Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 martes, 01 de octubre de 2019   ENTREVISTA WEB 73/2019
Miguel Ángel Carvajal, quien tuvo retuvo

Por : Sergio Hernández-Ranera


La manida frase no puede ser más certera en el caso de este granadino de origen y valenciano de adopción que ha regresado de los recientes Campeonatos de Europa de Atletismo Máster celebrados en las proximidades de Venecia con tres medallas de oro. Porque Miguel Ángel Carvajal Ortega (Maracena, 1965) fue un prometedor marchador en su juventud (el mejor junior de Europa en 1984, nada menos) y llegó a ser atleta internacional… antes de abandonar el atletismo en 1987 y pasarse treinta años sin mover prácticamente ni un músculo más allá de lo necesario en su vida laboral y cotidiana.

Pero en 2016, casi seis lustros después, Miguel Ángel Carvajal decidió retomar su afición una vez pudo disponer de tiempo libre, dimensión que ya relativiza. Y lo hizo con la tranquilidad que rezuman sus palabras, pues su habla pausada, sin prisas, da la impresión de reflejar exactamente su modus vivendi.

Residente en la localidad castellonense de Cálig, en la actualidad integra las filas del club Playas de Castellón, su club de siempre. Su actuación en el recientemente disputado Campeonato de Europa Máster en Eraclea, en la provincia de Venecia, se saldó con tres medallas de oro individuales en las distancias de 5.000 metros en pista, y 10 y 20 km en ruta.

- Tu caso es atípico, al menos por la elipsis de treinta años durante la cual te mantuviste alejado de la práctica atlética. ¿Por qué dejaste el atletismo en los años ochenta?
- Fue por varios motivos, no hay una única razón. Según me iba haciendo mayor, iban cambiando las circunstancias -también familiares-, había que trabajar... Tampoco había categorías promesa en aquella época. Es decir, no era fácil dedicarse al atletismo entonces.

- ¿Es cierto que las lesiones también influyeron en aquella decisión?
- Padecí osteopatía de pubis, me operé y recaí. Fue otra razón más, había que situarse en la vida y avanzar.

- ¿Y qué fue lo que motivó tu vuelta?
- Volví porque ya tenía tiempo para entrenar, antes no lo tenía. Para mí lo principal es poder compaginar el deporte con la familia y el trabajo. Ahora mis hijos ya son mayores, así que puedo escaparme un rato cada día para ir a entrenar.

"Llegué a pesar 14 kg más de lo que peso ahora"

- ¿Te costó volver? ¿Fue duro?
- Me costó muchísimo. Mis hijos ya hacían atletismo, así que empecé a correr. Pero me dolía todo y empecé a lesionarme. Así que retomé la marcha. Y marchando no me dolía nada. Y aquí sigo. La verdad es que la marcha atlética es mucho menos lesiva de lo que la gente se piensa, es más suave que correr, por ejemplo. No hay tanto impacto.

- Otro dato curioso es que tu actual preparador es el mismo que treinta años atrás, Pepe Ortuño.
- Sí, le tuve que convencer, pues Pepe ya no lleva marchadores. Estoy muy bien con él.

- ¿Y cuál es tu frecuencia de entrenamientos? ¿Te resientes de tus antiguas lesiones?
- Desde hace un año entreno seis días a la semana. Aunque también ya he estado un par de días sin entrenar... En cuanto a las lesiones, el pubis no me molesta. Ahora mismo tengo una buena condición física y trabajo bien los músculos de la faja abdominal.

- Pero, ¿cómo es que tu cuerpo respondió tan bien tras un parón tan largo? Porque tus éxitos no se hicieron esperar; en 2016 ya te proclamaste campeón de Europa en pista cubierta en la modalidad de 3.000 metros... ¿Te cuidabas antes de alguna manera? - No, estaba bastante "abandonado". Llegué a pesar 14 kg más de lo que peso ahora.

"Me recupero mejor entrenando de manera suave antes que descansando"
"El cuerpo tiene memoria"

- ¡¿Cómo!? Es alucinante... ¿Cómo lo explicas?
- El cuerpo tiene memoria, es así. Aparte, mis entrenamientos fueron muy progresivos. Piensas más, te vuelves más precavido, te convences de cuándo es el momento adecuado para parar... Eso ayuda.

- Igual seguías alguna dieta...
- Nada. Nunca me he puesto a dieta. Aunque cuido la alimentación, claro.

- Y tu familia y entorno más cercano, ¿qué piensa de todo esto? ¿Te apoyan?
- Sí, piensa que mi mujer también es atleta y mis hijos practican actualmente atletismo [salto con pértiga]. Yo seguiré hasta que el cuerpo aguante, de momento tengo ilusión.

- Hablas del tiempo libre que tienes ahora para entrenar. ¿Cómo te organizas para viajar a las competiciones?
- Bueno, en realidad son mis vacaciones. Yo soy autónomo y hasta ahora me he podido reservar unos días para ir a las competiciones. Voy siempre con mi mujer y nos lo tomamos como nuestras vacaciones. Así fuimos al Mundial de Torun en Polonia, a estos Europeos en Jesolo, cerca de Venecia... El ambiente en las competiciones es bastante bueno, hay mucho compañerismo, algo muy habitual. Y también veo a alguno de mi época, de los ochenta.

- En una de esas competiciones, en el Mundial de Málaga en 2018, ganaste la medalla de oro en los 20 km con un tiempo de 1:39:53, una marca que cumplía con la mínima exigida para participar en el Campeonato de España. Es tremendo.
- De hecho tengo una marca mejor, la hice el año anterior [1:36:30, en los Europeos de Aarhus, en Dinamarca, ]. Busqué hacer esas marcas como para poder decirme: 'Bueno, todavía puedo competir con los jóvenes'.

- ¿Qué diferencias ves entre una época y otra?
- Ahora recuperarse cuesta más, claro. Me recupero más tarde. Pero me recupero mejor entrenando de manera suave antes que descansando. Pero sí, cada día tenemos molestias en un sitio diferente, hay que visitar al fisioterapeuta. Aunque como te he dicho, la marcha es menos lesiva de lo que parece. Y también hay que tener en cuenta que, en realidad, entrenamos poco. Ahora, si no puedo entrenar, te lo tomas con más calma.

- Y ya para terminar, ¿qué piensas del atletismo máster en general? ¿Crees que es también una manera de ganar calidad de vida según uno va cumpliendo años?
- Creo que se pueden juntar dos cosas; estar en buena condición física y el amor por el deporte. Cuando ves a gente de ochenta años y el ánimo que le pone, es digno de alabanza.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |