Real Federación Española de Atletismo







 sábado, 01 de febrero de 2020   ENTREVISTA WEB 7/2020
Tomás Barris: cero de salsas en el plato y 90 años de felicidad

Por : Alfredo Varona


Este 1 de febrero cumple 90 años: Tomás Barris.

La catedral del atletismo.

Un hombre que desde su última competición en 1965 en las pistas de Oviedo en un relevo 4x100 con el Español de Barcelona no ha vuelto a competir porque se siente "muy joven para ser veterano".

Tiene 90 años: vuelvo a recordarles.

También les puedo recordar que en 1958 logró su mejor marca en 1.500 de 3'41" en pista de ceniza, que entonces fue una marca de categoría mundial. "Me abrió las puertas de los mejores estadios de Europa, que entonces estaban en Escandinavia".

Y allí fue.

"Fui solo a correr por el mundo, a jugármela en cada momento", explica hoy desde el despacho, que tiene su casa, en ese despacho que mide 6x4 metros, en ese despacho donde conviven pasado, presente y futuro, porque su actividad diaria aún parece invulnerable. "Tengo mucho trabajo", razona.

Y no importa que tenga 90 años porque aún no hizo todo lo que debía hacer.

Cada día se levanta a las ocho de la mañana y siempre hace dos horas de ejercicio fisico antes de desayunar. "El día que hace mucho viento en la terraza corro por el pasillo de casa".

La terraza da a la Avenida Roma de Barcelona, donde Tomás Barris ya no busca récords del mundo. "Le doy a mi cuerpo lo que necesita y lo que puede aguantar".

"El cuerpo se acostumbra a todo lo que pueda beneficiarle y a los movimientos que uno hace. A partir de ahí solo me dedico a repetir las cosas que sé que le van bien".

Quizás por eso sus 90 años son la maravillosa banda sonora de toda esta historia en la que no me parece fácil encontrar puntos débiles.

Si viajamos al pasado encontramos un atleta monumental: un tipo que batió 34 récords absolutos de mediofondo. Un atleta que fue 17 veces campeón de España. Un atleta al que sólo un latigazo en el tendón de Aquiles impidió hacer un gran papel en los JJOO de Roma en 1960.

Jugó en inferioridad de condiciones, porque casi no podía ni caminar. Pero allí estuvo Tomás Barris. Y el balcón de su habitación estuvo enfrente del de la de Bikila. Y en esos días también coincidió con Mohamed Ali. Y todo eso nos recuerda como ha pasado el tiempo nada menos que 60 años: ya no parece que fue ayer.

Pero aquí sigue Tomás Barris con una claridad sobrecogedora, con una solución para cada problema y con una página web, la suya, en constante movimiento, que domicilia, a día de hoy, 350 documentos y miles o millones de estadísticas: la pasión es así.

Sus hijos le enseñaron a defenderse en la informática y hoy, a los 90 años, parece un lince.

Y nos recuerda que en la vida hay historias así que esta vez nos explican a un hombre en el que habitan demasiados hombres: Tomás Barris.

El atleta que fue; el profesor de cultura física "que lo que puntuaba era la voluntad de los alumnos" o el entrenador de fútbol que no pasó de Tercera División porque nunca quiso marchar de Barcelona.

"Tenía que haber dejado, y no quise, mi trabajo como funcionario en la Diputación de Barcelona, donde era jefe de mantenimiento de instalaciones industriales", explica hoy.

Atrás quedaron más de 50 años de servicio, desde el primer día en 1953 como nos explicaron José Luis Hernández e Ignacio Mansilla en ese libro que escribieron de él y en el que seguramente se radiografia a un personaje irrepetible.

'Tomas Barris: el atleta que abrió las puertas de Europa'.

Tomás Barris es el mismo hombre que sigue tocando a los 90 años.

Tomás Barris es el mismo hombre que cada día entrena a su cuerpo para producir energía. Desayuna fortísimo. "Un zumo de naranja, seis o siete nueces peladas, un platano, un café con leche descafeinado y un bocata de jamón".

Y Tomás Barris es el mismo hombre que come "más moderado" y cena "alguna cosa que viene de la huerta". Y nada de salsas, por cierto. Y nada es nada.

Eso sí, tiene una fortuna en casa, porque todo hay que decirlo: "Mi mujer es la mejor cocinera de Barcelona".

Y lo razona:

"Cocina como los ángeles".

Su mujer también es la que se opone a que una señora de la limpieza vaya a casa. Así que Tomás se involucra como el que más en la tarea. Limpia los cristales, hace la cama o quita el polvo, en definitiva la parte que le corresponde.

Hasta va al mercado porque su mujer, que es 15 años menor que él, "debe tener cuidado a la hora de cargar peso desde que le pusieron un implante en la cadera".

Y esto es lo que, básicamente, se me ocurre contar de Tomás Barris. No sé si es mucho o es poco. Pero es el resumen de una conversación que duró una hora y que podía haber durado 1.000 horas. El espejo de un hombre que procede de los tiempos en blanco y negro. Y el reflejo, en definitiva, de un tipo que nos hace mejores y de un libro de historia que nos recuerda que todo lo que logró en el atletismo lo hizo "por uno mismo".

"El atletismo entonces era un deporte muy rudimentario", razona.

Pero, a su lado, Tomás Barris dio la vuelta al mundo, conoció más de lo que hubiera podido imaginar y hoy esa galería, que está en su casa, en la que se alojan tantísimos recuerdos, nos lo recuerda con sabiduría.

Y nos recuerda que, efectivamente, estamos ante la catedral del atletismo.

Qué orgullo. Cuánto orgullo.

No sé cuando se acabará Tomás Barris ni si nosotros nos acabaremos antes que él. Pero de él hemos aprendido a lograr lo más difícil, a vencer al tiempo, a eternizar ilusiones o a mantener, después de 45 años, el mismo peso con el que un día se despidió de la élite: "68 kilos".

Así que no se sorprendan si la proxima noticia que leen de él es "Tomás Barris bate el récord del mundo de 200 metros en su categoria".

Por lo visto, le anda dando vueltas a esta idea por primera vez desde que se hizo veterano ahora que cambia de digito.

Porque, en realidad, nunca es tarde.

Ni siquiera a los 90 años como nos demuestra esta historia.



 

Enlaces relacionados:

Web Oficial de Tomás Barris
Biografía - Tomás Barris: El atleta que abrió las puertas de Europa
Historial Deportivo de Tomás Barris
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |



Real Federación Española de Atletismo. Av. Valladolid, 81, 1º - 28008 Madrid – Tel. 91 548 24 23 – Fax: 91-547 61 13 / 91-548 06 38