Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 miércoles, 04 de septiembre de 2019   ENTREVISTA WEB 64/2019
Aarón Las Heras, el campeón bilingüe

Por : Emeterio Valiente - Fotos: Miguelez Team y propio atleta


Diríase que ejerció su papel de 'tapado' a la perfección, haciéndose el sueco en los meses previos al Europeo para, una vez en tartán escandinavo, destapar el tarro de las esencias, maniobrando tácticamente como un auténtico veterano, sin gastar una bala en la primera mitad, progresando después con facilidad, poniéndose a la espalda del peligroso irlandés en el último kilómetro y dando el 'hachazo' final al toque de campana, como mandan los cánones. Tenemos soplo, o más bien huracán, de aire fresco para el 5.000.

Aarón reflexiona sobre cómo está digiriendo los galones de ser, oficialmente, el mejor sub-20 del continente sobre para lo que él son poco más de tres millas: "la primera semana estuve en una nube y no me di cuenta de lo que realmente había conseguido, ahora ya lo he asimilado. Me han hecho mucha ilusión todas las felicitaciones que he estado recibiendo durante estas semanas".

Aunque ya había avisado la pretérita campaña con un más que plausible duodécimo puesto en el Mundial de Tampere, nadie osaba 'colgarle' de antemano la medalla de Boras, aunque bien sabía él que tenía intactas sus opciones: "no soy mucho de mirar listas de inscritos o rankings, pero sabía que estaba colocado el 5º con 14:19 y el primero era el irlandés Darragh McElhinney con 13:54. La diferencia cronométrica era abismal, pero sabía que estaba para correr cerca de los 14:05, lo que me daba motivos para confiar en mí y luchar por las medallas". Empero, Aarón tuvo que afrontar dificultades más allá del talento de sus rivales, "los días previos a la carrera fueron complicados debido a problemas personales y pensaba que me iban a afectar negativamente en la carrera. Tuve suerte de recibir el apoyo de mi compañero de selección, Elian Numa, que me ayudo a verlo todo de manera positiva".

Se dice que a los campeones se les distingue por su reacción en los momentos de adversidad y él responde cabalmente a ese perfil de raza: "en cámara de llamadas convertí todos los nervios en tensión competitiva, no tenía miedo a nadie y salí a por el oro. A mitad de carrera las sensaciones fueron óptimas y realmente me convencí ahí de que podía conseguirlo". Ni siquiera la invitada de última hora, la lluvia, aguó su determinación, "este año he aprendido a entrenar en condiciones adversas que me han ayudado a competir bien en cualquier circunstancia. Cuando empezó a llover me alegré, ya que hacía que las condiciones en carrera fuesen más duras de lo normal. La tensión del momento hizo que la lluvia pasase a segundo plano y me centrase en vigilar a los adversarios. creo que la confianza previa a la salida dio lugar a que me encontrara más tranquilo y confiado en carrera".

La gesta de Aarón cobra aún mayor relevancia cuando nos confirma que el Europeo no era su único e indiscutible objetivo de la temporada, "el Europeo era una prioridad antes de empezar la temporada, pero ahora que compito por mi universidad de Estados Unidos ha tocado compaginar ambos objetivos. Es verdad que la temporada universitaria americana es diferente a la española, empecé con ganas el cross pero no me adapté al volumen de kilómetros programados por mi entrenador, John Hayes, y eso condujo a una cadena de lesiones que me mantuvieron cuatro meses fuera de los entrenamientos, lo que retrasó mucho mi preparación; para hacerse una la idea, el 5 de marzo, como entreno de calidad hice 3x1000 a 3:00 y solo a partir de ahí tuve luz verde para hacer entrenos de más intensidad, por lo que tuve dudas de si llegaría en forma al Europeo".

Nos relata seguidamente su madrugadora agenda en las tierras del Tío Sam: "en temporada invernal me despierto a las 5:50 /6am para entrenar a las 6.30, suelo entrar a clase sobre las 10:30 y salgo a las 14h. Luego tengo tutorías y estudio lo que queda de tarde. En verano entrenamos a las 2.30pm y hay algunos días que además ruedo temprano por la mañana.".

Ávidos de averiguar las ventajas del modelo estadounidense con respecto al patrio, Aarón explica con convicción y detalle: "destacaría que la importancia que Estados Unidos, y más concretamente las Universidades americanas, le dan al deporte es inmensa. Allí contamos con máquinas de rehabilitación que en España serían difíciles de encontrar. En mi caso, cuando estuve lesionado tenía acceso a la Alter G, a la underwater tredmill (cinta subacuática), así como a atención médica inmediata para resonancias o radiografías en la misma Universidad. Además, los profesores ofrecen flexibilidad a los "student-athletes" para realizar exámenes o trabajos que coinciden con competiciones y recibimos más ayudas a nivel académico que cualquier estudiante normal. Las clases, el comedor, el dormitorio y las pistas están muy cerca entre sí, no tardo más de 4-5 min en llegar de un sitio a otro, lo cual es una gran ventaja respecto a lo que tenía que hacer para combinar clases y entrenos en Barcelona". Probablemente sean esas nítidas ventajas las que le han llevado a planear realizar toda la carrera de Biología en la Wake Forest University de Carolina del Norte.

De bien nacidos es ser agradecido y el éxtasis sueco no le ha hecho olvidarse de quien ha contribuido decisivamente a formarle e instruirle como atleta "ahora mismo sigo los entrenos de mi entrenador John Hayes, pero asimismo escucho los consejos de Domingo López ya que él ha sido la persona que me ha hecho progresar y mejorar como atleta". Escudriñamos a continuación en 'la cuadra' que le acompaña a diario, "actualmente soy el número dos del equipo, el atleta más destacado es Zach Facioni, un atleta australiano un año mayor que yo, con tiempos de 3:42.94 y 13:48.16, al que todo el grupo de entrenamiento admira y le tenemos como referencia".

Tras unos días de relax en España, Aarón viajó el 15 de agosto de vuelta a Carolina y ya tiene fijada la fecha de su debut en la temporada de cross "la primera carrera será el 18 de octubre en Wisconsin. Supongo que correré después tres o cuatro veces más, pero aún no tengo las fechas exactas". El 8 de diciembre podría hacer una incursión en Europa para disputar el continental de campo a través en Lisboa: "si soy seleccionado por la Federación y mi Universidad lo permite, me gustaría correr el Europeo sub 20 ya que nunca he tenido la oportunidad de ser internacional con la selección de cross y me haría mucha ilusión correrlo".

En adición a su presea dorada, Aarón pulverizó su mejor marca en Boras, quedándose a las puertas (14:02.76) de los icónicos 14m tras una vuelta final de escándalo que cubrió en menos de 58 segundos, lo que sugiere que en una carrera a ritmo el guarismo 13 habría sin duda aparecido: "viendo cómo fue y como me sentí en carrera creo que estaría alrededor de los 13:55 pero ¿quién sabe?... en un campeonato se va a por el puesto y el tiempo es secundario, así que lo de bajar de 13:50 se queda para otro año".

A juzgar por la maestría y destreza que exhibió en Suecia, diríase que Aarón lleva toda la vida corriendo los 5.000m, pero él, a sus tiernos 19 años, barrunta una neta mejoría en el horizonte: "creo que estoy aún adaptándome a la prueba; cada vez me encuentro más cómodo y seguro, pero la sigo viendo larga". Por ahora es el 3.000, distancia en la que llegó a batir la plusmarca española sub-18 con 8:21:69, la disciplina que goza de sus preferencias y con ella se volvió a reencontrar este verano en Granollers, cita saldada, por supuesto, con victoria: sigue siendo mi prueba favorita, hacía mucho que no corría un 3.000 y me gustó hacerlo en este último Campeonato de España".

A nivel de superficie, y a pesar de ese latigazo final mostrado en Boras que le deberá reportar continuas alegrías, nuestro protagonista expresa sus preferencias, "me gustan todos los terrenos, aire libre, pista cubierta…pero creo que es el cross en el que me encuentro más cómodo y donde disfruto más".

Lejos de ser un salto al vacío, Aarón calculó al detalle su desembarco americano, condiciones atmosféricas incluidas "el clima de Carolina del Norte es muy parecido al de Barcelona y de hecho es uno de los factores que tuve en cuenta al escoger la universidad. Llevo solo un año allí y me ha parecido un clima muy similar al de la capital catalana".

El futuro que se le presenta en el 5.000 a nivel nacional es más que halagüeño, aunque hombre precavido vale por dos: "me veo luchando por los primeros puestos a nivel absoluto algún día, pero no sé si será en 2, 3 o 4 años, ahora prefiero no pararme a pensar qué puedo hacer, solo quiero ir progresando día a día y año tras año sin ninguna presión".

En su autoevaluación, Aarón tiene claro su punto fuerte y donde deberá mejorar, "soy bastante resistente y considero que tendría que mejorar la velocidad resistencia". Como sucede con 'los mayores' su triunfal 5.000 se disputó ya en el epílogo del campeonato, lo que obliga a los actores a mantener la tensión competitiva del campeonato hasta el último instante, aspecto que de buena gana cambiaría: "si me diesen elegir pondría mi prueba a la mitad del campeonato, aunque tampoco me importa mucho cuándo se celebre".

Aarón desvela las dos razones principales para iniciar su aventura de cruzar el charco, "fui a Estados Unidos para combinar los estudios con los entrenos como fin principal, pero al mismo tiempo tenía ganas de salir de casa y vivir una experiencia nueva". Su nivel atlético le llevó a beneficiarse de una interesante ayuda pecuniaria: "el hecho de tener buenos resultados como júnior de primer año me permitió recibir una buena beca".

Analiza a continuación la mentalidad ganadora que se respira en el país de la barras y estrellas: "considero que es un buen sitio para poner a prueba tu mentalidad ganadora. Allí la cantidad de atletas de alto nivel es inmensa y te das cuenta de que hay gente muy preparada para luchar y sufrir. Creo que si no tienes una mentalidad ganadora no podrás llegar a nada. La mentalidad competitiva la llevo 'de serie', pero sí creo que he cambiado algunos aspectos a la hora de afrontar las competiciones".

A su nada provecta edad, son muchas las medallas que cuelgan ya de su cuello, pero nos confirma cuál de ellas es su ojito derecho: "tengo buen recuerdo de todas y cada uno de ellas, pero escogería el primero título de cross que gané en cadete en Guadalajara, ya que fue una sorpresa".

Tanto por parte paterna como materna corre sangre soriana por las venas de Aarón, lo que invita a pensar que parte con ventaja como atleta de fondo a juzgar por los ilustres campeones que ha dado la tierra: "sí, aunque parezca una tontería siempre lo he pensado, y es algo que me motiva a seguir mejorando. En mi familia siempre ha habido afición por el atletismo". De hecho, Aarón unió definitivamente su destino al atletismo con apenas 7 años cuando "mis padres me enseñaron un video en el que un tal Fermín Cacho ganaba la prueba reina, los 1.500m, en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y desde entonces tuve claro que el atletismo era el deporte que quería practicar". Por ello, solo resta decir aquello de, 'muchas gracias, Fermín'.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |