Real Federación Española de Atletismo





 martes, 12 de noviembre de 2019   ENTREVISTA WEB 84/2019
José Ángel de la Casa: cómo explicar la nostalgia

Por : Alfredo Varona - Fotos cedidas por el propio José Ángel de la Casa


Atardece en Los Cerralbos (Toledo), donde él, José Ángel de la Casa, ya vive casi todo el año.

Volvió "a ser un hombre de pueblo" o a vivir como viven en los pueblos: la felicidad, en realidad, reside en no complicarse la vida.

Compró unas tierras, plantó unos almendros y ahora, cada día que amanece, mira al cielo para ver "si llueve o si hiela". Luego, va a jugar la partida o escribe lo que se le ocurre, "sin ninguna pretensión por ahora". O sale a caminar, "porque ya correr me da miedo por si me caigo". O hace bicicleta estática en ese gimnasio que ha montado en casa y que aumenta su calidad de vida.

Porque ya no hay nada tan determinante en su vida como disfrutar de la vida.

Atrás quedó el hombre que llegó a pasar 200 días al año fuera de casa: en algún lugar del recuerdo, como si volviésemos a escuchar su voz, como si volviésemos a regresar a aquellos años ochenta en los que aprendimos que los atletas españoles podían aspirar a todo.

Y el que nos lo contó por televisión, junto a Gregorio Parra, fue él: José Ángel de la Casa. Y por eso sentimos que su voz fue una parte más de nuestra generación. Y que olvidarse de él es tan difícil como no amar a tu ciudad de nacimiento.

Por eso la nostalgia es una parte más de esta historia. Nos traslada a un hombre que ya tiene 68 años. Nos permite abrazarle o enviarle un abrazo desde la distancia por todo lo que aprendimos de su voz entre otras cosas que no hace falta complicarse la vida para que la gente te quiera.

Hoy, Jose Ángel de la Casa soporta la enfermedad del Párkinson, pero aún da gusto escucharle, compartir con él recuerdos que le hicieron tan feliz como aquella plata de José Luis González en el Mundial de Roma 87 ("puede que nadie se la mereciese como él ") o como aquella fotografía que se hizo con Carl Lewis en la villa olímpica de Los Ángeles 84 casi por accidente. "Me lo encontré de repente y me hizo tanta ilusión que aún me ilusiona volver a verla".

Son los recuerdos imbatibles como todo lo que nos reconcilia con lo que un día fuimos. Y nos recuerdan que hace ya mucho tiempo que José Ángel de la Casa se prejubiló. " No me quedó otra alternativa". Tenía 56 años y habían pasado 30 años desde que narró por primera vez un Campeonato de España de pista cubierta en San Sebastián en 1977, desde ese día en el que el jefe de deportes de la televisión pública le desafió: "Si lo haces bien", le dijo, "irás al Europeo".

Y lo hizo bien.

Y fue al Europeo.

Y estuvo narrando atletismo hasta los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 cuando tuvo que dejarlo, porque ya no podía compatibilizarlo. José Ángel de la Casa había pasado a ser jefe de deportes en TVE, y eso implicaba otras responsabilidades. Otra vida.

El tiempo había pasado desde aquellos crosses de los domingos en los que se alojaba en los mismos hostales y hasta en las mismas habitaciones que los atletas; desde aquellos grandes campeonatos en los que él o Gregorio Parra, siempre Gregorio, le entregaban lápiz y papel a los atletas, que no competían, para que siguieran los concursos que no podían seguir ellos y que luego les decían lo que ellos decían en televisión.

Y también había pasado mucho tiempo desde que José Ángel de la Casa fue uno de los socios fundadores de Mapoma.

Se acuerda entonces de que la noche antes de marchar al Mundial de Argentina de fútbol de 1978 estuvo "pintando el recorrido del maratón del Madrid".

Pero así es el tiempo, hoy encerrado en una caja fuerte.

Mientras tanto, nosotros no nos resignamos a olvidarle a él. El mismo hombre que también narró la medalla de bronce de Abascal en Los Ángeles 84, cuyo recuerdo aún tiene intacto, "porque saltó a falta de 500 metros y la última vuelta se nos hizo tan larga, llega, no llega, fue algo espectacular que uno no puede olvidar. La felicidad ahora es la de poder contar 'yo estuve allí, yo conté tantos éxitos de atletas españoles...'".

Y eso es lo que diferenciaba a José Ángel de la Casa en aquellos años. Siempre estaba allí fuese en los grandes campeonatos de verano, fuese en los mítines de Escandinavia o fuese en aquella Copa del Mundo en Camberra donde fue, junto a Gregorio Parra, y contaron el récord del mundo de Marita Koch en los 400 metros lisos que aún perdura (47'60).

"Pero es que en aquella época íbamos a todos los sitios fuese donde fuese", explica hoy. " Por eso ahora me da tanta pena ver narrar atletismo a Amat Carceller y a Gerardo Cebrian desde un plató de televisión. Pero supongo que estos son los nuevos tiempos y yo ya no puedo decir nada porque no estoy en ellos".

Atardece, efectivamente, en Los Cerralbos donde José Ángel Casa planta cara a los recuerdos, capaz de memorizar aquel día, en aquella Copa del Mundo de Dusseldorf, cuando subió a la habitación de Alberto Juantorena a cumplir un recado, a entregarle un regalo que le habían dado para él desde Madrid, y no pudo encontrar a alguien más antipático. "Qué hace aquí, me dijo, vayase, y eso que me había autorizado a subir el jefe de la delegación cubana".

En realidad, es casi imposible organizar tantos recuerdos en una sola tarde. Por eso entiendo que lo mejor es dejarse llevar, tratar de explicar que, detrás de ese hombre, detrás de esa narración fría en televisión, existía un fanático del atletismo: José Ángel de la Casa.

Tenía 10 años cuando empezó en el atletismo, que fue un gran descubrimiento. Luego, se convirtió en campeón de salto de longitud en los primeros Juegos de La Mancha. Y hasta llegó a correr los 400 metros lisos en 52 segundos en un relevo. "Pero a los 20 años tuve que elegir entre el fútbol y el atletismo y elegí el fútbol porque me daba dinero".

Y fue un honesto mediocampista en el Talavera y en el Alcorcón. Un futbolista bajito con gran capacidad para saltar y para estar en todas partes. Un joven que, en cualquier caso, hablaba con devoción del atletismo, "porque el atletismo había sido un complemento extraordinario en mi vida. Sobre todo, porque tuve un entrenador Juan Andrés Luna que se preocupó porque supiésemos la historia de este deporte".

Luego, José Ángel de la Casa tuvo la fortuna de ser él quien nos contase la historia. Y lo hizo con una elegancia impecable. Y con una personalidad que anuló toda indiferencia al escuchar su nombre.

Por eso hoy, tantos años después, por encima de contar su historia, valoramos la oportunidad de darle las gracias o de explicar que a los grandes hombres no se les olvida jamás. Porque olvidarse de ellos es como olvidarse de los libros que leímos en la infancia.

Y me parece que eso no es posible.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





En los Juegos de 1984 junto a Gregorio Parra
En los Juegos de 1984 junto a Gregorio Parra

Al lado del gran Bob Beamon
Al lado del gran Bob Beamon

En tres imágene sdel Mundial de Tokio 1991
En tres imágene sdel Mundial de Tokio 1991

En el Europeo de Atenas 1982 junto a Parra (a la izquierda) y destacados atletas españoles (Antonio Corgos, José Manuel Abascal, Domingo Ramón y José Marín
En el Europeo de Atenas 1982 junto a Parra (a la izquierda) y destacados atletas españoles (Antonio Corgos, José Manuel Abascal, Domingo Ramón y José Marín

Corriendo una prueba de 800m
Corriendo una prueba de 800m

Campeón juvenil de neófitos
Campeón juvenil de neófitos

Campeón de cross con Toledo
Campeón de cross con Toledo









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |