Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 jueves, 28 de abril de 2016   NOTICIA WEB 140/2016
(Reportaje original publicado en Pódium 1896, nº 2, Sep. 2014, Historias de Amberes 1920. Sobre abanderados y pioneros del deporte español
Javier Bartrina Costa, el primer abanderado español

Por : Miguel Calvo (miembro de la AEEA y colaborador e la revista Atletismo Español)


"Con carácter posterior a este trabajo, la investigación del historiador Fernando Arrechea (Arrechea Rivas, F. (2016): The flag bearer for Spain at the 1920 Olympic Games. AGON International Journal of Sport Sciences, 6(1), 7-16 y recogida en el boletín 97 de la AEEA "El atletismo español en los Juegos Olímpicos") demostró que había un error en la información publicada por la Agencia Fabra en varios periódicos españoles en agosto de 1920 y en base a la cual en este trabajo asumíamos que el primer abanderado olímpico español era el Doctor Javier Bartrina, tal y como se indicaba en dichas publicaciones. Según demuestra Fernando Arrechea en base a la nueva documentación aparecida, y poniendo fin a una historia que ha estado abierta desde entonces, el primer abanderado olímpico español fue realmente el atleta y boxeador José García Lorenzana, quién portó la bandera durante la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Amberes 1920".

El tenista Rafael Nadal será el abanderado español en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ... pero ¿sabes quien fue el primer abanderado español de la historia?.

La ciudad mártir de Amberes acogió los Juegos Olímpicos de 1920, en una cita histórica tras el paréntesis bélico que asoló Europa durante la I Guerra Mundial y que hizo que se suspendieran los Juegos Olímpicos previstos para 1916 en Berlín y que se cambiara la sede de 1920 ante la imposibilidad de que Budapest los organizase tal y como estaba previsto.

Con el viejo continente devastado por el conflicto, el 14 de agosto de 1920 se celebró una emotiva jornada inaugural que se dividió, en primer lugar, en una ceremonia religiosa presidida por el cardenal Mercier en la catedral gótica de Nuestra Señora de Amberes, con un sentido De Profundis por los atletas caídos en la guerra y un Te Deum a la gloria de los aliados; y después, ya en el estadio olímpico y bajo la presidencia del Rey Alberto, en una ceremonia que incluyó nuevos e importantes elementos como la bandera olímpica (adoptada en el Congreso de 1914), el juramento olímpico de los deportistas, quienes por primera vez habían sido seleccionados a través de los distintos comités olímpicos, y una suelta de palomas como símbolo de paz.

Aquella ceremonia inaugural también sería histórica para España, que hizo su primera participación oficial en unos Juegos Olímpicos con un equipo cercano a los sesenta atletas que desfilaron, por primera vez, con la bandera española, portada por el doctor Javier Bartrina Costa, primer abanderado de la historia de nuestro país, tal y como demostramos en el artículo "Historias de Amberes 1920. Sobre Abanderados y pioneros del deporte español", publicado en el número 2 de la revista olímpica Pódium 1896.

Los últimos años, la cuestión de quién fue el primera abanderado español en aquellos Juegos Olímpicos de Amberes 1920 siempre ha estado en duda.

Tradicionalmente, dicho mérito se suele atribuir siempre al futbolista Mariano Arrate pero, tal y como demostró el historiador Fernando Arrechea, Arrate no es el que lleva la bandera, sino "el que le precedía con el cartel de Espagne". A estos efectos, según las fotografías del desfile de la delegación española en el estadio de Amberes, además de poder reconocer el rostro de Arrate en el que porta el cartel y no la bandera, la camiseta que lleva el abanderado tiene "un gran león rampante en el centro, cuello redondo" de forma que "si fuera Arrate, o cualquier otro futbolista, su maillot tendría un pequeño león a la derecha y cuello en pico con cuerdas", según escribe Arrechea, dado que cada deportista desfilaba con su uniforme oficial.

En esta fotografía de Josep María Co i de Triola, facilitada por Dani Martí, se observa perfectamente como es el propio Mariano Arrate, con el uniforme de la selección de fútbol, el que porta el cartel de "Espagne", y detrás, con el uniforme del resto de la delegación (cuello redondo sin cordones), el abanderado propiamente dicho encabeza la comitiva española formada por las autoridades y el resto de deportistas.

A la izquierda, recorte de la fotografía original titulada "Desfilada dels participants d'Espanya als Jocs Olimpics d'Anvers" de Josep Maria Co i de Triola (1884 1965), en la que se ve a Mariano Arrate portando el rótulo de Espagne, al abanderado y al resto de la comitiva española en el desfile inaugural de los Juegos Olimpicos de Amberes 1920 (Fuente: Arxiu Fotogràfic Centre Excursionista de Catalunya. Repositorio: Memòria Digital de Catalunya). A la derecha, el futbolista Mariano Arrate


Así, demostrado que Arrate portaba el cartel con el nombre de nuestro país pero no la bandera, el honor de haber sido el primer abanderado español de la historia se ha solido atribuir, también en los últimos años, al lanzador Inazio Izagirre.

Desde este punto de partida, gracias a un reportaje para la revista olímpica Pódium 1896 en el que queríamos reivindicar la figura del atleta de Elgoibar, nos pusimos en contacto con sus descendientes para elaborar un perfil lo más próximo posible a la realidad de la figura de uno de los auténticos pioneros del atletismo español.

La sorpresa vino cuando durante las conversaciones mantenidas, la propia familia Izagirre nos mostró su extrañeza ante el tema del abanderado olímpico, algo que su hijo no recordaba que su padre les hubiese contado en vida, y algo que, a sus nietos, no les cuadraba al no reconocer a su abuelo en la foto del desfile de la delegación española en Amberes 1920, lo que pudimos comprobar con las fotografías que nos enviaron del lanzador, al que hasta ese momento no poníamos cara, pero que por rostro y constitución (más bajo, más fuerte y sin flequillo) estaba claro que no se correspondía con el portador de la bandera en el desfile inaugural de Amberes 1920.

Arriba, foto de la delegación olímpica española en el desfile inaugural Amberes 1920. Abajo, fotografías cedidas por la familia Izagirre: a la izquierda el lanzador partiendo hacia Amberes; a la derecha, en el año 1928 en el estadio de Berazubi en Tolosa, el lanzador Inazio Izagirre (con el uniforme oscuro de los Juegos Olímpicos de Amberes) rodeado de sus primos (de izquierda a derecha: Basilio Etxaniz, Javier Aizpitarte y Modesto Arriola).


Planteado el problema a algunos de los más destacados estadísticos e historiadores de la Asociación Española de Estadísticos de Atletismo (AEEA), el presidente de nuestra asociación, José Javier Etayo Gordejuela, fue muy claro: "el primer abanderado olímpico español fue el doctor Javier Bartrina", justificándolo con numerosa prensa de la época que citamos en nuestro trabajo.

Así, según figura en El Mundo Deportivo del 19 de agosto de 1920 (Año XV - Número 749): "El sábado, en el Estadio se celebró el acto solemne de la apertura de la Olimpiada, desfilando por delante de los reyes de Bélgica y del cardenal Mercier 1.731 atletas, pertenecientes a 27 países diferentes (…). El desfile de las delegaciones atléticas y de deportistas resultó emocionante. El grupo español se componía de sesenta concursantes. Lo presidían el doctor Bartrina, que paseó la bandera española por todo el Stadium; Aguilar, de Madrid, y García Alsina, presidente de la F.A.C. (…)".

Al mismo tiempo, las fotos no dejan lugar a la duda y, tal y como puede apreciarse, el doctor Javier Bartrina Costa (secretario del Comité Olímpico Español desde 1919 a 1924 y delegado del COE en los Juegos de Amberes 1920) es el que porta la bandera en el desfile inaugural de los Juegos Olímpicos Amberes, lo que le convierte en el primer abanderado olímpico de la historia de nuestro país.

Arriba, el doctor Javier Bartrina (fallecido en 1930) impartiendo una clase de gimnasia en el Palacio Real.


Junto a la prensa de la época, las referencias a Bartrina como abanderado se fueron sucediendo posteriormente. Así, tal y como expusimos en nuestro trabajo publicado en la revista Pódium 1896, entre el legado Corominas en poder de la AEEA, el estadístico José Luís Hernández aportó un recorte de prensa de 1970 en el que con motivo del cincuenta aniversario de los Juegos Olímpicos de Amberes, Luis Meléndez, por entonces crítico deportivo y atleta olímpico en aquella edición de 1920, detalla que "la expedición española la presidió, como es natural, el marqués de Villamejor, a quién acompañaban el doctor Bartrina Costa y Álvaro Aguilar, ambos del Comité Olímpico Español; el presidente de la Real Federación Española de Atletismo Gabriel María Lafitte, y el presidente de la Federación Española de Natación, García Alsina".

En la edición de 30 de noviembre de 1980 del diario ABC, con motivo del 50 aniversario del fallecimiento del doctor Javier Bartrina Costa, el periódico madrileño recoge en su artículo "Gimnasia sueca en España", firmado por Julián Cortés Cavanillas, un extenso recordatorio a la figura del prestigioso doctos, en el que bajo la fotografía de la delegación española con la bandera en la ceremonia de inauguración se indica "Bartrina, encabezando al equipo español en la Olimpiada de Amberes 1920".

Posteriormente, en los años noventa, no sabemos por qué se pierden las referencias sobre Bartrina como abanderado y dicho honor comienza a serle atribuido al futbolista Mariano Arrate o al propio Inazio Izagirre, pero siempre será un buen momento para recordar la figura del prestigioso e histórico doctor.

Tal y como escribimos en nuestro artículo en la revista Pódium 1896, "Javier Bartrina Costa nació en Olot (Gerona) el 5 de noviembre de 1885. Estudió medicina en Barcelona y amplió sus estudios en famosas clínicas de Alemania, Austria, Francia y Suecia, donde se fue especializando en gimnasia.

Alcanzó una gran fama en España durante el primer cuarto del siglo veinte al ser una figura determinante en el nacimiento de la medicina y la divulgación deportiva en nuestro país, pasando a la posterioridad por importar a nuestro país la conocida "gimnasia sueca", con su "mens sana in corpore sano", y por llevar a cabo una importante actividad científica orientada a la rehabilitación de inválidos, especialmente mediante la enseñanza de las técnicas del masaje a los ciegos.

Profesor Jefe del Laboratorio de Mecanoterapia y Ortopedia del hospital clínico de la Facultad de Medicina de Madrid, alcanzó tal fama que fue médico de la Familia Real y de la Asociación de la Prensa, convirtiéndose además en profesor de gimnasia del rey Alfonso XIII y sus hijos, a quienes daba clases en el Palacio Real al tiempo que enseñaba en las escuelas públicas madrileñas y mantenía su clínica abierta a todos los ciudadanos.

Falleció a los cuarenta y cinco años de edad el 1 de diciembre de 1930, no sin antes haberse convertido en una pieza clave en los orígenes del movimiento olímpico en nuestro país tras ser Secretario del Comité Olímpico Español desde 1919 a 1924 y delegado del COE en los Juegos de Amberes 1920".

A este respecto, el jueves 12 de agosto de 1920, en vísperas de la inauguración de los Juegos, el Mundo Deportivo recogía que "han salido de Hendaya con dirección a París y Amberes los atletas que ostentarán la representación española en las Olimpiadas. El próximo sábado, en el Estadio de Amberes, se verificará la solemne inauguración de los Juegos Olímpicos, bajo la presidencia del Rey Alberto de Bélgica y asistencia de representantes de todos los países concurrentes. Los atletas que tomen parte de las pruebas desfilarán, luciendo sus colores, ante la tribuna regia".

Así mismo, se indicaba que "desde hace días se encuentra en Amberes el doctor Bartrina Costa, delegado del Comité Olímpico Español, quien cuidará del alojamiento de nuestros atletas en la gran ciudad belga".

Casi cien años después, bien estará seguir recordando la figura del doctor Bartrina y su honor de haber pasado a la historia como el primer abanderado español en unos Juegos Olímpicos.

Lectura del trabajo completo:
Trabajo de investigación de Miguel Calvo titulado "Historias de Amberes 1920. Sobre abanderados y pioneros del deporte español" y publicado en el número 2 (Septiembre 2014) de la revista Pódium 1896 (págs. 44-49).
https://issuu.com/podium1896/docs/revista_podium_num02

Hemeroteca citada:
El Mundo Deportivo 19.08.1920 http://hemeroteca.mundodeportivo.com/preview/1920/08/19/pagina-1/613710/pdf.html#&mode=fullScreen<

ABC 30.11.1980 http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/11/30/148.html

Fotografía recomendada:
Galería fotográfica en la página web Memoria digital de Catalunya, en la que se recogen las fotografías de Josep Maria Co i de Triola (1884-1965) y otros autores de dichos Juegos Olímpicos de Amberes 1920 y otras ediciones (información facilitada por Dani Martí).
http://mdc.cbuc.cat/cdm/search/collection/afceccf!afcecemc!afcecag!afcecin!afceco!afcecpz/searchterm/*!olimpics/field/all!all/mode/any!all/conn/and!and/order/title/ad/asc

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia








Servicio Oficial diseñado y producido por MSL Technology. © Copyright 2018 / RFEA 1997-2018. Reservados todos los derechos.
| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |