Real Federación Española de Atletismo
            Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en RSS Síguenos en Youtube Síguenos en Linkedin


 martes, 09 de abril de 2019   ENTREVISTA WEB 24/2019
Marcos Bermejo, un nonagenario de récord

Por : Sergio Hernández-Ranera


Apenas una semana después de cumplir 90 años, este formidable cántabro se regaló el increíble logro de correr los 400 metros en un tiempo de 1:43:08, marca con la que batió el récord del mundo en su franja de edad y, por supuesto, una de sus tres medallas de oro en la categoría M90 en el recientemente disputado Mundial de Atletismo Máster en Torun (Polonia). Pero el caso de Marcos Bermejo García (Muriedas, 1929) trasciende sus actuales éxitos en 200, 400 y 800 metros, y nos descubre a un hombre convencido de que la vitalidad hay que labrársela. Y vaya si la cultiva.



"Llevo 75 años practicando gimnasia sueca"

Inquieto Como Sus Pies
Diríase que la historia de este formidable cántabro no podía haber sido de otra forma. Púgil aficionado desde muy joven, un día, saliendo del gimnasio, oyó a dos hombres relatarse sus achaques y su medicación. "Madre mía, me dije, yo no quiero que me pase como a estos. Así que desde los 14 años hago gimnasia sueca todos los días, llevo 75 años practicándola. Me sienta estupendamente, no tomo ninguna pastilla y sigo teniendo bastante memoria. Únicamente oigo un poco mal, pero ahora mismo a ti te escucho fenomenal", afirma desde el otro lado del teléfono. "Eso sí, padezco de pies inquietos, como mi madre, y tengo que levantarme un par de veces por la noche", nos cuenta.

El hecho de sufrir este síndrome, un impulso irrefrenable de mover las piernas debido a una sensación de hormigueo, que se acrecienta con el reposo pero que se alivia con el movimiento, de alguna manera casa a la perfección con su estilo de vida activo y su predilección por la gimnasia sueca. "Es una gimnasia que trabaja todos los músculos del cuerpo, es bastante completa. La asimilé de chaval", subraya.

Siempre Disciplinado
La afición constante de Marcos Bermejo por el deporte tuvo también un momento televisivo. Sucedió en 1972, cuando participó en aquel legendario programa de TVE presentado por Laura Valenzuela en el que se fomentaba la práctica deportiva: Contamos Contigo. Allí, un Bermejo de apenas 43 años participó en un pentatlón, tras lo cual su interés por el atletismo no hizo sino consolidarse, sobre todo después de su jubilación, a los 58 años. "He sido siempre una persona muy disciplinada, no me cuesta entrenar. Y siempre me gustó la velocidad", explica, antes de detallar que su entrenamiento consiste en hacer carreras de trabajo. "Las hago en un pinar, también cuestas y fartlek. En la pista hago cambios de ritmo, hago trabajo suave con mancuernas... Es decir, respeto más o menos un programa de entrenamiento".



"No hablar de enfermedades es muy importante. Y comer despacio"

"Abascal me dice que soy el que mejor come de toda Cantabria"

Claves Para Una Salud de Hierro
"No tomo ninguna pastilla, nunca enfermo. En su época tan solo tuve algunos problemas de estómago y fue debido a los nervios en el trabajo, porque no me llegaba el pedido de una pieza", explica alguien que empezó de tornero fresador en una empresa de la que luego, a los 28 años, llegó a gerente, antes de crear la suya propia. El caso es que el bueno de Marcos Bermejo lo tiene claro; hay que esquivar a los hipocondríacos. "No hablar de enfermedades es muy importante. Yo ando bien, con alguna "gotera", pero voy bien", nos asegura, para decir a continuación que, junto a la práctica deportiva, lo principal es alimentarse correctamente: "Otra cosa muy importante es comer muy variado. Y comer despacio. Yo como mucha verdura y fruta, y más pescado que carne. Y muy despacio. [José Manuel] Abascal me dice que soy el que mejor come de toda Cantabria. Hay gente que se alimenta mal y entrena muy mal, pero yo no".

Y como muestra, Bermejo, residente ahora en Soto De La Marina, nos cuenta la siguiente anécdota: "Fue en invierno, en marzo, estaba granizando. Yo iba corriendo por el bosque con dos maderos a la espalda, para ganar resistencia. Mira, toda la gente se puso a sacarme fotos. ¡Pero adónde va este hombre! Pero es que a mí no me gusta la cinta; si no llueve mucho, me gusta más correr al aire libre. No pillo nada, ni un catarro", relata divertido. ¿Y qué le pueden llegar a decir algunas personas al comprobar su estilo de vida? "¡Pero si te vas a morir igual que los demás!, eso es lo que me solían decir. Pero algunos de los que me lo decían se murieron ya hace veinte años. En cambio, yo, con 90, no uso gafas y tengo todos los dientes. Llevo la vida que quiero, viajo, me gusta mucho leer... Y el día que no pueda seguir, pues dejaré de hacer deporte", presume orgulloso, antes de zanjar la cuestión de forma tan lógica como sencilla.



"Yo no paso de 40 minutos entrenando"

Puesta a Punto Para el Mundial
"Yo no paso de 40 minutos entrenando. Hago carrera continua, luego pesas, fartlek... También series cuesta arriba. Cuatro o cinco días a la semana, no más", nos cuenta, abundando en los detalles de su preparación, la cual también supervisa el legendario atleta cántabro internacional José Manuel Abascal. Y, por supuesto, de cara al Mundial de Atletismo Máster en Torun, nuestro veterano protagonista se sometió a un riguroso examen médico por indicación de su doctor de cabecera. "El cardiólogo me hizo unas pruebas y me dijo "Marcos, está usted perfecto para ir a los Campeonatos, su capacidad aeróbica es muy alta". Eso me dio mucha confianza, pues iba a correr sabiendo que estaba muy bien", señala un hombre cuya edad, de entrada, impresiona. Y una vez allí, en Polonia, el resultado fue no menos impresionante: no tuvo rival en las tres pruebas en que participó.

"A Polonia me llevaron en avión dos nietos que son mellizos. De Varsovia -que es muy bonita- a Torun fuimos en coche alquilado. Después de las carreras, me quedé asombrado; todo eran abrazos y loas, pero yo no comprendía mucho. Hasta que el delegado de la RFEA me dijo que había batido el récord. En realidad, también pude batir el de los 800 metros, pero me relajé cuando vi que sacaba media vuelta al segundo. [Acabó en 4:21:01] Ten en cuenta que yo hice récord de España de 400 m [M85] en 1:30 con 87 años... Mis rivales eran un canadiense, un griego, un australiano, un japonés, un polaco, un checo, un inglés... les conozco a todos. Renuncié a los 60, pues andaba algo lesionado y no podía arriesgar las otras pruebas. Entonces le dije al griego, al que gano siempre: "Mañana no voy a salir en los 60". Se me abrazó. Luego quedó campeón y me lo agradeció. "Tu padre muy buena persona", le decía a mis nietos. Por cierto, no vi a Marquina allí. ¿No fue esta vez? Siempre hablo con él en los campeonatos", es el original modo que tiene Marcos Bermejo de concluir su comentario del Mundial, preguntando por el responsable del Departamento de Atletas Máster en la RFEA, Fernando Marquina.

Amistades Olímpicas y Actitud
La amistad con el citado medallista olímpico José Manuel Abascal viene de antaño, pues Bermejo ha colaborado con él desarrollando diversos proyectos para la promoción del atletismo en Cantabria y a nivel municipal. "Mira, tú eres velocista, me suele decir. Siempre me dice que vale más que saque una medalla de bronce en 400 metros que una de oro en triple salto", nos explica ante la pregunta de cuál es su prueba preferida, lo cual le da pie a hablar un poco del gran mediofondista. "He sido la mano derecha de Abascal en el Ayuntamiento, estoy muy ligado a él. El pueblo tiene ahora 13.000 habitantes, pero cuando empecé a colaborar con él sólo tenía 5.000. Hemos hecho cosas juntos".

Al explicar Marcos Bermejo su actitud ante la competición, su pasado pugilístico le delata. "Hay atletas que son muy buenos entrenando y luego no ganan. Como en el boxeo de salón. Yo en el año 1999 llegué a Barcelona al Campeonato de España de Veteranos con la pierna escayolada. Me vio un médico y me dijo que podía correr, pero sin forzar. Quedé campeón de los 400 metros, pero al día siguiente tenía la pierna como una bota", rememora mediante toda una declaración de intenciones, antes de admitir, a modo de conclusión, que el asfalto no es lo suyo: "Corro alguna popular y, aunque la gente me anima, no me gusta hacer carretera. Yo soy más de pista. Y en julio y agosto descansaré un poco".

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |