Rumbo a Punta Umbría 2011 - Historia de España en los Campeonatos del Mundo de Campo a Través
  INICIO
  NOTICIAS
  HISTORIAL DE ESPAÑA
  TODOS LOS PARTICIPANTES
      EDICIONES - MEDALLEROS

  Cross de las Naciones
  Campeonato del Mundo
  EL CROSS EN ESPAÑA - Libro
  PUNTA UMBRÍA - Ciudad
Web Oficial IAAF - Punta Umbría 2011
WEB IAAF
WEB OFICIAL

  Realizado por:
Jorge González Amo José Luis Hernández
Ignacio Mansilla Miguel Villaseñor
Historia del campo a través en España (1973-1980)
LA DÉCADA PRODIGIOSA DEL CAMPO A TRAVÉS ESPAÑOL

    A lo largo del capítulo anterior hemos visto como los atletas españoles comienzan a hacerse un hueco importante en el Cross de las Naciones y se empiezan a acostumbrar a los puestos de privilegio principalmente tras la segunda plaza de Antonio Amorós en Nantes'61 y sobre todo tras la victoria de Francisco Aritmendi en Dublín'64. Sin embargo durante la década de los 70 estos logros iban a quedar empequeñecidos ante las gestas de Mariano Haro y de Carmen Valero y en menor medida de otros atletas, que llenarían páginas de oro del libro del campo a través español, el primero con sus cuatro medallas de plata consecutivas y la segunda con sus victorias en Chepstow'76 y Dusseldorf'77 y la tercera plaza de Rabat'75.

    La historia del Cross de las Naciones llega a su fin en 1972 en Cambridge y en 1973 nace el Campeonato del mundo de la especialidad, bajo los auspicios de la IAAF y cuya primera edición debía disputarse en la ciudad belga de Waregem el 17 de marzo. Uno de los grandes favoritos para la victoria es el palentino Mariano Haro, que viene de quedar segundo en la ciudad británica el año anterior. Desde los primeros compases de la prueba el atleta español libra una magnífica batalla con el finlandés Pekka Paivarinta. Primero éste intentó marcharse por delante y luego fue Haro el que contraatacó llegando a tener unos metros de ventaja a la altura del décimo kilómetro. Parecía que el triunfo no se le escaparía esta vez al bueno de Mariano, sin embargo Paivarinta resurgió en los últimos 400 metros y lanzó un fuerte ataque para sobrepasarle sobre la misma línea de meta por sólo una décima de ventaja en una de las llegadas más disputadas que se recuerdan en la historia de los Campeonatos del Mundo de campo a través. Por detrás de Haro también tenemos que destacar la gran séptima plaza de Juan Hidalgo pero el equipo español no pudo escapar del sexto puesto final. Las buenas noticias en Waregem se completarían con una sobresaliente actuación del equipo júnior masculino, que conseguía la victoria colectiva con 18 puntos, 4 menos que Italia y seis por delante de Inglaterra. La punta de lanza del quinteto español fue José Haro, hermano pequeño de Mariano, que realizaba una soberbia actuación colgándose la medalla de plata individual, mientras que José Luis Ruiz (7º), Fernando Cerrada (9º) y Celso Miramontes (11º) le secundaban perfectamente en línea de meta. Mientras, en categoría femenina Carmen Valero comenzaba a avisar de sus posibilidades ocupando el 25º puesto final.

    El debut de España en el Campeonato del Mundo de campo a través no podía haber sido más exitoso pero al año siguiente en la localidad italiana de Monza seguiríamos estando en el pódium. En esta ocasión Mariano Haro se encontró con la figura del belga Eric de Beck. El palentino atacó a falta de un kilómetro para el final pero el belga respondió y a sólo 300 metros de meta contraatacó. A pesar de los esfuerzos de Mariano por dar caza a su rival finalmente ocho décimas le iban a privar de nuevo de saborear las mieles del triunfo. El equipo español seguía abonado a la sexta plaza colectiva mientras que Carmen Valero seguía progresando y en esta ocasión ya conseguía incrustarse entre las diez primeras de la clasificación general, al acabar novena.

Cuarta medalla de plata consecutiva para Haro:
    Mariano Haro marchaba ya camino de los 35 años. Sin embargo, todavía no había dicho su última palabra en los Campeonatos del Mundo y en la edición de Rabat'75 iba a dar aún mucha guerra. En el Hipódromo de Souissí volvió a mostrar una actitud valiente y decidida. A falta de un kilómetro para meta lanzó un fuerte ataque y consiguió un par de metros sobre el escocés Ian Stewart mientras que el norteamericano Bill Rodgers parecía batido. No obstante, el mejor final de Stewart fue suficiente para sobrepasar al español y condenarle a su cuarta medalla de plata consecutiva, un logro sin precedentes en el campo a través internacional pero a buen seguro que Mariano hubiera cambiado con gusto todas sus preseas por haber tenido la oportunidad de pisar lo más alto del pódium de esta competición invernal al menos una vez en la vida.

    La gesta del palentino no sería la única de los atletas españoles en el hipódromo marroquí. En esta ocasión Carmen Valero ya se perfila como futura campeona del mundo de la especialidad, colgándose la medalla de bronce por detrás de la norteamericana Julie Brown y de la polaca Bronislawa Ludwichowska. Por equipos España ocupaba la sexta plaza colectiva. Igualmente en categoría júnior el joven toledano José Luis González, de apenas 17 años de edad, iba a dar muestras de su valía conquistando la segunda plaza sólo por detrás del norteamericano Bobby Thomas y batiendo al irlandés John Treacy, futuro campeón del mundo de la especialidad. Notable también la actuación de Cándido Alario, que es cuarto en meta, lo que contribuye de forma decisiva a la medalla de bronce por equipos de los nuestros, que sólo ceden ante Estados Unidos e Irlanda.

Carmen Valero, doble campeona del mundo de campo a través:
    Los mejores años de Haro en el cross tocaban a su fin y el protagonismo de la especialidad iba a pasar a manos de Carmen Valero, atleta nacida en 1955 en la localidad turolense de Castellseras aunque afincada en Sabadell desde que era niña, y que ya se había revelado en los años anteriores como una de las grandes esperanzas mundiales de esta especialidad. La oportunidad le llegaría a Carmen en la edición del Mundial de 1976, disputada en la localidad británica de Chepstow. Allí da muestras de su superioridad desde los primeros compases de la carrera, no abandonando en ningún momento la cabeza. Primero consigue dejar atrás a la italiana Gabriela Dorio y luego lanza un fuerte ataque a la soviética Tatyana Kazankina, que ese mismo verano se proclamaría en Montreal doble campeona olímpica de 800 y 1.500 metros, y se lanza plena de fuerza a por la victoria, que consigue por nada menos que 20 segundos de ventaja. Todos los especialistas mundiales resaltan la clase de la española y le auguran un futuro brillante en la disciplina. Por lo que respecta a los hombres Haro sigue en competición pero sus opciones de victoria ya son escasas y tiene que conformarse con la undécima plaza mientras que por equipos también España cierra en esa posición. Por último, Santiago Llorente fue el mejor júnior en el puesto noveno.

    La década de los setenta sigue avanzando y Valero se presenta como clara favorita a revalidar su victoria en la siguiente edición de la competición, que se celebra en la localidad germana de Dusseldorf el 20 de marzo de 1977. Allí la atleta de Sabadell da otra magnífica exhibición haciendo una carrera por eliminación en la que poco a poco se va deshaciendo de todas sus rivales. Primero deja atrás a la norteamericana Julie Brown y en los últimos compases de la prueba ataca a las soviéticas Lyudmila Bragina y Giana Romanova, a las que consigue doblegar para colgarse de nuevo la medalla de oro y seguir haciendo historia en el atletismo español. Carmen no sería la única española que conseguiría pisar el pódium en la ciudad alemana. También hay que hacer mención a la gran carrera del júnior Santiago Llorente, que consigue la medalla de plata por detrás del norteamericano Thom Hurst con un jovencísimo José Manuel Abascal en la novena plaza, lo que contribuye a la plata colectiva del equipo español. Mientras, en la prueba sénior masculina el incombustible Mariano Haro sigue siendo a sus 36 años el mejor de nuestro equipo acabando en el puesto 13º.

    Nos estábamos acostumbrando a ver a los españoles en el pódium de la máxima cita del campo a través y quizás lo conseguido en la siguiente edición, la de Glasgow'78 nos supo a poco. En esta ocasión Carmen Valero es relegada hasta la décima plaza, sin tener opciones en ningún momento de pelear por el triunfo. El mejor de los españoles fue Francisco Javier Alario, que conseguiría la medalla de bronce en categoría júnior, mismo metal que consiguió el equipo. Por su parte, Santiago de la Parte era el mejor entre los sénior en el puesto 27º.

Jordi García, campeón del mundo júnior:
    El siguiente atleta español en tocar el cielo en el Campeonato del Mundo de campo a través sería el catalán Jordi García, que se proclamaría campeón del mundo júnior en 1980. Antes, en la edición de Limerick'79 su actuación fue decisiva para que el equipo español pisara por segunda vez lo más alto del pódium. García fue octavo en meta, lo que unido a las actuaciones de Garín (14º), Rodríguez (17º) y Maestra (18º) permitirían a los nuestros sumar 57 puntos, por 74 de Inglaterra y 75 de la Unión Soviética. La retirada temporada de Carmen Valero marcó la actuación femenina, cuya mejor representante fue la vallisoletana Pilar Fernández en el puesto 25º, mientras que José Luis González era el mejor sénior en el puesto 15º, en una carrera que estuvo dominada por un viejo conocido del toledano, el irlandés Treacy, al que como se recordará había batido en la prueba júnior de Rabat'75.

    Cerramos la década prodigiosa del campo a través español con la victoria de Jordi García en la edición de París'80. En el hipódromo de Longchamp el catalán realiza una soberbia carrera, poniéndose en cabeza antes de completar la primera vuelta y cobrando una ventaja de hasta cincuenta metros. A pesar de atravesar algunas dificultades en los kilómetros finales el español no cedió y se hizo con el triunfo por seis segundos de ventaja sobre el soviético Gryaznov, mientras que el norteamericano Ed Eyestone completaba el pódium. Por equipos España defendía su victoria del año anterior con uñas y dientes, consiguiendo la medalla de bronce. Otros nombres destacados en la capital francesa serían el del segoviano Antonio Prieto, otro de los grandes de la especialidad en nuestro país, que consiguió acabar octavo en la prueba sénior masculina, mientras que Amelia Lorza era la mejor entre las mujeres en el puesto 23º.

    Con esta actuación se completaban unos años inolvidables e irrepetibles para el campo a través español. En los 80 la irrupción masiva de los atletas africanos iba a complicar mucho las cosas a los europeos que poco a poco se limitarían al papel de pelear por ser el mejor atleta del Viejo Continente.

    Ignacio Mansilla



Patrocinadores, Proveedores y Colaboradores oficiales de la RFEA