Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 jueves, 04 de julio de 2019   ENTREVISTA WEB 56/2019
Enrique Llopis, el príncipe de las vallas

Por : Emeterio Valiente - Fotos: Miguelez Team y propio atleta y entrenador


La nómina de ilustres que se ubican detrás de él en la lista sub-20 de todos los tiempos quita el hipo, y la hipótesis de que llegará a lo más alto de la cucaña vallista cobra fuerza por momentos…como los protagonizados en Gandía recientemente. Con su estatura no le va a resultar complicado hacerse el sueco en la ya inminente cita continental. Además de sus novedosos e iniciales siete apoyos, contará con el mejor apoyo de todos, el del maestro Toni Puig.

Hace ya 14 meses se convirtió en el primer español sub-20 de la historia en quebrar la barrera de los 14 segundos (13.92) con las vallas absolutas de 1,067 eligiendo su feudo para protagonizar tamaña gesta: "esa carrera la recuerdo muy bien, ya que fue en Gandía; conseguí bajar de los 14 segundos y me quedé impresionado, ya que no esperaba hacer ese tiempo". Ese crono no fue sino la punta del iceberg de lo que acontecería en el presente ejercicio estival, donde ya ha batido otras dos veces la plusmarca nacional, primero en Castellón con 13.85 y después en Gandía con otro mordisco de una décima para dejar, momentáneamente, el guarismo en 13.75. Ese registro le sitúa holgadamente por delante de los establecidos en su día por leyendas vivas de la disciplina como Felipe Vivancos (14.01), Javier Moracho (14.09), o Carlos Sala (14.23), lo que sin duda valora sobremanera: "ciertamente, le doy mucha importancia al estar delante de esas 'bestias' pero voy poco a poco y ojalá llegue algún día al nivel que llegaron todos ellos".

En todo caso, el 7.72 absoluto logrado en los 60 vallas del mitin de pista cubierta de Madrid auguran inminentes recortes sobre los actuales 13.75…"sí, creo que ese 7.72 es para hacer menos de 13.60, que es una gran marca que intentaré hacer nada más acabar con mi Campeonato de Europa sub-18 en Sueciadentro de un par de semanas".

La paradoja estadística de esta pista última pista cubierta estriba en que finalizó con mejor marca (7.72) con las vallas absolutas que con las correspondientes a su edad (7.84), palmaria consecuencia de su dedicación a las primeras: "sí, la verdad que sabía que tenía muchísimas posibilidades de ir al Europeo absoluto de Glasgow y por eso me centré exclusivamente en las vallas absolutas; era también consciente de que estaría difícil ir allí, ya que hay grandes rivales, pero confié en todo momento en que lo podía conseguir".

Explica seguidamente para los neófitos las sutiles diferencias entre las dos alturas de las vallas y qué cambia por esos menos de siete centímetros "con las vallas de 1,00m vas con algo más de frecuencia que con las de 1,067 y, respecto al ataque, con las vallas de 1,067 atacas de más lejos que con las de 1,00".

Hace exactamente un año, el futuro de las vallas altas lo bordó en el Mundial sub-20 de Tampere alcanzando la gran final, no sin antes triturar su marca personal en la primera ronda con un crono de 13.47 (y 13.52 en semifinales) y solo una traicionera valla le impidió cruzar la meta en la final, "la verdad que la temporada pasada fue un gran éxito colándome en la final de ese mundial ya que era el pequeño de la categoría y estaba muy complicado; luego tuve un problema con la primera valla y me fui al suelo; el problema vino a raíz de que tenía a un japonés al lado, el cual salía rapidísimo; aunque mi salida no es buena, intenté salir con él y me enganché con la valla, pero de todo se aprende y yo en ese campeonato aprendí una gran lección".

Tres semanas antes de ese aldabonazo universal 'solo' había sido plata en el Nacional de Murcia por detrás de su inseparable compañero de fatigas Luis Salort, (13.43/13.50) lo que evidencia el dulce futuro de los 110 vallas patrios. Llopis se batía el cobre con un atleta que había cronometrado ¡13.31! y sabía ya de lo proceloso de conquistar el peldaño más alto del cajón, "esa carrera la verdad es que fue una pasada, porque tanto Luis como yo éramos conscientes de que teníamos muchísimas posibilidades de ir al Mundial y sabíamos que quedando primeros iríamos a Tampere; sinceramente, la posición me era irrelevante yo quería estar entre los dos primeros y hacer una buena marca; sabía que Luis estaba en ese momento intratable y que sería complicadísimo ganarle". El frenético julio del 18 terminó con la medalla de chocolate del absoluto en Getafe, en donde se presentaba con sus escasos 17 años, lo que no fue óbice para batir el récord de España sub-20 en la primera ronda con 13.88: "Getafe fue una gran experiencia, sabía que tenía muchas opciones de hacer podio, pero la verdad es que en la final no tuve mi mejor carrera y me queda a nada del bronce". Cinco centésimas (13.87/13.92) le separaron del 'americano' Francisco Javier López.

Mas allá de las vallas, Llopis presenta unas credenciales en las pruebas lisas de velocidad que ya quisieran para sí muchos especialistas, habiendo parado el crono en 10.95 (100) y 21.82 (200), aunque su logro de mayor fuste fue el oro que atrapó en 2017 en el Nacional indoor de Sabadell, donde paró el crono en 21.87 sobre los internacionalmente defenestrados 200m, "Me gusta mucho el 200, pero es una prueba que no he hecho en toda esta temporada ya que me estoy centrando al 100% en las vallas". El abanico de Llopis en sus inicios también alcanzó el triple salto como cadete, título nacional incluido, aunque no fuera precisamente por las horas que le dedicaba, "sí, competía en triple, una prueba que nunca había entrenado ni nunca entrené, pero se me daba muy bien aún así; creo que podría haber llegado a tener un buen nivel, pero no al nivel al que estoy ahora en las vallas, además de que fastidiaba mucho las rodillas y la espalda y dejé de hacerlo para centrarme únicamente en las vallas". Su imparable ascenso en las listas anuales ha sido directamente proporcional a su crecimiento físico, aunque ello le haya acarreado ineficiencias en el camino, "mido 1,90m, ya llevo bastante tiempo sin crecer y no creo que crezca mucho más; sí que el crecimiento me ha traído problemas físicos en el pasado, sobre todo en la espalda y las rodillas".

Nos cuenta entusiasmado sus progresos en lo que era uno de sus puntos menos fuertes, los primeros apoyos tras el pistoletazo: "solía dar ocho pasos hasta la primera valla, pero tenía mucha zancada y los tenía que hacer muy cortitos en ocho apoyos, así que después de esta pista cubierta hemos cambiado a siete, a lo cual me he adaptado muy rápido ya que para el poco tiempo que llevo saliendo así estoy saliendo muy bien, creo que voy progresando bastante".

Echando la vista atrás, en el Mundial sub-18 de 2017 en Nairobi superó toda expectativa hasta acabar olfateando el pódium tras tres portentosas actuaciones, cronometrando sucesivamente 13.47, 13.53 y 13.58. "acudía con la duodécima mejor marca e iba con el objetivo de entrar en la final aunque sabía que estaba muy difícil, pero no imposible; en la eliminatoria hice una gran marca ya que me presenté allí con 13.72 y en la primera ronda bajé a hice 13.47, la tercera mejor marca mundial del año; acabé entrando en la final y allí fui a por todas, a intentar estar en el pódium, pero un pequeño fallo en la salida me hizo perder mucho tiempo y fui al final 4º a solo dos centesimal del bronce; en todo caso, me quedé con la parte positiva de que había entrado en la final y había peleado por las medallas".

El príncipe Llopis opina a continuación sobre el rey Ortega, viviendo muy de cerca el infinito desencanto de la pantera de Artemisa: "la gran mayoría de veces que he coincidido con Orlando ha sido en competiciones y lógicamente cada uno ha estado concentrado en su carrera, pero sé que si le pidiese consejo me lo daría, ya que es una gran persona y atleta; es normal que le sentara mal el quedarse a las puertas de una medalla, pero yo le dije que mirase lo que ha conseguido hasta ahora y lo que le queda por conseguir y que seguro que volverá más fuerte".

No por haberlas elegido deja de pensar que las vallas son una disciplina especialmente traicionera… "sí lo es, ya que el mínimo fallo te deja fuera de la pelea por las medallas pero al final es eso lo hace que sea una prueba especial, pensar que tiene que ir todo bien para estar en la pelea; yo ya lo experimenté en el Campeonato del Mundo sub-20 pero me levanté y más fuerte"

Cuenda le toca glosar la figura de Toni Puig su discurso es rotundo: "como entrenador y persona es increíble, se preocupa de ti tanto dentro como fuera de la pista y de verdad que le dedica muchísimas horas a este deporte, estudiando semana a semana desde principio de año hasta el final y estoy seguro de que sin él no hubiese llegado a nada de lo que he llegado a conseguir, le estoy muy agradecido por todo" .

El pasado sábado 29 en la alemana Mannheim se quedó a tres centésimas de un carísimo récord, el de Luis Salort con las vallas de 1,00, establecido en 13.31, parando el crono en 13.34, "es un récord muy complicado de batir y sabía que tenía que hacer una muy buena carrera para poder batirlo; corrí bien, pero no lo suficiente como para batirlo". En un par de semanas llega la cita cumbre de la temporada, con el Europeo sub-20, "Ya huele el campeonato de Europa y tengo muchísimas ganas ya que pueden pasar grandísimas cosas siempre y cuando vaya todo bien, esperemos que sea así y la verdad es que prefiero no decir nada de si me veo en el podio, prefiero ir poco a poco; sí es cierto que preferiría competir con las vallas absolutas, pero es cuestión de adaptarse y ya está. Este año hay mucho nivel y tendré que correr seguramente por debajo del récord de España para estar arriba; mis rivales más peligrosos son el británico que lidera el ránking, Joshua Zeller (13.26), el francés Jeanice Laviolette (13.39) y el alemán Stefan Volzer (13.49)".

Aunque este ejercicio de 2019 no está siendo tan exitoso para Salort como el pretérito, su colega no deja de mostrar una fe ciega en sus posibilidades, "Luis es un gran atleta y una gran persona, siempre ha estado a un gran nivel y sé que continuará estándolo".

Como hay vida más allá de las vallas, un previsor Llopis nos comenta: "estoy estudiando ADE en la UCAM, a la cual tengo que agradecer que me haya becado ya que estudio a distancia para poder compaginar estudios con entrenos y lo ponen todo mucho más fácil para los deportistas".

Cuando se le cita las dos palabras mágicas, Doha, Tokio, no parece que sus 17 años le impidan soñar en grande, "son grandes objetivos, los cuales voy a intentar ya que no pierdo nada, aunque son muy complicados; antes debo centrarme en el Europeo y luego ya centrarme en las vallas absolutas de 1,067".

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |