Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 viernes, 28 de junio de 2019   NOTICIA WEB 119/2019
Los 55 años de Maite Zuñiga: "La vida te da más oportunidades que el atletismo"

Por : Alfredo Varona


Tiene 55 años y una vida imposible de explicar sin el atletismo. "No soy nada sin el atletismo", matiza ella, Maite Zúñiga, que fue la primera mujer española en llegar a una final en unos Juegos Olímpicos: Seúl 88. De eso ya se han cumplido más de 30 años. Así que ya no parece que fue ayer.

El tiempo pasó y Maite Zúñiga es hoy esa mujer de 55 años que trabaja por las mañanas en la Federación; que es madre de dos hijas de 18 y 16 años que alguna vez le han hecho una entrevista para el colegio. "El profesor nos ha pedido hacer una entrevista a un personaje reconocido en el mundo del deporte, ¿por qué no te la hacemos a ti?"

Fueron más de 25 años al pie del cañón, desde que aquella niña empezó a correr en el colegio Miguel de Unamuno en Vitoria donde ella vivía en el edificio de enfrente de la familia de Martín Fiz. Maite era la mayor de cinco hermanos de una familia que llegó desde Zamora al País Vasco a buscarse la vida, concretamente a Éibar, donde su madre le contaba que cuando le dio a luz a ella, la mayor, "vivíamos en una habitación en un piso compartido con derecho a cocina". Hoy sería casi inconcebible.

Pero así eran aquellos tiempos que nos trasladan a esa España que hemos visto en 'Cuéntame' y que Maite radiografía a través de su padre, "un mecánico tornero que tuvo que trabajar para cinco hijos. Yo aún recuerdo cuando él trabajaba a dobles turnos o cuando metía horas extraordinarias los fines de semana. Hacías balance y veías que ese hombre se pasaba la vida trabajando, pero, afortunadamente, también había trabajo y no como ahora, donde buscas y no siempre lo encuentras… Mis dos hermanos han estado en el paro y lo han pasado mal…, una cosa que en aquella época no hubiese ocurrido".

De esa época salió Maite Zúñiga, cuya biografía es una mina en el atletismo. Fue 22 veces campeona de España absoluta, 62 veces internacional. Parecía eterna. De ahí que el día que decidió, a los 35 años, "hasta aquí hemos llegado", no pasó nada. No le quedaba ninguna cuenta pendiente. Había hecho lo que había podido y, aunque alguna vez le persiguió el inconformismo que nos persigue a todos, "porque cuando llegué a una final olímpica, que era lo más, entonces me pregunté, '¿y por qué no puedes ser medallista?'", tampoco se torturó.

-Son preguntas que cualquiera se hubiese hecho en mi posición. Al final, siempre queremos más -resume Maite.

Maite, la misma mujer que nació en 1964 y que dejó el atletismo tras el Mundial de Sevilla en 1999, con 35 años, sin ninguna frustración y casi sin ningún dolor en las piernas. Todavía hoy, a los 55 años, recuerda que no le queda "ningún achaque"; que, si la idea le sedujera, "aún podría competir en veteranos", y que el día que decidió dejarlo, tenía que ser así, "sentía la llamada de la maternidad", y esas cosas no se negocian.

Se marchó entonces una atleta monumental. Pero cuando lo hizo ya nos había dejado marcados para siempre, había recorrido medio mundo y había ganado tantas veces a esa incertidumbre que se establece en la cámara de llamadas, "donde te das cuenta de que hay muchas cosas que no vas a poder controlar: si será una carrera lenta o rápida; si los nervios van a favorecerte o a ir en contra tuya o si, por lo que sea, una mala colocación al principio va a lastrarte después, y esas cosas te asustan y te dan cierto miedo, pero…"

Por alguna razón, Maite recordaba todo eso estos días cuando fue a recoger a su hija, la mayor que se examinaba de Selectividad, y le recordaba a la joven que "en estos casos, en los que no puedes controlarlo todo, los nervios también hacen falta". La diferencia entonces entre el atletismo y la vida es que "la vida da muchas más oportunidades. En la vida tienes 70, 80, 90 años para enmendar un error. Sin embargo, en el deporte cada oportunidad que pasa es posible que ya nunca se recupere. Cuando terminas unos JJOO no sabes donde estarás en los próximos dentro de cuatro años".

Y lo dice ella que, por encima de todo, fue una gran competidora. Y se recuerda en algunos sitios de su casa, no tantos, donde hay fotos, trofeos, premios, diplomas que obedecen al sacrificio de Maite Zúñiga, la hija del mecánico tornero que llegó al País Vasco desde Castilla "casi con una mano delante y otra detrás". Hoy, ambos son una demostración de que en el esfuerzo está el futuro y sus hijas, la pequeña hace atletismo en la AD Marathon, lo valoran. Tienen que valorarlo.

No todas las madres fueron dos veces finalista olímpica. Esa es la diferencia esta vez. La que regresa en esta conversación y la que también recuerda que no fue fácil, "porque tuve que entrenar en cuerpo y alma, pues esto es así en todos los órdenes de la vida. Si quieres ser un buen arquitecto, si quieres ser un buen médico, sea lo que quieras ser en la vida, siempre tienes que esforzarse. De otra manera será imposible".

Tiene 55 años Maite y tanto camino recorrido que, si fuese por nosotros, regresaríamos al pasado. En vez de una conversación, esto sería una película de cine que sólo terminaría en la calle de Vitoria Gasteiz dedicada a ella. Pero antes tendríamos que contar que desde 1988 tiene el récord de España de 800 (1'57"45) y también le daríamos las gracias al escucharla contar esa anécdota que le ocurrió en aquel Mundial de pista cubierta de Atenas junto a Rosa Colorado, en plena cámara de llamadas, donde los nervios alquilan su propia habitación.



-De repente, Rosa, que corría la primera semifinal, se dio cuenta de que se le había olvidado la camiseta y yo delante de los jueces tuve que quitarme la mía y luego esperar a que terminase ella y me de volviese la camiseta todo empapada en sudor…

Pero entonces entendieron que casi todo en la vida tiene solución antes de decir, 'esto no va a ser posible'.

 

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Maite Zúñiga
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |