Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 lunes, 16 de septiembre de 2019   ENTREVISTA WEB 68/2019
Iraitz Arróspide, la demostración de que nunca es tarde para llegar al alto nivel

Por : Vicente Capitán


Este guipuzcoano de físico corpulento para ser fondista y con un nivel académico y cultural por encima de la media, acaba de proclamarse campeón del Mundo de 50km, un Mundial menor y de nuevo cuño en la IAAF, pero todo un campeonato del Mundo en el que cruzaron la meta 76 hombres y 59 mujeres, con 17 equipos en la clasificación colectiva masculina completando puntos por 11 femeninos. Os dejamos con este nuevo campeón del Mundo en la historia del atletismo español, que a sus 31 años sueña con los Juegos Olímpicos como maratoniano y que, hasta ahora, sigue trabajando como ingeniero y entrenando en el tiempo que le queda libre.

Podríamos decir que aún eres un gran desconocido para el gran público, por ello te voy a pedir que te presentes, ¿quién es Iraitz Arróspide?
Pues soy un atleta de fondo de Villabona (Guipuzcoa), nacido en 1988 (31 años) y que vive en el Reino Unido, de comienzos muy tardíos en el atletismo. Ingeniero Industrial de profesión, compatibilizo el trabajo con el atletismo.

¿Cómo llegas al atletismo?
Llego al mundo popular del atletismo tras dejar la natación que practiqué desde los 14 hasta los 20 años y con el único objetivo de mantener mi forma física y competir en carreras populares. No me tomé el atletismo en serio hasta los 27 años pasados. Antes como te decía había nadado en el club de natación Tolosa C.F y me uní a un grupo cuyo nivel era muy superior al mío y es allí, donde aprendí la mayoría de mis valores de sacrificio y constancia que hoy en día me valen en el atletismo de alto nivel. Como nadador no llegué a destacar a nivel nacional, pero a nivel de Euskadi lo hice bien, primero como bracista y después en pruebas de 400m (libres y estilos).

¿Cuándo decides apostar más en serio por el atletismo, había antecedentes en la familia?
Decido apostar más en serio por el atletismo por la progresión que vi en verano del 2015. Llevaba un tiempo sin correr, y empecé a competir carreras de parque que se celebran cada sábado en mi lugar de residencia (Sheffield). Contaba cada participación con mejor marca personal y hubo dos carreras en ruta, una de 10km en 33 minutos y un medio maratón en 1h11 que hicieron que pensara que podía ser un buen atleta, si me preparaba en serio. Es entonces cuando decidí preparar un maratón y unirme al grupo que dirige John Wood. En mi familia tenía como antecedentes deportistas a mi tío, que fue ciclista profesional y mi primo, que es futbolista profesional.

Observando tu trayectoria profesional vital, veo que has cuidado mucho la vida académica y laboral
Creo que ha ayudado mucho venir desde un ámbito popular, para priorizar siempre el trabajo y construir sobre esos cimientos y estabilidad que me dan tener un trabajo y poder vivir bien y mantener mi familia. El atletismo cada vez ha ido ganando mayor protagonismo en mi día a día, pero de momento sigo pudiendo compatibilizar ambas cosas.

En 2018 diste un salto grande en el atletismo nacional con ese 2h16:24 de Sevilla con la medalla de bronce en el Nacional tras dos cracks como Javi Guerra y Jesús España, lo que además te permitió tu primera internacionalidad absoluta en el Europeo de Berlín. ¿Ha cambiado tu dedicación al atletismo desde entonces?
La marca que hice en el Maratón de Sevilla en 2018, aunque lo haya mejorado posteriormente, supuso el mayor salto en mi carrera atlética, al abrirme las puertas al Europeo de Berlín ese verano, lo que supuso mi primera internacionalidad. Fue un antes y un después, ya que a raíz de ello tengo más apoyos y cada vez le dedico un poco más de tiempo al atletismo.

Y siguiendo con tu trayectoria, el 2h13 de Valencia en diciembre del 18 también han supuesto otro pequeño salto, aunque luego hiciste 2h20 en Londres. ¿Dónde crees que puede estar tu techo en este momento en los 42km?
El Maratón de Valencia supuso otro empujón a mi carrera deportiva, no sólo por la marca, sino porque ví por primera vez que podía llegar a ser uno de los mejores maratonianos nacionales. Me dio esa confianza necesaria para ponerme objetivos ambiciosos y seguir mejorando. Aunque en Londres hice una mala carrera, condicionada por varios factores, creo que ya había dado un paso adelante. Es muy difícil saber dónde está el techo de un atleta tardío y que está en progresión; yo no lo sabría decir. En este momento, creo que he dado otro pequeño paso y mi objetivo es ser capaz de correr por debajo de 2h11:30, que es la mínima para los JJ.OO. No tengo mucho tiempo para llegar a ese nivel y no se si seré capaz de hacerlo, pero lo voy a intentar.

¿Y cómo y cuándo surge la posibilidad de ir y preparar bien el Mundial de 50 km? ¿Cuéntanos cómo ha sido tu preparación a grandes rasgos y cómo fue la carrera en Rumanía?
Hace dos meses y medio me pre-seleccionaron desde la RFEA para este Mundial de 50km. No estaba en mi planificación de este 2019, pero lo ví como un paso adelante en mi trayectoria, poder repetir internacionalidad y luchar por conseguir un buen puesto. Desde ese momento, puse todos mis esfuerzos en preparar a conciencia este campeonato y conseguí llegar en mi mejor momento de forma de siempre. La preparación para esta carrera ha sido muy similar a lo que vengo haciendo en las preparaciones del maratón, pero con algunos matices como hacer más tiradas largas de 35km y algo más de volumen de entrenamiento.
La carrera en Rumanía fue muy diferente a lo vivido hasta entonces en el maratón; una carrera táctica. Un inicio lento y un ritmo que fue incrementando hasta los últimos 9 km, donde tuve que correr a 3:09 el km para dejar atrás al resto y poder ganar el campeonato. Creo que ese final, después de haber corrido más de 40km es para estar contento y demuestra que el campeonato tenía buen nivel.

¿Cómo es tu día a día entrenando en Sheffield?
Entreno con un grupo de mediofondistas y con ellos hago dos ó tres días de entreno a la semana, con las series en pista rápidas, hasta digamos los 2.000m y los ritmos controlados (pueden ser de 15/20 minutos). Y combino esos entrenos con el grupo como te decía de calidad,con mis tiradas largas, las que hago todas por mi cuenta. Suelo doblar poco, sólo en épocas de máxima carga y dos, tres días. Pero aunque no doble si que hago algún día de 20-23 km entre días de serie y luego siempre hago una tirada larga semanal que va desde los 25 a los 35 km que es lo máximo que hago y no son a ritmos muy fuertes. Mi volumen semanal puede variar de 160/170 cuando empiezo lo específico del maratón y mis máximos suelen ser un par de semanas de 200km o un poco más. Eso es lo que hago a grandes rasgos, haciendo tres semanas de carga una de descarga.
Yo soy el mayor de mi grupo, mis compañeros son gente de 18 a los 22 años aproximadamente. Algunos van a Mundiales Sub20 y son buenos en 800, 1500 y 5.000 y van desde los que bajan de 1:50 en 800 a los que se defienden en 3.000 en 8:20. Sobre todo es un grupo muy joven y a mí me viene muy bien.

Por último, ¿objetivos a medio y largo plazo?
No me planteo objetivos a largo plazo, ya que no sé hasta qué punto seré capaz de compatibilizar trabajo, familia y atletismo. Mientras siga en activo, el objetivo es ir mejorando mis tiempos en maratón. A corto plazo, tengo un objetivo muy ambicioso y difícil de conseguir, que es esa marca mínima para los juegos de Tokyo 2020.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia

























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |