Real Federación Española de Atletismo





 miércoles, 22 de enero de 2020   ENTREVISTA WEB 6/2020
Jesús Gómez: "Me gusta mi vida, y mi camino en el atletismo está siendo una pasada"

Por : Antonio Aparicio


"Nunca voy a ser más joven, así que hay que luchar y aprovecharlo". Habla un hombre de 28 años que llegó algo tarde al atletismo y se saltó todas las categorías menores, pero que el primer verano que se pasó compitiendo (sin un entrenador y ejercitándose junto a dos amigos atletas), logró bajar de 1:47 en 800 metros. Y cuando este técnico superior de Fabricación Mecánica curtido en las labores del campo (y criado en un pueblo que apenas tiene hoy medio centenar de habitantes) se puso a las órdenes de Benjamín Álvarez, logró una medalla colectiva en su debut como internacional, se colgó un bronce en su primer gran campeonato en 1.500m, y sólo las lesiones que entorpecieron su preparación le privaron de sorprender con una nueva proeza en el pasado Mundial de Doha.

En esta entrevista, el talentoso Jesús Gómez Santiago (Burgos, 24-abr-1991) valora todos esos y otros logros obtenidos en su incipiente pero fructífera carrera; pero también nos habla del aprendizaje de sus sorprendentes inicios, de su tranquilidad compitiendo, de lo mucho que le debe a su entrenador, o de sus ambiciosos objetivos para este año olímpico y repleto de retos. Asimismo, el orgullo de Castellanos de Castro nos deja claro que es una persona que "no mira hacia atrás", y nos ilustra con las valiosas enseñanzas que puede aportar el campo y la vida rural a un atleta de élite.

El año pasado fue el de tu consagración en la élite. ¿Cómo valoras esa medalla de bronce que lograste en los 1.500m del Europeo bajo techo de Glasgow, en el que era tu primer gran campeonato internacional en pista, y al que llegabas con la 10ª marca en el ranking del año entre los inscritos?
Una medalla siempre sabe bien, pero si además es, como dices, en mi primer gran campeonato internacional en pista, sabe aún mejor. Fue el broche a una primera parte de la temporada en la que todo salió rodado, sin contratiempos, y manteniendo una continuidad que solo puede acabar en cosas así. Yo y los míos sabíamos que lo de llegar con esa marca era lo de menos, ya que sabíamos lo que había detrás, y así lo pude demostrar.

A la final no llegaron rivales muy duros como Filip Ingebrigtsen (descalificado por pisar fuera) o Saúl Ordóñez (lesionado). En todo caso, tú saliste muy atento y plantando cara en todo momento a los dos grandes favoritos: Marcin Lewandowski (oro) y Jakob Ingebrigtsen (plata). ¿Cómo recuerdas esa final? ¿Salió todo más o menos como lo habíais planteado, o hubo algún 'pero' que ponerle a tu carrera?
Recuerdo un campeonato en el que estuve muy tranquilo; demasiado, diría yo (risas)… Será la ventaja de que casi todo era nuevo para mí, pero esa tranquilidad la fui cogiendo a medida que avanzaba la temporada; así que salí concentrado, estando delante, controlando a los rivales y atento a la parte final de la prueba, en la que había que "pegarse" a un presumible ataque de los favoritos. Los "peros" fueron muy pequeños.

Al aire libre, pese a tener problemas de lesiones, te clasificaste para tu primer Mundial y allí accediste meritoriamente a semifinales, donde ya te quedaste lejos del pase a la final. ¿Qué valoración y conclusiones sacaste de tu actuación en Doha?
Mi paso por Doha fue positivo; también me estrenaba en mi primer Mundial. El camino para llegar allí fue intenso y, como dices, las lesiones me lastraron y los plazos se acortaban. Era el momento de poner la cabeza a una sola cosa, a una ambición y al deseo de ir a Qatar como fuera; para fuertes nosotros (risas). La valoración fue clara: se llegó pero no como queríamos llegar; faltaron muchos y buenos entrenamientos para poder aspirar a algo más en una cita mundial, y así se vio en una semifinal en la que me quedé sin fuelle en la parte final. Aun así, contento con los míos por haber podido entre todos llegar; y también con los servicios médicos de la RFEA, a los que les debo el poder haber salido a pista. ¡GRACIAS!

En realidad, tu bronce en Glasgow fue tu segunda medalla internacional, pues ya lograste otro bronce con el relevo mixto en el Europeo de Cross de Samorin 2017, en tu debut con la Selección. ¿Qué supuso para ti esa competición?
Samorin 2017… aquel Europeo de Cross fue mi estreno con la Selección, y lo que viví con todo el equipo y en especial con Esther [Guerrero], Víctor [Ruiz] y Soli [Pereira], para mí se queda como una de las vivencias que me han marcado en este mundillo. Siempre que estoy con ellos, los siento a los tres como aquellos compañeros del primer relevo mixto europeo. Como digo, estreno y medalla para casa; así que poco más que añadir.

Tuviste un debut internacional tardío, con 26 años, pero también meteórico si tenemos en cuenta que no disputaste tu primera carrera como federado hasta los 23 años (con unos anecdóticos 3:55.16 en un control en Soria). ¿Por qué llegaste tan tarde al atletismo de competición?
Sí, no llegué tan pronto como la mayoría, pero llegué con mucha ilusión, saltándome alguna que otra etapa pero con esas ganas de superarme día a día y de mantener esa lucha contra el crono que tiene nuestro deporte. Y en ello sigo, ya que barrera a la que llego, barrera que quiero superar; todo es poco y mejorable, así que lo mejoraré. Desde que empecé en esto siempre digo "nunca voy a ser más joven", así que con mi juventud hay que luchar y aprovecharlo.

Sin embargo, al año siguiente, ya mejoraste tu marca en 1.500m en más de 10 segundos y, sobre todo, dejaste alucinado al personal con tus registros en los 800m de los mítines de Huelva (1:47.39) y Madrid (1:46.83). ¡Y todo eso sin tener entrenador! ¿Cómo era el atletismo para ti en ese 2015, y cómo viviste esos primeros logros?
La progresión fue buena y, como digo, las etapas pasaban rápido. El atletismo en aquel comienzo era una incertidumbre, en el sentido de ir a cada competición con un total desconocimiento de lo que podría hacer; y de una a otra crecía como atleta y me iba conociendo mejor. Alguno me llegaba a decir que no valoraba lo que conseguía porque no sabía lo que costaba llegar a hacer esas marcas, pero es que la realidad fue esa: esas eran mis marcas y les di la importancia que yo creía.

Luego te pusiste a las órdenes de Benjamín Álvarez Furones, con quien te pasaste de lleno a los 1.500m a partir de 2018. ¿Qué le debes a él de tus éxitos?
La llegada a mi vida de Benjamín marcó un punto de inflexión y, a partir de ahí, el atletismo cambió para mí. Empecé a entrenar a alto nivel, a ver esto como una forma de vida y a verle a él y a mi grupo de entrenamiento como una familia. Le debo todo lo que soy como atleta, le debo todas sus preocupaciones hacia mí, le debo su tiempo invertido en mí y en su pasión. Así que aprovecho y digo: ¡Gracias por tanto Benjamín!

Tu primer gran logro en el 'milqui' fue ese título de campeón de España en Getafe 2018, donde venciste con gran autoridad (3:38.67) ante Adel Mechaal, pero no fuiste consciente de que la mínima para el Europeo estaba a tiro (3:38.10) y te quedaste sin ir a Berlín por poco más de medio segundo. ¿Qué lecciones sacaste de esa carrera en todos los aspectos?
Lo recordaré siempre. Ser campeón de España absoluto fue algo muy grande para mí y para los míos, y la lección que saqué fue la misma que llevo sacando desde que empecé en esto con Benjamín: la cosa está clara y, si hay trabajo detrás, al final sale; claro que sale, y nosotros lo sabemos sacar. Confianza 100%.

Parece claro que tu límite está por llegar. En Doha, pese a los problemas físicos, te quedaste a sólo 32 centésimas de tu MMP (3:36.40 en agosto en Birmingham). ¿Qué marca crees que valiste el año pasado, y qué crono te gustaría lograr este año?
No soy de hablar de marcas a las que podría o no haber llegado. Solo yo sé lo que valgo, pero hay que sacarlo. Espero que llegue el día en el que me quite los clavos en el tartán después de correr y diga: "Ahí queda eso" (risas).

¿Qué objetivos tienes para esta pista cubierta, con el Mundial de Nanjing en el horizonte?
Año olímpico… sobran las palabras. Estamos construyendo desde los cimientos. El tejado lo pondremos en el verano. Pero claro está que hay que competir; me gusta competir y veremos a medida que avance la preparación dónde lo haremos. El Mundial de pista cubierta no es prioridad, pero tampoco está descartado.

Y de cara al aire libre, con los JJ.OO. de Tokio pero también el Europeo de París, ¿qué metas te has marcado?
El café que me tomo con mi entrenador a comienzo de la temporada es el café en el que se habla de los objetivos, y estos son Tokio y París. Hay que estar en Tokio con todo y en París con todo. Las metas son ambiciosas; para eso trabajamos.

Dado tu evidente talento para el atletismo, ¿te arrepientes de no haberte centrado antes en este deporte?
No. Soy una persona que no mira hacia atrás. Empecé cuando empecé; y el camino está siendo una pasada. Me gusta mi vida, me gusta la gente que me acompaña en esto, así que no miro tan hacia atrás que luego se me escapan las mínimas (risas).

Aunque naciste y resides habitualmente en Burgos, en gran parte te has forjado como persona en Castellanos de Castro, un pueblo de apenas medio centenar de habitantes en el que te has curtido trabajando como agricultor. ¿Qué enseñanzas le puede aportar el campo y la vida rural a un atleta de élite?
Me siento muy afortunado de venir de donde vengo, de mi historia, de mi tierra, de tener un lugar en el que desconecto de todo (cosa importante). Respecto al trabajo, aporta el saber que si no siembras ni abonas no esperes recoger buena cosecha; que hay que tener buena actitud para superar los obstáculos que puedan venir de la noche a la mañana (lesiones); y que solo mediante el trabajo (sin atajos) se podrá llegar donde quieres si eres una persona honrada.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Jesús Gómez
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia

















Junto a su entrenador Benjamín Álvarez
Junto a su entrenador Benjamín Álvarez












Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |