Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 lunes, 22 de abril de 2019   NOTICIA WEB 70/2019
La instalación bacerlonesa, clave en el desarrollo y progreso del atletismo español y catalán.
El Estadio Joan Serrahima de Barcelona cumple 50 años

Por : José Javier Etayo


El pasado día 16 se han iniciado los actos de conmemoración del 50 aniversario del Estadio Municipal Joan Serrahima, en Barcelona. El acto fue presidido por Marta Carranza, Comisionada de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona. La familia Serrahima hizo una donación de material para el Museo Olímpico y del Deporte Juan Antonio Samaranch, y acto seguido se celebró una mesa redonda moderada por Sergio Heredia, en la que participaron Raúl Chapado, Presidente de la Real Federación Española de Atletismo, Joan Villuendas, Presidente de la Federación Catalana, Rosa Madonar, María Jesús Isla, Domingo Catalán, Judith Pla y Alberto Ruiz.

¿A qué se debe el nombre del Estadio? Juan Serrahima Bofill fue un gran velocista nacido en Barcelona el 29 de junio de 1905. Olímpico en Amsterdam 1928, en 100 y 200 metros, y en el relevo 4x100, fue campeón de España de 100 metros en 1929. Integrante del cuarteto catalán en el relevo corto, quedaron campeones de España en 1928 y 1929, con marcas respectivas de 44.8 y 44.6, en ambos casos records de España. Con posterioridad fue entrenador y directivo, y ejerció el Derecho como abogado. Falleció el 11 de octubre de 1959.

Las obras de Serrahima comenzaron en 1968, y en principio se previó su inauguración para el mes de septiembre. Pero este plan se modificó, pensando en acoger como gran estreno internacional la Westathletic de final de julio de 1969, cuya organización había correspondido a Barcelona. Tras algún aplazamiento, finalmente el 7 de mayo de 1969 se inauguró el Estadio, procediéndose a la homologación de las pistas, con un festival de programa reducido. No obstante, la ocasión se vio saludada con el logro de dos records catalanes. Alfonso Gabernet logró 47.1 en los 400 metros, tercera marca española de siempre a la sazón, tras los registros de Gayoso y Magariños. En lanzamiento de disco, Pascual Banzo logró sucesivamente 49,80 y 50,72. Ya en marcha el estadio, el día 18 se celebró el Festival San Jorge, con un programa más amplio, que fue deslucido por la lluvia. Esta puso de manifiesto que las instalaciones aún necesitaban retoques, que hacían precipitado pensar en celebrar al cabo de dos meses la Westathletic. El día 28 llegó el primer record nacional de las nuevas instalaciones: de nuevo Banzo, en lanzamiento de disco, lograba ahora 54,80, mejorando en mucho sus propios 52,12 logrados en Zaragoza un par de años antes. Sin embargo, a pesar de estos buenos inicios deportivos, persistían problemas como falta de drenaje, ausencia de vestuarios, etc. Y como era de temer, a principios de julio se trasladó la organización del encuentro internacional a Madrid, al reciente tartán del Estadio de Vallehermoso. La gran inauguración de Serrahima quedaba pospuesta para mayo de 1970.

A pesar de estas incidencias de juventud, desde 1969 las pistas de Serrahima han visto durante medio siglo grandes acontecimientos. También a lo largo de este tiempo se ha ido renovando su estructura. En abril de 1978 se instaló la pista de tartán, que después se ha remodelado el año 2016. En 1983 el Estadio fue objeto de una amplia remodelación, con ocasión de la celebración del I Campeonato Iberoamericano. Y en 1986, por fin, llegó la Westathletic, con casi dos décadas de retraso. Actualmente la gestión corresponde a la Agrupació Atlètica Catalunya, por encargo del municipal Institut Barcelona Esports.


En el transcurso de los (primeros) cincuenta años de Serrahima se han celebrado infinidad de competiciones que no podríamos aquí recoger en extenso. Pero es obligado hacer una recapitulación de lo más destacado. Para empezar resumiendo, se han disputado en sus pistas cinco Campeonatos de España que luego detallaremos; veinte Campeonatos de Cataluña, entre 1978 y 2018; el Campeonato Iberoamericano de 1983; la Westathletic de 1986; o las ocho primeras ediciones del Miting Internacional Ciudad de Barcelona, anualmente desde 1982 hasta 1989; más las cuatro más recientes, a partir de 2015. Se han conseguido hasta 142 records de España absolutos; y dos de ellos fueron records del mundo, lo que evidentemente requiere también una mención pormenorizada.

Los Campeonatos de España absolutos celebrados en Serrahima fueron los de los años 1979, 1981, 1984, 1987, y tras un largo lapso, 2017. En el Campeonato de 1979 destacaron dos records de España. El discóbolo Sinesio Garrachón llevó su propia marca hasta los 57,68, en el segundo record de disco batido en estas pistas, tras el inaugural de Banzo. En las pruebas femeninas, Lourdes Valdor logró una plusmarca de 24.76 en los 200 metros, mejorando los 24.81 de Ela Cifuentes. Estos Campeonatos prefiguraron bastante de la actuación más destacada de España en los Juegos de Moscú del año siguiente. Precisamente después de Moscú, en 1981, los Campeonatos volvieron a Serrahima. Hubo un record de España, pero este pasó por completo inadvertido: En los 100 metros venció José Carbonell con 10.42. Este registro se presentó como el segundo mejor de la historia, tras los famosos 10.41 logrados por el propio Carbonell en Sofía cuatro años antes. No fue hasta 1987 cuando la marca de Bulgaria fue descartada, y en consecuencia los 10.42 en Serrahima se convertían el record nacional, además de recuperarse otras marcas de Carbonell que habían quedado ocultadas. La mejor marca del Campeonato fue para Domingo Ramón, en los 3.000 metros obstáculos. El alicantino estaba en su mejor época, el año anterior había sido cuarto en los Juegos de Moscú, con record nacional en 8:15.74, y en 1982 lograría la medalla de bronce en el Europeo de Atenas. En el campeonato de España triunfó con una marca de 8:21.09, que era en aquel momento la segunda mundial y mejor europea del año; al final de la temporada, sería respectivamente quinta y tercera. Un último aspecto importante de este Campeonato fue el estreno de la marcha femenina. María Teresa Palacio ganó los 5.000 metros, prueba de la que poseía el record nacional, también logrado en Serrahima.

En 1984 los atletas afinaban su puesta a punto para los Juegos de Los Angeles. Esto llevó a una hermosa competición en la que por cuatro veces se batieron records de España. En el salto con pértiga Alberto Ruiz llevó a 5,55 el record que una semana antes y en la misma instalación había puesto en 5,51. Ahora, 35 años después, "Lobito" ha participado en los actos del día 16, como jefe de prensa que es de la Federación Catalana. En el lanzamiento de martillo Raúl Jimeno tenía el record con 70,44 logrados el año anterior. En el tercer intento se fue a 70,64, y en el cuarto a 71,42, batiendo así por dos veces el record de España. El otro record fue femenino. El de salto de altura lo había batido dos meses antes Asunción Morte, en Serrahima, con 1,85. Esta vez sólo pudo ser tercera, viendo cómo Isabel Mozún recuperaba por última vez la plusmarca al ganar con 1,86 conseguidos al primer intento. Morte igualaría este record dos años después, otra vez en Serrahima, en el Campeonato de Cataluña.

El Campeonato de 1987 vio cómo los atletas se esforzaban pensando en el inminente Campeonato del mundo de Roma. La prueba más destacada fue sin duda la de 110 metros vallas. Javier Moracho y Carlos Sala consiguieron las mejores marcas de toda su vida, con 13.42 y 13.44 respectivamente. Ambos batían de este modo los 13.49 que poseía el propio Moracho como record de España, también logrados en Serrahima dos años antes en el Miting Ciudad de Barcelona. No sería hasta 2006 cuando estas marcas se mejoraron. El otro record de España batido fue, de nuevo, en lanzamiento de disco. David Martínez, con 59,46, mejoró sus 59,14 de una semana antes en un encuentro internacional.

El último campeonato nacional disputado en Serrahima ha sido, por ahora, el de 2017. En él se vio un record de España, el de lanzamiento de peso femenino, logrado por Úrsula Ruiz con 18,28, que superaban los 18,20 que logró Irache Quintanal en el mismo escenario, diez años antes. Y se vio también una despedida: el último campeonato de España en que participó la campeona olímpica de salto de altura, Ruth Beitia, que logró su decimotercer título al aire libre, con un salto de 1,86 metros.

Serrahima fue también el lugar de estreno de una nueva competición internacional. Los Juegos Iberoamericanos se habían quedado en sus dos ediciones celebradas en los años 60, cuando en 1982 la Asociación Iberoamericana de Atletismo decidió organizar los Campeonatos Iberoamericanos, y encomendar la primera edición, la de 1983, a Barcelona. El estadio Serrahima acogió la novedad, que se celebró los días 23 al 25 de septiembre. Concurrieron hasta dieciocho países: España, Portugal, y dieciséis de Iberoamérica. En el apartado masculino los grandes triunfadores fueron Cuba (trece medallas, de ellas diez de oro y las otras tres de plata) y España, que acumuló veinte medallas, pero sólo nueve de oro. En las pruebas femeninas, Cuba dominó con once medallas, de ellas nueve de oro, mientras España logró trece, pero solamente una victoria, sorprendiendo en el relevo corto. No hubo grandes marcas que resaltar entre los representantes españoles, mientras entre los extranjeros quizá quepa resaltar el doblete de Aurora Cunha, o los 52.08 de Ana Fidelia Quirot en los 400 metros.

En 1986 llegó el momento de desquitarse de la decepción inicial con la Westathletic. La novena edición, por fin, se celebró en Serrahima, los días 14 y 15 de junio. Recordemos que en esta competición, ya desaparecida, participaban ocho naciones de Europa occidental, con un representante por prueba. En la clasificación masculina resultó vencedora España, por quinta vez, tras dura pugna con Austria, que aún encabezaba por un solo punto la clasificación cuando sólo quedaba por disputarse el relevo 4x400 metros. La victoria del cuarteto español en esta prueba nos dio la victoria final. Probablemente la marca más notable fue la conseguida por el portugués Fernando Mamede en los 10.000 metros, que con 27:47.84 logró la mejor en España hasta el momento. También fue el relevo largo lo más notable de la selección española en el sector femenino, pues Esther Lahoz, Montserrat Pujol, Cristina Pérez y Blanca Lacambra lograron la victoria, que decantó para España el tercer puesto, con una marca de 3:32.61, nuevo record nacional por sólo ocho centésimas.

Pasando a los mítines, lo más notable que se ha desarrollado en Serrahima han sido las ocho primeras ediciones del Míting Ciudad de Barcelona, desde 1982 hasta 1989. Las posteriores se trasladaron al Estadio Olímpico de Montjuic, a partir de 1990. En 1982 hay que destacar entre la participación extranjera a los discóbolos Mac Wilkins y Al Oerter, o a la saltadora de altura Ulrike Meyfarth. Por parte española lo más notable fueron las victorias de nuestros mediofondistas Trabado, Abascal y Prieto, y el record femenino de la milla señalado por Mercedes Calleja en 4.44.36, mejorando la marca de Encarnación escudero lograda también en Serrahima. El más destacado de 1983 fue Edwin Moses, que dominó los 400 vallas, dentro de su interminable serie de victorias consecutivas. En el año 1984 brillaron Antonio Leitao con una gran marca de 13:13.17 en una carrera de 5.000 metros en solitario, y la checa Helena Fibingerova con sus espectaculares 20,82 en lanzamiento de peso.

En 1985 el visitante más notable fue Willie Banks, que asombró en triple salto con 17,71, mientras en el salto de altura hacía su debut en España Javier Sotomayor, que ganó con 2,30, lejos todavía de los dos records del mundo que habría de conseguir en suelo español, y que aún conserva. Hay que subrayar que se lograron tres records de España. En las eliminatorias de 100 metros Javier Arques logró 10.34, mejorando los 10.42 que compartía con Carbonell. Javier Moracho en 110 metros vallas ganó batiendo el record con 13.49, frente a sus 13.52 anteriores. Y en el lanzamiento de disco femenino, Angeles Barreiro con 50,40 y 51,86 mejoró sus propios 50,38, aunque solamente pudiera ser quinta mientras tres lanzadoras rebasaban los 65 metros. Nada muy destacable en cuanto a marcas en 1986, pero sí, sobre todo por lo que pudo ser, en 1987. El sueco Patrick Sjoberg, ganador del salto de altura con 2,35, intentó a continuación los 2,43 que hubieran sido record mundial. No lo logró, y en cuanto a los españoles lo mejor fue la victoria de José Luis González en la milla sobre un gran plantel de rivales. También en 1988 hubo intento de record mundial. Sergei Bubka ganó la pértiga con 5,90, por delante del polaco Chmara 5,80 y el búlgaro Tarasov 5,70. Y a continuación solicitó que se elevara el listón a 6,07, que mejoraría el record mundial por un centímetro. No lo logró, y habría de tardar tres años en conseguir esa marca.

1989 vio cómo el mitin se despedía de Serrahima. Las obras de Montjuic estaban muy avanzadas, los Juegos de 1992 se acercaban, y ya en 1990 se produjo la mudanza. En este último Míting en Serrahima, probablemente lo más significativo por lo que, visto hoy, prefiguraba para aquellos Juegos en que brilló Barcelona con el esfuerzo y la alegría de toda España, fue la victoria en pértiga de Javier García Chico con 5,51 por delante de Alberto Ruiz, 5,41. No se podía imaginar entonces que habría de lograr una sorprendente medalla olímpica de bronce, tres años después.

A partir de 2015, el Miting Ciutat de Barcelona ha regresado a Serrahima, y ahí se han celebrado las ediciones 18ª a 21ª. Como ahora veremos, en la de 2018 se ha vuelto a conseguir mejorar records nacionales, reverdeciendo el historial de la pista.

En todas estas competiciones, y en otras muchas a lo largo de medio siglo, se han batido numerosos records y mejores marcas de España, hasta 142 absolutos. De ellos actualmente están vigentes cinco. En el ámbito femenino, ya hemos mencionado los 18,28 en lanzamiento de peso logrados por Úrsula Ruiz con ocasión de los Campeonatos de España de 2017. Bien recientemente, en pruebas no oficiales, Estela García señaló 37.30 sobre 300 metros, mejorando la marca que poseía Laura Bueno, pero ésta se desquitó al lograr 1:26.21 en 600 metros, mejorando la marca que un cuarto de siglo antes estableció Sandra Myers. Ambos registros se consiguieron en el XXI Miting Ciudad de Barcelona, que regresaba a Serrahima después de tantos años en Montjuic.

Las otras dos marcas son masculinas, y logradas en marcha hace ya 40 años. El día 8 de abril de 1979, a las 9 y media de la mañana, se organizó una prueba de 30.000 metros marcha, con el objetivo de mejorar el record nacional que poseía Agustín Jorba. Desde el principio se destacaron tres marchadores: José Marín, Jorge Llopart y el propio Agustín Jorba. Arrancaron muy deprisa, con 4:16 al paso por el primer kilómetro, 12:58 por los 3.000, y 21:32 por el 5.000. Ya Jorba se fue rezagando, pero Marín y Llopart continuaron juntos, pasando por los 10.000 metros en 42.51.1, de modo que a la hora se llegó con una marca de 13.981 metros, con la que Marín y Llopart mejoraban la marca nacional del primero, de 13.686. Todavía por los 15.000 metros iban juntos Marín, 1.04.17.4, y Llopart, 1.04:17.8. Al llegar a los 20.000 metros se había separado Marín, que pasó en 1.25:19, de Llopart 1.25:36, ambos superando con mucho el record de España del primero que era de 1.27:35.9. Ya a estas alturas estaba claro que lo que peligraban no eran los records de España sino los del mundo. Marín pasó por los 25.000 metros en 1.46:25.6, el mejor registro alcanzado nunca en el mundo, mejorando los 1.49.54 del mexicano Raúl González. Al paso por las dos horas, la marca de Marín fue de 28.165 metros, y la de Llopart de 27.986, destrozando ambos los 27.247 de Raúl González. Sólo quedaba terminar las 75 vueltas a la pista: Marín consiguió el asombroso tiempo de 2.07:59.8 en los 30.000 metros, y Llopart 2.08:39, que contrastan favorablemente con los 2.11:54 del mexicano González. También Jorba, con 2.18:05, mejoró ampliamente su anterior record nacional. Los records del mundo de José Marín duraron hasta 1982, en que fueron mejorados por el alemán oriental Ralf Kowalski. Pero pasados cuarenta años, ambas marcas siguen incólumes en la tabla de records de España.

Muchos han sido, como se ve, los logros alcanzados en estos primeros cincuenta años del estadio Joan Serrahima. Sin duda los próximos cincuenta serán igual de fructíferos, con el esfuerzo de todos.



 

Enlaces relacionados:

más información - web FCA
Récords del Estadio Joan Serrahima
Récords de España Absolutos (y Mundiales) batidos en el Estadio Joan Serrahima
Así vió la revista Atletismo Español (nº 288) los récords mundiales de marcha de José Marín en 1979
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


Joan Serrahima, velocista catalán olímpico en Amsterdam 1928
Joan Serrahima, velocista catalán olímpico en Amsterdam 1928

El Estadio en obras en los primeros meses de 1968
El Estadio en obras en los primeros meses de 1968

Pascual Banzo logrando el priemr récord de España (54.80 en disco) en 1968
Pascual Banzo logrando el priemr récord de España (54.80 en disco) en 1968

José Carbonell, 10.42 en 100m en 1981 que fue tardó seis años en ser homologado
José Carbonell, 10.42 en 100m en 1981 que fue tardó seis años en ser homologado

Teresa Palacio en 1981
Teresa Palacio en 1981

Alberto Ruiz logrando el récord de España de pértiga (5.55) en 1984
Alberto Ruiz logrando el récord de España de pértiga (5.55) en 1984

El último récord de España logrado en Serrahima: ursula Ruiz (18.28 en peso) en 2017
El último récord de España logrado en Serrahima: ursula Ruiz (18.28 en peso) en 2017

En la Westathletik de 1986, récord español de 4x400m de España (Esther Lahoz, Cristina Pérez, Montse Pujol, Blanca Lacambra)
En la Westathletik de 1986, récord español de 4x400m de España (Esther Lahoz, Cristina Pérez, Montse Pujol, Blanca Lacambra)

Willie Banks en el primer meeting internacional celebrado en 1982
Willie Banks en el primer meeting internacional celebrado en 1982

Olga Dalmau, una de las grandes estrellas españolas que dejó su huella y sus récords en la pista bacerlonesa
Olga Dalmau, una de las grandes estrellas españolas que dejó su huella y sus récords en la pista bacerlonesa

Loles Vives se convirtió en 1979 en la primera velocista española en bajar de los 12 segundos en los 100m
Loles Vives se convirtió en 1979 en la primera velocista española en bajar de los 12 segundos en los 100m

Antonio Corgos mantiene una relación especial con la pista barcelonesa; en esta imagen en el Campeonato de España de 1984.
Antonio Corgos mantiene una relación especial con la pista barcelonesa; en esta imagen en el Campeonato de España de 1984.









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |