Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



        Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 sábado, 09 de agosto de 2014   NOTICIA WEB 189/2014
ZÚRICH 2014: Curiosidades y mucho más de los Europeos
Anecdotario y Miscelánea de los Campeonatos de Europa de Atletismo

Por : Miguel Villaseñor (Miembro de la Asociación Española de Estadísticos de Atletismo - AEEA)


La historia de los Campeonatos de Europa de Atletismo está repleta de multitud de curiosidades y anécdotas que conforman una amplia miscelánea que realza aún más el valor de esta competición, la más importante del Viejo Continente. Te invitamos a conocerlas.

Europeos de atletismo y Mundiales de fútbol
Empecemos por un tema de actualidad: ¿qué tiene que ver una competición deportiva con la otra? Bueno, pues durante un tiempo estuvieron relacionados. Para empezar ambos se han celebrado en los mismos años, siempre el fútbol antes en el calendario anual que el atletismo, a excepción, del europeo de 1969 y 1971 y el mundial de fútbol de 1970. Por cierto, que no somos, los españoles me refiero, los primeros en esto de ganar el mundial de fútbol y organizar el europeo el mismo año; los italianos ya lo hicieron en 1934.

En ese 1934 el mundial de fútbol se disputó en Italia y el estadio Benito Mussolini (luego Comunale) de Turín fue la sede del europeo; en este estadio se disputaron algunos encuentros del mundial dos meses antes. En 1938 el certamen futbolístico recaló en Francia y el estadio de Colombes, junto a París, fue sede de varios partidos, entre ellos la final; poco después sería sede del europeo. En 1954 el mundial fue a Suiza y en Berna se celebraron los europeos, si bien el estadio bernés del mundial, el Wankdorf, no fue el mismo que el del europeo, el Neufeld. Por último, en 1958 el mundial recala en Suecia y el europeo en su capital, Estocolmo, si bien aquí tampoco hubo coincidencia de estadios, pues el Olímpico no fue utilizado para el fútbol.

Pistas
Las pistas utilizadas en los Campeonatos de Europa han sido en todas las ocasiones de 400 metros, excepto en 1934 y 1950. En el entonces llamado estadio Benito Mussolini de Turín (luego estadio Comunale) la pista medía 446 metros. La del estadio Heysel de Bruselas de 1950 tenía 440 metros de cuerda. A detallar también que la famosa pista de 500 metros de cuerda del estadio de Colombes de París, utilizada para los Juegos Olímpicos de 1924, fue modificada ex profeso para el segundo campeonato, en 1938, y adaptada a la medida estándar de 400 metros. Y decir también que la pista del estadio Olímpico de Estocolmo midió durante décadas 383 metros, pero fue ampliada a los 400 reglamentarios para el europeo de 1958, celebrado en aquella ciudad.

Hasta 1962 el Campeonato de Europa se celebró en pistas de seis calles; fue a partir de Budapest 1966 cuando la competición pasó a tener el formato moderno de ocho calles. En 1969 el estadio Karaiskakis, en Atenas, presentó la gran novedad de la pista de material sintético, de tartán. Aunque ya bastantes atletas europeos habían corrido sobre este tipo de superficie el año anterior en los Juegos de México, para otros muchos fue el bautismo de fuego sobre material sintético.

La Segunda Guerra Mundial
La Segunda Guerra Mundial supuso para Europa una herida profundísima en su tejido político, social y económico. El deporte, y el atletismo en particular, no fue ajeno a este gigantesco drama. Bien es cierto que los Campeonatos de Europa se reanudaron al año siguiente de terminar el conflicto, en 1946, cuando los últimos se habían celebrado en 1938, por lo que sólo se perdió la edición de 1942. Los Juegos Olímpicos perdieron dos ediciones y entre los Juegos de 1936 y 1948 pasaron doce años.

32 atletas europeos, 23 hombres y 9 mujeres, compitieron antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Dos de ellos, el suizo Studer y el griego Syllas, habían participado incluso en la edición de 1934, y uno, el italiano Consolini, lo hizo hasta la edición de 1958. Pero uno sólo fue capaz de ser campeón antes y después del conflicto bélico: se trata del británico Sydney Wooderson, campeón en 1.500 metros en 1938 y de 5.000 en 1946. Consiguieron también medallas antes y después el vallista sueco Lidman, los finlandeses Muinonen y Nikkanen, maratoniano y jabalinista respectivamente, y la polifacética holandesa, única mujer, Fanny Blankers-Koen.

Boicot
La palabra boicot está asociada a los Juegos Olímpicos comprendidos entre 1976 y 1988, especialmente a los de Moscú 1980 (con la no presencia de Estados Unidos, R.F.Alemana y otros países) y a los de Los Ángeles 1984 (con la ausencia de los países comunistas). Pero los Campeonatos de Europa tuvieron también su boicot. Fue realizado por la República Federal Alemana en el campeonato de 1969 en Atenas. El motivo fue la exclusión del mediofondista alemán federal Jürgen May. May había pasado de la Alemania Oriental a la Occidental y la IAAF no le permitió participar por no haber transcurridos los tres años legalmente establecidos. La R.F.A. desfiló incluso en la inauguración, pero sus atletas no compitieron en las pruebas individuales. Sí lo hicieron los últimos días en los relevos. Se dijo que los griegos les amenazaron con no permitir el encendido del fuego olímpico de Múnich 1972 en las ruinas de Olimpia, por lo que los alemanes cambiaron, en parte, de actitud. El boicot hizo la pascua a grandes candidatos al oro, como la discóbola Liesel Westermann.

Récords antes, durante y después
Han sido varios los atletas que han superado el récord europeo en las semanas previas al Campeonato de Europa; otros lo han hecho en las semanas posteriores; y otros lo consiguieron en el propio campeonato. Pero el único que ha batido el récord de Europa antes, durante y después del campeonato fue el húngaro Gyula Zsivótzky. El 8 de septiembre de 1962, en Budapest, ocho días antes de la final de martillo del europeo de aquel año, en Belgrado, lanza 69.58 y supera en cinco centímetros su propia plusmarca europea. Se proclama después campeón de Europa con 69.64, de nuevo récord, esta vez por 6 centímetros. De vuelta a Budapest, una semana más tarde, el 23 de septiembre, lleva el martillo hasta 70.42, tercer récord en el lapso de 15 días. Este fue el primer lanzamiento de un europeo por encima de la barrera de los 70 metros.

Medallistas de dos países
Hoy día son frecuentes los cambios de nacionalidad. Varios atletas han cambiado de una nacionalidad europea a otra. Pero, dejando aparte los cambios motivados por la desmembración de la URSS, Checoslovaquia y Yugoslavia, y la unión de Alemania, los únicos atletas que han ganado medallas con dos países distintos han sido el discóbolo Wolfgang Schmidt y el decatleta Lev Lobodin. Schmidt fue oro en disco y bronce en peso en 1978 con la camiseta de Alemania Oriental y de nuevo bronce en disco en 1990, con los colores de Alemania Occidental. Lobodin ha sido tres veces bronce: en 1994 como ucraniano y en 1998 y 2002 como ruso.

Ese cuarto puesto maldito
Quedar cuarto significa quedar en un muy buen puesto pero a las puertas del pódium, un puesto que a no pocos atletas les produce rabia o coraje por estar tan cerca de la medalla. 33 hombres y 25 mujeres han quedado en cuarto puesto en unos europeos en más de una ocasión. La palma se la llevan tres atletas, que han sido tres veces cuartos. El marchador soviético Otto Barch fue cuarto en los 50 kilómetros en 1969, 1971 y 1978, si bien fue plata en 1974. La velocista búlgara Anelia Nuneva fue cuarta en los 100 metros en 1982 y 1994 y en el relevo corto de 1982, si bien consiguió tres medallas en su trayectoria europea. La que no tiene consuelo es la saltadora de altura Rita Schmidt-Kirst, que fue cuarta en tres ediciones consecutivas: 1969, 1971 y 1974. Nueve atletas distintas quedaron por delante de ella en esas tres ediciones, pero es que, para más inri, a siete de las nueve Rita las venció en alguno de esos tres europeos. Dos de los tres cuartos puestos los consiguió con la misma marca que la medallista de bronce.

Altos, bajos, gordos y flacos
2.14. No, no nos referimos a la altura a la que estaba el listón franqueado por tal o cual atleta; nos referimos a la altura de Oliver Dück, alemán, que es el atleta más alto que jamás ha participado en unos europeos. Desde sus 2.14 metros lanzó el peso en 1998. Los finlandeses Villo Partanen (maratón 1950) y Pauli Pirjeta (20 km marcha 1994) y el español Antonio Prieto (10.000 metros 1982-1990) son los más bajos participantes, sólo 1,58 metros de estatura. El citado Dück y el francés Yves Brouzet, también pesista en 1969 y 1971, son los pesos pesados de la historia de lo europeos: 150 kilos. El gibraltareño Dominic Carroll (800 metros, 2002) sólo pesaba 44 kilos.

La lanzadora de peso alemana Stephanie Storp medía 1.94, al igual que la archiconocida croata Blanka Vlasic. Ambas son las más altas de la historia. La fondista italiana Maria Curatolo sólo medía 1.47. La martillista británica Zoe Derham pesa 118 kilos y la fondista húngara Karolina Szabo sólo 35. Son los casos extremos de la historia de los Campeonatos de Europa.

Jóvenes (o muy jóvenes) y viejos (perdón, veteranos)
Esta es la relación de los atletas más y menos jóvenes campeones, medallistas, finalistas y participantes:

Hombres más jóvenes        
Campeón 18 años y 260 días François Saint-Gilles FRA 4 x 100m 1969
Medallista 18 años y 73 días Alan Paterson GBR Altura 1946
Finalista 17 años y 163 días Miguel Ángel Arnau ESP 4 x 100 m 1974
Competidor 16 años y 365 días Athanásios Kaloyiánnis GRE 4 x 100 m 1982
           
Mujeres más jóvenes        
Campeona 16 años y 75 días June Foulds GBR 4 x 100 m 1950
Medallista 16 años y 73 días June Foulds GBR 100 m 1950
Finalista 14 años y 220 días Kjersti Tysse NOR 10 km Marcha 1986
Competidora 12 años y 355 días Jytte Kort DEN 400 m 1958
           
Hombres más veteranos        
Campeón 43 años y 163 días Jack Holden GBR Maratón 1950
Medallista 46 años y 235 días Väinö Muinonen FIN Maratón 1946
Finalista 49 años y 23 días Edgar Bruun NOR 50 km Marcha 1954
Competidor 49 años y 23 días Edgar Bruun NOR 50 km Marcha 1954
           
Mujeres más veteranas        
Campeona 37 años y 4 días Lyubov Gurina RUS 800 m 1994
Medallista 42 años y 64 días Yekaterina Podkopayeva RUS 1.500 m 1994
Finalista 43 años y 198 días Nicole Levêque FRA Maratón 1994
Competidora 50 años y 81 días Merlene Ottey SLO 4x100 m 2010


Atletas júniors destacados
23 hombres y 56 mujeres han sido medallistas europeos perteneciendo a la categoría júnior. En los últimos tiempos son más escasos que antes. El último hombre júnior en el pódium fue el velocista francés Jimmy Vicaut, oro en el relevo 4x100 en Barcelona 2010; en prueba individual fue el saltador de longitud búlgaro Dachev, tercero en 1998. Ninguna júnior fue medallista en 2006, 2010 y 2012 y sólo una en 2002, aunque de renombre, Carolina Klüft, medalla de oro. Y en 1998 sólo encontramos a la medallista de bronce en pértiga, la alemana Buschbaum.

Ningún hombre ha sido medallista perteneciendo a la actual categoría juvenil, es decir, que en el año del campeonato cumplieran 16 ó 17 años. Sí que ha habido mujeres juveniles en el podio, hasta nueve: Josephine Kohl (GER,4x100,1938). Maria Alfero (ITA,4x100,1938), Claire Brésolles (FRA,100-4x100,1946), June Foulds (GBR,100-4x100,1950), Letizia Bertoni (ITA,4x100,1954), Dorothy Hyman (GBR,4x100,1958), Linda Knowles (GBR,altura,1962), Denise Ramsden (GBR,4x100,1969) y nuestra Mari Cruz Díaz (ESP,10km marcha,1986). De ellas fueron campeonas Kohl, Foulds y Díaz; por lo que nuestra compatriota es la única atleta campeona en prueba individual perteneciente a categoría juvenil según la normativa actual.

El mayor fiasco
Siempre es difícil determinar la mayor decepción, chasco o fiasco en una competición, pues siempre entran en la elección criterios subjetivos difíciles de determinar. Contemos uno de ellos. En 1958 el pertiguista griego Giorgios Roubanis, residente durante largas temporadas en Estados Unidos, dominaba el panorama de la pértiga europea. Se presentaba en Estocolmo como el gran favorito al título, pues había batido el récord europeo en dos ocasiones, la última saltando 4.60 en Múnich el 12 de julio de aquel año. En calificación se piden sólo 4.15 y Roubanis pasa a la primera. En la final comienza en 4.10, que salta a la primera. La siguiente altura que intenta es 4.30, en la que fracasa en sus tres tentativas y es eliminado. 17 atletas saltan más que él en aquella final y el flamante recordman europeo queda clasificado en el puesto 18.

El que la sigue… no la consigue
Cuatro participaciones en el europeo son algo muy notable. Lo han logrado hacer realidad, entre otros muchos, el martillista francés Jacques Accambray, entre 1969 y 1978, y la saltadora de altura moldava Inna Gliznutsa, entre 1994 y 2006. Pero ellos, la siguieron pero no la consiguieron: en las cuatro ocasiones no pudieron pasar a la final, quedándose en la calificación. Más desafortunada fue la participación de la marchadora rumana Norica Cimpean, que participó en tres europeos, entre 1994 y 2002. Fue descalificada por marcha irregular las tres veces.

Tripletes
20 tripletes se han producido en la historia de los europeos, tres atletas de un mismo país en el pódium, 12 masculinos y 8 femeninos. La URSS lo consiguió seis veces, Alemania Oriental tres; Alemania, Gran Bretaña, Italia y Rusia dos, y Alemania Federal, Ucrania y España una. El lanzamiento de disco es la prueba en la que ha habido más tripletes: dos masculinos y dos femeninos. Y 1986 la edición con más: cuatro, todos ellos masculinos. Ni que decir tiene que el triplete más querido por nosotros fue aquel que ocurrió en la mañana del 14 de agosto de 1994. No os lo voy a contar, seguro que lo conocéis de memoria.

Mejores marcas en pruebas combinadas
Pues eso, ahí van las mejores marcas conseguidas en las pruebas combinadas:

Hombres        
100 m Daley Thompson  GBR 10.26 1986
400 m Jón Arnar Magnusson  ISL 46.49 1998
1.500 m Leonid Litvinenko URS 4:09.7 1974
110m vallas Eduard Hämäläinen  FIN 13.96 1998
Altura Christian Schenk  GDR 2.22 1990
Pértiga Eelco Sintnicolaas NED 5.45 2010
Longitud Daley Thompson GBR 7.93 1978
Peso Pascal Behrenbruch GER 16.89 2012
Disco Mikko Halvari FIN 52.06 2010
Jabalina antigua Lennart Hedmark SWE 73.79 1971
Jabalina nueva Mikael Olander SWE 72.50 1986
         
Mujeres        
200 m Jessica Ennis GBR 23.21 2010
800 m Irina Belova URS 2:02.75 1990
100 m vallas Sabine Möbius GDR 12.89 1982
Altura Birgit Dressel FRG 1.92 1986
  Judy Simpson GBR 1.92 1986
Longitud Anke Behmer GDR 6.79 1986
Peso Austra Skujyte LTU 16.72 2002
Jabalina antigua Nathalie Teppe FRA 55.64 1994
Jabalina nueva Antoinette Nana Djimou FRA 55.82 2012


Familias bien avenidas
Hay una familia europea con tres generaciones de participantes en europeos: son los Haugland noruegos, de los Haugland de toda la vida. El abuelo y padre Eugen participó en triple en 1946; el hijo y padre Terje lo hizo en longitud en 1969 y 1971; la nieta e hija Hanne saltó altura en 1990 y 1994. Las nuevas generaciones no pudieron superar el 4º puesto del abuelo.

El gran vallista italiano Eddy Ottoz cosechó grandes éxitos en el europeo. Y es el único atleta cuya suegra, ese personaje tan querido por todos los yernos, le podía dar lecciones de experiencia "europea". Fue la lanzadora de disco Gabre Gabric-Calvesi, participante en las ediciones de 1938 y 1950.

Multitud de hermanos y hermanas han participado en el campeonato. Pero sólo seis parejas de hermanos y hermanas se han subido al mismo pódium. Quizá los más famosos hayan sido los Bubka, Vasiliy y Sergey, en la pértiga de 1986; pero antes estuvieron en el mismo podio los suecos John y Verner Ljunggren en los 50 km marcha de 1950 y los hermanos polacos Wodzynski, Leszek y Miroslaw, en las vallas altas de 1974. Los belgas Kevin y Jonathan Borlée estuvieron juntos en el podio el 4x400 en 2010 y 2012. Hay que añadir por último a las hermanas bielorrusas Usovich, Svetlana e Ilona, en el relevo largo de 2006, y a las alemanas Rockmeier, Birgit y Gabi, en el relevo corto de 1998. Por cierto que solo los Borlée han sido campeones al mismo tiempo, en 2010, algo que sólo puede ocurrir, obviamente, en las pruebas de relevos.

Hay tres casos de tres hermanos-as participantes en europeos. Los hermanos marchadores suecos John, Verner y Gunnar Ljunggren, competidores en las ediciones de 1946 a 1962; los hermanos británicos Stewart: Peter e Ian y la hermana Mary, corredores de medio fondo y fondo; y los conocidos hermanos belgas Borlée, Kevin, Jonathan y Olivia. De los tres sólo en el caso de los Borlée, en Barcelona 2010, coincidieron en el mismo certamen.

Un sólo caso de padre o madre y tres hijos o hijas, los Borlée, pues el padre los tres hermanos es Jacques, y compitió en Praga 1978.

Hay hermanos, no sabemos si regañados, que han representado a dos países distintos: Aldo y Dominique Canti defendieron las camisetas de Francia y San Marino, respectivamente. Las hermanas Natalya y Tatyana Shikolenko representaron a la URSS y luego a Bielorrusia, la primera, y a Rusia la segunda. En ambos casos no llegaron a coincidir en el mismo campeonato.

16 parejas de hermanos y 5 de hermanas han competido entre sí en la misma prueba y campeonato: los Arrhenius, Barré, Borlée, Bubka, Castro, Ciotti, Hoop, Hooper, Janku, Jenkins, Kvalheim, Lievore, Ljunggren, Mehlich, Tancred y Wodzynski; y las Kallur, Marghieva, Rabsztyn, Tannander y Yeoman.

Pero hubo que esperar al 2006 para tener una pareja de hermanos-as campeones o campeonas, y además en el mismo campeonato: las bielorrusas Turava. Alesya ganó los obstáculos y Rita los 20 km marcha. Por cierto que en ese 2006 se dieron tres casos de hermano-hermana en la misma prueba: Bogdan y Darya Pishchalnikov/a, de Rusia en el disco; los pertiguistas alemanes Richard y Silke Spiegelburg; y los marchadores noruegos Erik y Kjersti Tysse.

Hay muchos casos de padres-madres e hijos-hijas participantes. Pero sólo dos casos de progenitor e hijo-a campeón. Nina Holmén ganó el título femenino de 3.000 metros en 1974; su hijo Janne Holmén venció en el maratón de 2006; Viktor Bryzgin fue campeón con el relevo corto de las URSS en 1986 y su hija Yelizaveta Bryzhina, ucraniana, fue campeona en 2010, precisamente también en el 4x100. Y ha habido diez casos de padre-madre-hijo/a participantes, pero sólo dos en el que los tres fueran medallistas: Karl-Friedrich Haas fue campeón en 1954 y 1958, Maria Sturm/Haas fue medallista en 1954 y su hijo Christian Haas fue campeón europeo del relevo 4x100 en 1982. El otro caso es el de los Bryzgin, pues la mujer de Viktor y madre de Yelizaveta, Olga Vladykina, fue medallista en 1986.

La menor diferencia temporal entre la última participación del padre-madre y la primera del hijo-hija es de sólo 12 años: Maurice y Philippe Houvion (Francia), Imre y Miklós Németh (Hungría), Arthur Tell y Fritz Schwab (Suiza) y Nina Dumbadze y Yuriy Dyachkov (URSS).

Decenas y decenas de matrimonios, o futuros matrimonios, han competido en los europeos. Quizá el amor pudo surgir en algún caso en el fragor del campeonato. Pero sólo hay un caso de marido-mujer campeones y ya casados en el momento del triunfo. Son los célebres Emil Zatopek y Dana Zatópková, ganadores en 1954 el mismo día, el 25 de agosto, en los 10.000 metros y lanzamiento de jabalina, y con escasos minutos de diferencia.

Grandes calificaciones, malas finales
Es habitual que los primeros clasificados en las calificaciones de los concursos hagan un buen papel en la final. Pero hay excepciones: los martillistas Gyula Zsivotzky, húngaro, y Aleksey Zagorniy, ruso, fueron los que más lejos llevaron el artefacto en la calificación, en 1971 y 2002, respectivamente. Pues bien, en la final fueron decimoprimeros. La jabalinista alemana federal Brigitte Graune dominó la calificación en 1990; fue también undécima en la final. La saltadora francesa de longitud Martha Lambert fue primera en la calificación de 1958; en la final fue décima.

Calificaciones blandas
Sabido es que desde hace mucho tiempo las marcas mínimas en las calificaciones para pasar a la final son bastante exigentes, con lo que ha de recurrirse a la repesca y se tiene la seguridad de que serán 12, y no más, los finalistas. Pero en el pasado hubo calificaciones muy blanditas: el récord lo tiene la altura femenina de 1971, en la que nada más y nada menos que 27 atletas superaron el 1.73 exigido, y que sólo sirvió para eliminar a siete saltadoras, entre ellas una chiquilla de 15 años llamada Ulrike Meyfarth, campeona olímpica al año siguiente. En la parcela masculina tenemos el martillo de 1954, cuya calificación fue superada por 22 atletas; 21 pasaron a la final de pértiga de 1958 y 20 a la de 1954. Y hubo dos en las que todos los aspirantes consiguieron su objetivo: la pértiga de 1934 y la altura femenina de 1954.

Y para terminar, breves
El día que una jovencita llamada Mari Cruz Díaz ganó el oro en Stuttgart 86, otra chica más joven todavía entraba en el puesto 11. Era la noruega Kjersti Tysse, que tenía 14 años. Inmediatamente detrás de ella, a cuatro segundos, entró en meta la francesa Suzanne Griesbach, que tenía los guarismos cambiados, pues contaba 41 años; casi triplicaba la edad a la atleta que la precedió.

El polaco Zdzislaw Krzyszkowiak, ganador de las dos pruebas de fondo en 1958, era conocido, por razones obvias, como "el gran impronunciable".

"La que siempre llega la primera". Podría ser el sobrenombre de la gran Marita Koch; la alemana oriental no conoció más puesto que el primero. Corrió 12 carreras en europeos, entre eliminatorias, semifinales y finales de 400 metros y 4x400 metros, y siempre fue primera; además se da la circunstancia de que como relevista corrió siempre la última posta, por lo que todas sus actuaciones las finalizó entrando primera en meta.

A veces la superioridad de un atleta en su prueba es aplastante. La soviética Nadezhda Chizhova hubiera ganado el título de peso en 1969 con cualquiera de sus cinco tiros válidos. Por cierto que se da la circunstancia de que ese peso femenino de 1969 y el anterior, el de 1966, tuvo exactamente el mismo pódium: 1ª Chizhova URS, 2ª Gummel GDR, 3ª Lange GDR. Pero es que el peso de 1971 tuvo a las mismas protagonistas en las medallas, aunque esta vez Gummel fue tercera y Lange segunda.

La polaca Irena Kirszenstein/Szewinska ganó 10 medallas en europeos, algo que ningún atleta, hombre o mujer, ha podido conseguir. Pero casi más extraordinario que esto es que lo hizo en seis pruebas distintas: 100, 200, 400, 4x100, 4x400 y Longitud.

La altura femenina registró tres récords mundiales en tres europeos consecutivos: 1974 Rosemarie Ackermann GDR, 1978 Sara Simeoni ITA y 1982 Ulrike Meyfarth FRG.

El francés, nacido en España, Raphaël Pujazon fue el campeón de los obstáculos en 1946. Pero se da la circunstancia curiosa de que debutó en la prueba, nunca la había corrido, habiendo sido inscrito a última hora y, al parecer, contra su voluntad. Pues ganó, sacó casi 10 segundos al entonces récordman mundial, el sueco Elmsäter, y consiguió la segunda mejor marca de la historia.

Otro tanto le pasó a la celebérrima portuguesa Rosa Mota. Nunca había corrido el maratón y en Atenas 1982 ganó con una superioridad aplastante. Pero lo curioso es que no había corrido más de 20 kilómetros en entrenamiento.

Es conocido que muchos atletas van subiendo de distancia a lo largo de su carrera deportiva. La italiana Paola Cacchi comenzó corriendo los 400 metros en 1966 y acabó en los 3.000, la máxima distancia femenina entonces, en 1974.

Hubo algunas finales eternas, que duraron varias horas. La ya citada de altura femenina de 1971 duró cuatro horas. 27 saltadoras habían pasado la calificación. En la final hubo la friolera de 207 saltos, 95 válidos y 112 nulos, por lo que cuatro horas hasta parece poco; el 1.75 eliminó a ocho atletas y el 1.78 a otras siete. La pértiga masculina de 1954 duró seis horas: 148 saltos, 65 válidos y 83 nulos; imaginamos las lógicas dificultades de los sufridos jueces para poner el listón en su sitio.

Los campeones en pruebas combinadas suelen ser los mejores en alguna de las pruebas que componen la combinada. Pero hay tres excepciones: la húngara Margit Papp ganó el pentatlón de 1978, pero no había sido primera ni segunda en ninguna prueba: 3ª en vallas, peso y longitud y 4ª en altura y 800. Sabine Braun fue la campeona en el heptatlón de 1994. Pero tampoco ganó ninguna de las siete pruebas: fue 2ª en vallas y altura, 6ª en peso, longitud y jabalina, 9ª en 200 y 17ª en 800. En hombres, solo el francés Romain Barras no fue el mejor en ninguna prueba en Barcelona 2010.

Cientos de récords nacionales se han batido en los europeos. En los 10.000 metros de Praga 1978 ocho de los diez primeros atletas batieron su récord nacional: Finlandia, Italia, URSS, Gran Bretaña, Holanda, Rumanía, Noruega y Polonia. Nueve se batieron en la misma prueba de 1971: Finlandia, RDA, URSS, Yugoslavia, España, RFA, Suiza, Noruega, Checoslovaquia e Irlanda.

Se tiende a pensar que los marchadores de los 20 y de los 50 kilómetros son, más o menos, los mismos. Pero nada más lejos de la realidad. Desde que en 1958 se disputan las dos pruebas sólo dos atletas han sido medallistas en ambas distancias: el francés Langlois, 3º en 1990 en 20 y 2º en 1994 en 50 km, y, por supuesto, nuestro José Marín, y además en la misma edición, 1982, oro en 20 y plata en 50.

El francés Christophe Lemaître se convirtió en el estadio de Montjuïc de Barcelona en el primer atleta en ser campeón de 100, 200 y 4 x 100 metros en la misma edición.

Siete atletas (tres hombres y cuatro mujeres) han competido en seis campeonatos de Europa: el italiano Abdon Pamich, los checoslovacos Ludvik Danek y Helena Fibingerová, el yugoslavo Nenad Stekic, la alemana Heike Drechsler, la portuguesa Fernanda Ribeiro y la rumana Felicia Tilea-Moldovan. Ribeiro tiene el récord entre la primera y la última participación: 24 años.

Enlaces relacionados:

Misceláneas de los Campeonatos de Europa (por Miguel Villaseñor)
Cronologías de los Récords de Europa (por José María García)
Cronología de las mejores marcas del Campeonato de Europa (por Enrique Tre)
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


El británico Sydney Wooderson, campeón en 1.500 metros en 1938 y de 5.000 en 1946, antes y después de la II Guerra Mundial
El británico Sydney Wooderson, campeón en 1.500 metros en 1938 y de 5.000 en 1946, antes y después de la II Guerra Mundial

El húngaro Gyula Zsivótzky, récord en martillo, ante, durante y después del Europeo de 1962
El húngaro Gyula Zsivótzky, récord en martillo, ante, durante y después del Europeo de 1962

El español Miguel Ángel Arnau, el finalista más joven en la historia de los Europeos: 1974 con el 4x100m de España
El español Miguel Ángel Arnau, el finalista más joven en la historia de los Europeos: 1974 con el 4x100m de España

el británico Jack Holden, el campeón más veterano de la historia de los Europeos
el británico Jack Holden, el campeón más veterano de la historia de los Europeos

Mari Cruz Díaz, único caso en la historia de campeona de Europa absoluta y antes júnior
Mari Cruz Díaz, único caso en la historia de campeona de Europa absoluta y antes júnior

Un triplete para la historia: Equipo español de maratón en 1994
Un triplete para la historia: Equipo español de maratón en 1994

Daley Thompson, mejores marcas en combinadas en 100 y longitud
Daley Thompson, mejores marcas en combinadas en 100 y longitud

La familia Borlee, una saga muy exitosa
La familia Borlee, una saga muy exitosa

Marita Koch, siempre primera
Marita Koch, siempre primera

Irena Szewinska, la mujer bmás laureada en la historia de los Europeos
Irena Szewinska, la mujer bmás laureada en la historia de los Europeos






© Copyright 2017 / RFEA 1997-2017. Reservados todos los derechos.
| Política de Privacidad |