Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 jueves, 05 de septiembre de 2019   ENTREVISTA WEB 66/2019
Marta Pérez: ni blanco ni negro

Por : Alfredo Varona


En la próxima vida, Marta Pérez (Soria, 1993) no podrá ser más exigente de lo que es consigo misma.

Por eso está disgustada mientras espera el control antidoping en La Nucia. Y su entrenador, que baja a verla, lo sabe. Y la convence de que levante ese ánimo, "porque no siempre vas a ser la segunda. Llegará el día en el que no puedas serlo y lo valorarás como se merece".

Marta tiene 26 años y ha sido plata en la final del Campeonato de España de 1.500. La derrota ha comenzado con el cambio de Esther Guerrero a falta de 600 metros. Pero es que esta era la final de Esther, que luego hizo 28 segundos en un 200, increíble. "Pero estas cosas pasan cuando las carreras están tan igualadas. No siempre podemos acertar en la táctica", le dice su entrenador que lleva ocho años con Marta guiándola y escuchándola, compartiendo sus sueños. "El día que te sientas cansada dímelo", acostumbra a decirla. " No pasa nada".

Marta lleva un año en el que no ha logrado bajar la marca (4'04") del año pasado. Y esas cosas incomodan. Sobre todo a una atleta como ella, que se desvive por esto, que pone toda la carne en el asador y que, a 4 de septiembre, tampoco ha hecho la mínima olímpica: el pasaporte para los JJOO de Tokio 2020, sus primeros JJOO.

"Pero no te equivoques, Marta", vuelve a decirle el entrenador, encargado de relativizarlo todo. "El hecho de hacer ahora la mínima no significa que el próximo año el atleta, que la hace ahora, vaya a ir a los JJOO. Si entonces no está en forma la Federación no creo que vaya a llevarle".

Pero él lo ve con una frialdad que a veces el atleta no lo ve. Es más, un día, Marta le dijo: "A lo mejor hago la mínima en el Mundial". Pero entonces el entrenador le aconsejó que se despidiese de esa idea o que no viaje a Doha pensando en eso.

-Es muy difícil -sentenció.

Y le explicó:

-A un Mundial no se puede ir pensando en marca, sino en estar preparada para hacer 1'00" en el último 400.

"Hay cosas que solo ocurren una vez en la vida", añadió el entrenador cuando Marta recordó el Mundial de Londres 2017, que fue su primer Mundial. Entonces Marta hizo marca personal en la primera eliminatoria: 4'05" 83. Una marca que aun así no le permitió pasar a la siguiente ronda "lo que demuestra que el 1.500 femenino es una de las pruebas con más nivel mundial. Eso no es normal que pase con esa marca. De ninguna manera. Pero en esta prueba hay atletas de todas las partes del mundo que bajan de 4'05".

Su entrenador siempre convence a Marta de que pelea, quizá con gran diferencia, en la prueba más difícil. Su entrenador es un hombre de 54 años que a 4 de septiembre no se pone nervioso porque Marta no haya hecho 4'03", esa marca que a estas alturas se suponía que ya habría llegado. "Pero a lo mejor tenemos que esperar otro año. En la vida de un atleta hay años mejores y peores. De lo que se trata es de tener continuidad, de estar muchos años haciendo 4'05" porque si estás ahí en cualquier momento podrás mejorar tu marca".

"El problema sería hacer un año 4'02" y no volver más", sentencia su entrenador.

Pero ése no es el caso de Marta, que lleva ocho años en la residencia Blume, especializada en pelear frente a los juanetes de sus pies, lo que le lleva a hacer tantas tardes de elíptica o a tomar tantas precauciones. Pero ése no es problema. Hija de profesor de educación física, Marta es esa chica que ya le escuchó decir a su padre que el esfuerzo es tan importante. Tenía 4'47" en 1.500 cuando dejó Soria y vino a vivir a Madrid. Hoy, tiene 4'04".

Pero Marta también es esa atleta que se clasificó para el Mundial de Londres en su último año en la carrera de Medicina que es una carrera muy exigente. Marta, por lo tanto, es una caja de sorpresas que se ha dado cuenta de que no siempre se puede ser campeona de España de 1.500. "Por eso lo importante es estar y hay que valorar estar ahí", insiste su entrenador.

Y, en realidad, esta es la verdadera pretensión de esta historia: demostrar que no es fácil explicar a un atleta sin su entrenador. Ni en los mejores ni en los peores momentos como en esa sala de La Nucia donde Marta, disgustada porque no ha ganado, espera para realizar el control antidoping.

Su entrenador entonces le recordó que "este viernes en el mitin de Andujar volvemos a tener una oportunidad y quién sabe lo que puede pasar". Y Marta levantó esa mirada como tantas veces en las que escucha a su entrenador, que es Antonio Serrano. El mismo que, de atleta, ya ejercía de entrenador lo que le ayudó a relativizar lo mejor y lo peor de la vida.

Porque, en realidad, la vida es así. Ni hoy es blanco ni mañana es negro. Por eso es tan importante saber medir las exigencias.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Marta Pérez
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia






















Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |