Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 jueves, 20 de junio de 2019   ENTREVISTA WEB 50/2019
Laura García-Caro: "Nuestra mente tiene un gran papel para soportar las condiciones de Doha"

Por : Antonio Aparicio


Con su medalla de bronce en los JJ.OO. de Sydney 2000, María Vasco inspiró a una niña lepera de 5 años a acabar practicando la marcha atlética; una disciplina sin ninguna tradición en su tierra. Dos décadas después, Laura García-Caro Lorenzo (14-abr-1995) es una marchadora que mantiene una progresión envidiable, que está creando escuela en su provincia y que este jueves volverá a ser la estrella local en los 5.000m marcha del Meeting de Huelva.

En esta entrevista, la marchadora española más regular en lo que va de 2019 (con magníficos resultados como el 2º puesto individual y el oro colectivo con España en su "competición talismán") explica por qué se encuentra mejor que nunca a estas alturas del año; y asegura que su "mejor momento está por llegar". La discípula de José Antonio Quintana también nos habla de sus objetivos a corto y largo plazo, del "gran vínculo" que mantiene con su entrenador, o de los múltiples aspectos positivos de la llegada de Raquel González a su grupo de entrenamiento. Asimismo, esta graduada en Enfermería (y por tanto, buena conocedora de los aspectos físicos humanos) destaca la importancia del plano psicológico para la "salvajada" climatológica que espera a marchadores y maratonianos en el Mundial de Doha; y demuestra su creciente madurez con lecciones aprendidas como ésta: "Los resultados llegan con el esfuerzo de años".

Laura, una vez concluidas las competiciones más importantes previas al Mundial de Doha, ¿cómo valoras tu comienzo de temporada, en el que fuiste la mejor española en la Copa de Europa por tercera edición seguida (10ª en 2015, 3ª en 2017 y 2ª en 2019), y también en el G.P. Cantones de La Coruña?
Estoy bastante satisfecha con la primera parte de esta temporada. La Copa de Europa era una cita marcada en rojo en nuestro calendario y, en el mío personal, la tengo destacada como especial. A pesar de ser una competición que le falta repercusión para su nivel, en ella he conseguido mis mejores actuaciones en tres ediciones consecutivas y, este año, cuando se acercaba la cita, pensaba: "Esta es mi prueba talismán". Llevaba una inyección extra de motivación. Además, he competido con buenos resultados en dos pruebas de la Challenge Mundial de marcha en 2019 [Rio Maior y La Coruña], y la regularidad en todos los 20 me hacen ver que el trabajo va bien encaminado.

Además de tus buenos puestos, también has ido mejorando tu MMT en cada una de tus 4 carreras de 20 km, culminando con 1h28:40 en La Coruña; tu segunda marca de siempre y la mejor que has hecho en primavera. ¿Significa eso que te encuentras mejor que nunca a estas alturas del año?
Puedo decir que sí. Lo que más valoro de este comienzo de temporada y que me ha acercado a mis resultados, ha sido poder controlar mis dolores más comunes y haber tenido mucha continuidad en los entrenamientos desde principios de año; algo que en 2018 me costó superar… A estas alturas del año, ¡vamos por buena senda!

En Doha, dadas las durísimas condiciones de calor y humedad, la posibilidad de seguir mejorando marca parece muy improbable. ¿Con qué expectativas y objetivos afrontarás el Mundial, después de tu espléndida primavera y de tu primera semana de aclimatación a esas condiciones extremas en Torrejón, en el CIMA del Ejército del Aire?
El Mundial de Doha va a ser muy duro, estoy concienciada. Pero lo será para todos; aunque no todos en el mundo venimos de entrenar en las mismas condiciones... Después de los entrenamientos en el CIMA le doy aún más importancia al aspecto psicológico en esta prueba. En la parte final de los kilómetros en la cinta, sentía que me iba recuperando, sabiendo que quedaba poco para acabar (risas)... Para nuestro organismo puede ser una salvajada, no hay duda, pero nuestra mente tiene un gran papel en lo que somos capaces de soportar. Confío, con los medios que tenemos, en que podemos adaptarnos a ello. Desde aquí quiero agradecer a Josu [Gómez] y Bea [Lara], que están trabajando con nosotros, la gran labor que están haciendo con su investigación. Respecto a Doha, quiero luchar por los primeros puestos, pero mi objetivo principal -a falta de criterios de selección- es salir con plaza fija para los JJ.OO. de Tokio 2020. Es mi gran sueño y me gustaría conseguirlo cuanto antes.

El año pasado lograste tu MMP en el Europeo de Berlín (1h28:15), donde firmaste un destacado 6º puesto; pero en la mayoría de los últimos grandes campeonatos ha hecho falta estar como mínimo en tiempos de 1h27 bajos para subir al podio. ¿Crees que has tenido ese nivel en tus piernas en algún momento, o que podrás alcanzarlo a corto plazo?
Buena pregunta, jeje. Creo que hasta el año pasado no estuve a tal nivel. En Berlín saqué mi mejor versión, estoy segura de ello. ¡Haciendo mi marca personal quedaba sexta en una prueba ganada con récord de España...! Aún no estaba a nivel de podio, pero había dado un salto mejorando más de un minuto mi marca. Voy mejorando pequeños detalles, alcanzando madurez deportiva y el trabajo diario al lado de mi entrenador -que ya en siete años me conoce un poquito... [sonríe]- me están ayudando a hacer una Laura de más nivel. Creo que mi mejor momento está por llegar, y veo que esas marcas puedo conseguirlas.

En categorías menores ya brillaste con fuerza; sobre todo, en un 2014 en que quedaste 4ª en la Copa del Mundo júnior y en el Mundial Júnior, y batiste el récord de España sub-20 de 20 km (1h34:50, aún vigente). Con el tiempo, ¿cuál valoras más de esos primeros resultados y por qué?
Los valoro por igual; cada uno tiene su importancia. En la Copa del Mundo y el Mundial Júnior me quedé a las puertas de las medallas, pero valoro mucho esos resultados, porque me hacían perseverar... Yo quería conseguir una medalla internacional. Aprendí a seguir trabajando, y también a estar satisfecha y disfrutarlo a pesar de no conseguirla -habiendo puesto todo de mi parte-. Respecto a los 20 km de categoría júnior, recuerdo la confianza que [José Antonio] Quintana tenía en mí. Me inspiraba y los dos estábamos ilusionados. Era una prueba para probar, divertirnos y quitarme el "respeto" de saltar a la categoría absoluta.

De hecho, tu trayectoria inicial fue bastante similar a la de María Pérez, un año menor. ¿Qué te pareció que la pupila de Jacinto Garzón lograra coronarse campeona de Europa con ese espectacular récord nacional de 1h26:36? ¿Supone un estímulo para tu carrera?
Me pareció un salto de calidad bestial, acorde a la calidad que tiene María como competidora. El récord de España de María Vasco se quedó atrás, ¡y mira que ya teníamos nivel! (risas).
Claro que supone un estímulo. Me supone querer mejorar y mejorar para acercarme a su MMP.

Con sólo 20 años te estrenaste a lo grande con la selección absoluta, con esos soberbios 1h29:32 en la Copa de Europa de Murcia que te permitieron disputar el Mundial de Pekín 2015. Pero en 2016 tu progresión se interrumpió, y estuviste lejos de clasificarte para los JJ.OO. de Río. ¿Qué te ocurrió ese año, y qué lecciones sacaste al respecto?
Creo que fue un año de transición para mí. Reflexionando, con el tiempo, he llegado a la conclusión de que en 2015, en mi primer año de 20 km, hice muchas pruebas y el año se me hizo larguísimo a nivel físico y psicológico. Creo que a mi cuerpo le costó al año siguiente seguir a tope, y necesitaba asimilarlo todo poco a poco. También se juntaron mis ansias por clasificarme [para Río], que creo que no ayudaron (risas)... La lección fue una vez más que los resultados llegan con el esfuerzo de años y que, aunque hubiese ido genial en 2015, aún tenía mucho que mejorar.

En conjunto, ¿cuáles son tus actuaciones internacionales de las que te sientes más orgullosa hasta la fecha?
El Campeonato de Europa de Berlín. Hice mi mejor resultado al aire libre y marca personal en uno de los años más difíciles, por lo que se valora más…

Con 24 años, aún eres muy joven. ¿Qué te gustaría conseguir a largo de tu carrera en el atletismo? Una medalla internacional al aire libre y ¿por qué no soñar que en los JJ.OO.?

Eres de Lepe, que no es precisamente uno de los núcleos tradicionales de la marcha española… ¿Por qué te atrajo esa disciplina y cómo fueron tus comienzos como marchadora? ¿Tuviste algún referente?
La veía en la tele desde pequeña; me encantaba. Me gustaba ver a las mujeres y me imaginaba ahí. Recuerdo Sydney y la medalla de María [Vasco]. Cuando era infantil, con mi entrenadora de entonces, Lola [Bascón], nos animamos a hacer un control de pista de 3.000m en Huelva. Ahí empezó todo. Luego me engancharon las concentraciones de categorías menores. Me lo pasaba 'pipa' y no paraba de viajar; otra de mis pasiones...

¿En qué momento y por qué motivo decidiste venirte a Madrid para entrenar en el grupo de José Antonio Quintana?
Con 17 años tenía la oportunidad de entrar en el CAR, tras mi primera Copa del Mundo en Saransk 2012. Aún tenía que hacer 2º de bachillerato y, aunque mi intención era acabar en mi instituto de siempre, no podía dejar pasar el tren... Venir a Madrid me ha abierto todas las puertas a nivel deportivo y como desarrollo personal.

¿Y las expectativas que traías se están cumpliendo, tanto por lo que respecta al entrenador como a los compañeros de entrenamiento?
Por supuesto. Tengo un gran vínculo con Quintana; creo que hacemos un buen binomio para lograr nuestros objetivos. Él me ha ido moldeando poco a poco y saca mucho de mí. En cuanto al resto de los chicos de entrenamientos… ¡a veces hay que aguantarlos, y no es del todo fácil! (risas). Es broma; somos una gran piña, y hacen de los duros entrenamientos días muy llevaderos. Una jornada cualquiera, da gusto ir a entrenar.

¿Qué ha supuesto la llegada al grupo esta temporada de la que fue tu compañera de podio individual en Alytus, Raquel González, para el grupo en general y para ti?
Me hacía falta una compañía como ella; también una chica... jeje. Tener a una referente cada día que también es rival, es algo de lo que he aprendido mucho. Ambas vemos la parte positiva. Tenemos una relación muy sana que nos sirve dentro y fuera de la pista. Raquel se ha adaptado estupendamente al grupo.

Eres onubense como la gran Carolina Marín. Tu club desde 2016 es el Atletismo Ciudad de Lepe; y este jueves compites en el Meeting de Huelva, donde cada año se organiza una prueba de 3.000m marcha en tu honor. ¿Te sientes muy valorada en tu tierra? ¿Crees que estás ayudando a 'crear escuela' para la marcha allí, o que lo harás a largo plazo?
Me siento muy arropada por los onubenses y, en especial, por mi pueblo de Lepe. La verdad es que paso muy poquito tiempo por allí, por lo que el meeting en casa me hace especial ilusión. Con la pista y los animadores de siempre, como en casa en ningún sitio… Por lo demás, en la provincia y en mi club de Lepe ya empiezan los primeros marchadores desde alevines, y espero que, poco a poco, impulsemos a muchos más.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Laura García-Caro
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |