Real Federación Española de Atletismo





 miércoles, 08 de enero de 2020   ENTREVISTA WEB 3/2020
Mariona García, la Massana del siglo XXI

Por : Emeterio Valiente


Sacó en Boras toda la voracidad competitiva que se le supone inherente a una discípula del gran Valentí Massana, llevando su tope cronométrico más allá de lo que jamás habría imaginado. A sus 19 años es, literalmente, una marchadora en prácticas, aunque sus transoceánicos viajes para lucir la elástica roja bien podrían convalidarse como créditos de su carrera universitaria, cuya marcha no es menos veloz que la del tartán.

Como mandan los cánones, en su más tierna infancia disfrutó de todas las disciplinas, aunque la marcha, muy agradecida ella en resultados, le guiñaba el ojo de forma especial y acabó llevándose el gato al agua, "empecé a hacer atletismo a los 7 años y hacía de todo; un día hice una competición de marcha en la cual quedé la tercera de cuatro, pero el estilo y la técnica eran muy aceptables, ése fue mi primer contacto con la marcha; dos años después quedé campeona benjamín de Cataluña, aunque solo había entrenado apenas un par de veces marcha. Luego, hasta ser sub-14, hacía todas las pruebas y curiosamente marcha era casi lo que menos entrenaba, pero después iba a los campeonatos de Cataluña, siempre se me daban bien y quedaba en el podio".

Como si imaginara el caramelo que iba a suponer acabar siendo entrenada por una referencia como es Valentí Massana, se decantó por la marcha: "Ya a partir de sub-14 me especialicé en la marcha y empecé a entrenarla de forma específica y más días; entrenar con él supone tener un referente inigualable, tengo a un medallista olímpico (bronce en 50km en Atlanta 96) y campeón del mundo (Stuttgart 93 sobre 20kms) como entrenador, la experiencia y los conocimientos que él tiene son infinitos; todavía después de cuatro años entrenando con él consigue explicarnos historias de su época como atleta que aún no conocíamos. Es increíble poder entrenar con una persona a la cual admiras tanto y que ha conseguido llegar a lo más alto que un atleta puede llegar".

Si de algo se enorgullece Mariona es de su equipo de trabajo, ya bautizado como el 'Massana's team', "somos alrededor de 15 personas, siempre cada año se añade o se va alguien por distintos motivos; somos todos de diferentes clubes, autonomías e incluso edades, lo cual lo hace muy diverso, pero eso es también lo que lo hace perfecto, estamos muy unidos y el buen ambiente que tenemos es increíble; destacaría que entrena conmigo Mar Juarez, actual 10ª del mundo en Doha sobre 50kms y varios campeones y subcampeones de Cataluña en sus respectivas categorías, los cuales también hacen un buen papel en los campeonatos de España. Además de mi grupo de entreno, gracias a que entreno en el CAR de Sant Cugat puedo disponer de fisioterapeuta, psicólogo, enfermeros y médicos que me ayudan a poder estar a mi máximo nivel y me ayudan en todo lo que necesito".

Con semejante alineación flanqueándola, no es de extrañar su éxito en el Europeo sub-20 acaecido el julio pasado en la sueca Boras, donde atrapó el bronce en una prueba 'loca', aunque ella prefería no hacerse cábalas de antemano, "no me gusta marcarme muchas expectativas, ya que eso me agobia y me hace pensar demasiado, prefiero pensar solo en que estoy fuerte y ser inteligente compitiendo, como hice en el Europeo empezando en el tercer grupo; aunque estaba muy lejos del grupo cabecero, 10km es una distancia larga y se tiene que empezar siempre con cabeza; también es verdad que tenía un poco en mente esa tercera posición ya que sabía que iban a descalificar, sí o sí, a una turca y a una griega, como ya había pasado en otras ocasiones, y así era accesible el pódium; todo eso era posible siempre y cuando todo me fuera muy bien, cosa que ya es más difícil, pero sí que sentía que era posible, y ese día, mirando el podio antes de la salida, era en lo único en que pensaba".

Si la medalla parecía verosímil, lo que sorprendió a propios, extraños y a ella misma por completo fue el tiempo que invirtió en cubrir los 10.000m, pues llegaba al Europeo sin haber bajado de la cota de los 48m y en Boras pulverizó su marca dejándola en 46:50:50, "sí, me sorprendió muchísimo, tanto que, al dejar de mirar ritmos y el reloj en el tercer kilómetro, al llegar a meta no sabía ni cuánto había hecho y se lo tuve que preguntar a mis padres y a mi entrenador, que estaban en la grada; a día de hoy, no sé cómo fui tan rápido ese día, sabía que podía bajar de 48 y si me iba muy bien me esperaba un 47:30 como mucho".

Echando la vista atrás las, ahora habituales, visitas de Mariona al pódium empezaron en 2014 y ya fue un no parar, "no me esperaba que en mi primer año en campeonatos nacionales fuera a coger medalla, porque no conocía a mis rivales ni sabía cuál era mi auténtico nivel, pero ya en Murcia, en 5km ruta y en Huelva, 3000m en pista, conseguí sendos bronces". En juvenil, más de lo mismo, ya afrontó los 10kms, "debuté en el campeonato de Cataluña (53:57) llovía muchísimo y el suelo resbalaba mucho, cosa que hacía frenar los ritmos un poco, pero de allí me quedé con las buenas sensaciones que tuve en mi debut sobre 10kms y lo recuerdo con felicidad. Después, en Motril en el de España, no llovía pero hacía mucho viento en contra que sufrimos un kilómetro entero, ya que el circuito era de 2km y por suerte solo estaba en una dirección, pero eso también hizo que no pudiéramos ir a nuestros ritmos de verdad, aunque acabé muy contenta con el resultado, bronce con 51:42".

La internacionalidad llamaba sin remisión a la puerta de Mariona y nos relata sus particulares 'Memorias de África' en el subsiguiente 2017, "debuté con la selección en el Mundial Juvenil de Nairobi, lo que supuso un gran salto para mí y un sueño hecho realidad, viajando además a África en mi primera internacionalidad; aunque la marca (24:42) no fue muy buena debido a la altura y a los muchos nervios que tuve, un 12º puesto ya estuvo muy bien; como primera experiencia internacional no pudo ser mejor".

El destino ha deparado a Mariona destinos lejanos y ya como sub-20 se estrenó en una Copa del Mundo, la de Taicang 2018, donde llevó su mejor prestación a 48:31 (19ª) aunque no le satisfizo plenamente su prestación: "esa experiencia no fue tan buena, en China hacía muchísimo calor y humedad y además salimos muy rápido, más incluso que en Boras, no supe plantear bien la carrera y desde el tercer kilómetro estuve fuera de carrera. La verdad es que mis primeras internacionalidades no fueron muy buenas, los nervios me jugaron muchas malas pasadas".

Sin ser nítida en sus preferencias, detalla Mariona las ventajas de cada superficie: "me gusta mucho la pista, me encanta hacer series y, sobre todo, me gusta porque puedo controlarme el ritmo, especialmente cada 100m, pero sí que es verdad que en ruta los kilómetros pasan mucho más rápido, vas más por sensaciones, es más entretenida y amena".

En apenas dos semanas protagonizará su debut sobre los 20kms, servidumbre de ingresar en la categoría sub-23, "debutaré el 26 de enero en el campeonato de Cataluña; la verdad es que no espero mucho de la primera competición ya que es un gran cambio, pero de momento los entrenos van bien y vamos cogiendo fondo para adaptarnos cada vez mejor a la distancia". En realidad, Mariona es de esas marchadoras que suspira por eventos más cortos, "me considero una atleta rápida, digamos que la potencia y la fuerza son mis puntos fuertes; quizás no son los aspectos más importantes para un marchador, pero ya que los tengo intento aprovecharlos. Generalmente me gustan mucho las distancias cortas y ojalá hicieran más competiciones cortas para los absolutos, pero eso no lo decido yo así que me adapto a lo que venga, no me queda otra. En todo caso, también el 10 me gusta mucho y ahora veremos qué tal es el 20 en competición".

Lo que requiere encaje de bolillos para Mariona es su planificación semanal, "ahora mismo es un poco caos porque estudio Turismo y quiero hacer la carrera toda seguida, sin partirme ningún año. Es complicado, pero lo estoy llevando bastante bien porque ahora estoy haciendo prácticas y, para que estas fueran en un buen hotel, estoy teniendo que hacer 7 horas 5 días a la semana e incluso sigo yendo a clase ya que mi universidad no interrumpe las clases cuando hay prácticas; un día normal me levanto a las 7, voy a la Universidad de 8:30 a 12:30, vuelvo a casa a comer y entreno de 18:30 a 20:45; si tengo prácticas me salto la primera hora de clase y entreno por la mañana a las 7:30, voy a la Universidad y después trabajo de 14 a 21h. Todo esto se complica más porque casi todo está muy lejos de mi casa, vivo en Barcelona, pero mi Universidad está a 1 hora en transporte público, entreno en el CAR de Sant Cugat y desde mi casa tardo una hora y media; se puede decir que lo que me lleva más tiempo son los desplazamientos. Lo único bueno es que el hotel donde trabajo está al lado de mi casa, el Hotel Arts". Decididamente, a Mariona le va la marcha…

Una técnica depurada es la salvaguarda de todo marchador que se precie, aunque siempre hay que perseguir el ser cada día mejor, "creo que en general la técnica de marcha en Cataluña es bastante buena y más viniendo de Valentí, que se fija muchísimo en eso y es muy bueno en la técnica. Yo creo que tengo una buena técnica, no me preocupa mucho si me descalifican o no, no suele ser un problema a la hora de competir, aunque sí me han descalificado una vez vez y he parado en el 'pit-lane' en carreras en las cuales iba muy descontrolada. También tengo margen de mejora en el braceo y en hacer la zancada más larga, lo cual va un poco conectado con el braceo también, ya que un aspecto ayuda al otro".

A alguien le asaltará la duda, ¿en qué piensa un marchador en pleno esfuerzo titánico? "en los primeros kilómetros prefiero pensar solo en mí, en cómo voy de ritmo y coger un ritmo en concreto y después ya me fijo en las contrincantes y hasta dónde veo que puedo llegar y luchar. También, a veces me ayuda tener la referencia del circuito de cuatro kilómetros donde entreno y siempre cuando me queda esa distancia hasta meta pienso que solo me queda una vuelta y así psicológicamente siento que es menos y me ayuda a que se me pase más rápido".

Analiza ahora Mariona el panorama de la élite de la marcha española, la misma que espera con avidez su próximo advenimiento: "actualmente la veo super bien, hay muchísimo nivel ya que tenemos a Maria Pérez que es la actual campeona de Europa, octava del mundo y tiene muchas posibilidades de hacerlo muy bien en Tokio, es la marchadora que más me gusta por toda su trayectoria y también por cómo es, ya que tengo el placer de conocerla bien y haber pasado tiempo con ella; en general el panorama ahora mismo es muy competitivo con más de cinco chicas con posibilidades de ir a los JJOO y no solo ir sino hacer una muy buena actuación allí. Además, hay el mismo buen nivel en los chicos y según los resultados de los últimos campeonatos, España es la mejor, la referencia en Europa y de las mejores en el mundo tanto en técnica como en calidad y no solamente en los absolutos, sino que los que vienen de abajo también vienen con mucho nivel y muy fuertes". Una tal Mariona, sin ir más lejos…

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |