focalizarse al 100% en el deporte olímpico por excelencia, "fue en abril de 2016, decidí arriesgarlo todo. Dentro de mí había algo que me decía que podía hacer cosas grandes". Y a fe que las ha hecho, aunque en el día a día no es siempre sencillo conciliar las kilometradas diarias con las obligaciones familiares, "no te voy a mentir si te digo que, por momentos, cuesta muchísimo, y más ahora con el bebé. Siempre he podido contar con la ayuda de mi mujer pero aún así el descanso a veces se echa de menos".

Es comprensible que necesite un buen asueto diario si tenemos en cuenta que comparte sesiones con tres de los mejores fondistas españoles del momento, Toni Abadía, Carlos Mayo y 'Chiqui' Pérez, todos ellos con el sueño olímpico por bandera, "ellos son los principales culpables de mi mejora. Entrenar con ellos te hace mejorar. Cuando comentamos sobre mi caso les parece increíble, aunque ellos me ven día a día y saben que detrás sólo hay trabajo y trabajo. Ojalá podamos estar los cuatro en Tokio. También es verdad que me vacilan con el tema de la edad, sobre todo Mayo (risas)". Detalla ahora cómo entró en contacto con la cuadra de Mareca: "conocí a Toni en una carrera en Zaragoza y enseguida me abrieron las puertas del grupo, la verdad es que les estoy muy agradecido. Son gente de 10 en todos los aspectos". Como siempre que hay una neta mejoría en el rendimiento hay más de un factor que coadyuva a ello: "de mi época de Logroño a mi etapa de Zaragoza han cambiado varias cosas, desde el método, el descanso o el hecho de no entrenar solo y todo eso me ha sumado". Murciano, de Molina de Segura, de nacimiento, riojano de adopción, le inquirimos sobre qué tierra le tira más, "en Molina de Segura tengo a toda mi familia y guardo buenas amistades; salí de allí en el 92, con 9 años y me considero un poco de los dos sitios, pero las raíces son las raíces".

Desde su inicial media en San Sebastián donde cronometró 1:44:41 a su actual estatus de olímpico en ciernes, no ha dejado de dar Camilo pasos de gigante, propinando generosas dentelladas a sus marcas personales una vez sí y otra también, aunque tiene muy claro y diáfano cuál fue el punto de inflexión: "fue sin duda después del mundial de media en Valencia 2018; después de correr en 1:02:40 me dije…"ostrás, que eres bueno (risas)". El provenir del mundo de la ruta ha marcado definitivamente su personalidad atlética, que no hace demasiadas buenas migas con el tartán, "no echo de menos dar 25 vueltas, la pista es más encorsetada y eres muy esclavo del reloj, las vueltas… yo soy más un alma libre".

Resulta paradójico que un atleta como él, de reciente aterrizaje en la élite nacional, ostente la categoría de 'Master' en su ficha federativa, aunque su progresión y su ilusión sean las de un juvenil: "sí, es curioso; sin ir más lejos, en el último campeonato de España de media maratón en Sagunto se me olvidó ir al pódium para recoger mi medalla de M35". Carnet Master, mentalidad de élite, es evidente….

No será, previsiblemente, hasta los postreros tests de lactatos, ya en los albores del verano, cuando se decida de forma definitiva el triunvirato que defenderá a 'La Roja' en el maratón olímpico, pero ya sugiere Camilo que no sería su última bala, "sería tonto si, después de todo lo que me está pasando, me pongo ahora límites. Ahora estoy centrado completamente en este año y estos JJOO, pero, si me preguntas por los JJOO de París 2024, los veo como algo lejano y ahora mismo no lo pienso mucho, pero creo que podría llegar perfectamente y además en muy buenas condiciones". El que avisa no es traidor.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Camilo Raúl Santiago
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia






















Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |