Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 lunes, 29 de abril de 2019   ENTREVISTA WEB 32/2019
Laura Pintiel, la hija del viento del Moncayo

Por : Emeterio Valiente


Laura pinta ya bastante en el panorama de las purasangres españolas; su última obra, rauda como todas, la firmó este invierno, galopar sobre 60m como jamás lo había hecho una menor de edad entre nuestras fronteras: su salida es tan vertiginosa que suele quedarse fuera de la instantánea y ya trabaja sin denuedo para prolongar hasta el hectómetro su imparable cadencia bajo la sabia égida de su mentor, Ricardo Verdugo.

Su primera muestra de velocidad ya la dio a la tierna edad de 7 años y nos explica qué la motivó: "ésa era la edad mínima para empezar en la escuela de atletismo de mi club, el Hinaco Monzón y en cuanto los cumplí decidí apuntarme porque me lo pasaba en grande corriendo las carreras que se realizaban todos los años en mi colegio de primaria. Antes de convertirse en una de las mayores esperanzas del sprint patrio Laura flirteó con las pruebas combinadas, siempre útil aventura "me gustaban mucho, era una competición muy divertida pero es una modalidad muy dura y con pruebas como la altura que se me atragantaban".

La gran eclosión de la montisonense acaeció el pasado ejercicio 2018 cuando propinó espectaculares mordiscos a sus marcas personales. Analizando los motivos de tamaña mejoría comenta: "supongo que mejoré tanto por el trabajo realizado los años anteriores; por algún motivo, en las competiciones no salían los resultados conforme a los entrenamientos, pero la verdad es que todavía sigo sin asimilar y sin explicarme todo lo que ocurrió durante el 2018.

Entre esos hitos cabe destacar su primer hectómetro por debajo de la icónica cota de los 12 segundos, ésa que apenas cuatro atletas sub-18 han franqueado en alguna ocasión; Laura no pudo escoger mejor escenario, el Nacional de su categoría en Gijón donde abrazó el oro con 11.88, "no esperaba ninguna de las dos cosas siendo sub18 de primer año. Recuerdo que llegué a meta llena de felicidad y ver la marca fue lo que faltó para bordar la situación, con que creo que me quedo con la marca".

La gesta asturiana le catapultó hasta el Europeo de Gyor, donde siguió su idilio con los 11 segundos "estar allí ya era un premio. En las eliminatorias no me quedé con buenas sensaciones a pesar de bajar de 12 segundos y pasar a semifinales, pero ahí ya corrí mejor, hice marca personal pero con viento ilegal y conseguí una plaza para participar en los JJOO de la Juventud que se celebraban unos meses después en Buenos Aires. Fue todo un sueño cumplido que yo jamás hubiese imaginado".

Repasando la lista de jóvenes talentos que acudieron al Europeo nos topamos con nada menos que cinco integrantes del Hinaco Monzón. Nos interesamos por qué se esconde detrás del éxito del equipo montisonense, "aquí se dice que es por el agua del río Cinca, pero es uno de los clubes más antiguos de España con una tradición de grandes entrenadores y referentes como Javier Moracho, Eliseo Martín, Cristina Espejo… así que, debe ser porque hacemos las cosas bien".

La precocidad de Laura encontró su mejor versión en el formato de pista cubierta el año pasado, donde, antes de cumplir 16 años, compitió en el Nacional absoluto de Valencia "recuerdo que ese fin de semana andaba un poco perdida, el año anterior había conseguido por los pelos la mínima para el nacional sub16, así que verme allí me resultaba inexplicable. Competir con las mayores me pareció una experiencia alucinante, me impresionó un poco competir contra las mejores del país pero me centré en disfrutar del campeonato".

Nuestra protagonista responde al prototipo de velocista pura de salida explosiva y primeros apoyos eléctricos, lo que coadyuva a que vencerle sobre 60 escasos metros sea ardua tarea para el resto de contendientes pero, ambiciosa y perfeccionista, fija su horizonte 40 metros más adelante; "siempre se me ha dado mejor el 60 que el 100, ya que tengo una salida muy buena, pero estoy segura de que con trabajo podré llegar al mismo nivel a pesar de esos 40 metros de más". Esa reacción instantánea al disparo es combinación perfecta de calidad innata y esfuerzo diario, "tengo una gran facilidad para reaccionar rápido y dar los primeros apoyos, pero por supuesto, todo hay que entrenarlo".

A la hora de valorar el exigente criterio que descalifica a un velocista a la primera salida nula en aras a evitar un rosario de salidas nulas como sucedía antaño nos comenta: "el criterio actual me parece correcto, pero creo que no es comparable la descalificación por una salida nula que por un pequeño movimiento en los tacos, como me ocurrió a mi esta pista cubierta".

Zaragoza, Antequera, Valencia, Madrid…sobre sus preferencias para calzarse los clavos en busca de una nueva marca personal Laura explica, "me suelo adaptar muy bien a las diferentes pistas, pero en Zaragoza me siento como en casa y en Antequera siempre he obtenido buenos resultados". Precisamente en 'el huevo' maño firmó la flamante plusmarca nacional sub-18 con 7.50, un logro que ya atisbaba pues el año pasado se quedó a tres suspiros, en forma de centésimas, del récord de 7.53 ya adolescente a sus 15 años, "mi entrenador y yo sabíamos que era una posibilidad, en los entrenos se veía claro que podía llegar, pero tenía que tener el día oportuno ya que en una prueba como el 60 no hay posibilidad de error y tiene que salir todo perfecto".

Aunque las comparaciones son odiosas, el crono de Laura mejora netamente el marcado (7,55) por la ahora estrella Jael Bestué a su misma edad hace ahora dos inviernos pero la prudencia es siempre buena consejera: "la verdad es que no me veo ahí arriba en el muy corto plazo, hay que tener los pies en el suelo y seguir trabajando. Todavía no sé hasta donde seré capaz de llegar".

Analizando en qué tipo de carreras consigue rendir mejor, encontramos que su portentoso 7.50 llegó en el campeonato de Aragón, donde venció con inusitada facilidad y nos explica el motivo: "prefiero las carreras en las que voy destacada o con gente de mi nivel; en cambio, en los campeonatos absolutos, las rivales son superiores, por lo que me suelo crispar y no termino de correr bien".

A pesar de su aserto, en el absoluto de Antequera completó un trío de actuaciones muy sólido (7.57/7.54/7.55) colándose en su primera final 'grande', donde fue octava, "en las eliminatorias, sin ningún tipo de presión, fue donde más a gusto me encontré, incluso deceleré en los últimos metros. En las carreras de la tarde ya noté la presión y corrí mucho menos fluida; por marca, la sexta plaza era factible, pero más arriba creo que era muy difícil. De todos modos, a pesar de no haber hecho muy buen papel en la final, mi objetivo era llegar a ella y lo conseguí".

Tras su brillante invierno, Laura encara el aire libre con la mirada fija en el hectómetro, donde su mejor prestación es de 11.88, mientras el récord nacional de Bestué es de 11.70…"de momento estoy saliendo de una lesión que me hice en los últimos 20m de la final de Antequera, una rotura de isquio de segundo grado y no sé cómo me voy a encontrar de cara al aire libre, pero en todo caso la de Jael desde luego es una grandísima marca".

Cuando le inquirimos por su entrenador, Ricardo Verdugo, Laura se deshace en elogios "ha sido sin duda el mayor responsable de mi progresión en el atletismo. Le estoy muy agradecida de todo el trabajo que ha hecho conmigo, he tenido años complicados y él siempre ha confiado en mí. Es una persona muy exigente que siempre está al tanto de todos nosotros para lo que necesitemos. En cada entrenamiento intenta sacar lo mejor de cada uno y nos muestra los valores de este maravilloso deporte". Dicho eso, tampoco se olvida de aquellos que la empujan en su incesante recorte de centésimas al crono: "mis compañeros de entrenamiento han sido indispensables, ya que son con los que comparto el atletismo día a día y siempre he estado muy arropada por ellos. Por supuesto, no me puedo dejar a mis padres, que son los que me apoyan dentro y fuera de la pista".

No es sencillo en ocasiones hablar de uno mismo pero tiene claras sus fortalezas y debilidades atléticas, "mis puntos fuertes son la rápida reacción en la salida y la potencia de los primeros 40 metros. Tengo muchísimos aspectos a mejorar técnicamente, pero el más destacable sería la tendencia a crisparme y correr mal los últimos metros". A la hora de elegir entre entrenamiento o competición, todo le gusta pero una más que otro: "me gusta muchísimo ir a entrenar, allí desconecto de todo y paso muy buenos ratos con mis compañeros, pero me quedo con la competición ya que la emoción y las ganas por superarte a ti mismo pueden conmigo".

Ante la inminente campaña estival tiene claros sus objetivos: "lo primero es recuperarme bien de la lesión, ya estoy bastante mejor; después tengo en mente el campeonato de España sub18 y luchar por ir al festival Olímpico Europeo que se celebrará en Baku". Y para el conjunto de su carrera anuncia que "desde pequeñita siempre ha sido mi sueño poder participar en unos Juegos Olímpicos, soy consciente de que es algo muy difícil, pero… ¡soñemos a lo grande!".

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia

















con su entrenador Ricardo Verdugo
con su entrenador Ricardo Verdugo












Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |