Real Federación Española de Atletismo
Real Federación Española de Atletismo



            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 martes, 14 de diciembre de 2010   NOTICIA WEB 410/2010
España logró seis medallas, más que nunca
Magnífica actuación española en Albufeira

Por : Miguel Villaseñor (miembro de la AEEA)


    Bajo difíciles circunstancias, la selección española que ha disputado el europeo de Cross ha tenido un fantástico comportamiento conjunto, alcanzando seis medallas, un número nunca antes alcanzado. Esta es la crónica de la actuación española en Albufeira.


    La Selección Española de Atletismo que ha viajado al Algarve, en el sur de Portugal, a la localidad de Albufeira, para disputar el XXVII Campeonato de Europa de Cross, ha tenido, en conjunto, un magnífico comportamiento, con una cosecha de medallas nunca vista hasta ahora. La selección había recibido el miércoles las malas noticias de la no participación por lesión de la subcampeona absoluta vigente, Rosa Morató, y de la ausencia también del júnior Mohamed Marhum, por no haber obtenido a tiempo la nacionalidad española. Pero el viernes equipo viajó al sur de la Península en ese mismo estado de shock en el que hemos estado inmersos toda la gran familia del atletismo español. Los acontecimientos de los últimos días y que todos conocemos han estado omnipresentes durante el europeo; esos acontecimientos habían proporcionado también otra sensible baja, la del vigente campeón masculino absoluto Alemayehu Bezabeh.


    Como hemos dicho, comportamiento magnífico el de nuestra selección, sobreponiéndose a las difíciles circunstancias. Seis medallas, seis, lo nunca visto hasta ahora, pues en las ediciones de 2007, en Toro, y 2009, en Bruselas, se habían alcanzado la máxima cosecha, que había sido de cuatro. Bien es cierto que en Toro hubo tres medallas de oro. En Albufeira se han alcanzado una medalla de oro, dos de plata y tres de bronce. Pero decimos que ha sido la mejor actuación en conjunto por el reparto: cuatro medallas para los hombres y dos para las mujeres; una para los júniors, dos para los promesas y tres para los séniors; tres individuales y tres por equipos. Sólo en una de las seis categorías no se ha subido al podio. España ha sido cuarta en el medallero, superada por Gran Bretaña, Portugal y Francia, y tercera en cuanto al número de medallas.


    El circuito de Albufeira es muy atractivo y bastante más exigente de lo que en principio pudiera parecer, con hierba y tierra, cuestas, bosque, giros bruscos y hasta un "agujero" de 15 ó 20 metros de largo y más de dos de profundidad. Las mujeres júnior abrieron el fuego en el europeo y su actuación ha sido la más discreta de los equipos que han viajado a Portugal. Se ha ocupado la séptima plaza por equipos, que sabe a poco, pero que, al menos, es la mejor desde 2006, puesto que el año pasado nuestras chicas más jóvenes fueron décimas. La mejor colocada ha sido Beatriz Caspar, debutante como algunas de sus compañeras, que ha sido sólo la 32ª, el peor puesto de la mejor española júnior de la historia. Se esperaba mucho más de la obstaculista Estefanía Tobal, a la que el europeo no le trae suerte, pero sólo ha podido ser 33ª en meta. Atteneri Tur (39ª) y Blanca Fernández (45ª) han completado el equipo que ha puntuado, con Tania Carretero y María José Pérez en los puestos 56 y 73.


    Abdelaziz Merzougui se ha proclamado campeón de Europa júnior de cross. Era uno de los favoritos e hizo buenos todos los pronósticos, imponiéndose con claridad, mucha más de la que señalan los resultados. Igualó la hazaña que consiguiera en 1998 Yousef El Nasri. Desde entonces, y aún antes, ningún júnior español, hombre o mujer, había subido al pódium individual. Sí lo habíamos hecho por equipos, en 1997, 1998, 2003 y 2006. Merzougui ha conseguido una gran y convincente victoria, sólo acosado al final por el serbio Cerovac. Sin embargo, el primer puesto de Abdelaziz no impulsó al equipo, que tuvo en conjunto un comportamiento muy discreto, al ser séptimos en la clasificación por escuadras, la peor posición de la historia (junto a la de 1999 y 2004, años en los cuales también fuimos séptimos). Aitor Fernández, del que se esperaba más, fue 33º, Alberto Imedio el 50º, Fernando Carro el 61º y Víctor Puyuelo en 65º. Daniel Arce se vio obligado al abandono. Las mujeres y hombres júniors han obtenido el mismo puesto y casi los mismos puntos.


    Los atletas de categoría promesa nos han proporcionado una doble alegría y han tenido, con gran diferencia, la mejor actuación desde que se creara la carrera en el europeo para los atletas menores de 23 años en el año 2006. Nunca se había obtenido medalla alguna en esta categoría. En mujeres, Cristina Jordán ha tenido un comportamiento magnífico y, muy valiente y bien conocedora de sus posibilidades, sólo cedió ante la turca Erdogan. La extremeña, entrenada por Antonio Serrano, es una "veterana" del campeonato, puesto que su participación en Albufeira ha sido la quinta en un europeo. Su mejor clasificación había sido un 11º puesto en la carrera júnior de 2008; el domingo nos dio la sorpresa más agradable del campeonato. El equipo promesa femenino ha ocupado la cuarta posición, la mejor en las cinco ediciones celebradas; tres veces habían sido quintas. La mejor posición de una promesa, ahora mejorada por Jordán, era el séptimo puesto de Marta Romo en 2007. Paula Mayobre ha sido 26ª, Solange Pereira 31ª, Esther Navarrete 35ª, Sandra Mosquera (tras tres participaciones como júnior) 44ª y Beatriz Esteban ha sido la 52. Se da la circunstancia de que tres de las seis son gallegas (Mayobre, Navarrete y Mosquera).


    Los hombres menores de 23 años han logrado una fantástica medalla de bronce, a sólo 1 punto de la plata, gracias a una actuación muy compacta, en la que el primer hombre ha sido duodécimo y el cuarto ha quedado en el puesto 27, el más bajo de los que han cerrado equipo de los seis conjuntos españoles. Fue una pena, pues el conjunto español fue segundo, e incluso primero, durante buena parte de la carrera. Sebastián Martos ha sido 12º y Antonio Abadía, que fue en los puestos de cabeza buena parte de la carrera, el 14º. El aragonés acusó sobremanera el esfuerzo realizado al principio de la prueba pero luchó lo indecible al final. Martos, por su parte, ha ido claramente de atrás hacia delante. El mejor puesto por equipos había sido hasta ahora el cuarto, logrado el año pasado. 26º y 27º han sido Javier García y Víctor Corrales, con Daniel Mateo en el 35 e Iván Fernández en el 42. Por cierto que Javi García e Iván ya fueron medallistas como júniors en 2006.


    La selección española femenina absoluta partió para Portugal con el enorme hándicap de la baja por lesión de Rosa Morató, baja que suponía una merma sensible en nuestras posibilidades por equipos. La líder del grupo ha sido la lucense Alessandra Aguilar, que se mantuvo en las primeras posiciones de la prueba durante gran parte de la misma. Pero ese esfuerzo le pasó luego grave factura y nuestra valiente gallega comenzó a ver como la adelantaban rivales. Alessandra respondió con una lucha y un sufrimiento encomiables. Al final fue octava en una carrera que dominaron las portuguesas y en la que se paseó majestuosa Jessica Augusto. Por detrás fue de menos a más la madrileña Diana Martín, que tuvo una gran actuación y fue la segunda española en meta al entrar 14ª. Dos puestos más atrás, la 16ª, entró nuestra campeona Nuria Fernández, que estuvo en su papel esperado de mediofondista metida a crossista, pero que al final perdió algunos puestos, uno de ellos en beneficio de Diana, que la adelantó a los seis kilómetros. La cuarta española, y última en puntuar, fue una estupenda Irene Pelayo, la repescada en el equipo para sustituir a Morató, que tras ir atrás al comienzo se estabilizó en el puesto treinta y tantos y finalizó la 34ª. Irene fue en muchos momentos con Jacqueline Martín, que competía por séptima vez en un europeo, y que fue la quinta española en meta en el puesto 37ª. La actuación más discreta fue la de Natalia Rodríguez, que terminó 41ª después de perder muchas posiciones en la primera parte de la prueba. No fue afortunado el "redebut" de la tarraconense, por primera vez en un equipo español de cross (en mundial o europeo) desde su época de júnior en 1998.


    En definitiva, nuestras chicas del equipo absoluto fueron terceras, con 72 puntos, repitiendo el puesto del año pasado y logrando la cuarta medalla por equipos en esta categoría de la historia. Para Aguilar ha supuesto su tercera "chapa", pues ya fue campeona en 2007 y tercera en 2010. Alessandra ha conseguido su mejor clasificación en su décima participación en un europeo de cross. Otras que ya habían subido al podio han sido Nuria Fernández, bronce el año pasado, y Jacqueline Martín, bronce hace… ¡trece años! Como se aprecia, sólo habían competido en Dublín hace doce meses dos de las seis corredoras españolas de 2010.


    La categoría absoluta masculina partía con el hándicap, por razones muy distintas, de la no participación de Alemayehu Bezabeh. Esto dejaba como líder del equipo a un firme y confiado Ayad Lamdassem. Nuestro atleta nacido en Sidi Ifni pudo por fin pisar el podio tras un cuarto y un quinto puesto anteriores. Se mantuvo siempre en los primeros puestos de un numeroso grupo de cabeza que no se rompió hasta muy avanzada la prueba. Cuando se desataron las hostilidades Ayad siempre estuvo ahí; hubo varias alternativas en cabeza de carrera pero siempre confiamos en que iba a subir al podio y así fue, sólo cediendo después de los 9.870 metros ante el incombustible ucraniano Sergey Lebid, que supo jugar con enorme maestría sus cartas. Noveno en meta fue el madrileño Jesús España; el de Valdemoro siempre estuvo delante, aunque en un segundo plano. Sabíamos que iba a sumar "pocos" puntos al equipo y así fue, aunque al final no pudo mejorar su sexto puesto de 2007. Magnífica la carrera de Ricardo Serrano, tercer español en meta en el puesto 19º. Ricardo, que debutó en un europeo hace 11 años, fue ganando progresivamente puestos desde el treinta y tantos, acabando en franca progresión. Francisco Javier López fue el atleta que cerró equipo en el puesto 28 y que perdió puestos en la segunda parte de la prueba. Otro tanto, pero en mayor medida, le pasó a Javier Guerra, que entró en el puesto 41, sexto español, después de verle mucho tiempo en la primera veintena. Y es que, como hemos apuntado, el circuito pasó factura a muchos atletas. Sin embargo, estas vicisitudes no hicieron peligrar la medalla de bronce por equipos, que siempre fue claramente nuestra tras Francia y Portugal. David Solís, sustituto a última hora de Bezabeh, fue de menos a más y fue el quinto español en meta en el puesto 31ª. David había competido hace diez años en el europeo como júnior.


    Por equipos, como hemos dicho, España cambió el oro de Dublín por el bronce de Albufeira. Lamdassem consiguió dos metales, el individual y el de equipos, y que elevan su cuenta personal a cuatro medallas europeas. También tiene cuatro en su palmarés Javi Guerra; por su parte, Jesús España y Ricardo Serrano consiguieron su tercer metal colectivo de su carrera deportiva en esta competición.


    En definitiva, un campeonato maravillosamente organizado por nuestros hermanos portugueses en un lugar idílico para la práctica del cross, que nos ha dejado un gran sabor de boca y que, con la actuación de los nuestros y en medio de los días tan duros que estamos pasando, nos ha infundido renovadas ilusiones por este deporte llamado atletismo. En pocos meses, los crossistas españoles tomarán de nuevo rumbo sur, muy cerca de donde el domingo compitieron. Punta Umbría acogerá entonces la gran cita del cross mundial.


Enlaces relacionados:

RESULTADOS
ALBUM DE FOTOS (José Antonio Miguélez)
Historial de España
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




















Servicio Oficial diseñado y producido por MSL Technology. © Copyright 2018 / RFEA 1997-2018. Reservados todos los derechos.
| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |