Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 martes, 30 de abril de 2019   ENTREVISTA WEB 31/2019
Loles Vives, medio siglo compitiendo

Por : Sergio Hernández-Ranera


La primera mujer de nuestro país en romper la barrera de los 12 segundos en la distancia de los 100 metros, allá por 1979, es también la última campeona mundial de los 60 m en pista cubierta en la categoría W60 en los aún recientes Mundiales de Atletismo Máster en Torun (Polonia). Es decir, el diapasón de los éxitos de esta velocista catalana se extiende a lo largo de nada menos que cuarenta años, una cifra que se estira hasta los cincuenta si tenemos en cuenta sus primeras competiciones como atleta federada en categorías inferiores. Si Góngora era un hombre pegado a una nariz, Quevedo hubiera podido describir a esta mujer como adherida al deporte de competición, en realidad sólo una arista más de una persona instruida y polifacética que se desempeña con brillantez en muchos ámbitos.

Fiel a la Velocidad
El 27 de marzo de 1969, Loles Vives Jorba (Manresa, 1957), una niña de once años de ademán explosivo, competía por primera vez en su vida en una prueba de atletismo, en el sprint. El 27 de marzo de 2019, con medio siglo más a la espalda y pareja explosividad, con un tiempo de 8:99 segundos Loles se proclama en la ciudad polaca de Torun campeona mundial de los 60 metros femeninos en pista cubierta en la franja de mayores de sesenta años. No es una medalla de oro al uso; es un homenaje en sí mismo, una suerte de premio áureo para unas bodas de plata especiales: la de sus piernas con el tartán.

Por el camino, el honor de ser la primera atleta española en bajar de la barrera de los doce segundos en el hectómetro recayó en esta incombustible manresana de una manera un tanto rocambolesca. Lo que un 15 de julio de 1979 se midió en 12 segundos justos, se anunció años después como una medición errónea, siendo en realidad un tiempo de 11:99. Por si acaso, al año siguiente Loles Vives se encargó en Madrid de bajar su prestación hasta los 11:96 antes de que aquella imprecisión quedara enmendada. ("Tuve la suerte de ser yo misma quien lo batió de nuevo", nos dice).Y esa temporada, la de 1980, finalizó con su récord personal de 11:81, también récord nacional.

"Mi genética es de velocista, no sirvo para otra cosa"

-En definitiva, tus orígenes se parecen mucho a tu presente. A diferencia de otras atletas, sobre todo las medio fondistas, tú no has "subido" de distancia, permaneces anclada en el sprint pese a que las consecuencias fisiológicas del paso del tiempo suelen invitar a cambiar de prueba, no es algo frecuente. ¿Cuál es tu explicación? "Me lo preguntan mucho. Pero son mis características, yo he nacido velocista. Mi genética es de velocista, no sirvo para otra cosa. De jovencita, por ejemplo, mis marcas en los 200 metros nunca se correspondieron con las que tenía en los 100. Los corría en 24.70, cuando estaba claro que debería de bajar de 24 segundos. Pero a partir de los 150 metros, pegaba el pinchazo. Luis del Águila, un fisiólogo con el que colaboro y que trabaja el aspecto del rendimiento neuromuscular, siempre me dice que no sirvo para el fondo. Admiro mucho a las fondistas, a Aurora Pérez, por ejemplo, su capacidad incansable me produce mucha admiración. Pero yo no puedo hacer eso."

-Pero, ahora, tanto en el orden de tu preparación como en la competición, ¿tal vez tus sensaciones son distintas?
"Sí, sobre todo a partir de los cincuenta. En 2016 me rompí los tres músculos isquiotibiales de la pierna izquierda. Me costó muchísimo recuperarme de esa lesión. Y claro, a la hora de correr, aunque yo me lo noto igual, el músculo no está igual. Y el cronómetro tampoco. Pero mis sensaciones son buenas. No tengo la explosividad de antes, el crono me pone en mi lugar... Pero no me siento torpe. También tengo un problema en la columna que me provoca molestias constantes, aunque hay épocas en que estoy muy bien y me siento pletórica".

-¿Como definirías ahora tu capacidad de recuperación? (O su merma)
"Hay que asumirlo, a los atletas máster nos cuesta más, no nos recuperamos igual. La tasa de recuperación es más lenta con respecto al daño muscular ocasionado y necesitamos periodos más largos de recuperación. A mí me ha costado asumirlo. En las mujeres, además, con la menopausia es algo bestial. El físico ya no es el mismo... El tono muscular se nota, sobre todo con las pérdidas de estrógenos. La menopausia produce un declive muy brusco en este sentido, en mi caso desde hace tres o cuatro años. Pero ahí sigo, peleando."

En Competición Con las Mejores
Da la impresión de que en las pruebas máster de velocidad la participación, a diferencia de las de fondo, está copada por ex atletas de élite. Es decir, en las distancias del sprint no habría una presencia de corredoras populares tan notoria como en las carreras de resistencia. La apreciación de Loles Vives al respecto es un tanto diferente.

-Entonces, ¿cuál puede ser la explicación?
"A nivel internacional puede ser así, pero en el nacional la cosa ha ido cambiando. Aunque hay atletas como Rosa Busquets, Rosa Escribano o yo misma que ya competíamos de jovencitas, también hay populares, como Azucena López Almorox, que encima hace varias pruebas. En las competiciones internacionales mis rivales son ex atletas de nivel espectacular, alguna incluso de la antigua RDA. En Torun estuvo la holandesa Tilly Jacobs, que siempre fue una velocista buenísima. Pero lo que dices es más común en mujeres de más de 50 años que no hayan sido antes atletas, entonces lo normal es que se decanten por carreras de fondo."

Un Curriculum Mucho Más Allá del Deporte
Un somero vistazo a la cualificación profesional de Loles Vives y su proyección nos descubre algunos hitos pioneros en nuestro país, no solo frente al crono absoluto y veterano. Porque esta bióloga especializada en nutrición deportiva puso en marcha en 1997 la agencia Gymhome, la primera en España que proporcionaba servicios de entrenamiento personalizado a domicilio. Igualmente posee amplia experiencia periodística como corresponsal del prestigioso semanario francés L'Equipe y es embajadora del Método Densia, que fomenta entre las mujeres la práctica del ejercicio físico para prevenir la aparición de la osteoporosis. Tal actitud cristalizó en 2016 en un libro de su autoría de título significativo: Pacta Con El Diablo. En su obra, Vives da claves y pautas para revertir el deterioro físico producto de la edad. O como ella dice, se trata de modificar la edad biológica, no la cronológica. Toda una declaración de intenciones que refleja su propio modus vivendi, sin duda una garantía para ganar calidad de vida a muchos niveles.

"Me motiva hacer ejercicio, que es la mejor medicina"

-En el libro afirmas que "el ejercicio es la medicina de más alto espectro". Es una frase tan definitoria como descriptiva, con mucha enjundia. ¿Qué quieres decir?
"Para mí el deporte es mi estilo de vida. A mi me motiva mucho la competición, pero también me motiva hacer ejercicio, que es la mejor medicina: la preventiva. Está claro que la práctica deportiva moderada es más sana que la competición, pero siempre será mejor la competición que no hacer nada. El ejercicio físico ayuda a regular la tensión arterial, la obesidad, ayuda a prevenir muchas enfermedades, incluso algunos tipos de cáncer, etc. Así que para "pactar con el diablo", el deporte es básico. Los atletas máster tenemos la ventaja de que no nos cuesta hacerlo, pero en cualquier caso hay que promoverlo."

-Y todo esto porque estudiaste en tu época de atleta en categoría absoluta. ¿Cómo compaginabas los estudios universitarios y el atletismo?
"Estudiaba por las tardes. Hacía prácticas en los laboratorios Aguas de Manresa. Y en 1988 ya escribía para el diario Mundo Deportivo. Luego me especializé en nutrición. Lo que está claro es que de haber sido atleta senior en la actualidad, habría entrenado mucho más. Pero para eso hay que tener mucha más dedicación de la que yo ponía. Las atletas de ahora tienen una dedicación mayor, lo mío era más como un hobby. Yo sabía que tenía que estudiar. Los de ahora tienen sus fisios y yo no iba mucho al masajista. Ahora doblan sesiones de entrenamiento, yo no lo hacía... En cierta manera los envidio, ojalá me hubiera tocado la época actual".

-Por cierto, cuéntanos un poco de tu experiencia como integrante de una comisión de verificación del desmantelamiento del sistema de apartheid en Sudáfrica, allá por 1991.
"La experiencia fue brutal y el viaje tremendo. Formé parte de una delegación de la IAAF que tenía que constatar si Sudáfrica podía ser readmitida en la familia olímpica de cara a los Juegos de Barcelona. Nos recibió el ANC [Congreso Nacional Africano], el partido de Mandela. Fuimos a Soweto, una de mis experiencias más brutales junto a una visita al campo de exterminio de Mathaussen. Allí nos enseñaron cómo el proceso iniciado estaba mejorando las cosas. En Ciudad del Cabo conocí a Zola Budd, muy tímida, le costaba expresar las cosas. De noche nos aconsejaban no salir a la calle, pero guardo un buen recuerdo."

Entorno Familiar Deportivo y... Musical
El deporte puede marcar la cotidianeidad de Loles Vives. Más aún cuando su marido no es otro que Martí Perarnau, ex saltador de altura y periodista deportivo con amplia experiencia en TVE, Antena 3 y otros medios de comunicación. "Me entrena mi marido. Y dice que de jovencita no pegaba ni golpe, que ese es el secreto de haber llegado en buena forma hasta hoy", nos comenta, divertida. Pero la nota de contraste la da, y nunca mejor dicho, su talentoso hijo Martí, líder de Mucho, un grupo importante en la escena musical independiente de nuestro país.

"Prefiero sacrificar décimas a lesionarme"

-¿Y cómo es tu típica jornada de entrenamiento?
"Prácticamente entreno todos los días. Por lo menos hasta que cumplí cincuenta años. Entrenaba con Hans Ruf, pero nunca entrené mucho. De veterana, de los 45 a los 50 años, sí que entrené más a fondo que de joven. Ahora mi objetivo es no lesionarme, competir sana. Prefiero sacrificar décimas a lesionarme. Entreno de lunes a sábado, por las mañanas. Hago dos días de pista, dos días de trabajo de fuerza (con Luis Del Águila, con quien también hago lo que él llama rendimiento neuromuscular), un día de cardio o bicicleta, core, y descanso un día. Hago poca pista: series de 60, 80 y 150 metros. Voy con zapatillas de clavos, los tendones de Aquiles sufren. Cuando hago trabajo de fuerza puedo llegar hasta dos horas y media. Pero en la pista sólo estoy una y media, calentamiento incluido."

-Es obvio que en casa la comprensión hacia tu dedicación al atletismo máster es evidente. Pero en un seno familiar tan deportivo, vuestro hijo mayor cambió la especialidad. ¿Cómo es que escapó a la tradición?
"¡Sí, se nos escapó el hijo! (risas). Mi marido es mi primer apoyo, claro, encima es mi entrenador. Y mi hijo en realidad empezó dedicándose a las vallas, llegó a dos finales de Campeonato de España en categoría juvenil, incluso se cayó en una. Pero su verdadera pasión es la música, es algo innnato en él. Ten en cuenta que en casa siempre hemos escuchado mucha música y él con nosotros: Rolling Stones, David Bowie, Dire Straits, Beatles... Mi hijo flipaba con los Beatles. Se ha ganado un prestigio que nos asombra, lo único que lamentamos es que está en un mundo donde no le hemos podido ayudar, porque lo desconocemos."

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Loles Vives
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


En 1974 en la pista de Serrahima (17 años)
En 1974 en la pista de Serrahima (17 años)

Logrando el oro en 60m en Torun 2019 (W60)
Logrando el oro en 60m en Torun 2019 (W60)

Saltando en el Mundial de Málaga de 2018
Saltando en el Mundial de Málaga de 2018
























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |