Rumbo a Punta Umbría 2011 - Historia de España en los Campeonatos del Mundo de Campo a Través
  INICIO
  NOTICIAS
  HISTORIAL DE ESPAÑA
  TODOS LOS PARTICIPANTES
      EDICIONES - MEDALLEROS

  Cross de las Naciones
  Campeonato del Mundo
  EL CROSS EN ESPAÑA - Libro
  PUNTA UMBRÍA - Ciudad
Web Oficial IAAF - Punta Umbría 2011
WEB IAAF
WEB OFICIAL

  Realizado por:
Jorge González Amo José Luis Hernández
Ignacio Mansilla Miguel Villaseñor
CARMEN VALERO, doble campeona mundial de campo a través

    Carmen Valero nació el 4 de octubre de 1955 en Castelserás, en el norte de la provincia de Teruel. Siendo ella un bebé, su familia, sus padres, José María y Rosa, se trasladaron a Cataluña. Allí comenzó Carmen su actividad atlética, con 12 años. Sin antecedentes deportivos familiares, vivía en Cerdanyola y le encantaba correr. Siempre le ha encantado, siempre ha disfrutado con ello. Se enteró que cerca, en Sabadell, había un club y Carmen habló con un señor que se llamaba Molins para poder entrenar allí. Le hizo una prueba y desde ese momento Josep Molins se convirtió en el entrenador que la dirigió en los pasos más importantes de su vida atlética. No nos resistimos a reproducir la encantadora anécdota, contada por ella misma, de su primera competición, la Jean Bouin de 1968. No tenía aún ficha así que le dijeron que corriera con la de otra niña, Teodora Rodríguez. La noche anterior casi no duerme mentalizándose de que, si la preguntaban, ella era Teodora Rodríguez. Sin apenas preparación fue novena y acabó muy contenta porque le dieron una copa. Y es que Carmen, con un físico nada notable, 1,65 m de estatura y alrededor de 50 kg de peso, fue lo que se ha venido en llamar una auténtica niña prodigio. Muy pronto destacó. Dirigida por José Pro, fue campeona de España juvenil de cross en 1970 y 1971. Seria y disciplinada en el entrenamiento, consiguió sus éxitos siendo una atleta joven, comenzando tan pronto a destacar, comenzando tan pronto a liderar el atletismo femenino español, que nos olvidamos frecuentemente de la edad que tenía. Por su comportamiento y su saber estar tanto dentro como fuera de la competición, siempre fue vista como una joven veterana. Pero piénsese que ganó sus títulos mundiales de cross con sólo 20 y 21 años.

    Fue 25 veces internacional y su primera internacionalidad con la camiseta española fue, nada más y nada menos, que su primera participación en el Campeonato Mundial de Cross, en 1972, cuando todavía se denominaba oficialmente Cross de las Naciones. En la localidad británica de Cambridge, Carmen, que contaba sólo 16 años, fue nuestra única representante, pues Belén Azpeitia se encontraba enferma. Aunque se encontró algo perdida en la prueba quedó en un dignísimo trigésimo primer lugar. Fue de las más jóvenes de las participantes. Hay que tener en cuenta que entonces no existía la categoría júnior femenina y que las chicas júnior, entonces menores de 19 años, competían con las séniors. Pero, obviamente, la experiencia le sería muy productiva. Dos semanas antes había sido segunda en el campeonato de España de Cross, celebrado en Granollers, tras Belén Azpeitia, su admirada gran rival de los primeros años.

    En 1973, con diecisiete años, se proclamó por primera vez campeona de España de cross, en la edición celebrada en Gijón. Días antes no había tenido problema en vencer tanto en el nacional indoor de categoría júnior como en el nacional absoluto bajo techo en los 1.500 metros, con plusmarca nacional absoluta incluida. La ya discípula de Josep Molins viajó a la ciudad belga de Waregem a disputar el mundial de cross, pero ya como líder de un equipo que tenía como segunda espada a Belén Azpeitia. En esta su segunda participación ocupó el puesto 25 y fue la mejor española. En ese año de 1973 participó en verano en los Campeonatos Europeos Júnior, en Duisburgo; se alineó en 1.500 metros, entonces la mayor distancia para las mujeres. Allí batió el récord nacional absoluto, con 4:18.25, pero no pudo alcanzar el podio, pues fue cuarta.

    En el año 1974 se proclama de nuevo, y con facilidad, campeona de España de campo a través. Acude a Monza a disputar su tercer mundial de cross. Sigue escalando posiciones y con sólo 18 años es ya novena; la primera sólo la ha sacado 31 segundos… En la temporada veraniega Carmen Valero se proclama, en el mismo fin de semana, triple campeona de España, venciendo en 800, 1.500 y 3.000 metros. Lo hará también en 1975 y 1976. Acude a su primer campeonato de Europa, en Roma, dispuesta a hacer un buen papel. Será su mejor campeonato de alto nivel en pista. Después de ser decimoquinta en los 3.000, supera brillantemente las eliminatorias de 1.500 metros con récord de España. En la final, con un nivel altísimo, no se amilana, saca su casta y, remontando puestos al final, es séptima con, de nuevo, récord nacional.

    Estamos ya en 1975. Se proclama otra vez campeona de España de cross en Sevilla. El mundial se celebra en Rabat. Es un mundial mágico para los nuestros: Mariano Haro es segundo, el júnior José Luis González es también segundo con el equipo en tercer lugar y Carmen Valero hace una carrera absolutamente fantástica y consigue algo que ninguna atleta española había conseguido antes: subir al podio en una competición de la talla de un mundial de cross. En Rabat la discípula de Josep Molins unió a su clase natural un espíritu de superación encomiable. A falta de una vuelta Carmen es décima, pero comienza a remontar posiciones de forma asombrosa. Los 4.200 metros se le hicieron cortos y quién sabe lo que hubiera pasado de ser la prueba un poco más larga. Está a punto de alcanzar a la polaca Ludwichowska, que la precede en meta por sólo un segundo. Carmen Valero es tercera, medalla de bronce, una gesta absolutamente increíble en una época en que el atletismo femenino español se movía en unos parámetros ciertamente modestos. Gana la prueba la norteamericana Julie Brown, que sólo saca a la sabadellense seis segundos. El equipo tiene un comportamiento estupendo y nuestras chicas son sextas, un puesto que no se superará hasta 1994. En agosto se disputan los Juegos del Mediterráneo en Argel. Carmen consigue el bronce en los 1.500 metros, su primera y única medalla en pista en un campeonato internacional.

    1976 es año olímpico. El objetivo de nuestros atletas es acudir a la cita de Montreal; también el de Carmen. Antes, en invierno, nuevo título nacional en Lasarte. El mundial se celebra en la localidad galesa de Chepstow. Ya no acude nuestra protagonista como en anteriores campeonatos. Ella se sabe una de las favoritas, sabe que será vigilada por sus rivales. Una novedad se presenta en esta edición: en la línea de salida, junto a los equipos británicos, las norteamericanas, italianas, francesas, polacas y belgas, se encuentran las temibles soviéticas. Pero Carmen no las teme, como no temió a nadie dos años antes en Roma. Carmen es una veterana de sólo 20 años que hace gala de un saber estar sorprendente. En un circuito con constantes subidas y bajadas Carmen Valero impuso su ley. Nada más darse la salida de la prueba, de 4.800 metros, la española comanda un grupo con las favoritas, la francesa Joelle Debrouwer, las soviéticas Tatyana Kazankina y Giana Romanova, la escocesa Mary Stewart y la italiana Gabriella Dorio. En la última parte de la primera de las dos vueltas sólo están delante Valero, Dorio, Kazankina y Romanova. Se retrasa Dorio, antes lo había hecho Romanova, y quedan solas Carmen Valero y Tatyana Kazankina. La española se está enfrentando a una de las mejores atletas de todos los tiempos, pero a Carmen no le tiemblan las piernas, se mantiene con una firmeza maravillosa, codo con codo con la soviética durante un kilómetro. En una subida, Josep Molins, al pie del circuito, le da la orden de atacar, lo hace y distancia a Kazankina con una facilidad pasmosa. El estado de forma de Valero es formidable. La española, dorsal 70, pantalón blanco y camiseta roja, con su habitual coleta que se balancea de un lado a otro, entra en meta con 19 segundos de ventaja, disfrutando de la recta final y respondiendo con besos a los aplausos del público. La italiana Dorio es tercera.

    Pero, a pesar de lograr en junio una gran marca de 4:08.34 en los 1.500 metros, las cosas no irán bien en Montreal. Compite en 800 y 1.500 metros, pero las distancias le vienen cortas; es eliminada discretamente en eliminatorias. Carmen se siente como pez en el agua en la tierra, en el barro o en la hierba, pero la pista es distinta, es algo que no le gusta tanto, que le cuesta muchísimo más. Pero, con todo, a Carmen le cabe el inmenso honor de ser la primera mujer española en participar en la máxima competición atlética. Por cierto, y para realzar más si cabe su triunfo en Chepstow, digamos que la soviética Kazankina, a la que había vencido, se proclamó en la ciudad canadiense campeona olímpica de 800 y 1.500 metros.

    El Campeonato del Mundo de Cross viaja en 1977 a Alemania, a la localidad de Düsseldorf, lugar donde en junio del año anterior la vallesana había bajado de 4:10 en los 1.500 metros. Allí Carmen tendrá la difícil misión de revalidar el título, algo que, a priori, se antoja complicado. Ha trabajado todo el invierno para conseguirlo, con la conquista por el camino de su quinto campeonato de España consecutivo incluido, en su tierra, en Sabadell. Además le da tiempo a batir dos veces el récord español indoor de 1.500 y a proclamarse campeona española de la distancia. En Düsseldorf la catalana está en grandísima forma y renueva su título mundial con una gran autoridad, demostrando una vez más su saber estar en las grandes citas del cross. Las atletas deben enfrentarse a 4.500 metros, bajo la atenta mirada de 12.000 espectadores. La norteamericana Julie Brown, ganadora dos años antes, se hace al principio con las riendas de la carrera, con Carmen, la francesa Debrouwer, la inglesa Ann Ford, y la armada soviética, con Romanova, Katyukova y Bondarchuk, y liderada por la veterana rusa, campeona olímpica en Múnich 1972, Lyudmila Bragina, que se han tomado muy en serio el campeonato y que saben cómo se las gasta nuestra compatriota. Bragina es una mujer a la que admira y mucho nuestra protagonista. Ojo, que son todas mujeres con marcas en pista superiores, o muy superiores, a la española. Pero es que nuestra Carmen se mueve en Düsseldorf con una inteligencia, dominio y control de la situación entre sorprendente y admirable. Una española dominando a sus rivales con absoluta suficiencia. A falta de 1.200 metros la vallesana da el tirón definitivo y descuelga ligeramente a Bragina, que es la única que había podido seguirla. La soviética se resiste, pero Carmen da un nuevo cambio de ritmo y distancia a Bragina. Valero es primera y Bragina, a dos segundos, logra el segundo puesto. Tercera es la también soviética Romanova y la URSS se lleva de calle la clasificación por equipos. Carmen confiesa más tarde que, hasta el último obstáculo, no se dio cuenta de que Bragina la seguía de cerca.

    Carmen conseguiría otro título español de cross en 1978, en Alsasua. En esa prueba fue décima su hermana Leonor. En el mundial de Glasgow no pudo brillar como los dos años anteriores. La española estuvo en las primeras posiciones al comienzo de la carrera, pero luego cedió terreno y al final fue décima. Ese sería su último mundial. Y en ese verano de 1978 logra nueve minutos casi exactos en los 3.000 metros, los títulos nacionales de 1.500 y 3.000 pero las cosas en el europeo de Praga no van bien, pues, algo lesionada, es vigésimo tercera en la prueba más larga, los 3 kilómetros. Esa es su última carrera del año. Y es que nunca rindió en la pista tan bien como en el cross; en éste se encontraba en su salsa. En la pista no. En la pista no pudo conseguir nunca algunos de los objetivos con los que siempre soñó.

    A principios de 1979 sigue con los problemas de lesiones y pasa en blanco la temporada. En 1980 sólo compite para defender los colores de su club. A finales del 80 y principios de 1981 puede volver a entrenar con objetivos más altos. La dirige entonces el que ya es su marido, José Antonio Mellado. Se presenta en el hipódromo de la Zarzuela de Madrid, sede del campeonato de España, en una rentrée muy comentada. Y demuestra un gran estado de forma, haciéndose con autoridad con el título, por delante de algunos de los nuevos valores del fondo femenino. Su alegría es enorme. Pero, a continuación, renuncia al mundial, que se disputará en el mismo escenario; ella dice que sus objetivos de la temporada están cumplidos. Pero la renuncia será tema de debate, pues algunos entreven en dicha renuncia el conocido y largo enfrentamiento de la atleta con la federación española, que no se había portado del todo bien con nuestra campeona, cuando, años atrás, las cosas no habían ido bien. Carmen siempre expresó su opinión con libertad, lo que no pocas veces le ocasionó problemas.

    Sea como fuere, tras el cross, 1981 es una temporada menor para la vallesana, que abandona el atletismo de 1982 a 1984. El 4 de octubre de 1983 da a luz a su hija, que lleva su mismo nombre. Carmen vuelve en 1985, es una veteranísima que no ha cumplido treinta años. Pero no logra conseguir la forma del pasado. En un segundo "come back" también muy comentado, renueva sus esperanzas para la temporada invernal de 1986, gana el nacional de clubes de campo a través, y, en Barbastro, consigue el título español de cross, el octavo, de forma clara y contundente, representando a Madrid, pues milita en el club Marathon madrileño. Pero renuncia de nuevo al mundial, enfrentada a la federación española. En agosto se presenta en el nacional de pista, en Vallehermoso, con la pretensión de lograr el título de 5.000 metros. Las doce vueltas y media se le hacen larguísimas pero lo consigue, logra un triunfo que inunda de sentimentalismo el tartán madrileño, su alegría al dar la vuelta de honor es la alegría fresca de una joven atleta. Es el último de sus 25 títulos de campeona de España. A finales de año logra otra victoria, se impone en la Jean Bouin por segunda vez; la primera había ocurrido catorce años antes. El triunfo en la tradicional prueba barcelonesa le colma de satisfacción pues le llega en un momento en el que sólo corre por hobby, por placer, porque le gusta, como siempre le ocurrió a lo largo de su carrera. En 1987 hace una buena temporada de cross, pero no puede correr el nacional por enfermedad. Carmen espera ser seleccionada para el mundial, no para reverdecer viejos laureles, sino simplemente porque quiere representar a su país y ser útil al equipo. No es seleccionada, lo que provoca un nuevo rifirrafe con los entonces presidente y seleccionador nacional. Ahí prácticamente deja el atletismo de alto nivel. Disputa para su club algunas competiciones pero Carmen ha dicho ya adiós al atletismo.

    Carmen Valero había vivido una época del atletismo muy distinta y el atletismo de élite de los años ochenta se encaminaba por unos derroteros que no son los que a ella le gustan, que le son ajenos. Carmen, desde muy joven, siempre compaginó deporte y trabajo, nunca estuvo necesitada de las becas y ayudas, entonces más modestas que las de ahora, como otros atletas, nunca vivió el atletismo con la exclusividad y profesionalidad que se empezaba a imponer, nunca supo de centros de alto rendimiento ni de planes ADO, nunca supo de otras cosas que vinieron después… Y siempre demostró una independencia que no era bien vista por todos. Pero Carmen Valero abrió caminos insospechados al atletismo femenino español. Fue un auténtico placer poder verla el pasado 1 de agosto en la entrega de medallas europeas a Nuria Fernández y Natalia Rodríguez y en la ceremonia de clausura del campeonato de Europa; fue un honor para nuestras mediofondistas recibir una felicitación tan ilustre. Y es que las atletas de hoy le deben estar agradecidas a la que fue considerada durante décadas mejor atleta de la historia de nuestro atletismo. Estamos seguros de que un trocito de esas medallas del 1 de agosto le pertenecía también a Carmen Valero.

Carmen Valero en el Cross de las Naciones y en el Campeonato Mundial de Cross
7 participaciones consecutivas:
Año Lugar Puesto Pto. Español Pto. Equipos
1972 Cambridge 31ª -
1973 Waregem 25ª 12ª
1974 Monza 10ª
1975 Rabat
1976 Chepstow 10ª
1977 Düsseldorf
1978 Glasgow 10ª

Carmen Valero en los Campeonatos de España de Cross
1970 Valladolid 1ª (juvenil)
1971 Bilbao 1ª (juvenil)
1972 Granollers 2ª (tras Belén Azpeitia)
1973 Gijón
1974 Laredo
1975 Sevilla
1976 San Sebastián
1977 Sabadell
1978 Alsasua
1981 Madrid
1986 Barbastro

Carmen Valero Haro en el Campeonato de España de Cross por clubes
1976 Madrid J.A.Sabadell
1977 Madrid J.A.Sabadell
1978 Madrid C.N.Barcelona
1985 Toledo J.A.Sabadell
1986 Fuenlabrada A.D.Marathon
1987 Sabadell Xerox-J.A.Sabadell
Campeona de Cataluña de Cross: 1972,1973, 1974, 1975, 1976, 1978 y 1981.
Ganadora:
Cross Juan Muguerza de Elgóibar: 1978.
Cross Internacional de San Sebastián: 1974, 1975, 1976 y 1977.

Récords de España de Carmen Valero
800 metros 2:06.0 Sochi 29.05.1975
2:04.12 Zürich 10.07.1976
1.500 metros 4:18.25 Duisburgo 26.08.1973 Camp.Europa Júnior
4:13.02 Roma 06.09.1974 Camp.Europa
4:11.61 Roma 08.09.1974 Camp.Europa
4:08.34 Düsseldorf 08.06.1976
3.000 metros 9:50.0 Sabadell 21.10.1973
9:35.4 Madrid 20.07.1974
9:19.2 Viareggio 07.08.1974
9:17.6 Logroño 02.05.1976
9:10.9 Stuttgart 16.07.1977 Copa de Europa semifinal
9:00.9 Sittard 18.06.1978 Westathletic
Además, 3 récords de España en pista cubierta en 1.500 metros, uno en 1973 y dos en 1977.

Mejores marcas
800 metros 2:04.12 7 Zürich 10.07.1976
2:06.0 5 Sochi 29.05.1975
2:06.14 6e1 Montreal 23.07.1976 Juegos Olímpicos
1.500 metros 4:08.34 5 Düsseldorf 08.06.1976
4:11.61 7 Roma 08.09.1974 Camp.Europa
4:13.02 6e2 Roma 06.09.1974 Camp.Europa
4:14.85 1 Viena 19.06.1976 Westathletic
4:16.1 4 Bruselas 18.08.1978 Mem.Van Damme
3.000 metros 9:00.9 2 Sittard 18.06.1978 Westathletic
9:10.9 2 Stuttgart 16.07.1977 Copa de Europa semif.
9:17.6 1 Logroño 02.05.1976
9:19.2 3 Viareggio 07.08.1974
9:23.3 1 Barcelona 24.06.1978
5.000 metros 16:42.5 5 San Sebastián 07.04.1985 Camp.España

Campeonato de España en pista:
(3 primeros puestos)
800 1.500 3.000 5.000
1972
1973
1974
1975
1976
1977
1978
1986
Además, campeona de 1.500 metros en pista cubierta en 1973 y 1977. 

Miguel Villaseñor



Patrocinadores, Proveedores y Colaboradores oficiales de la RFEA