Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 lunes, 22 de julio de 2019   ENTREVISTA WEB 60/2019
Lucía Pinacchio, la Juantorena balear

Por : Emeterio Valiente - Fotos: Miguelez Team y propia atleta


Cada vez que mentía, le crecía la nariz a Pinocho; al contrario, cada vez que compite Pinacchio, cobra verosimilitud su sueño olímpico; además, cuenta Lucía con dos posibilidades de lucimiento gracias a su inteligente diversificación de cartera entre los 400 y los 800m; en Bakú el festival de rentabilidad se espera en la más longeva de las disciplinas, aunque su destreza en la vuelta a la pista bien podría aportarle jugosos réditos sola o en compañía de otras, pongámosle tres más.

Lucía afronta la cita olímpica con una explosiva mezcla de ilusión y determinación: "voy con muchas ganas y confianza porque actualmente me encuentro en muy buena forma y he obtenido buenos resultados durante esta temporada. Además, estoy muy motivada ya que es mi primera internacionalidad; voy a disfrutar de la competición y dar lo mejor de mí". Sobre quiénes podrían ser sus más enconadas rivales, no cae en la trampa de debilitarse enunciando lo buenas que son la británica o la polaca de turno, "al no conocer a ninguna de mis rivales, no podría decir quiénes son las más difícil de batir, y siempre puede haber sorpresas".

Haciendo cábalas sobre qué táctica emplear en Bakú, es consciente de que sus dotes de velocista le otorgan una ventaja que podría ser definitiva en una final apretada: "sí, honestamente sé que cuento con ese punto a favor por la velocidad que tengo. De todos modos, cuando se plantea una carrera rápida también me siento cómoda e incluso me gustan un poco más las carreras que salen vivas. Realmente, me gusta mucho ir en cabeza de carrera, me siento segura. De todos modos, según como se plantee la carrera estaré dispuesta a adaptarme, ya que en entrenos me preparo para eso".

Pocos, casi ninguno, son los atletas que consiguen combinar con éxito las dos distancias seguidas del programa olímpica que menos migas hacen, 400 y 800m; entre las féminas españolas no se recuerda nada igual desde Julia Merino, la pucelana que clavó a finales de los años 80 los 53 y 2:06 que ahora ostenta Lucía, e intentamos indagar cuál es su secreto, "las dos son pruebas que me gustan mucho. Tengo la capacidad de poder compaginar bien la fuerza, la resistencia y la velocidad; sin embargo, siempre es necesario tener disciplina, constancia y, sobre todo, disfrutar del trabajo que haces día a día". En todo caso, sí expresa sus preferencias, que pasan por el toque de campana y las argumenta sólidamente, "aunque el 400 y el 800 son mis distancias favoritas, me decanto más por el 800, considero que es mi especialidad y además es la prueba que entreno. Es una prueba donde no dependes únicamente de la velocidad, sino también de una base de fuerza y de resistencia, además de saber correr tácticamente en carrera. Me gusta más el 800 porque es una distancia donde puedo tomar el control, es una carrera con contacto físico y eso la hace más bélica".

Respecto a la vuelta a la pista, nos confirma cómo negocia el evento: "en el primer 200 soy consciente de que no voy con ventaja debido a que no soy la más rápida, ni suelo llevar esos ritmos tan exigentes, pero al llegar a la última recta sé que tengo a favor el fondo que me aporta el 800 y no pincho igual que las demás atletas". Sin duda, en su caso, el ácido láctico es como el cielo, puede esperar.

Si tomamos como referencia la tabla húngara de puntuación, concluiremos que sus 53.87 en 400 (1055 puntos) son incluso más valiosos que los 2:06.70 (1045) de la media milla, pero incluso después de su estratosférico registro conseguido en Getafe, no hubo lugar para la duda, "sinceramente, nunca me planteé el ir a Bakú en el 400; en primer lugar, es una prueba donde actualmente hay mucha competencia en la categoría sub18 y además me hace mucha más ilusión correr el 800". De cara a las próximas campañas, el discurso es claro: "seguiré entrenando para lograr mi máximo rendimiento en el 800, no obstante continuaré compaginándolo con el 400 y otras distancias, ya que todas me aportan una mejoría". Coherentemente con ese discurso, se encuentra más cómodo en las salidas de pie de 800 que en las salidas de tacos de los 400: "la verdad es que no tengo buena salida de tacos, tampoco la entreno, pero al menos me defiendo; cuando me graban la salida del 400 parece casi que salgo de pie, como si fuera un 800", comenta divertida la estrella en ciernes del F.C.Barcelona.

Sabía Lucía que sus piernas atesoraban un 400 de escándalo cuando en circunstancias lejanas a las óptimas ya mejoró su marca por debajo de los 55: "cuando hice 54.60 fue muy inesperado para mí, ya que el día anterior había competido en Zaragoza en un 800 y además fue un viaje agotador, esa noche solo pude dormir 3h, a las 7 de la mañana tomé el vuelo hacia Mallorca y nada más aterrizar fuimos directos a la pista para disputar el campeonato de Baleares, donde noté que me faltaron fuerzas en los últimos metros y al ver el crono de 54.60 supe que estando en buenas condiciones podía dar mucho más"…y así fue en la capitalina Getafe, en el transcurso del Trofeo de Federaciones, "allí no estaba nerviosa, no me suelo poner nerviosa en una prueba que "no es la mía", sólo tenía que correr con todo lo que tenía para aportar los máximos puntos a la selección", y su modestia le lleva a 'echar la culpa a otros' de su marca: "los factores fundamentales fueron la calidad de la pista y el gran nivel que hubo en la carrera".

Aun siendo cristalinas sus preferencias métricas, indagamos la posibilidad de hacer un giño a la distancia corta con el señuelo del relevo en el horizonte en el caso de que el cuarteto patrio lo bordara y se colase en los JJOO de Tokio, "por supuesto, me atrae la idea de participar en el relevo nacional en Tokio, pero hay que ser realistas y es otro nivel en el que ahora mismo por mi corta edad no me encuentro; como toda deportista, sueño con unos Juegos Olímpicos, pero paso a paso y disfrutando del camino".

Una de las atletas que podría contribuir decisivamente en ese relevo largo es su casi coetánea Salma Paralluelo, de quien Lucía comenta: "es una atleta con muchísimo potencial, pero no sólo eso, sino también una persona muy humilde y agradable. Creo que la humildad es un valor fundamental para todo deportista y sin ello es muy difícil llegar al éxito. Es sólo el principio para Salma en ambos deportes que practica, encuentro que tiene mucho margen de mejora en las vallas y que puede conseguir todo lo que se proponga". Y que sea en el atletismo, por favor…

Inquirimos a nuestra veloz protagonista por el técnico que la guía, Tomeu Rigo: "es también atleta y ha sido atleta de alto rendimiento; entre otras cosas, es profesor de Educación Física. Es una persona que me ha enseñado muchísimos valores. Siempre da su 100% y esa actitud la he tomado como un ejemplo a seguir. No sólo me ha aportado conocimientos atléticos, asimismo me ha brindado su apoyo a nivel personal. Al estar día a día conmigo, tiene que tener bastante paciencia para aguantar mis malas rachas. Tanto yo como mis compañeros le consideramos un gran profesional y una maravillosa persona".

De los entrenos que le aconseja Tomeu, un atleta de 3:42:57 en 1.500m (2011), Lucía no se queja de uno solo, "mis entrenamientos favoritos son las series a ritmos de 800, como los 200s y los 400s, pero en general me gustan todos; los rodajes, aunque sea lo que más me cuesta, también me encantan. Disfruto mucho de entrenar con mis compañeros". Los metros postreros del Nacional sub-18 de Gijón del año pasado fueron espectaculares, con un final de infarto en el 800 entre la también balear Daniela García y Lucía, que rememora la agónica última recta: "recuerdo esa carrera con un sabor agridulce, ya que a nivel personal no estaba en mi mejor momento, no tuve una buena semana y corrí muy insegura de mí misma; aún así, a falta de 80m logré dejar apartados mis miedos, remontar y ganar la carreta gracias a esa "fuerza interior" y a todo el trabajo hecho durante la temporada. Me considero una persona ambiciosa y no quise conformarme con la plata sabiendo que podía obtener el oro".

A nivel cronométrico, parece palmario adivinar cuál será su gran reto en las próximas temporadas, la elitista cota de los 120 segundos, "trabajo diariamente para rebajar mis marcas, es un gran objetivo acercarme a los 2min en un futuro próximo. Cada entreno intento dar lo mejor de mí, soy constante y perseverante, por lo tanto confío en que pronto llegaré a cosechar ese sueño".

Para sueño, el de los grandes aficionados al deporte olímpico por excelencia, que se frotan las manos con solo barruntar un intento de doblete (400/800) en un Nacional, "en la categoría en la que estoy, sub-18, no puedo plantearme realizar dos eventos como estos en un campeonato de España porque son distancias muy exigentes, pero quizá me plantee correr estas dos distancias en algún campeonato en categorías superiores". Algo así como emular al gran Antonio Reina en Málaga 2005…

Con apenas 15 años ya debutó en un Nacional absoluto al aire libre, precisamente en Getafe hace justo un año y ya con 16 se alistó en el de pista cubierta, aunque es consciente de que lo mejor está aún por llegar, "ninguna de las dos carreras fue un gran debut para mí, en el 800 del campeonato del año pasado no llegaba en mi mejor estado de forma y al 400 de pista cubierta fui enferma, tenía anginas y me faltaron fuerzas".

Nos revela a renglón seguido cuáles son sus disciplinas favoritas cuando de sentarse cómodamente a degustar atletismo se trata: "como espectadora me gusta mucho ver la longitud y el triple salto, pero sobre todo el medio fondo, es lo que más disfruto de ver. Cuando hay mundiales o europeos me paso la semana en el sofá viendo prueba por prueba, me encanta ver el atletismo".

Apasionada del atletismo y del mediofondo su devoción por las estrellas británicas, escocesas para más señas, se antoja consecuencia lógica, "Laura Muir y Jemma Rekiee (reciente campeona de Europa sub-23 de 800 y 1500) son dos de mis atletas favoritas como medio fondistas y Ana Peleteiro es también admirable, como atleta y como persona".

Si el debate entre el 400 y el 800 ya está decidido en los albores de su carrera, la elección de carrera universitaria, aún con un curso académico de por medio, precisa aún de maduración: "aún no sé qué carrera quiero hacer en un futuro, me gustan muchas cosas, por suerte tengo tiempo suficiente para pensarlo y seguir informándome"; quizás lo único claro de momento es que el atletismo va a jugar un papel preponderante en cualquier caso: "espero poder seguir compaginando el atletismo con todo lo que haga porque no sólo es un deporte para mí, sino también un modo de vida, así que intentaré no dejarlo nunca de lado y darle la misma prioridad que al resto".

Y como colofón, Lucía entona un deseo, "me encantaría poder vivir del atletismo algún día o durante un tiempo aunque, como todos sabemos, es un deporte muy complicado y sacrificado, por ello mismo hay que tener siempre otras puertas abiertas". Además de las del 400 y del 800…

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |